Archive for the ‘Identidad’ Category

GUTEN MORGEN, EUROPA!

27 de junio de 2012

 

 

la SEXUALIDAD en la HÉLADE (I)

11 de enero de 2012

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE LA SEXUALIDAD EN GRECIA

Todo lo que sucede
No es más que
Un símbolo.

J. W. Von Goethe
Eduardo Alcántara, el prologuista de este libro (*) denuncia las grandes falsedades que ha ido tejiendo la modernidad en torno a la supuesta generalidad e las prácticas homosexuales [“hoxuales”] en la Antigua Hélade. Una demostración de la fuerza de la llamada ideología “homosexualista” [hoxualista] es la reciente publicación del “Manifiesto gay” que además amenaza con “reescribir” la Historia… especialmente, la de la Civilización Occidental.
(*) El libro firmado por Eduardo Velasco y que lleva como título “El Mito de la homosexualidad en la Antigua Grecia” ha sidio editado por http://www.edicionescamzo.com

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

INTRODUCCIÓN (por E. Velasco):
“Reescribiremos la historia, historia llena de vuestras mentiras y distorsiones heterosexuales.”
(Manifiesto gay).
pág.  019:
Está por todas partes. Se menciona por encima en tertulias televisivas, se escribe en libros de texto, está en boca de profesores de universidad, e Internet lo repite incesantemente, incluso en la Güiquipedia [Wikipedia]―como por ejemplo en este “artículo” (por llamarlo de alguna manera) sobre la pederastia [perastia] en Grecia. Todo el mundo lo parafrasea, se ha convertido en un “meme”, un eslogan que las masas repiten sin pensar, de modo similar al famoso “todos somos iguales”. Se han vertido toneladas y toneladas de basura sobre la historia griega, e innumerables autorzuelos del tres al cuarto han desarrollado páginas y páginas dando por sentado que la mentira es cierta.

(…).

En éste artículo nos ocuparemos del mito griego más desafortunadamente conocido: el mito de que la hoxualidad formaba sistemáticamente parte de la sociedad griega y de que la pefilia era una práctica común y socialmente aceptada. Como se verá, la tesis no es que no existiese hoxualidad entre ellos, sino que la moral tradicional tenía a los hoxuales mal vistos. También se demostrará que, en la mayor parte de los casos, existían castigos prescritos por conducta hoxual, como por ejemplo la pena de muerte, el exilio o la marginación de la vida pública.

pág. 020:

Esto va dirigido, ante todo, a quienes algo “no les cuadra” en eso de la hoxualidad griega y a quienes quieren fundamentar tales sospechas para que sean algo más que simples sospechas. Efectivamente, hubo hoxuales en Grecia, pero como se verá, que haya habido hoxuales no significa que haya sido una “práctica habitual” ni mucho menos que la pefilia fuese una “institución social”, como han llegado a afirmar disparatadamente algunos autores hoxuales, a quienes nadie ha arrojado a la cárcel por hacer apología de la pefilia ―y además sin bases para ello, difamando y ensuciando gratuitamente la historia de todo un país. Y es que es detestable que se utilice la mitología de hace milenios para legitimar fenómenos decadentes de la vida moderna y sólo moderna. Desde arriba, la doctrina oficial del Sistema pretende presentar a la Antigua Grecia como la tierra prometida de los gays [gallis],  una suerte de paraíso hoxual, y eso es demasiado para un amante de Grecia como un servidor, al cual nadie le puede vender la moto porque conoce bastante bien el imaginario mitológico de la Hélade, o para muchos griegos modernos, que aborrecen que otras sociedades decadentes utilicen la historia de su país para justificar sus propias desviaciones. Como veremos después, la película “Alejandro Magno” se mostró sólo 4 días en Grecia y fue un fracaso absoluto: los griegos conocen su propia historia como la palma de su mano, se han leído bien todos los libros (en griego antiguo inclusive) y saben lo que hay, como para que ahora vengan cuatro escritores neoyorkinos psicológicamente destrozados, a explicarles cómo era su propio país.

LIBERTAD PARA INVESTIGAR LA VERDAD HISTÓRICA:

p. 023:

A que lo que yo defenderé de nuevo en este artículo es precisamente la posibilidad que tiene cada hombre libre de conocer la pura y simple VERDAD, sin tener que confiar en intermediarios de dudosa reputación (medios de comunicación, revistas, programas de TV, sensacionalismo, manipulación, intereses políticos, sociales e internacionales), y recurriendo a las fuentes escritas originarias, en este caso, las fuentes griegas. Por tanto recurriré en este artículo a fuentes griegas para demostrar que la hoxualidad en la Antigua Grecia no era, ni de lejos, un fenómeno social extendido y aceptado. Escaparemos, pues, a la tiranía del pensamiento único, y a los intereses políticos que, siguiendo una agenda impuesta desde arriba, intentan hacer creer a todo el planeta que Grecia, una de las civilizaciones más encomiables que haya existido jamás, estaba basada en la hoxualidad, y examinaremos la evidencia que hay para llegar a una conclusión personal despojada de cualquier influencia que no provenga de la misma Grecia antigua, desenmascarando también a quienes predican irresponsablemente la teoría de los griegos petaojetes.

(CONTINUARÁ….)

Nota de TRESMONTES: Este post pretende ser un resumen del libro arriba citado y en la confianza de contar con el permiso de su autor. Copio los textos con absoluta fidelidad al original, pero en aras de un perfeccionamiento semántico he  substituido los términos que abusivaente ha introducido la ideología “homosexualista” por neo-palablas más acordes  con la etimología y el auténtico significado del originak griego. Así por ejemplo, junto a la palabra “heterosexual”, con frecuencia la acompaño del término, más exacto de “ortosexual”… y la palabra “homosexual” pasa a ser “hoxual” pues la raiz “homo” induce a error ya que “homo” es palabra griega que significa “igual” ó “equivalente” y también “homo” es una palabra latina que significa “hombre”, significado que por supuesto no es el pertinente en  la palabra “homosexual”, la cual significa sexualidad con persona del mismo sexo, es decir de igual sexo y no significa, por descontado, “hombre sexual” como creen multitud de gentes ignorantes.

El siguiente glosario con las equivalencias entre el lenguaje convencional y el que yo aporto trata  de evitar caer en las tergiversaciones y ambigüedades en las que –como señala el autor de este libro– incurren deliberadamente algunos  “traductores”  modernos:

gay = GALLI .-  homoerótico = HORóTICO.-  homosexual= HOXUAL.-

homosexualidad =  HOXUALIDAD.-   pederástia  = PERáSTIA.-  

pedofilia = PEFÍLIA.-     homofobia = HOFÓBIA.- 

heterosexual =  ORTOSEXUAL.-    lesbianismo = TRIBADISMO.

Miremos hacia Arriba… Volemos Alto…

30 de mayo de 2011

Cuanto más alto se vuela… nos encontramos con Espacios más  Abiertos… y con muy pocas Almas gemelas…  Esta idea me la ha sugerido mi diario deambular entre grises y obscuras multitudes de gentes amorfas, masa informe entre la cual, como una joya entre la arena, a veces brilla un Alma superior, bella, espiritual, altiva y que, por eso mismo sufre secretamente ante la devastación circundante.

Algo parecido ocurre en la blogsfera: Entre millones de blogs sin brillo especial, a veces se descubre una joya: Alguien muy sensible, con penetrante y sutil inteligencia  observa y además describe verdades por muy poca gente apercibidas. En esta ocasión he seleccionado un blog que es continuación de otro que ha  dejado de publicarse. El último post dice así:

Mi apellido es francés y puedo pasar por un blanco ibérico; aunque no por alguien con piel tan blanca como la de un ario o anglosajón. No obstante, un insólito hallazgo sobre la dilución demográfica tanto de blancos mediterráneos como de nórdicos transformó mi vida interna. Me refiero a la importación masiva de no caucásicos a Occidente. Tal reemplazo de población amenaza de extinción a los especímenes más bellos de Homo sapiens, como aquellas en la obra maestra de Maxfield Parrish en tiempos más civilizados.

Visualicemos en nuestra mente la situación actual en un diagrama de pie. La raza blanca cubría más del 30 por ciento de la población mundial cuando nació mi abuela. Nuestra generación, resultado de la llamada liberación sexual de los años sesenta, se redujo al 15 por ciento y la tendencia es que nos encogeremos al 5 por ciento. El invierno demográfico de la gente de mi grupo étnico es un tema censurado en los medios de comunicación. Entender el tabú me movió a subir una cantidad de entradas en mi blog en inglés, The West’s Darkest Hour.

El reemplazo de población que actualmente se perpetra en Europa, Norteamérica y Australia es la mayor traición en toda la historia de las elites contra su pueblo. Tal política migratoria a la par de nuestra suicida tasa demográfica se debe a una ideología que se ha adueñado de la cultura occidental, la cual muchos llaman “marxismo cultural” aunque prefiero el nombre antiguo, “liberalismo”.

Lo leído hasta la fecha en los blogs de los críticos del liberalismo me ha hecho ver que, a menos de que nos secesionemos para crear un Estado étnico dentro de los Estados Unidos, o de que expulsemos a los millones de migrantes de Europa, nos conducimos irremediablemente a la extinción.

Dado que combatir semejante traición requiere de cada onza de nuestra energía, el tema del maltrato a la infancia, que tantos años me costó entender, ha pasado a segundo plano. Eso no significa que me haya olvidado de lo que originalmente me motivó a escribir. Significa que de ahora en adelante lo que escriba tendrá como punto de partida la hora más oscura de Occidente: más oscura incluso que la caída del Imperio Romano ya que nuestro grupo étnico no estuvo entonces amenazado de extinción.

%%%%%%%%%

Fuente:  http://nacionalismocriollo.wordpress.com/

Freikorps ó CUERPOS FRANCOS hacia el III Reich

6 de agosto de 2010

Un historiador jóven y valiente, del cual no suelen hablar los grandes medios de “in-comunicación”…, debido precisamente a que lo que escribe es muy diferente a lo que publica su pariente,  escritor y exmiembro del PCE (evidentemente nos referimos a Jorge Semprún, que utilizó el pseudónimo de Feredico Sánchez).

El autor que nos interesa  es José Semprún. Hemos conocido su  última obra “Los Cuerpos Francos, el camino al III Reich” [Freikorps] a través de dos fuentes:una es minuto digital, y la otra, es el blog de juan fernández krohn, cuyo post reproducimos seguidamente:

Habían pasado grosso modo veinticinco años sin volver a verle, pero no fallé en reconocerle desde del primer golpe de vista, al cruzarmelo ayer en plena calle, en mi primer día de estancia en Madrid de la visita de breves días que ahora inicio, y me refiero a mi viejo amigo de los tiempos de la Universidad -por más que militásemos en grupos diferentes-, José Semprún del que ignoraba (palabra) su importante obra editorial de corte histórico que descubro ahora por vez primera de ojos absortos.

José Semprún, de un increíble parecido físico -mucho mayor ahora que en los años aquellos cuando le traté- con su tío, el antiguo ministro de cultura (PSOE) Jorge Semprún del que se vio siempre situado por razones familiares además de ideológicas en el otro bando de la linea divisoria (invisible) de trincheras heredada de la guerra civil española -“la otra rama de la familia” como lo describía él ayer en nuestro breve encuentro- se ve convertido hoy, me doy cuenta ahora, en un nombre importante e insoslayable de la historiografía española políticamente incorrecta en temas siempre en ascuas como el genio militar de Franco, la historia de la guerra civil desde una óptica militar, la guerra de independencia americana desde el punto de vista -silenciado implacablemente durante dos siglos- del bando favorable a la causa de España en América y el capitulo crucial de la historia del siglo XX en el periodo de la entreguerras reservado a los cuerpos francos (frei korps), que jugarían un papel crucial en el advenimiento del III Reich y vendrían a ser fatalmente chivo expiatorio -me refiero al grueso de sus miembros y dirigentes- de la tensiones y contradicciones internas del régimen nacional socialista con ocasión de la noche de los cuchillos largos (en el 34)

Los cuerpos francos (frei korps) que dieron su nombre a las unidades de reservistas y voluntarios que hicieron frente al desmembramiento del estado prusiano/alemán tras la derrota en la Gran Guerra (del 14-18) y al estallido de la revolución bolchevique en la Unión Soviética, en fase (amenazante) de expansión puertas afuera desde el día siguiente del final de la primera guerra mundial, son punto fuerte de la literatura de corte histórico -de un innegable sello neoromántico sobre el tema- que habrá florecido durante décadas, y en las que sus protagonistas se verían invariablemente presentados bajo los trazos de héroes idealistas desarraigados y de hombres de acción sin escrúpulos y sin convicciones (fijas) a la vez, condenados a a arrastrar fatalmente el sambenito de “reprobados” y de “malditos” en la memoria colectiva y en particular en los países de lengua y cultura alemana antes y despues del 45.

Semprún que es español -como yo- y del que desconozco en principio el menor lazo de filiación o ascendencia alemana, es sin duda un claro exponente de ese interés legítimo en muchos españoles por la historia de la segunda guerra mundial y en particular del III Reich y del nacionalsocialismo, hilo conductor como lo seria, de una tareas de búsqueda e indagación sobre el tema que se vería plasmado en las útimas décadas en trabajos de innegable valor y calidad literaria innegable a la vez como la obra que aquí abordamos, y rica además en enseñanzas de la gran lección de historia universal que supondría la derrota alemana.

Los pueblos que no aprenden de la historia esta condenados a repetirla. Y es evidente que la derrota alemana encierra hoy como ayer todo tipo de moralejas y ofrece pasto inagotable a la formulación de conclusiones, tanto de orden prático como teóricas. Para no repetir los mismos errores setenta años después aunque solo sea (…)
Hace ya un rato que la historiografía de la segunda guerra mundial dejó de ser un tabú espesos en Alemania y paso a ser al contrario campo libre de de investigación por lo menos en muchos de su capítulos.

Y fue concretamente la llamada querella de los historiadores alemanes -“historikerstreit”- en los años que precedieron inmediatamente a la caída del muro, el detonante en el giro drástico y decisivo en materia historiográfica que sentaría un precedente marcando a la vez rumbos a las nuevas tendencias historiográficas en la materia, gracias al protagonismo y a la pluma de algunos hombres ilustres de la historiografía contemporánea y entre los que destacaría en particular el escritor y catedrático “emérito” (jubilado) Ernst Nolte de cuya amistad me precio desde hace ya bastantes años.

La gran polémica sobre la historia de la segunda guerra mundial a nivel académico como en el terreno de la opinión pública en la Alemania de finales de los década de los ochenta fue una batalla campal que tuvo tanto de historiográfico como de político e ideológico en el fondo, y en la que llevo a partir una lanza nada menos que el presidente de la república federal alemana entonces Von Weizsacker con una declaración retumbante -por sus partidismo, en favor de los “correctos”- justo antes de la caída del muro, tras lo que las tornas cambiaron radicalmente y lo que perecía ya una derrota cantada de los revisionistas se convertiría como por arte de magia en una resonante victoria en toda regla en contra de los primeros.

Y está claro que aquel lance crucial en la historia de la posguerra europea seria un factor decisivo en la aparición de nuevos nombres como el del amigo que aquí evoco. Semprún escribe con éxito y gran divulgación -y en buena hora- libros que no hubieran podido tener la más mínima posibilidad de ver la luz hace quince o veinte años a penas -y le hubieran valido incluso serias sinsabores- en países como Alemania, y sin duda en la mayor parte de los países europeos.

Historia y memoria son -yo diría- dos terrenos o dos “fenómenos” si se prefiere, íntimamente ligados, hermanos siameses incluso por lo inseparables (e inextricables). Y yo me voy a a permitir en este comentario a la obra sobre los cuerpos francos de mi amigo José Semprún, no digo una corrección sino un puntualización -necesaria e indispensable- al tratamiento historiográfico (tan valioso) sobre el tema que aquí estaños abordando.

Los cuerpos francos (frerikrops) fueron una creación del rey Federico II de Prusia -Federico el Buen Ladrón le llamaba Nietzsche- en la Guerra de los Siete Años, y lo constituían unidades irregulares o auxiliares (o provisionales); una especie de somatén (alemán) de los tiempos aquellos. La Guerra de los Siete Años a su vez fue el gran conflicto internacional del siglo XVIII, en suelo europeo como del otro lado del charco, y enfrentó “grosso modo” a las potencias católicas que habían sustituido (y desplazado) a España -y a nuestro Imperio- de su vieja posición hegemónica, contra las potencias protestantes aliadas “in fine” de Catalina II, emperatriz de todas las Rusias (de confesión ortodoxa)

Madre del cordero, la guerra de lo siete Años en la génesis de los grandes conflictos que se seguirían a escala internacional en los dos siglos venideros; como lo fue la guerra civil castellana (1366-1369) en la génesis de todas la guerras civiles de nuestra historia (venidera) Y en una de sus obras que contiene sustancialmente la polémica amistosa que mantuvo con el historiador francés, Francois Furet, el profesor Nolte recordaba su apego sentimental -y en el terreno de e los principios- a la causa de María Teresa de Austria y calificaba de “agresión injusta” la ruptura de hostilidades entonces por parte de Federico.

Y me ha venido todo ello a la mente -como a borbotones- a la vista de la referencia (“rarissima avis”) mencionada en libro de José Semprún sobre la batalla del monte Ana (Annaberg) -en la Alta Silesia- que libraron los cuerpos francos en contra de los polacos, y que se convertiría en hito insoslayable del martirologio nacionalista polaco del periodo de entre dos guerras por las acusaciones de practicas a las que se vería inevitablemente asociadas, de genocidio (anti-eslavo) por parte de los cuerpos francos.

Lo que traería fatalmente consigo un despertar molesto e incordiante para la otra parte es cierto- de la Memoria colectiva y no me refiero sobre todo entre polacos: Y era en la medida que para los polacos no podía menos de ver un precedente de aquello en otras viejas acusaciones polacas y en general de origen católico- remontándose a la Guerra de los Siete Años cuando las tropas de Federico II se habrían ya librado a prácticas de exterminio contra los polacos (católicos) de la Alta Silesia que formaba parte entonces del imperio (católico) de María Teresa (de Habsburgo)

Eslabón esencial de una interpretación histórica de signo polaco/nacionalista que tendría su desenlace histórico mas reciente en la insurrección anti-alemana de Varsovia de agosto del 44 que las tropas soviéticas de Stalin apostadas ya a las puertas de la villa vieron aplastar impasibles (sin mover un dedo siquiera) Y pieza indispensables desde luego, todo lo que precede, del rompecabezas que sigue representando la hostilidad secular germano/polaca para españoles.

“España libra en Europa la batalla de la unidad; la libra y a la vez la pierde” escribió proféticamente José Antonio en su ensayo “España, germanos contra bereberes”, pocas semanas antes de su muerte. Porque lo mismo que la guerra de los siete Años es insoslayable a la hora de dar una explicación convicente de la génesis histórica -en sus causas remotas, y antecedentes más o menos próximos- de la Revolución Francesa, cabe decir también que la Guerra de los Siete Años donde nacieron los cuerpos francos como acabamos de verlo mas arriba es inexplicable sin el marco geopolítico de la Europa de entonces resultante directa del desenlace de la Guerra de los Treinta Años y de la Paz de Westfalia donde España perdería hasta hoy -en la palestra de la política internacional-su hegemonía.

La derrota alemana -lo dije en mi poema “Franco y José Antonio, dióscuros del tiempo nuevo” y lo mantengo- fue una gran tragedia pero fue la suya propia antes que nada. Y en la que los españoles si se exceptua la gesta de la División Azul tuvimos poca parte de resultas de una actitud de neutralidad en concreto que se acabaría imponiendo en la España de Franco, explicable mucho más que por factores de orden coyuntural condicionantes de la política internacional del régimen de Franco en aquel momento, por otros de orden histórico remontándose a nuestra derrota mundial en la guerra de los Treinta Años. Y en esa perspectiva cabe decir la gesta de los cuerpos francos que mi amigo Semprún evoca hora se ve cuajada de lecciones en la recordación histórica (y de moralejas)

Y más aún, por obra y gacia de la distancia emocional imprencisdible que nos impone a los españoles el conflicto secular entre “las dos memorias” -Ricoeur- que desgarra la conciencia europea desde los tiempos de la guerras de religión (entre católicos y protestantes).

Nota de URANIA: ACTAS EDITORIAL, la casa que acaba de publicar el último libro de José semprún, da la siguiente reseña del autor: José Semprún, historiador, es autor de El ejército realista en la independencia america­na (Madrid, 1992); Capitanes y virreyes (Premio Ejército de Investigación 1997) (Madrid, 1999); El genio militar de Franco. Precisiones a la obra del coronel Blanco Escolá «La in­competencia militar de Franco» (Ed. Actas, Madrid, 2000); La división infernal (Madrid, 2000); Del hacho al Pirineo. El Ejército Nacional en la Guerra de España (Ed. Actas, Madrid, 2003) y Bajo la cruz del Sur. Campañas del virrey Abascal.

las ideas claras de Carl Schmitt

25 de febrero de 2010

URANIA copia de círculo  identitario Nietzsche el siguiente texto:

Los antagonismos religiosos y étnicos pueden convertirse en antagonismos políticos

«Todo antagonismo u oposición religiosa, moral, económica, étnica o de cualquier clase se transforma en oposición política en cuanto gana la fuerza suficiente como para agrupar de un modo efectivo a los hombres en amigos y enemigos. Lo político no estriba en la lucha misma; ésta posee a su vez sus propias leyes técnicas, psicológicas y militares. Lo político está, como decíamos, en una conducta determinada por esta posibilidad real, en la clara comprensión de la propia situación y de su manera de estar determinada por ello, así como en el cometido de distinguir correctamente entre amigos y enemigos. Una comunidad religiosa que haga la guerra como tal, bien contra miembros de otras comunidades religiosas, bien en general, es, más allá de una comunidad religiosa, también una unidad política. Sería también una magnitud política con sólo que ejerciese de un modo meramente negativo alguna influencia sobre ese proceso decisivo, si estuviese por ejemplo en condiciones de evitar guerras por medio de la correspondiente prohibición a sus seguidores, esto es, si poseyese la autoridad necesaria para negar efectivamente la condición de enemigo de un determinado adversario».
El concepto de lo político. Carl Schmitt. Alianza, Madrid, 2009, pág. 67.
____

Estos conceptos desarrollados aquí echan por tierra todo argumento musulmán en defensa de su práctica religiosa en Europa. Para una comunidad religiosa que es capaz de agrupar a los hombres en amigos y enemigos, en función de su pertenencia o no a su confesión, el utilizar las eventuales leyes de libertad de culto para hacerse aparecer como no ofensiva, no es sino parte de su lucha (1).

Aquel que le sigue en esta postura o bien es un ingenuo o bien un traidor.
En este sentido, un gobierno que no distingue adecuadamente entre amigos y enemigos del estado que gobierna, o es inservible en cuanto gobierno o forma parte del enemigo. En ambos casos es lícito derribarlo, no siendo una opción digna para el pueblo el mantenerlo. Hagamos uso aquí de conceptos schmittianos para explicar esto mejor. Un gobierno que no es capaz de hacer respetar la legalidad constituida en un asunto de suma importancia es un gobierno que reconoce tácitamente que la situación no es de normalidad. Relacionado con esto está el hecho de que, precisamente, el estado demoliberal, si por algo se caracteriza, es por no afrontar los problemas, por la indecisión permanente. El momento actual es excepcional, o se acerca a esa situación. La situación, que afecta al fundamento mismo del estado y de la nación, no está prevista en el ordenamiento constitucional. Éste no prevé la colonización del estado por masas inmigrantes y no existen normas para resolver esta eventualidad. Las leyes de extranjería (que, de todas formas, no están pensadas para la situación actual) no se cumplen y los inmigrantes están como tal y, de hecho, al margen de la ley. Los conflictos entre inmigrantes y nativos van in crescendo. En muchos lugares de Europa no reina la paz interior, condición sine qua non del estado de derecho, y la agrupación en amigos y enemigos según este vector (nativos/inmigrantes) va, poco a poco, perfilándose. Tal será la situación excepcional. Es el momento de la decisión, que señala, al mismo tiempo, quien es el soberano en el momento de excepción. La voluntad de poder de esta instancia soberana decidida (y, por definición, extrajurídica) es la que generará, si triunfa, un orden normativo nuevo y muy alejado de toda práctica liberal.
Por lo que hace a la última parte de este fragmento reproducido nos preguntamos retóricamente, ¿de qué modo una particular lectura de ciertos postulados del cristianismo está facilitando la invasión al retardar o impedir que al enemigo (musulmanes) se le reconozca como tal? (2). Respecto a las ideologías “progres”, emparentadas todas ellas con la nueva religión secular de los derechos humanos, tampoco caben dudas acerca de su colaboración de distintas maneras con el enemigo. De entre éstas son el feminismo y la ideología multiculturalista las más perjudiciales. El feminismo actúa fomentando el odio a la familia, desplomando la natalidad de los nativos (que son los tributarios de esta ideología perniciosa) y detrayendo futuros miembros a la comunidad nacional y creando así un vacío que a los invasores les va a resultar sencillo ocupar. Además, establece un mundo ginecocrático, donde los valores viriles y guerreros decaen. De la ideología multicultural mucho hemos hablado ya en otras ocasiones. Digamos simplemente que presenta como natural y aún positivo este estado de cosas sin precedentes, donde un supuesto derecho a inmigrar es considerado como absoluto y, sin duda, muy por encima de cualquier consideración hacia la soberanía popular.

(1) Viene bien recordar que los inmigrantes/colonos musulmanes instalados en España ya han creado un partido político musulmán (si bien abierto al pacto con inmigrantes/colonos de otras nacionalidades).

(2) Recordemas la escandalosa posición pro-musulmana de las autoridades católicas suizas ante el resultado del referéndum contra la minaretización de Suiza.
Publicado por León Riente en 2/15/2010 11:37:00 PM 2 comentarios
Etiquetas: , ,
====
Nota de URANIA:
Seguidamente reproducimos de Círculo Identitario Nietzsche dos comentarios que se publicaron a continuación del post de arriba:

2 comentarios:

julio dijo…

quizas el primer conocedor de la
realidad tal cual es (y no como querrian algunos imaginar)
es HERAKLITO…

Es genial su idea de que todo el universo, todo lo que existe está
en perpetuo polemos…

conflicto, guerra, contradiccion, etc,
eso explicara mejor que siempre ha habidy y siempre habrá “guerra”..

pues equivale a VIDA…

entonces la PAZ equivale a muerte,

reposo absoluto, encefalograma plano, muerte de los cementerios…

Estoy divagando…por supuesto.

Mi pregunta es:

¿Fue Heráclito precursor de
Carl Schmitt?

saludos

19 de febrero de 2010 20:28

León Riente dijo…

Saludos Julio.

Me interesa aclarar muy bien que además de los musulmanes, de los que “todo” el mundo habla (ya me gustaría que todo el mundo hablara de ellos), existen una serie de pueblos que también están empeñados en colonizarnos: amerindios, negros africanos, mestizos caribeños, etc.

Hay mucho por ahí que sólo combate contra los musulmanes “porque no se integran”. Un gran error. Precisamente los musulmanes al no integrarse (los que no se integran porque desgraciadamente hay otros que sí lo hacen) nos hacen un doble favor: 1) poner más de manifiesto que decir “inmigración” es utilizar un eufemismo para hablar de invasión/colonización/destrucción de nuestro pueblo; 2) si no se integran no se mezclan biológicamente tanto con los españoles como otro tipo de invasores (caso de los amerindios), no corrompiendo así nuestra estirpe.

Si he utilizado el caso de los invasores musulmanes en este artículo es porque es el que mejor se adapta como ejemplo a la teorización de Scmitt.

2ª Nota de URANIA: En IRANIA se publica un interesante trabajo titulado “Carl Schmitt, católico”

el monasterio de Emaús de Praha/Praga

23 de diciembre de 2009

Tomamos de radio.cz la siguiente información que resumimos:

[EL MONASTERIO,en la actualidad y antes de ser bombardeado por la aviación USA ]

El Monasterio de Emaús, uno de los dos conventos benedictinos de Praga, es un monumento gótico fundado en 1374 por el rey checo y emperador romano-germánico, Carlos IV, con el fin de renovar la liturgia eslava. Tras el inicio exitoso de sus actividades culturales y espirituales, se convirtió después de 1418 en objeto de los ataques del fanatismo religioso de los husitas checos. El convento fue saqueado y los frailes expulsados. El monasterio registró un nuevo auge en el siglo XVII, cuando fue renovado por los benedictinos españoles, quienes reanimaron las actividades religiosas en este memorable recinto del casco histórico de Praga. Después de 1780, cuando el emperador romano-germánico, José II, inició en los países del Imperio Austríaco una reforma administrativa y religiosa, los benedictinos de Emaús fueron encargados de enseñar en el liceo de Klatovy, en Bohemia Occidental. Sus actividades pedagógicas se desarrollaban en detrimento de su vida monástica. Por ello, en el siglo XIX, el monasterio atravesó nuevamente un período de decadencia, hasta 1880. En 1880 se trasladaron al monasterio los benedictinos del convento austríaco de Beuron. Desde aquél entonces, el Monasterio de Emaús se convirtió en residencia de frailes de Alemania, Polonia, Austria y posteriormente también de Yugoslavia. Una de las más destacadas personalidades de esta comunidad fue el sacerdote alemán, Alban Schachleiter. En las postrimerías del siglo XIX se propagó en las regiones fronterizas alemanas el movimiento anticatólico llamado “¡Fuera de Roma!”, patrocinado por los políticos nacionalistas de Alemania. Alban Schachleiter se afamó en aquel entonces como enérgico defensor de la fe católica. Reconociendo sus méritos al respecto, el Papa Pio X le entregó una medalla de plata. En 1908 el padre Schachleiter fue elegido abad del Monasterio de Emaús. El abad Schachleiter -amigo íntimo del sucesor del trono, Fernando del Este y confesor de su esposa checa, la condesa de Chotek- estuvo muy apegado a la causa del nacionalismo alemán y de la dinastía habsburgo. Por ello, durante la Gran Guerra de 1914-1918 el Monasterio de Emaús sirvió como hospital para los soldados austríacos, oficiando asimismo misas por la victoria de las armas imperiales. Después del desmembramiento del Imperio Austro-Húngaro y del surgimiento de Checoslovaquia en 1918, el religioso alemán fue sometido a investigaciones policiales e internado por varios días. Alban Schachleiter renunció a su cargo de abad y en 1920 abandonó Praga, seguido por la mayoría de los frailes de nacionalidad alemana. Después de la salida de Alban Schachleiter fue ordenado como nuevo abad del Monasterio de Emaús el teólogo, Arnost Vykoukal, quien había estudiado tanto en la archiabadía de Beuron, como en la ciudad belga de Lovaina y en Inglaterra. Bajo la dirección del abad Vykoukal, en el Monasterio de Emaús comenzó a desarrollarse nuevamente la liturgia eslava, según lo había postulado en el siglo XIV su fundador Carlos IV. Por su parte, el ex abad Schachleiter se acercaba desde el comienzo de los años veinte al movimiento nazi. Tras la elección de Hitler como canciller en 1933, Schachleiter publicó un artículo en el que sostuvo que para un católico no existía ningún obstáculo moral ni dogmático para su militancia en el partido nazi. Al mismo tiempo, comenzó a polemizar con la mayoría de los obispos alemanes quienes se oponían a la ideología nazi. Schachleiter fue suspendido de sus cargos pastorales y sacerdoteles, convirtiéndose asimismo en uno de los héroes del oficialismo nazi y víctima de persecución por parte de la jerarquía católica. Alban Schachleiter murió en 1937 y el ex abad fue enterado en Munich con honores estatales y con la asistencia del entonces brazo derecho de Hitler, Rudolf Hess. El ataúd de Schachleiter estuvo cubierto con la bandera del III Reich. (la una bandera roja y blanca con la cruz esvástica). El abad Arnost Vykoukal murio en el campo de concentración de Dachau, en 1942. En 1945 el histórico recinto gótico del Monasterio de Emaús, resultó destruído por la aviación americana. De la iglesia gótica quedaron solamente ruinas, y en el claustro semidestruido fueron reanudadas las actividades monásticas tan sólo después de la caída del régimen comunista en 1989.

Nota de URANIA: En relación con este post y especialmente  respecto a la personalidad del abad Alban Schachleiter merece ver un artículo del blog HURANIA titulado Adolf Hitler fue católico “no practicante”?

temas en los que ya no hay libertad de opinión

23 de octubre de 2009

Sabemos que la libertad para opinar… si no se practica, se pierde. La prueba es que desde hace décadas, incluso en las naciones en que se cree que hay mayor nivel de libertad para la expresión de las ideas, cada día hay más temas o tópicos sobre los que no se permite opinar libremente o bien, cuando  se ejerce este derecho, se hace bajo graves coacciones e inconvenientes.

De forma somera, éstos son los temas sobre los que los actuales dictadores y controladores del “pensamiento políticamente correcto”  es difícil discrepar:

1) inmigración:  Poca gente se atreve a manifestar que los inmigrantes de   otras culturas amenaza nuestra identidad.

2) aborto: los poderes mundiales imponen el aborto para impedir el crecimiento demográfico, con el resultado de que sólo las naciones musulmanas crecen en su potencial humano.

3) homosexualidad: se está imponiendo gradualmente la prohibición de criticar la sexualidad entre personas del mismo sexo, con el resultado de que se equipara la familia normal y las uniones entre personas del mismo sexo.

4) anticonceptivos: se impone como algo natural  restringir  engendrar hijos, con lo que se pervierte la sexualidad matrimonial o de la pareja hombre y mujer, convirtiendo el coito en un acto de masturbación mutua.

5) matrimonio tradicional: Los  clérigos “progresistas” o “postconciliares”  anteponen la “ayuda mutua” al deber de engendrar hijos como fin primordial del matrimonio.

6) En la mayoría de los países está sobreentendido que no se debe defender ningún otro régimen político que no se ajuste a lo que vulgarmente se llama “democracia partitocrática”, es decir, un régimen en el que los partidos minoritarios son marginados y casi prohibidos. En consecuencia, la defensa de ideas “no democráticas” en la práctica está severamente prohibida.

7) La defensa de la propia identidad nacional, cultural, religiosa o racial está drásticamente perseguida, pues se considera que defender los valores e intereses de la civilización occidental, entendida como expresión de los pueblos y naciones de origen europeo, es perjudicar los intereses de las demás “culturas” o sea, de los llamados “pueblos de color”.  Inversamente, la defensa de los valores, intereses, etc.,  de otras razas goza del privilegio llamado “discriminación positiva”.

8)  “feminismo”: habría que llamarlo “hembrismo”, pues bajo el legítimo pretexto de defender los derechos de las mujeres, se atacan básicamente los derechos de los varones se incluso se les posterga en su función de paterfamilias.

Realmente, el “feminismo” es una política demagógica que enfrenta a varones contra mujeres y destruye la autoridad paterna en la familia; el resultado final es perjudicial para la mujer, que sufre mayor maltrato y además se convierte en víctima de una mayor explotación laboral, viendose obligada a trabajar “fuera y dentro de casa”.

Nota de URANIA: Observemos cómo se menciona como algo normal el llamado “delito de opinión” en la siguiente noticia publicada por el diario “El País” (Madrid, 22/oct/09):

El cantante jamaicano Sizzla Kalonji cerrará su gira española en la sala Apolo de Barcelona dentro de diez días. Al concierto asistirán, entre cientos de seguidores, agentes de los Mossos d’Esquadra de paisano. Los policías no pagarán entrada (la anticipada cuesta 21 euros) porque su propósito no es escuchar a la estrella del reggae, sino vigilarle y evitar que cometa un delito de opinión. La presencia de Sizzla, autor de letras explícitamente homófobas, ha airado a los colectivos gays de Cataluña y ha obligado a la fiscalía especial de delitos de odio y discriminación a tomar cartas en el asunto.

PD: Hace varios meses, durante una conferencia del historiador británico David Irving en la “Libreria Europa”, de Barcelona, la policía  también hizo acto de presencia con el propósito de impedir que el orador hiciera alguna declaración “políticamente incorrecta” en relación con la Segunda Guerra Mundial.

provocación islamista que nos quieren ocultar…

7 de enero de 2009

Fotografías del rezo islámico en Milán, a las puertas de las catedrales no se publican nunca en la gran prensa ni en televisión… Es una prueba evidente de que quienes nos malgobiernan son cómplices de la invasión islamista… Una fotografia semejante sólo se publicó hace varios años en un boletín de reducidísima difusión y por subscripción: Se trata de católicos tradicionalistas que no aceptan el concilio Vaticano II. Ahora, algunos clérigos,en Milán y  en Granada, empiezan a darse cuenta del peligro mortal que representa una” religión” que se es presentada como aliada frente al “ateismo”. La actitud de un “ateo” europeo y español, como Gustavo Bueno, demuestra que muchos “ateos” y “paganos” defienden mejor a la Cristiandad y a Europa que supuestos “cristianos” como los de la “Teología de la Liberación”milan-plaza-de-la-catedral-un-viernes-dia-de-oracion-ano-2009

HISPANOS, ROMANOS, GODOS, …EUROPEOS

29 de marzo de 2008

“Quien controla el pasado… controla el presente”…

Esta idea hecha famosa por el libro “1984” de George Orwell es tan cierta que se hace absolutamente necesario para quienes hoy detentan todos los poderes, reescribir la historia según sus intereses y conveniencias. La manipulación de la historia se hace sobre todo en temas cruciales, como la segunda guerra mundial, la guerra española de 1936, la revolución bolchevique o… la caída del Imperio de Roma.

También se ha dicho que quienes no conocen su propia historia, además de perder el sentido de su orientación, pueden caer en los errores del pasado.

Dado que últimamente en España hay muchas personas influyentes decididas a reinterpretar o reinventar la historia, nos parece muy interesante reproducir parte de lo lo que ha escrito hoy el historiador  Pio Moa  en “Libertad Digital“:

Hispania y la Edad de Plata

29 de Marzo de 2008 – 10:28:05 – Pío Moa

 

La eminencia y abundancia de autores de origen hispano en la Edad de plata romana ha nutrido diversas polémicas sobre la posible españolidad de aquellos. Américo Castro, resuelto a comenzar España en la Edad Media y en relación con musulmanes y judíos, decidió que antes de la invasión árabe apenas existía nada parecido a una “forma de vida española”. Al igual que otros muchos estudiosos, Castro entiende que Marcial, Séneca, etc., pertenecen en exclusiva a la cultura romana, sin relación real de alguna densidad  con lo que hemos llegado a conocer como España. Esa idea ha sido rebatida por Sánchez Albornoz con buenos argumentos, pero el debate se ha centrado en conceptos tales como “formas de vida”, “vividura”, “herencia temperamental”, “contextura vital”, etc., un tanto difíciles de asir.  (…).

 

Pisamos terreno más firme, a mi juicio, si dejamos la consideración, no creo que falsa pero sí nebulosa, sobre el carácter nacional y buscamos otras evidencias. Todos ellos sienten el orgullo de Roma, bien expreso en Séneca, por ejemplo: “Has prestado un inmenso servicio a la ciencia romana (…); inmenso a la posteridad, a la que la verdad de los hechos, que tan cara costó a su autor, llegará incontaminada; inmenso él mismo, cuyo recuerdo se mantiene y se mantendrá mientras se valore el conocimiento de lo romano, mientras haya quien quiera (…) saber qué es un varón romano, insumiso cuando todas las cabezas estaban rendidas al yugo (…), qué es un hombre independiente por su forma de ser, por sus ideas, por sus obras”, dice a la hija de Aulo Cremucio Cordo, de memoria hoy perdida. En Marcial observamos la reivindicación de su cuna hispana (sin dejar de sentirse inmerso en la cultura latina): “Varón digno de no ser silenciado por los pueblos de la Celtiberia y gloria de nuestra Hispania, verás, Liciniano, la alta Bílbilis, famosa por sus caballos y sus armas, y el viejo Cayo con sus nieves y el sagrado Vadaverón con sus agrestes cimas y el agradable bosque del delicioso Boterdo que la fecunda Pomona ama (…) Pero cuando el blanco diciembre y el invierno destemplado rujan con el soplo del ronco Aquilón, volverás a las soleadas costas de Tarragona y a tu Laletania (Barcelona)…”. “Lucio, gloria de tu tiempo, que no consientes que el cano Cayo y nuestro Tajo cedan ante el elocuente Arpino, deja al poeta nacido en Grecia cantar a Tebas o Micenas o al puro cielo de Rodas o a los desvergonzados gimnasios de Lacedemonia, amada por Leda: nosotros, nacidos de celtas y de íberos, no nos avergonzamos de introducir en nuestros versos los nombres algo duros de nuestra tierra”. “Gloriándote tú, Carmenio, de haber nacido en Corinto –y nadie te lo niega– ¿por qué me llamas hermano si desciendo de los íberos y de los celtas y soy ciudadano del Tajo? ¿Será que nos parecemos? Pero tú paseas tus ondulados cabellos llenos de perfume mientras que los míos de hispano son hirsutos; tienes los miembros lisos por depilarlos cada día; yo, en cambio, tengo piernas y rodillas llenos de pelos; tu lengua balbucea y no tiene vigor: mi vientre, si fuera preciso, hablaría con voz más viril; no hay tanta diferencia entre la paloma y el águila ni entre la tímida gacela y el rudo león. Deja, pues, de llamarme hermano, Carmenio, o tendré que llamarte yo hermana”.

 

Estas efusiones no las encontramos en la obra conocida de los demás autores, pero es muy probable que las gentes de origen hispano formasen en Roma un grupo de afinidad y solidaridad mutua, como suele ocurrir en las grandes metrópolis y lo formaban los judíos, y seguramente también los griegos, los galos, los egipcios y tantos otros. Los hispanos eran reconocidos como tales por lo demás, incluso por su forma de hablar el latín. Cuando Marcial llegó a Roma buscó la protección de los hispanos Séneca y Lucano, y después del trágico fin de estos se dirigió a Quintiliano (así como a Plinio el Joven). Pese a la insistencia de Marcial en íberos y celtas, estos y sus viejas diferencias se iban diluyendo no ya en la cultura romana general, sino en la misma Hispania, donde, recuerda Julián Marías, existían centros como Tarragona, sedes comerciales y artísticas de gran parte de la península por encima de las antiguas divisiones tribales.

La tesis de Américo Castro resulta en extremo llamativa si tenemos en cuenta la evidencia de que el latín llegó a ser el español, y que la cultura y la religión transmitidas por Roma se convirtieron en la base misma de la cultura española posterior. Sin ellas, precisamente no podría entenderse cómo llegaría a existir una confrontación entre cristianos y musulmanes en la península ibérica. Podría discutirse interminablemente sobre la “contextura vital” española de Averroes o Maimónides (como la de Séneca o Quintiliano) olvidando la clarísima verdad de que los dos primeros ni se expresaron en una lengua latina ni pertenecieron en absoluto a la cultura española conocida por la historia, sino, precisamente, a aquella que aspiraba a destruirla y reemplazarla por otra de carácter oriental.

———

Nota de Hurania’s Weblog: La antigüedad de España es tanta como la del término Hispania. Tras las “perdida” de Hispania cuando cayó en poder de los musulmanes, los hispanogodos, ya fundidos con los hispano-romanos, la re-conquistaron, es decir la recuperaron… en una empresa que culminó en 1492 con la toma de Granada.   Esta historia no es del agrado de los “progres” amigos del “moro” y por eso tratan de cambiarla. Para algunos ingenuos, España nace en 1808… y así reniegan de las grandes gestas de las Hispanias. …¿A quién sirven esas “teorías”? Va a resultar que para los “progres” su patria está en Africa o.. en La Meca…

 

 


A %d blogueros les gusta esto: