Posts Tagged ‘Milicia’

expansión islámica

30 de abril de 2011

Las ideas no sólo se propagan por medio de la predicación, la escritura, etc…, pero sobre todo, en el pasado,  por la conquista militar y las invasiones de masas humanas.

Ese es el caso de la expansión  de la llamada religión mahometana. Sobre este tema me ha parecido sumamente clarificador un artículo publicado por Arjún en

http://layijadeneurabia.com/2011/04/29/la-expansion-islamica/ con el título de

LA EXPANSIóN ISLáMICA

El islam es el enemigo eterno de los occidentales” (San Luis, Rey de Francia, 1226-1270)

El islam es una religión (si tanto es que se trata de una religión) de conquista. El Corán la define así y la historia lo confirma. La expansión islámica, desde los lejanos días de la Hégira, se ha llevado a cabo casi exclusivamente a punta de cimitarra (1). La invasión pacífica (diríamos mejor: civil) de Europa en los tiempos presentes se debe únicamente a nuestra total ausencia, hasta hoy, de resistencia organizada y efectiva al invasor islámico.

La colonización musulmana de Europa tiene lugar sin necesidad de una conquista militar previa, debido a que la oposición a esta avalancha demográfica que anega el continente y puede asfixiarlo en breve, es nula, o casi. Fingimos ignorar la amenaza para no tener que tomar medidas para neutralizarla, ignoramos la agresión para evitar el esfuerzo de enfrentrarnos a ella. En la pusilanimidad y la pereza europeas actuales están dibujadas la decadencia y la miseria moral de un mundo que ha renunciado a su propia existencia y que sólo parece aspirar a apagarse sin dolor ni sobresaltos (que es precisamente lo que nos sobrará de aquí a poco). Trabajar, luchar, hacer un esfuerzo…, todo eso es ya un lenguaje extraño e incomprensible para la gran mayoría de los europeos, que no piensan más allá del próximo “puente” de Semana Santa, del resultado de la liga de fútbol de primera división o del último “gadget” de la tecnología de masas, Ipod, Mp3, moviles de 5ª generación y demás juguetes para una humanidad puerilizada sin ideales ni destino. ¿Pero cómo se puede exigir un esfuerzo a un cuerpo enfermo y a una mente vencida?

Hacemos, pues, como si no pasara nada, para no vernos confrontados a la imperativa necesidad de hacer algo, y seguimos ocupándonos de naderias y atiborrándonos de aire y paja mientras crujen los primeros truenos de la formidable tormenta que se avecina.

El islam es nuestro enemigo y debemos combatirlo. Pero hemos de entender que la verdadera esencia del problema reside fundamentalmente en nosostros mismos. “La culpa no la tiene el marrano, sino quien le da de comer“, dice un refrán popular en el llano lenguaje del común. Los musulmanes no son culpables de codiciar aquello que está al alcance de sus manos. Ellos juegan su juego. Rellenan el vacio que estamos dejando, ocupan el espacio que se les ofrece, aprovechan las ventajas que se les presentan. Los atropellos y los abusos que cometen son consecuencia de nuestra desidia e inactividad. ¿Es razonable reprochar a unos extraños el que se metan en una casa abierta a los cuatro vientos, una casa rica, limpia, ordenada, llena de bienes y comodidades, apetecible desde todo punto de vista, cuyos irresponsables dueños no le impiden el paso a nadie y reciben a todos con una bandeja de bienvenida sin poner límites, ni restricciones, ni imponer reglas ni condiciones a estos visitantes? Eso también nos lo explica nuestro refranero: “La ocasión la pintan calva“.

El islam siempre se ha instalado en casa ajena (2). La diferencia con épocas pasadas es que a los seguidores del Profeta la usurpación les costaba el esfuerzo de la conquista militar, el precio de la sangre derramada. Nadie entregaba su casa en esos tiempos por las buenas. Hoy recibimos a los invasores ya sea con una boba sonrisa en los labios, ya sea mirando hacia otra parte. Se han instalado con todo el equipaje en nuestro hogar y ya lo considerán suyo, mientras los legítimos propietarios apenas abren la boca ni mueven un dedo para poner en su sitio a esos intrusos que hacen sus necesidades en nuestro jardín.

La expansión islámica es un movimiento que viene desde el fondo de los tiempos. Frenada desde hace siglos debido a su propio agotamiento y al dominio occcidental ejercido sobre el orbe entero durante la época de su máxima potencia, esta se reinicia a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial favorecida por el retroceso europeo de los escenarios del mundo y de su abdicación como civilización rectora de la humanidad. Lo que vivimos hoy es la continuación (el reinicio) de un movimiento que nació en el siglo VII en las arenas de Arabia, el útimo capítulo de una historia que se inició con la andadura de un mercader árabe poco escrupuloso obligado a salir por piernas de su ciudad natal y buscar refugio en Medina.

Un breve repaso a la historia de la expansión islámica sobre tierras cristianas.

653-636 – Conquista de Siria e Iraq (países cristianos entonces).

638 – Toma de Jerusalén, ciudad santa de los cristianos.

639-644 – Conquista del Egipto cristiano y destrucción de la prestigiosa biblioteca de Alejandría.

646-666 – Conquista de la Armenia cristiana.

647-709 – Conquista del África del norte cristiana (Túnez, Argelia, Marruecos).

649 – Toma de la isla griega de Chipre.

654 – Toma de la isla griega de Rodas.

674-678 – Sitio de Constantinopla, capital cristiana del Imperio Bizantino.

711-714 – Conquista de la península ibérica (España y Portugal).

719-731 – Invasión de la Francia cristiana. Toma de Narbona, Nîmes, Carcassonne, Autun y Marsella.

732 – Charles Martel vence a los ejércitos árabes en Poitiers y pone fin a la progresión del islam en Europa occidental.

800 – Los musulmanes de Túnez comienzan la invasión de Sicilia.

809 – Saqueo de las islas de Córcega y de Cerdeña.

813 – Saqueo de Niza.

828 – Saqueo de Marsella. Incursiones en Provenza durante todo el siglo IX.

846 – Razzias contra Roma, centro de la cristiandad: las basílicas de San Pedro y de San Pablo del Vaticano son completamente saqueadas por las tropas musulmanas a quienes el Papa Sergio II (842-847) debe prometer el pago de un tributo anual de 25 000 monedas de plata. Para impedir estos ataques, su sucesor León IV (847-855) hace levantar la ciudad leonina, es decir las murallas que rodean el Vaticano.

881- Los musulmanes llevan a cabo en Italia el pillaje del gran monasterio benedictino de Monte Cassino, fundado por San Benito al principio del siglo VI. El Papa Juan VIII (872-882) se ve obligado a pagar el impuesto a los musulmanes.

997 – Almanzor (939-1002), general musulmán al servicio del califa omeya de Córdoba, destruye la ciudad de Santiago de Compostela, uno de los lugares de peregrinación más importantes de la cristiandad.

1009 – El califa fatimida Al- Hakim manda destruir el Santo Sepulcro en Jerusalén y 30 000 iglesias cristianas en Egipto y en Palestina.

siglo XI – Los turcos selyúcidas, pueblo de Asia Central convertido al islam, invaden Oriente Próximo y oprimen a los peregrinos cristianos de Tierra Santa.

1065 – Gunther, obispo de Bamberg (Alemania) y 12 000 peregrinos, llegados a Tierra Santa son atacados por los musulmanes. Miles de peregrinos son masacrados durante tres días desde el Viernes Santo a Pascua) y el resto es reducido a la esclavitud.

1071 – Batalla de Mantzikert: los griegos cristianos son expulsados de Anatolia por los turcos musulmanes. El emperador bizantino Alexis 1º Comneno lanza una llamada a los cristianos de Occidente.

Después de las Cruzadas , del siglo XIII al siglo XVII los musulmanes turcos otomanos invaden y dominan a los pueblos cristianos de la Europa balcánica y central.

1383 – Los otomanos toman la ciudad de Tesalónica.

1389 – Batalla dde Kosovo: conquista de Serbia y toma de Atenas.

1396 – Batalla de Nicópolis: conquista de Bulgaria.

1453 – Toma de Constantinopla por el sultán Mehmet II.

1475 – Conquista de Crimea por Mehmet II.

1499 – Conquista y comienzo de la islamización de Albania por Mehmet II.

1480 – Toma de la ciudad italiana de Otranto por los otomanos que masacran al arzobispo de la ciudad y a una gran parte del clero y capturan a los habitantes para venderlos como esclavos.

1521 – Toma de Belgrado por Solimán el Magnífico.

1526 – Batalla de Mohacs: conquista de Croacia y Hungria.

1529 – Sitio de Viena por Solimán el Magnífico.

1565 – Sitio de la isla de Malta.

1571 – Batalla de Lepanto: los otomanos son vencidos por una alianza de países cristianos organizados por el Papa San Pío V (1566-1572), pero los turcos se apoderan de la isla de Creta.

1683 – Por segunda vez, los otomanos sitian Viena, pero fracasan de nuevo ante la resistencia del rey de Polonia Jean III Sobieski. Por primera vez los otomanos deben retroceder.

A partir de entonces la suerte del islam en Europa empieza a cambiar, se inicia el reflujo islámico hasta la debacle final del Imperio otomano en la Primera Guerra Mundial y los años posteriores.

Esta es una página de la historia, pero no es una página cerrada ni es el fin de la historia. El islam pretende incluir en esta lista de países y territorios conquistados (a veces conservados, a veces perdidos), primero a Europa, porque la ven como una presa ya madura para la conquista, y después al resto del mundo. Ese es su programa y lo viene aplicando desde el primer día. El pasado y el presente no ofrecen ninguna duda sobre el futuro.

(1) Actualmente el islam es la única civilizacion, (el único bloque cultural-religioso) en conflicto abierto y sangriento con todas las demás civilizaciones o bloques culturales y religiosos del orbe: contra el Occidente católico y protestante en nuestra Europa inmediata, contra la cristiandad ortodoxa (Serbia, Macedonia en los Balcanes, Rusia, Georgia y Armenia en el Caúcaso, Chipre en el Mediterráneo), contra el judaísmo en Israel/Palestina, contra el hinduísmo en el conflicto de Cachemira y las persecuciones en Bangla Desh, contra el budismo mayoritario en Tailandia y otros países del sudeste asiático, contra la China oficialmente marxista pero culturalmente confucianista o budista (en el Sinkiang-Uighur), contra la católica Filipinas (la rebelión de los “moros” del archipiélago), contra los cristianos en Nigeria o en Sudán, contra los animistas en varias regiones de África…). Sin contar los conflictos entre musulmanes: turcos contra kurdos, afganos de todas las etnias en perpetuo enfrentamiento, las degollinas de Argelia, la opresión de los saharauis a manos de Marruecos, sunitas contra chiítas en Iraq y en Paquistán… Es la guerra mundial del islam, las “fronteras sangrientas del islam” descritas por Samuel Huntington en su “Choque de civilizaciones“.

(2) Esto es incluso en sentido literal. En ocho siglos de dominación musulmana en España, los moros (árabes, beréberes y conversos) no fundaron ni una sola ciudad, ni un solo pueblo (eso si, quemaron y arrasaron muchas localidades): se instalaron en lo que ya existía. Las ciudades y pueblos de España tienen todos un origen ya sea íbero, celta, celtíbero, romano, algunas veces griego (pocos) o fenicio, incluso alguno cartaginés, visigodo otros, más los que datan de épocas más recientes. Pero ningún pueblo o ciudad de España puede reclamar un origen musulmán, ya sea moro o árabe. Los musulmanes no levantan ciudades, las ocupan. No conquistan y colonizan territorios vírgenes, se meten en la propiedad trabajada del vecino. No crean riquezas, se apoderan de las ajenas, conforme a la tradición bandidesca de las tribus de asaltantes de caravanas de donde salieron los primeros sectarios de Mahoma y el propio Mahoma. Si llevaran en ellos las virtudes creativas y organizativas necesarias a la generación de las condiciones propicias para el desarrollo de sociedades prósperas y estables, entonces el mundo musulmán sería un conjunto de países modélicos, ordenados y progresistas. La realidad es todo lo contrario: los países mayoritariamente musulmanes son a cada cual más atrasados e incivilizado: pobreza, miseria, despotismo, violaciones sistemáticas de los derechos más elementales de los seres humanos, oscurantismo, barbarie en definitiva. El islam no es un ejemplo a seguir, es un modelo a descartar.

Una lectora, que firma como JOANA, comentó:

En este mapa faltan los cuatro kanatos de la Horda de Oro: Astracán,Kazán, Siberia y Crimea.

Porque si bien es cierto que esos eran mongoles, abrazaron el islam como religión oficial. Y rápidamente dejaron de ser sólo mongoles, también había cumanos y otros pueblos de origen turco.

Estuvieron ahí, esos mongoles, viviendo más o menos hasta que los rusos les quitaron las tierras, mataron a la mayoría, quemaron sus mezquitas y levantaron iglesias.

Se ve que los musulmanes no se atreven a recordarlo siquiera, jejeje…..

Tampoco está en el listado ninguna de las batallas en que los rusos derrotaron a los musulmanes de los kanatos. Que si bien es cierto que no eran parte del imperio otomano, sí que eran protectorados de ese imperio… y el islam era su religión oficial.

Sería bueno que los occidentales aprendieran esa historia, para que vean cuál es el método que funciona con esos perros.

Porque no sólo derrotaron al islam sino que hasta hoy que yo sepa, ningún mahometano se atreve a reclamar una migaja de territorio ruso.

ENTRAN EN EUROPA POR LA PUERTA DE ATRÁS

15 de julio de 2008

 

Hubo una época en que los “kremlinólogos” estudiaban las fotografías oficiales de los dirigentes para saber el ranking de cada cual en el escalafón.Parece en nuestra Europa de opereta que el único desfile militar que es digno de publicarse es el del 14 de julio que celebra la masacre de la toma de la Bastilla, en 1789, donde sólo había siete prisioneros.Pero este año tiene la particularidad de que a este desfile han asistido nada menos que 43 jefes de Estado y jefes de Gobierno de Europa y países no europeos desde Jordania a Mauritania, países no precisamente ribereños del Mediterráneo. Se trata, según dicen de la asociación de la Unión Europea con una nueva criatura, la Unión Mediterránea, que más bien parece una entrada masiva de los países musulmanes por la puerta trasera de la Unión Europea.

Y lo más interesante es averiguar qué curioso criterio ha seguido el protocolo del gobierno de Sarkozy para colocar en primera fila a figuras de tanto poder como el príncipe de Mónaco, el jeque de Qatar y, en segunda fila a la canciller de Alemania, por ejemplo. A ZP no se le vé muy bien colocado…Y lo más grotesco, un desfile al parecer triunfalista y algo carnavalesco, pues no hay que olvidar que este desfile militar, que goza de todas las bendiciones democráticas, lo organiza un país, Francia, que hasta bien entrado 1944 era aliado del III Reich, y sólo, a última hora pudo posicionarse entre los “aliados” vencedores de la SGM.—

Nota: datos procedentes de 

El Pais, de Madrid, 15 de julio de 2008.

LOS CRUZADOS DEL SIGLO XX

22 de febrero de 2008

t012941a-mapa-cruzadas.jpgcruzados2569.jpgniconunos.jpg

El general Eisenhower llegó a escribir un libro titulado “Cruzada en Europa”, pretendiendo que los “países aliados” (unos 80) que declararon la guerra a Alemania o al Eje (ROBERTO, es decir, ROma+BERlín+TOkio) hacían una “cruzada” se supone que para salvar la “cristiandad” con la colaboración de Stalin.

Los caballeros cristianos, que lucharon para liberar Tierra Santa del poder de los musulmanes, llevaban  la Cruz de Cristo como divisa… y por ello fueron llamados Cruzados.  Y su mérito principal es que fueron a luchar (y a morir) movidos por su propia voluntad… Es decir… que eran soldados voluntarios… y no forzosos.

En la guerra de 1941 a 1945 en el Frente de Rusia hubo casi un millón de combatientes voluntarios… No se llamaron Cruzados, aunque en cierto modo lo eran.  Sobre este hecho  hemos hallado en la Red una interesante entrevista con un profesor de Historia.

En la web La Noticia Digital leemos lo siguiente:

Uno de los historiadores más importantes de la corriente revisionista, que pone en tela de juicio tantos clichés empleados por los funcionarios del Sistema para manipular la memoria histórica, es Carlos Caballero. Es el mayor especialista en lengua española sobre los combatientes de voluntarios europeos durante la Segunda Guerra Mundial.LND. – ¿Cuál fue el papel, valor y significado del movimiento de los voluntarios europeos en el Frente del Este contra el bolchevismo?CC. – Creo que se trató de una especie de Brigadas Internacionales, pero a la inversa. Además, mucho más numerosas y mucho más genuinas. Me explico. Las Brigadas Internaciones son un auténtico tópico de la historiografía. Se le han dedicado un sinfín de libros. Cualquier persona medio culta ha oído hablar de ellas. Sin embargo, lo que llamamos Movimiento de Voluntarios Europeos movió a mucha más gente. El número de europeos que durante la II Guerra Mundial se endosó el uniforme de la Wehrmacht para luchar contra el comunismo supera, ¡con creces!, ¡lo multiplica!, al número de los que integraron las Brigadas Internacionales. Además son un fenómeno más genuino, porque a diferencia de las Brigadas Internacionales, creadas, dirigidas, instrumentalizadas, por Stalin, el Movimiento de Voluntarios Europeos surge realmente incluso contra la voluntad de Hitler. El Führer no pensó nunca en reclutar españoles, franceses, ni mucho menos rusos o armenios, para luchar contra Stalin. Fue la realidad la que le impuso a él el tener que contar con esos hombres. De hecho, las cifras más altas de voluntarios en este Movimiento Europeo las dan las nacionalidades de la URSS —rusos, ucranianos, letones, turcomanos, azeríes…—, gente a la que Hitler jamás pensó en liberar sino en colonizar, pero cuyo concurso tuvo que admitir finalmente porque le hacían falta para luchar contra Stalin.

LND. – El debate de los historiadores en Alemania en torno al III Reich, o el existente en Francia respecto al colaboracionismo y la posterior Depuración, ¿ha tenido o podrá tener su correlato en España respecto a la Guerra Civil y el Franquismo?

CC. – Si uno se acerca a una librería, ve con sorpresa que en el apartado de Historia Contemporánea sigue habiendo dos temas estrella: la Guerra Mundial a nivel general y la Guerra Civil en el ámbito español. Parece que ambos conflictos no hubieran acabado en 1945 y 1939 respectivamente. Pero no se trata sólo de que estos temas sigan presentes, sino del apasionamiento con que se escribe sobre ellos. Las posiciones de los historiadores siguen estando, en Alemania, en Francia, en España, cargadas con una fortísima tensión ideológica cuando se habla de estos fenómenos históricos.
Por otra parte, se da una situación de desequilibrio. En España, nadie lo ignora, el “establishment” académico en el ámbito de la historiografía está marcadamente escorado a la izquierda. Nada que objetar a esto, cada uno es muy libre de tener sus ideas, salvo que usen ese marchamo “académico” para tratar de desacreditar a quienes sostienen tesis opuestas. Esto tiene un punto inquisitorial deplorable y, francamente, he sentido algo de vergüenza ajena cuando he visto a prestigiados historiadores españoles rehuir el debate y limitarse a la pura descalificación personal de quien sostenía tesis contrarias a las suyas.

LND. – Como profesional de la docencia, ¿cuál es el grado de manipulación de la historia? ¿Conocen y están dispuestos a conocer los jóvenes nuestra historia?

CC. – Muy posiblemente la Historia nació con esa finalidad, manipular el pasado. No podemos engañarnos al respecto. Orwell lo expresó magistralmente: quien domina el presente, domina el pasado, y quien domina el pasado, dominará el futuro. Hay que partir precisamente de la plena conciencia de que ésta es la situación real para tratar de superarla, poco a poco. Debemos saber que no existe la objetividad en Historia, pero —a partir de ahí— perseguirla, intentar alcanzarla.
Ahora bien, en el ámbito de la enseñanza, la Historia es objeto de increíbles manipulaciones. Casi todo lo que se enseña en Primaria, Secundaria, en la Universidad, son cosas con una “utilidad práctica”: a leer y escribir, química, biología… Sólo hay una materia que, sin tener utilidad práctica alguna, aparece a todo lo largo del currículo: la Historia. Y es que nadie que tenga el poder va a renunciar a tratar de imponer a los administrados su propia visión de la Historia.
Ahora bien, se nota un creciente desinterés del alumnado por la asignatura. La historia le interesa cada vez menos a la gente. No es casual. Olvidar la historia también es una forma de manipular la historia y creo que hoy a nuestros políticos, a nuestros líderes sociales, les gusta más que la gente se dedique a otras cosas antes que a meditar sobre sus raíces.

 

22/10/2004

EL MAYOR CASTILLO DE EUROPA

21 de febrero de 2008

odal.pngmalbork_zamek_zblizenie-reco-1.jpg172px-crux_ordis_teutonicorum_svg-reco-2.png1411309912_a3153d5e48_b-reco-3.jpg242640636_1d660d594a_o-reco-4.jpgmarienburg_2004_panorama-reco-5.jpg

El mayor castillo de europa  fue construido en el año 1274 por la Orden Teutónica como una fortaleza militar al servicio de la Orden y bautizado originalmente con el nombre de Marienburg, en tributo a su patrona la Virgen María. La ciudad que creció alrededor del castillo y fue, igualmente denominada con el mismo nombre, que actualmente se llama Malbork. En sus muros gloriosos todavía puede percibirse, si se mira con suma atención, el trazado de las runas de Odal. (Wikipedia). Gracias a Wikipedia sabemos que el castillo está formado por tres secciones diferentes: el castillo alto, medio y bajo, separados entre sí por fosos y torres. Para hacernos una idea las inmensas magnitudes que posee, hay que indicar que el castillo tenía capacidad para albergar a más de 3000 soldados durante su época de mayor esplendor militar y que las murallas exteriores del castillo rodean una superficie de 210.000 m².
El castillo fue asediado en 1410, después de la Batalla de Grunwald, pero el castillo no fue conquistado. Durante la guerra de los trece años (1454-1466), el castillo resistió hasta que, finalmente, en 1466 pasó a control polaco como parte de la provincia de Prusia Real.
El castillo estaba en proceso de resturación en 1939, y la catedral, que había sido totalmente restaurada, fueron en gran parte destruidos durante la guerra.  Desde entonces se han llevado extensas labores de restauración, pero la catedral  permanece en ruina.

Nota de YRANIA: Según Wikipedia,  a finales de 1945 entre 10 y 12 millones de alemanes tuvieron que huir de Prusia, ante el avance del ejército soviético, en un éxodo sin precedentes en la historia.1 y 2 millones no sobrevivieron al éxodo. La mayor parte de Prusia pasó a integrar el territorio de Polonia, mientras que la región septentrional hoy todavía pertenece a la Federación Rusa.

La Orden Teutónica ( en alemán, Deutscher Ritterorden), desde el siglo XIX pervive como una organización cristiana de carácter caritativo.


A %d blogueros les gusta esto: