Archive for the ‘HITLER’ Category

…SE INTENTÓ MATAR DE HAMBRE A ALEMANIA

12 de abril de 2012

http://mises.org/daily/4308

En la dirección de arriba se informa de cómo en el siglo XX, reiteradamente se intentó destruir a Alemania mediante el genocidio, siendo éste un tema tabú silenciado en todos los medios de comunicación…desde 1945. Seguidamente publicamos la citada información en versión original:

The Blockade and Attempted Starvation of Germany

Mises Daily:Friday, May 07, 2010 by

[The Politics of Hunger: Allied Blockade of Germany, 1915-1919 • By C. Paul Vincent • Ohio University Press (1985) • 185 pages. This review was first published in the Review of Austrian Economics 3, no. 1.]

The Politics of Hunger: Allied Blockade of Germany, 1915-1919

States throughout history have persisted in severely encumbering and even prohibiting international trade. Seldom, however, can the consequences of such an effort — the obvious immediate results as well as the likely long-range ones — have been as devastating as in the case of the Allied (really, British) naval blockade of Germany in the First World War. This hunger blockade belongs to the category of forgotten state atrocities of the twentieth century. (Similarly, who now remembers the tens of thousands of Biafrans starved to death during the war of independence through the policy of the Nigerian generals supported by the British government?) Thus, C. Paul Vincent, a trained historian and currently library director at Keene State College in New Hampshire, deserves our gratitude for recalling it to memory in this scholarly and balanced study.

Vincent tellingly recreates the atmosphere of jubilation that surrounded the outbreak of the war that was truly the fateful watershed of the twentieth century. While Germans were overcome by an almost mystical sense of community (the economist Emil Lederer declared that now Gesellschaft [Society] had been transformed into Gemeinschaft [Community]), the British gave themselves over to their own patented form of cant. The socialist and positivist utopian H.G. Wells, for instance, gushed: “I find myself enthusiastic for this war against Prussian militarism. … Every sword that is drawn against Germany is a sword drawn for peace.” Wells later coined the mendacious slogan “the war to end war.”

As the conflict continued, the state-socialist current that had been building for decades overflowed into massive government intrusions into every facet of civil society, especially the economy. The German Kriegssozialismus that became a model for the Bolsheviks on their assumption of power is well known, but, as Vincent points out: “the British achieved control over their economy unequaled by any of the other belligerent states.”

Everywhere state seizure of social power was accompanied and fostered by propaganda drives unparalleled in history to that time. In this respect, the British were very much more successful than the Germans, and their masterly portrayal of the “Huns” as the diabolical enemies of civilization, perpetrators of every imaginable sort of “frightfulness,”[1] served to mask the single worst example of barbarism in the whole war, aside from the Armenian massacres.

This was what Lord Devlin frankly calls “the starvation policy” directed against the civilians of the Central Powers (particularly Germany),[2] the plan that aimed, as Winston Churchill, First Lord of the Admiralty in 1914 and one of the framers of the scheme, admitted, to “starve the whole population — men, women, and children, old and young, wounded and sound — into submission.”[3]

The British policy was in contravention of international law on two major points.[4] First, in regard to the character of the blockade, it violated the Declaration of Paris of 1856, which Britain itself had signed, and which, among other things, permitted “close” but not “distant” blockades. A belligerent was allowed to station ships near the three-mile limit to stop traffic with an enemy’s ports; it was not allowed simply to declare areas of the high seas comprising the approaches to the enemy’s coast to be off-limits.

This is what Britain did on November 3,1914, when it announced, allegedly in response to the discovery of a German ship unloading mines off the English coast, that henceforth the whole of the North Sea was a military area, which would be mined and into which neutral ships proceeded “at their own peril.” Similar measures in regard to the English Channel insured that neutral ships would be forced to put into British ports for sailing instructions or to take on British pilots. During this time they could easily be searched, obviating the requirement of searching them on the high seas.

This introduces the second and even more complex question: that of contraband. Briefly, following the lead of the Hague Conference of 1907, the Declaration of London of 1909 considered food to be “conditional contraband,” that is, subject to interception and capture only when intended for the use of the enemy’s military forces. This was part of the painstaking effort, extending over generations, to strip war of its most savage aspects by establishing a sharp distinction between combatants and noncombatants. Among the corollaries of this was that food not intended for military use could legitimately be transported to a neutral port, even if it ultimately found its way to the enemy’s territory. The House of Lords had refused its consent to the Declaration of London, which did not, consequently, come into full force. Still, as the US government pointed out to the British at the start of the war, the declaration’s provisions were in keeping “with the generally recognized principles of international law.” As an indication of this, the British admiralty had incorporated the Declaration into its manuals.

The British quickly began to tighten the noose around Germany by unilaterally expanding the list of contraband and by putting pressure on neutrals (particularly the Netherlands, since Rotterdam more than any other port was the focus of British concerns over the provisioning of the Germans) to acquiesce in its violations of the rules. In the case of the major neutral, the United States, no pressure was needed. With the exception of the beleaguered secretary of state, William Jennings Bryan, who resigned in 1915, the American leaders were amazingly sympathetic to the British point of view. For example, after listening to complaints from the Austrian ambassador on the illegality of the British blockade, Colonel House, Wilson’s intimate advisor on foreign affairs, noted in his diary: “He forgets to add that England is not exercising her power in an objectionable way, for it is controlled by a democracy.”[5]

The Germans responded to the British attempt to starve them into submission by declaring the seas around the British Isles a “war zone.” Now the British openly announced their intention of impounding any and all goods originating in or bound for Germany. Although the British measures were lent the air of reprisals for German actions, in reality the great plan was hatched and pursued independently of anything the enemy did or refrained from doing:

The War Orders given by the Admiralty on 26 August [1914] were clear enough. All food consigned to Germany through neutral ports was to be captured and all food consigned to Rotterdam was to be presumed consigned to Germany. … The British were determined on the starvation policy, whether or not it was lawful.[6]

The effects of the blockade were soon being felt by the German civilians. In June 1915, bread began to be rationed. “By 1916,” Vincent states, “the German population was surviving on a meager diet of dark bread, slices of sausage without fat, an individual ration of three pounds of potatoes per week, and turnips,” and that year the potato crop failed. The author’s choice of telling quotations from eye witnesses helps to bring home to the reader the reality of a famine such as had not been experienced in Europe outside of Russia since Ireland’s travail in the 1840s. As one German put it: “Soon the women who stood in the pallid queues before shops spoke more about their children’s hunger than about the death of their husbands.”

An American correspondent in Berlin wrote:

Once I set out for the purpose of finding in these food-lines a face that did not show the ravages of hunger. … Four long lines were inspected with the closest scrutiny. But among the 300 applicants for food there was not one who had had enough to eat for weeks. In the case of the youngest women and children the skin was drawn hard to the bones and bloodless. Eyes had fallen deeper into the sockets. From the lips all color was gone, and the tufts of hair which fell over the parchmented faces seemed dull and famished — a sign that the nervous vigor of the body was departing with the physical strength.

Vincent places the German decision in early 1917 to resume and expand submarine warfare against merchant shipping — which provided the Wilson administration with its final pretext for entering the war — in the framework of collapsing German morale. The German U-boat campaign proved unsuccessful and, in fact, by bringing the United States into the conflict, aggravated the famine.

“Soon the women who stood in the pallid queues before shops spoke more about their children’s hunger than about the death of their husbands.”

“Wilson ensured that every loophole left open by the Allies for the potential reprovisioning of Germany was closed … even the importation of foodstuffs by neutrals was prevented until December 1917.” Rations in Germany were reduced to about one thousand calories a day. By 1918, the mortality rate among civilians was 38 percent higher than in 1913; tuberculosis was rampant, and, among children, so were rickets and edema. Yet, when the Germans surrendered in November 1918, the armistice terms, drawn up by Clemenceau, Foch, and Pétain, included the continuation of the blockade until a final peace treaty was ratified.

In December 1918, the National Health Office in Berlin calculated that 763,000 persons had died as a result of the blockade by that time; the number added to this in the first months of 1919 is unknown.[7] In some respects, the armistice saw the intensification of the suffering, since the German Baltic coast was now effectively blockaded and German fishing rights in the Baltic annulled.

One of the most notable points in Vincent’s account is how the perspective of “zoological” warfare, later associated with the Nazis, began to emerge from the maelstrom of ethnic hatred engendered by the war. In September 1918, one English journalist, in an article titled “The Huns of 1940,” wrote hopefully of the tens of thousands of Germans now in the wombs of famished mothers who “are destined for a life of physical inferiority.”[8] The “famous founder of the Boy Scouts, Robert Baden-Powell, naively expressed his satisfaction that the German race is being ruined; though the birth rate, from the German point of view, may look satisfactory, the irreparable harm done is quite different and much more serious.”

Against the genocidal wish-fantasies of such thinkers and the heartless vindictiveness of Entente politicians should be set the anguished reports from Germany by British journalists and, especially, army officers, as well as by the members of Herbert Hoover’s American Relief Commission. Again and again they stressed, besides the barbarism of the continued blockade, the danger that famine might well drive the Germans to Bolshevism. Hoover was soon persuaded of the urgent need to end the blockade, but wrangling among the Allies, particularly French insistence that the German gold stock could not be used to pay for food, since it was earmarked for reparations, prevented action.

In early March 1919, General Herbert Plumer, commander of the British Army of Occupation, informed Prime Minister Lloyd George that his men were begging to be sent home; they could no longer stand the sight of “hordes of skinny and bloated children pawing over the offal” from the British camps. Finally, the Americans and British overpowered French objections, and at the end of March, the first food shipments began arriving in Hamburg. But it was only in July, after the formal German signature to the Treaty of Versailles, that the Germans were permitted to import raw materials and export manufactured goods.

Besides the direct effects of the British blockade, there are the possible indirect and much more damaging effects to consider. A German child who was ten years old in 1918, and who survived, was twenty-two in 1930. Vincent raises the question of whether the miseries and suffering from hunger in the early, formative years help account to some degree for the enthusiasm of German youth for Nazism later on. Drawing on a 1971 article by Peter Loewenberg, he argues in the affirmative.[9] Loewenberg’s work, however, is a specimen of psychohistory and his conclusions are explicitly founded on psychoanalytic doctrine.

Although Vincent does not endorse them unreservedly, he leans toward explaining the later behavior of the generation of German children scarred by the war years in terms of an emotional or nervous impairment of rational thought. Thus, he refers to “the ominous amalgamation of twisted emotion and physical degradation, which was to presage considerable misery for Germany and the world” and which was produced in large part by the starvation policy.

But is such an approach necessary? It seems perfectly plausible to seek for the mediating connections between exposure to starvation (and the other torments caused by the blockade) and later fanatical and brutal behavior in commonly intelligible (though, of course, not thereby justifiable) human attitudes generated by the early experiences. These attitudes would include hatred, deep-seated bitterness and resentment, and a disregard for the value of life of “others” because the value of one’s “own” life had been so ruthlessly disregarded.

A starting point for such an analysis could be Theodore Abel’s 1938 work, Why Hitler Came into Power: An Answer Based on the Original Life Stories of Six Hundred of His Followers. Loewenberg’s conclusion after studying this work is that “the most striking emotional affect expressed in the Abel autobiographies are the adult memories of intense hunger and privation from childhood.”[10] An interpretation that would accord the hunger blockade its proper place in the setting for the rise of Nazi savagery has no particular need for a psychoanalytical or physiological underpinning.

Occasionally Vincent’s views on issues marginal to his theme are distressingly stereotyped: he appears to accept an extreme Fischer-school interpretation of guilt for the origin of the war as adhering to the German government alone, and, concerning the fortunes of the Weimar Republic, he states: “That Germany lost this opportunity is one of the tragedies of the twentieth century. … Too often the old socialists seemed almost terrified of socialization.”

The cliché that, if only heavy industry had been socialized in 1919, then German democracy could have been saved, was never very convincing.[11] It is proving less so as research begins to suggest that it was precisely the Weimar system of massive state intervention in the labor markets and the advanced welfare-state institutions (the most “progressive” of their time) that so weakened the German economy that it collapsed in the face of the Great Depression.[12] This collapse, particularly the staggering unemployment that accompanied it, has long been considered by scholars to have been a major cause of the Nazi rise to power in 1930–33.

These are, however, negligible points in view of the service Vincent has performed both in reclaiming from oblivion past victims of a murderous state policy and in deepening our understanding of twentieth-century European history. There has recently occurred in the Federal Republic of Germany a “fight of historians” over whether the Nazi slaughter of the European Jews should be viewed as “unique” or placed within the context of other mass murders, specifically the Stalinist atrocities against the Ukrainian peasantry.[13] Vincent’s work suggests the possibility that the framework of the discussion ought to be widened more than any of the participants has so far proposed.

_____

Ralph Raico, Professor Emeritus in European history at Buffalo State College is a senior fellow of the Mises Institute. He is a specialist on the history of liberty, the liberal tradition in Europe, and the relationship between war and the rise of the state. He is the author of The Place of Religion in the Liberal Philosophy of Constant, Tocqueville, and Lord Acton. You can study the history of civilization under his guidance here: MP3-CD and Audio Tape. Send him mail. See Ralph Raico’s article archives.

This review was first published in the Review of Austrian Economics 3, no. 1.

Comment on the blog.

You can subscribe to future articles by Ralph Raico via this RSS feed.

Notes

[1] Cf. H.C. Peterson, Propaganda for War. The Campaign against American Neutrality, 1914–1917 (Norman, Okla.: University of Oklahoma Press, 1939), especially pp. 51-70, on propaganda regarding German “atrocities.”

[2] Patrick Devlin, Too Proud to Fight: Woodrow Wilson’s Neutrality (New York: Oxford University Press, 1975), pp. 193–98.

[3] Cited in Peterson, Propaganda, p. 83.

[4] Cf. Devlin, Too Proud to Fight, pp. 158–67,191–200; and Thomas A. Bailey and Paul B. Ryan, The Lusitania Disaster: An Episode in Modern Warfare and Diplomacy (New York: Free Press, 1975), pp. 27–33.

[5] Cited in Walter Millis, Road to War: America, 1914–1917 (Boston: Houghton Mifflin, 1935), p. 84. The US government’s bias in favor of the Allied cause is well documented. Thus, even such an “establishment” diplomatic historian as the late Thomas A. Bailey, in his A Diplomatic History of the American People, 9th ed. (Englewood Cliffs, N.J.: Prentice-Hall, 1974), p. 572, states: “The obvious explanation of America’s surprising docility [in the face of British violations of neutrals’ rights] is that the Wilson administration was sympathetic with the Allies from the beginning.” The partisanship of Wilson, his advisor Colonel House, Secretary of State Robert Lansing, and, especially, the American ambassador to England, Walter Hines Page, is highlighted in Bailey’s even-handed account of the entry of the United States into the war (pp. 562–95). The reader may find it an interesting exercise to compare Bailey’s treatment with that from a newer generation of “establishment” authority, Robert H. Ferrell, American Diplomacy: A History, 3rd ed. (New York: Norton, 1975), pp. 456–74. Ferrell gives no hint of the administration’s bias toward Britain. Of the notorious British propaganda document luridly detailing the nonexistent German atrocities in Belgium, he writes: “It is true that in the light of postwar investigation the veracity of some of the deeds instanced in the Bryce Report has come into question” (p. 462). (On the Bryce Report, see Peterson, Propaganda, pp. 53-58, and Phillip Knightley, The First Casualty [New York: Harcourt Brace Jovanovich, 1975], pp. 83–84.) Ferrell’s account could itself pass muster as somewhat refined Entente propaganda. Lest American college students miss the moral of his story, he ends with the assertion: “It was certainly in the interest of national security to go to war … logic demanded entrance.”

[6] Devlin, Too Proud to Fight, pp. 193, 195.

[7] The British historian Arthur Bryant, writing in 1940, put the figure even higher, at 800,000 for the last two years of the blockade, “about fifty times more than were drowned by submarine attacks on British shipping.” Cited in J.F.C. Fuller, The Conduct of War, 1789–1961 (London: Eyre & Spottiswoode, 1961), p. 178.

[8] F.W. Wile, “The Huns of 1940,” Weekly Dispatch, September 8,1918. Vincent notes that he is citing the article from a book published in Stuttgart in 1940.

[9] Peter Loewenberg, “The Psychohistorical Origins of the Nazi Youth Cohorts,” American Historical Review 76, no. 5 (December 1971): 1457–502. Loewenberg writes, for instance:

The war and postwar experiences of the small children and youth of World War I explicitly conditioned the nature and success of National Socialism. The new adults who became politically effective after 1929 and who filled the ranks of the SA and the other paramilitary party organizations … were the children socialized in the First World War. (p. 1458)

[10] Ibid., p. 1499.

[11] The leading advocate of socialization in Germany after the war was Emil Lederer, whose remarks about Gemeinschaft and Gesellschaft were cited previously. He denied, however, that the socialized economy would be more productive than capitalism. See Karl Pribram, A History of Economic Reasoning (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1983), p. 382.

[12] The recent debate among German economic historians on this question is discussed in Jürgen von Kruedener, “Die Überforderung der Weimarer Republik als Sozialstaat,” Geschichte und Gesellschaft 11, no. 3 (1985): 358-76.

[13] Historiker- “Streit.” Die Dokumentation der Kontroverse um die Einzigartigkeit der nationalsozialistischen Judenvernichtung (Munich: Piper, 1987).

===

TRADUCCIóN AL CASTELLANO:

Los estados a lo largo de la historia han persistido en dificultar severamente e incluso prohibir el comercio internacional. Sin embargo, casi nunca las consecuencias de dicho intento (tanto en los resultados evidentes inmediatos como probablemente en los de largo plazo) pueden haber sido tan devastadoras como en el casi del bloqueo naval aliado (realmente británico) a Alemania en la Primera Guerra Mundial. Este bloqueo de hambre pertenece a la categoría de las atrocidades estatales olvidadas del siglo XX. (Igualmente, ¿quién recuerda hoy a las decenas de biafreños muertos por hambre durante la guerra de independencia por la política de los generales nigerianos apoyados por el gobierno británico?) Así, C. Paul Vincent, un veterano historiador y actualmente director de la biblioteca, en el Keene State College en New Hampshire, merece nuestra gratitud por traerlo a la memoria en este estudio erudito y equilibrado.
Vincent recrea eficazmente la atmósfera de júbilo que rodeó al estallido de la guerra que fue en realidad el hito funesto del siglo XX. Mientras que los alemanes estaban poseídos por un sentido casi místico de comunidad (el economista Emil Lederer declaraba que ahora la Gesellschaft [sociedad] se había transformado en Gemeinschaft[comunidad]), los británicos se entregaban a propia forma patentada de hipocresía. El socialista y utópico positivista H.G. Wells, por ejemplo, decía efusivamente: “Me encuentro entusiasmado por esta guerra contra el militarismo prusiano. (…) Toda espada que se empuñe contra Alemania, es una espada que se empuña por la paz”. Well acuñó más tarde el falso lema: “la guerra para acabar con la guerra”.
Mientras continuaba el conflicto, el actual estado socialista que se había venido construyendo durante décadas se desbordó con masivas intrusiones del gobierno en todas las facetas de la sociedad civil, especialmente en la economía. El Kriegssozialismusalemán que se convertiría en un modelo para los bolcheviques en su ascenso al poder es bien conocido, pero, como apunta Vincent: “los británicos alcanzaron un control sobre toda la economía sin parangón con ningún otro estado beligerante”.
En todas partes la apropiación del poder social por el estado estaba acompañada y estimulada por labores de propaganda sin precedentes en la historia. A este respecto, los británicos tuvieron mucho más éxito que los alemanes y su magistral retrato de los “hunos”como diabólicos enemigos de la civilización, perpetradores de todo tipo de“horror” imaginable,[1]servía para enmascarar el peor ejemplo de barbarie de toda la guerra, aparte de las masacres armenias.
A éste lo llama abiertamente Lord Devlin, “la política del hambre”, dirigida contra los civiles de las Potencias Centrales (particularmente Alemania),[2] el plan que se dirigía, como admitía Winston Churchill, Primer Lord del Almirantazgo en 1914 y uno de los redactores del plan, a “hacer pasar hambre a toda la población (hombres, mujeres y niños, jóvenes y viejos, heridos y sanos) para que se rinda”.[3]
La política británica contradecía el derecho internacional en dos puntos principales.[4]Primero, respecto del carácter del bloqueo, violaba la Declaración de París de 1856, que había firmado la propia Gran Bretaña y que, entre otras cosas, permitía bloqueos “cercanos”, pero no “distantes”. Se permitía a un beligerante estacionar buques cerca del límite de las tres millas para detener el tráfico con puertos enemigos; no se permitía sencillamente declarar áreas de alta mar que incluyeran las aproximaciones a la costa enemiga fuera de esos límites.
Eso es lo que hizo Gran Bretaña el 3 de noviembre de 1914, cuando anunció, supuestamente en respuesta al descubrimiento de un barco alemán desplegando minas cerca de la costa inglesa, que desde entonces todo el Mar del Norte era área militar, que podía minarse y en la que los barcos neutrales actuarían “bajo su propio riesgo”. Medidas similares respecto del Canal de la Mancha aseguraban que los barcos neutrales se vieran obligados a arribar a puertos ingleses para recibir instrucciones de navegación o recoger pilotos ingleses. Durante este periodo podían ser revisados, evitando el requisito de buscarlos en alta mar.
Eso introduce la segunda y aún más compleja cuestión: la del contrabando. En pocas palabras, siguiendo el camino de la Conferencia de La Haya de 1907, la Declaración de Londres de 1909 consideraba que la comida era “contrabando condicional”, es decir, estaba sujeta a intercepción y captura solo cuando s dirigía al uso de las fuerzas militares del enemigo. Esto era parte del meticuloso trabajo, extendido durante generaciones, de quitar a la guerra sus aspectos más salvajes estableciendo una clara distinción entre combatientes y no combatientes. Entre los corolarios de esto estaba que la comida que no tuviera un uso militar podía transportarse legítimamente a un puerto neutral, incluso si acabara llegando al territorio enemigo. La Cámara de los Lores había rechazado dar su consentimiento a la Declaración de Londres, que, en consecuencia, no tenía vigencia plena. Aún así, como apuntó el gobierno de EEUU al británico al inicio de la guerra, las provisiones de la declaración en general seguían “los principios generalmente reconocidos del derecho internacional”. Como una indicación de esto, el almirantazgo inglés había incorporado la Declaración a sus manuales.
Los británicos empezaron pronto a apretar el dogal alrededor de Alemania expandiendo unilateralmente la lista del contrabando y presionando a los neutrales (especialmente a Holanda, ya que Rotterdam, más que ningún otro puerto, era el foco de las preocupaciones inglesas respecto del aprovisionamiento de los alemanes) para que consintieran sus violaciones de las leyes. En el caso del neutral más importante, Estados Unidos, no hizo falta ninguna presión. Con la excepción del atribulado secretario de estado, William Jennings Bryan, que dimitió en 915, los líderes estadounidenses fueron asombrosamente simpatizantes con el punto de vista británico. Por ejemplo, después de escuchar las quejas del embajador austriaco sobre la legalidad del bloqueo británico, el coronel House, el íntimo asesor de Wilson en asuntos exteriores, apuntaba en su diario: “Olvida añadir que Inglaterra no está ejercitando su poder de una forma objetable, pues está controlada por una democracia”.[5]
Los alemanes respondieron al intento británico rendirles por hambre declarando a los mares alrededor de las Islas Británicas como “zona de guerra”. Entonces los británicos anunciaron abiertamente su intención de incautarse de todos y cada uno de los bienes originados o en camino hacia Alemania. Aunque a las medidas británicas se les dio el aspecto de represalias por las acciones alemanas, en realidad el gran plan se habría urdido y realizado independientemente de cualquier cosa que hiciera o dejara de hacer el enemigo:
Las Órdenes de Guerra del Almirantazgo del 26 de agosto [de 1914] eran muy claras. Iba a capturarse toda la comida consignada a Alemania a través de puertos neutrales e iba a considerarse que toda la comida consignada a Rotterdam estaba consignada a Alemania. (…) Los británicos estaban determinados en su política del hambre, fuera ajustada a derecho o no.[6]
Los efectos del bloqueo se sintieron pronto entre los civiles alemanes. En junio de 1915, el pan empezó a estar racionado. “En 1916”, dice Vincent, “la población alemana sobrevivía con una mísera dieta de pan negro, rodajas de salchichas sin grasa, una ración individual de tres libras de patatas por semana y nabos” y en ese año se perdió la cosecha de patatas. La elección del autor de contar citas de testigos oculares para llevar al lector la realidad de una hambruna como no se había experimentado en Europa fuera de Rusia desde las tribulaciones irlandesas de la década de 1840. Como decía un alemán: “Pronto las mujeres que esperaban en las pálidas colas hablaron más del hambre de sus hijos que de la muerte de sus maridos.
Un corresponsal estadounidense en Berlín escribía:
Una vez salí con el propósito de encontrar en estas colas de comida una cara que no mostrara los estragos del hambre. (…) Inspeccioné con cuidado cuatro largas colas. Pero entre los 300 buscadores de comida no había nadie que hubiera tenido suficiente para comer durante semanas. En el caso de las mujeres y niños más jóvenes, la piel se había pegado a los huesos y no tenía sangre. Los ojos se habían hundido en las cuencas. Había desparecido todo el color en los labios, y los mechones de pelo que caían sobre las caras apergaminadas parecían lacios y famélicos (una señal de que el vigor nervioso del cuerpo desaparecía con la fortaleza física).
Vincent pone la decisión alemana de principios de 1917 de reanudar y extender la guerra submarina contra la marina mercante (que proporcionó a la administración Wilson su pretexto final para entrar en guerra) en el marco del desmoronamiento de la moral alemana. La campaña de los U-boat alemanes resultó un fracaso y, de hecho, al hacer entrar a Estados Unidos en el conflicto, agravó la hambruna.
“Wilson garantizó que se cerrara toda laguna jurídica dejada abierta por los aliados (…) incluso la importación de alimentos por los neutrales se prohibió hasta diciembre de 1917”. Las raciones en Alemania se redujeron a alrededor de mil calorías por día. En 1918, la tasa de mortalidad entre los civiles en un 38% mayor que la de 1913, proliferaba la tuberculosis y, entre los niños, también el raquitismo y los edemas. Aún así, cuando los alemanes se rindieron en noviembre de 1918, los términos del armisticio, redactados por Clemenceau, Foch y Pétain, incluían la continuación del bloqueo hasta que se ratificara el tratado final de paz.
En diciembre de 1918, la Oficina de Salud Nacional en Berlín calculaba que 763.000 personas habían muerto hasta entonces como consecuencia del bloqueo: la cifra adicional a ésta en los primeros meses de 1919 se desconoce.[7] En algunos aspectos, el armisticio supuso la intensificación del sufrimiento, ya que la costa alemana del Báltico estaba ahora efectivamente bloqueada y anulados los derechos de pesca en el Báltico.
Uno de los puntos más notables en la explicación de Vincent es cómo la perspectiva de una guerra “zoológica”,luego asociada con los nazis, empezó a aparecer en la vorágine del odio étnico engendrado por la guerra. En septiembre de 1918, un periodista inglés, en un artículo titulado “Los hunos de 1940”, escribía con optimismo de las decenas de miles de alemanes ahora en los vientres de mujeres famélicas que “están destinados a una vida de inferioridad física”.[8] El“famoso fundador de los boy-scouts, Robert Baden-Powell, expresaba ingenuamente su satisfacción de que la raza alemana fuera arruinada: aunque la tasa de natalidad, desde el punto de vista alemán, pueda parecer satisfactoria, el daño irreparable producido es bastante distinto y mucho más serio”.
Frente a las fantasías genocidas de esos pensadores y el despiadado rencor de los políticos de la Entente deberían considerarse los angustiosos reportajes de periodistas y, especialmente, oficiales británicos del ejército desde Alemania, así como de miembros de la American Relief Commission de Herbert Hoover. Una y otra vez destacaban, aparte de la barbarie del continuo bloqueo, el peligro de que la hambruna bien puedira empujar a los alemanes hacia el bolchevismo. Hoover se vio en seguida convencido de la urgente necesidad de acabar con el bloqueo, pero las disputas entre los aliados, particularmente la insistencia francesa en que las existencias de oro no podrían usarse para pagar alimentos, pues estaban destinadas a las indemnizaciones, impidieron actuar.
A principios de marzo de 1919, el general Herbert Plumer, comandante del Ejército Británico de Ocupación, informaba al Primer Ministro Lloyd George que sus hombres demandaban volver a casa: ya no podían soportar la vista de “hordas de niños flacos e hinchados buscando entre los desperdicios” de los campos británicos. Por fin, estadounidenses y británicos superaron las objeciones francesas y a finales de marzo, empezaron a llegar los primeros cargamentos de comida a Hamburgo. Pero solo fue en julio, después de la firma formal alemana del Tratado de Versalles, cuando se permitió a los alemanes importar materias primas y exportar bienes manufacturados.
Aparte de los efectos directos del bloqueo británico, hay posibles efectos indirectos y mucho más dañinos a considerar. Un niño alemán que tuviera 10 años en 1918 y sobreviviera, tendría 22 en 1930. Vincent plantea la pregunta de si las miserias y sufrimientos por el hambre en Alemania en los primeros años de formación contribuyen a explicar en alguna medida el entusiasmo de la juventud alemana por el nazismo posterior. Partiendo de un artículo de 1971 de Peter Loewenberg, argumenta positivamente.[9]Sin embargo, la obra de Loewenberg es una especie de psicohistoria y sus conclusiones se basan explícitamente en la doctrina psicoanalítica.
Aunque Vincent no las apoye sin reservas, se inclina a explicar el comportamiento posterior de la generación de niños alemanes marcados por los años de la guerra en términos de dificultades emocionales o nerviosas para pensar racionalmente. Así, se refiere a “la ominosa amalgama de emoción retorcida y degradación física, que iba a presagiar una considerable miseria para Alemania y el mundo” y que fue producida en buena medida por la política de hambre.
¿Pero es necesaria una aproximación así? Parece perfectamente factible buscar las conexiones que median entre la exposición al hambre (y los demás tormentos causados por el bloqueo) y el posterior comportamiento fanático y brutal en actitudes humana comúnmente comprensibles (aunque, por supuesto, no por eso justificables) generadas por experiencias anteriores. Estas actitudes incluirían el odio, una profunda amargura y resentimiento y un desprecio por el valor de la vida de “otros”,porque el valor de la “propia” vida hubiera sido despreciado tan despiadadamente.
Un punto de partida para un análisis así podría ser la obra de Theodore Abel de 1938, Why Hitler Came into Power: An Answer Based on the Original Life Stories of Six Hundred of His Followers. La conclusion de Loewenberg después de estudiar esta obra es que “el más sorprendente afecto emocional expresado en las autobiografías de Abel son los recuerdos de adultos de la intensa hambre y privaciones de la infancia”.[10]Una interpretación que pondría al bloqueo del hambre en su lugar apropiado en la aparición del salvajismo nazino tiene ninguna necesidad particular de un fundamento psicoanalítico o fisiológico.
De vez en cuando, las opiniones de Vincent en temas marginales a éste son lamentablemente estereotipadas: parece aceptar una interpretación extrema de la escuela de Fischer de la culpabilidad del origen de la guerra como atribuible solo al gobierno alemán y, respecto de la fortuna de la República de Weimar, dice: “Que Alemania perdiera su oportunidad es una de las tragedias del siglo XX. (…) demasiado a menudo los viejos socialistas parecieron casi aterrorizados ante la socialización”.
El tópico de que si se hubiera socializado la industria pesada en 1919 la democracia alemana podía haberse salvado, nunca fue muy convincente.[11]Cada vez resulta serlo menos ya que la investigación empieza a sugerir que fue precisamente el sistema de Weimar de intervención masiva del estado en los mercados laborales y la extensión de las instituciones del estado del bienestar (el más “progresista” de su tiempo) el que debilitó la economía alemana que se desplomaba ante la Gran Depresión.[12]Este desplome, particularmente el asombroso desempleo que lo acompañó, ha sido considerado desde hace mucho por los investigadores como la mayor causa del ascenso nazi al poder en 1930-33.
Son sin embargo, puntos mínimos a la vista del servicio que ha proporcionado Vincent tanto el rescatar del olvido a las víctimas de una política asesina de estado y en profundizar en nuestra comprensión de la historia europea del siglo XX. Se ha producido recientemente en la República Federal de Alemania una “lucha de historiadores”sobre si la matanza nazi de judíos europeos debería considerarse como “única” o ubicarse dentro del contexto de las matanzas masivas, en concreto las atrocidades estalinistas contra el campesinado ucraniano.[13] La obra de Vincent sugiere la posibilidad de que el marco de la discusión tendría que ampliarse más de lo que haya propuesto hasta ahora cualquiera de los participantes.
Ralph Raico es miembro senior del Instituto Mises. Es profesor de Historia Europea en el Buffalo State College y especialista en la historia de la libertad, la tradición liberal en Europa y la relación entre la guerra y al aumento del estado. Es autor de The Place of Religion in the Liberal Philosophy of Constant, Tocqueville, and Lord Acton.Puede estudiarse la historia de la civilización bajo su guía aquí: en MP3-CD y en casete.
Esta reseña se publicó por primera vez en la Review of Austrian Economics 3, nº 1.
===
NOTA de Tresmontes: La versión en lengua española del post publicado por
Ludwig von Mises Institute la hemos tomado del blog FILOSOFÍA CRíTICA.

FELIZ NAVIDAD !!!

24 de diciembre de 2010

Freikorps ó CUERPOS FRANCOS hacia el III Reich

6 de agosto de 2010

Un historiador jóven y valiente, del cual no suelen hablar los grandes medios de “in-comunicación”…, debido precisamente a que lo que escribe es muy diferente a lo que publica su pariente,  escritor y exmiembro del PCE (evidentemente nos referimos a Jorge Semprún, que utilizó el pseudónimo de Feredico Sánchez).

El autor que nos interesa  es José Semprún. Hemos conocido su  última obra “Los Cuerpos Francos, el camino al III Reich” [Freikorps] a través de dos fuentes:una es minuto digital, y la otra, es el blog de juan fernández krohn, cuyo post reproducimos seguidamente:

Habían pasado grosso modo veinticinco años sin volver a verle, pero no fallé en reconocerle desde del primer golpe de vista, al cruzarmelo ayer en plena calle, en mi primer día de estancia en Madrid de la visita de breves días que ahora inicio, y me refiero a mi viejo amigo de los tiempos de la Universidad -por más que militásemos en grupos diferentes-, José Semprún del que ignoraba (palabra) su importante obra editorial de corte histórico que descubro ahora por vez primera de ojos absortos.

José Semprún, de un increíble parecido físico -mucho mayor ahora que en los años aquellos cuando le traté- con su tío, el antiguo ministro de cultura (PSOE) Jorge Semprún del que se vio siempre situado por razones familiares además de ideológicas en el otro bando de la linea divisoria (invisible) de trincheras heredada de la guerra civil española -“la otra rama de la familia” como lo describía él ayer en nuestro breve encuentro- se ve convertido hoy, me doy cuenta ahora, en un nombre importante e insoslayable de la historiografía española políticamente incorrecta en temas siempre en ascuas como el genio militar de Franco, la historia de la guerra civil desde una óptica militar, la guerra de independencia americana desde el punto de vista -silenciado implacablemente durante dos siglos- del bando favorable a la causa de España en América y el capitulo crucial de la historia del siglo XX en el periodo de la entreguerras reservado a los cuerpos francos (frei korps), que jugarían un papel crucial en el advenimiento del III Reich y vendrían a ser fatalmente chivo expiatorio -me refiero al grueso de sus miembros y dirigentes- de la tensiones y contradicciones internas del régimen nacional socialista con ocasión de la noche de los cuchillos largos (en el 34)

Los cuerpos francos (frei korps) que dieron su nombre a las unidades de reservistas y voluntarios que hicieron frente al desmembramiento del estado prusiano/alemán tras la derrota en la Gran Guerra (del 14-18) y al estallido de la revolución bolchevique en la Unión Soviética, en fase (amenazante) de expansión puertas afuera desde el día siguiente del final de la primera guerra mundial, son punto fuerte de la literatura de corte histórico -de un innegable sello neoromántico sobre el tema- que habrá florecido durante décadas, y en las que sus protagonistas se verían invariablemente presentados bajo los trazos de héroes idealistas desarraigados y de hombres de acción sin escrúpulos y sin convicciones (fijas) a la vez, condenados a a arrastrar fatalmente el sambenito de “reprobados” y de “malditos” en la memoria colectiva y en particular en los países de lengua y cultura alemana antes y despues del 45.

Semprún que es español -como yo- y del que desconozco en principio el menor lazo de filiación o ascendencia alemana, es sin duda un claro exponente de ese interés legítimo en muchos españoles por la historia de la segunda guerra mundial y en particular del III Reich y del nacionalsocialismo, hilo conductor como lo seria, de una tareas de búsqueda e indagación sobre el tema que se vería plasmado en las útimas décadas en trabajos de innegable valor y calidad literaria innegable a la vez como la obra que aquí abordamos, y rica además en enseñanzas de la gran lección de historia universal que supondría la derrota alemana.

Los pueblos que no aprenden de la historia esta condenados a repetirla. Y es evidente que la derrota alemana encierra hoy como ayer todo tipo de moralejas y ofrece pasto inagotable a la formulación de conclusiones, tanto de orden prático como teóricas. Para no repetir los mismos errores setenta años después aunque solo sea (…)
Hace ya un rato que la historiografía de la segunda guerra mundial dejó de ser un tabú espesos en Alemania y paso a ser al contrario campo libre de de investigación por lo menos en muchos de su capítulos.

Y fue concretamente la llamada querella de los historiadores alemanes -“historikerstreit”- en los años que precedieron inmediatamente a la caída del muro, el detonante en el giro drástico y decisivo en materia historiográfica que sentaría un precedente marcando a la vez rumbos a las nuevas tendencias historiográficas en la materia, gracias al protagonismo y a la pluma de algunos hombres ilustres de la historiografía contemporánea y entre los que destacaría en particular el escritor y catedrático “emérito” (jubilado) Ernst Nolte de cuya amistad me precio desde hace ya bastantes años.

La gran polémica sobre la historia de la segunda guerra mundial a nivel académico como en el terreno de la opinión pública en la Alemania de finales de los década de los ochenta fue una batalla campal que tuvo tanto de historiográfico como de político e ideológico en el fondo, y en la que llevo a partir una lanza nada menos que el presidente de la república federal alemana entonces Von Weizsacker con una declaración retumbante -por sus partidismo, en favor de los “correctos”- justo antes de la caída del muro, tras lo que las tornas cambiaron radicalmente y lo que perecía ya una derrota cantada de los revisionistas se convertiría como por arte de magia en una resonante victoria en toda regla en contra de los primeros.

Y está claro que aquel lance crucial en la historia de la posguerra europea seria un factor decisivo en la aparición de nuevos nombres como el del amigo que aquí evoco. Semprún escribe con éxito y gran divulgación -y en buena hora- libros que no hubieran podido tener la más mínima posibilidad de ver la luz hace quince o veinte años a penas -y le hubieran valido incluso serias sinsabores- en países como Alemania, y sin duda en la mayor parte de los países europeos.

Historia y memoria son -yo diría- dos terrenos o dos “fenómenos” si se prefiere, íntimamente ligados, hermanos siameses incluso por lo inseparables (e inextricables). Y yo me voy a a permitir en este comentario a la obra sobre los cuerpos francos de mi amigo José Semprún, no digo una corrección sino un puntualización -necesaria e indispensable- al tratamiento historiográfico (tan valioso) sobre el tema que aquí estaños abordando.

Los cuerpos francos (frerikrops) fueron una creación del rey Federico II de Prusia -Federico el Buen Ladrón le llamaba Nietzsche- en la Guerra de los Siete Años, y lo constituían unidades irregulares o auxiliares (o provisionales); una especie de somatén (alemán) de los tiempos aquellos. La Guerra de los Siete Años a su vez fue el gran conflicto internacional del siglo XVIII, en suelo europeo como del otro lado del charco, y enfrentó “grosso modo” a las potencias católicas que habían sustituido (y desplazado) a España -y a nuestro Imperio- de su vieja posición hegemónica, contra las potencias protestantes aliadas “in fine” de Catalina II, emperatriz de todas las Rusias (de confesión ortodoxa)

Madre del cordero, la guerra de lo siete Años en la génesis de los grandes conflictos que se seguirían a escala internacional en los dos siglos venideros; como lo fue la guerra civil castellana (1366-1369) en la génesis de todas la guerras civiles de nuestra historia (venidera) Y en una de sus obras que contiene sustancialmente la polémica amistosa que mantuvo con el historiador francés, Francois Furet, el profesor Nolte recordaba su apego sentimental -y en el terreno de e los principios- a la causa de María Teresa de Austria y calificaba de “agresión injusta” la ruptura de hostilidades entonces por parte de Federico.

Y me ha venido todo ello a la mente -como a borbotones- a la vista de la referencia (“rarissima avis”) mencionada en libro de José Semprún sobre la batalla del monte Ana (Annaberg) -en la Alta Silesia- que libraron los cuerpos francos en contra de los polacos, y que se convertiría en hito insoslayable del martirologio nacionalista polaco del periodo de entre dos guerras por las acusaciones de practicas a las que se vería inevitablemente asociadas, de genocidio (anti-eslavo) por parte de los cuerpos francos.

Lo que traería fatalmente consigo un despertar molesto e incordiante para la otra parte es cierto- de la Memoria colectiva y no me refiero sobre todo entre polacos: Y era en la medida que para los polacos no podía menos de ver un precedente de aquello en otras viejas acusaciones polacas y en general de origen católico- remontándose a la Guerra de los Siete Años cuando las tropas de Federico II se habrían ya librado a prácticas de exterminio contra los polacos (católicos) de la Alta Silesia que formaba parte entonces del imperio (católico) de María Teresa (de Habsburgo)

Eslabón esencial de una interpretación histórica de signo polaco/nacionalista que tendría su desenlace histórico mas reciente en la insurrección anti-alemana de Varsovia de agosto del 44 que las tropas soviéticas de Stalin apostadas ya a las puertas de la villa vieron aplastar impasibles (sin mover un dedo siquiera) Y pieza indispensables desde luego, todo lo que precede, del rompecabezas que sigue representando la hostilidad secular germano/polaca para españoles.

“España libra en Europa la batalla de la unidad; la libra y a la vez la pierde” escribió proféticamente José Antonio en su ensayo “España, germanos contra bereberes”, pocas semanas antes de su muerte. Porque lo mismo que la guerra de los siete Años es insoslayable a la hora de dar una explicación convicente de la génesis histórica -en sus causas remotas, y antecedentes más o menos próximos- de la Revolución Francesa, cabe decir también que la Guerra de los Siete Años donde nacieron los cuerpos francos como acabamos de verlo mas arriba es inexplicable sin el marco geopolítico de la Europa de entonces resultante directa del desenlace de la Guerra de los Treinta Años y de la Paz de Westfalia donde España perdería hasta hoy -en la palestra de la política internacional-su hegemonía.

La derrota alemana -lo dije en mi poema “Franco y José Antonio, dióscuros del tiempo nuevo” y lo mantengo- fue una gran tragedia pero fue la suya propia antes que nada. Y en la que los españoles si se exceptua la gesta de la División Azul tuvimos poca parte de resultas de una actitud de neutralidad en concreto que se acabaría imponiendo en la España de Franco, explicable mucho más que por factores de orden coyuntural condicionantes de la política internacional del régimen de Franco en aquel momento, por otros de orden histórico remontándose a nuestra derrota mundial en la guerra de los Treinta Años. Y en esa perspectiva cabe decir la gesta de los cuerpos francos que mi amigo Semprún evoca hora se ve cuajada de lecciones en la recordación histórica (y de moralejas)

Y más aún, por obra y gacia de la distancia emocional imprencisdible que nos impone a los españoles el conflicto secular entre “las dos memorias” -Ricoeur- que desgarra la conciencia europea desde los tiempos de la guerras de religión (entre católicos y protestantes).

Nota de URANIA: ACTAS EDITORIAL, la casa que acaba de publicar el último libro de José semprún, da la siguiente reseña del autor: José Semprún, historiador, es autor de El ejército realista en la independencia america­na (Madrid, 1992); Capitanes y virreyes (Premio Ejército de Investigación 1997) (Madrid, 1999); El genio militar de Franco. Precisiones a la obra del coronel Blanco Escolá «La in­competencia militar de Franco» (Ed. Actas, Madrid, 2000); La división infernal (Madrid, 2000); Del hacho al Pirineo. El Ejército Nacional en la Guerra de España (Ed. Actas, Madrid, 2003) y Bajo la cruz del Sur. Campañas del virrey Abascal.

“Dia de Europa” ó… “Día de la “Unión Europea”?

27 de mayo de 2010

No es casual la fecha que ha elegido la llamada Unión Europea –que algunos comparan con la Unión Soviética–para celebrar el “Dia de Europa”: el dia 8 de mayo, según el horario de Berlin, ó el dia 9 de mayo, según el horario de Moscú… En Moscú lo celebraron con un desfile militar en el que participaron incluso tropas USA, bitánicas y polacas y … ante la presidencia de dirigentes de Rusia, China…y Alemania (Angela Merkel), país que también conmemora su propia “liberación” por parte del Ejército Rojo…

Nota de URANIA:  Utilizando simbolismos y alegorias, alguien podría escribir que en 1945 Europa fue asesinada o violada… Desde luego, dos millones de mujeres alemanas fueron violadas y muchas asesinadas al resistirse…  Desde 1945 en Europa han cambiadop muchas cosas: somos el continente que mayor número de inmigrantes “de color” recibe… y el que menor índice de natalidad tiene…  Dicen los psicólogos que cuando un pueblo no ve futuro… pierde el deseo de tener descendencia y de expandirse…  Otros pueblos, como por ejemplo, el turco, se comporta como

vencedor y con ganas de expansión…: Las fotografías correseponden a un barrio de Berlin… el dia en que se celebraba un partido de futbol entre Alemania y Turquia… (Hay que tener en cuenta que Alemania está okupada por unos cinco millones de turcos… que tienen nacionalidad alemana…)

Ha muerto PAUL HAFNER

4 de abril de 2010

Leemos en http://www.europans.org la siguiente noticia:

Ha fallecido un ex combatiento de las SS residente en Madrid a los 87 años de edad.Un gran hombre que pasó gran parte de su vida en España , país que admiró.  Fue todo un atleta,  de una austeridad admirable.
Sus palabras son todo un ejemplo para nuestra generación y las futuras. ¡Su recuerdo vivirá!
Para saber más sobre él:
http://giverny.lacoctelera.net/post/2007…iso-paul-hafner

“Si os veis cabalgando solos,
en una pradera solitaria bajo una intensa luz,
que no os cause temor, estaréis en el eliseo
y ya habréis muerto”.


El sábado 27 de marzo  asistí a una conferencia sobre el holocausto de Dresden y un camarada me dió un recordatorio que acabo de encontrar y paso a transcribir:

Don Pablo Hafner

Ha fallecido a los 89 años, en Madrid
Ferviente cristiano
Dr. en Ciencia Económicas,
Ingeniero Agrónomo,
Oficial de las fuerzas de élite SS alemanas.
Sus amigos y camaradas ofrecen una misa
por su eterno descanso en la
Iglesia Cristo de Medinaceli
C/ Plaza de Jesús nº 2
(junto al Hotel Palace),
el dia …… 14 de abril de 2010

a las 19 horas.
¡Que descanse en paz!

Hey! Camarada!

el sol va quedando atrás

no sigas luchando

ya que es hora de descansar

tu vida has entregado

por la lucha de un ideal

el ocaso a llegado

ya no mires hacia atrás

En combate tu voz se hizo escuchar

las victorias del ayer en la memoria vivirán

deja que las Valquirias te conduzcan al hogar

de los hombres valientes

allá donde el guerrero por siempre vivirá

Has ido a la última guerra a luchar

esos bellos momentos de tu lealtad

en tu fuerza confié a la hora de combatir

es por ello que dolor siento al verte partir

hoy diste tu vida por un gran fin

Ha sido un buen día para morir

La sangre en tus manos jamás se habrá de borrar

no lo dudes hermano: el culpable habrá de pagar

los que hoy nos quedamos orgullosos estamos de ti

porque a un gran guerrero vamos a despedir

Aquel que conmigo su sangre derrame mi hermano será

por siempre en mi recuerdo vivirá

un gran heroe nunca morirá

su nombre se ha vuelto inmortal

Serás himnos de guerra

en las batallas que aún faltan librar

En combate tu voz se hizo escuchar

las victorias del ayer en la memoria vivirán

deja que las Valquirias te conduzcan al hogar

de los hombres valientes

Allá donde el guerrero por siempre vivirá

Has ido a la última guerra a luchar

esos bellos momentos de tu lealtad

en tu fuerza confié a la hora de combatir

es por ello que dolor siento al verte partir

hoy diste tu vida por un gran fin

Ha sido un buen día

un buen día para morir.

http://www.europans.org/forum/index.php?page=Thread&postID=49535#post49535

D.E.P

…contra YUSTE, otro símbolo imperial

23 de marzo de 2010

El Monasterio de Yuste, famoso porque fue residencia del Emperador Carlos V, fue víctima de la “desamortización” del siglo XIX, de la mano del judío “Mendizabal”… (Por cierto, que realmente no se llamaba Mendizabal sino que vasconizó su apellido Mendez y no nació en Bilbao sino en Cadiz). Hasta   el 1958 , en el que  regresaron los monjes jerónimos, el monasterio no estuvo habitado.  (Es un detalle interesante que muy cerca de este lugar hay un cementerio alemán en el cual descansan  soldados  caídos  en la guerra mundial, en su mayoría pilotos derribados sobre el mar.) SE supone que el actual gobierno de ZP prefiere desacralizar el lugar de Yuste y convertirlo en un hotel de lujo y en lugar más “laico”…

En algunos medios de comunicación de habla de “desamortización” encubierta, dado que tras  el cierre al turismo del Valle de los Caídos, “Patrimonio Nacional” también está presionando a las monjas cistercienses del monasterio de las Huelgas, en Burgos.

A continuación, copio lo siguiente de Infocatólica:

Organismo dependiente de la Vicepresidencia del gobierno

Patrimonio Nacional echa a los jerónimos del monasterio de Yuste para construir un hotel de lujo

Los monjes jerónimos del monasterio cacereño de Yuste han tenido que trasladarse a Segovia tras las presiones que han sufrido por parte de Patrimonio Nacional. A finales de 2009 los seis religiosos tuvieron que marcharse de este pueblo a pesar del apoyo que tenían de los vecinos. Según cuenta La Gaceta, el organismo dependiente de Vicepresidencia del Gobierno ha emprendido una campaña de acoso con el objetivo de librarse de los monjes y así poder llevar a término su objetivo: construir un hotel de lujo en el lugar donde Carlos V pasó el final de su vida.

23/03/10 9:59 AM | Imprimir | Enviar

(La Gaceta/LD/InfoCatólica) En 2004, De la Vega firmó un convenio para gestionar este complejo y que se tradujo únicamente en la mejora del estacionamiento de vehículos. Pero desde hace unos meses la campaña se ha transformado y se ha hecho agresiva. El Ejecutivo puede conseguir en esta operación una importante suma de dinero y creen que para llevarla a término los monjes no serán problema.

Para ello, Patrimonio se puso manos a la obra y amplió de manera injustificada las visitas turísticas, abriendo salas privadas y durante más horas, afectando de manera notable la vida de clausura y de comunidad de la orden.

Sin embargo, lo más grave y la gota que ha colmado el vaso ha sido el inventario de los bienes de los jerónimos de Yuste realizado por Patrimonio y en el cual se atribuyen la propiedad de gran parte de las pertenencias de la orden.

Los propios vecinos creen que se está produciendo una “desamortización encubierta y en pleno siglo XXI” y no han dudado en apoyar a los monjes. “Carlos V trajo a los jerónimos cuando vino al monasterio para morir. Es una pena que se hayan ido, aunque dicen que volverán en abril o en mayo. Les echamos de menos”, indican otros vecinos y recuerdan que la construcción del hotel lleva años sonando.

Nota de URANIA: También se informa sobre este tema en la página 39 del diario LA GACETA (Madrid, 23 de marzo de 2010) y en cope.es.

De  hoy.es copiamos una carta de un lector:

Carlos V trajo a los jerónimos cuando vino al monasterio de Yuste para morir. Los jerónimos estuvieron a su lado los últimos días de su vida, ayudándole a bien morir, y su hijo Jeromín vivió en Cuacos de Yuste y fue atendido por don Luis Quijada y su esposa doña Magdalena de Ulloa. La historia más perfecta de Carlos V y los jerónimos está en Yuste. Pido a todos los extremeños que se muevan para que los jerónimos vuelvan a Yuste lo antes posible, pues son parte de historia del emperador Carlos V. Es tristísimo que ahora no estén. En el monasterio se debe realizar una obra que está concedida desde el año 2006, cuando no había crisis, y aún no ha empezado. Es vergonzoso todo esto. Los monjes son de clausura y de vida contemplativa, (…).

Adolf y la Iglesia

19 de febrero de 2010

Hitler en Misa y otras supuestas pruebas de complicidad de la Iglesia con el nazismo

ACUSACIÓN: Los líderes católicos sembraron el odio contra los judíos.- El holocausto judío no comenzó cuando Adolfo Hitler envió a las cámaras de gases a millones de judíos, sino cuando los líderes cristianos sembraron las semillas de odio en contra del pueblo judío: durante siglos la Iglesia los llamaba «pérfidos». Un general alemán, interrogado durante el Juicio de Nuremberg acerca de cómo un país tan adelantado como Alemania fue capaz de exterminar a seis millones de judíos, contestó: «Hace muchos años y siglos se ha predicado que los judíos no eran humanos, mentira que nosotros creímos y aceptamos en nuestro corazón. El resultado de una mentira propagada por tantos siglos se acabó aceptando como una verdad. El resultado fue inevitable» (Las raíces del cristianismo antisemita, Freedom Library Press, New York, pág. 3).

RESPUESTA: Hasta 1959, en la Misa tridentina se rezaba el Viernes Santo «por los pérfidos judíos», pidiendo su conversión. Con el tiempo la gente comenzó a interpretar la palabra «pérfido» sólo en el sentido peyorativo que asumió en las lenguas vernáculas, es decir, como «traidor», «malvado», «desleal». Sin embargo, en latín —idioma en que se escribió la oración— la palabra «pérfido» procede de per y fides, es decir, significa el que persiste o permanece en su fe. Así, resultaba perfectamente bien aplicada a la situación de los judíos, que rechazaron las enseñanzas de Cristo decidiendo conservar la religión de sus antepasados a pesar de ser solo «sombras» de la Revelación total y definitiva.

Por cierto, el 6 de septiembre de 1938, año anterior al estallamiento de la segunda guerra mundial, Pío XI pronunció este discurso que dio rápidamente la vuelta al mundo: «Resaltemos que en la Santa Misa Abraham es nuestro Padre y nuestro Patriarca. El antisemitismo es incompatible con el elevado pensamiento que ese hecho expresa. Es un movimiento con el que los cristianos no pueden tener nada que ver. No, no, os digo que es imposible para un cristiano tomar parte en el antisemitismo. Es inadmisible. A través de Cristo y en Cristo somos la progenie espiritual de Abraham. Espiritualmente, todos somos semitas».

ACUSACIÓN: Hitler era católico, y tuvo todo el apoyo de la Iglesia.- Adolfo Hitler era católico; hasta hay una foto en el que se le ve saliendo de Misa. Además le dijo a un amigo cuando eran jóvenes que su deseo más ardiente era haber podido ser un sacerdote católico. Después que escribió su libro Mi lucha, dio este testimonio público: «Yo soy ahora tan católico como lo he sido siempre». Cuando firmó el convenio entre el Tercer Reich y la Iglesia católica, afirmó: «Yo sólo estoy continuando la obra de la Iglesia católica romana». Además, citaba frecuentemente la Biblia para basar sus ataques contra los judíos. Hasta el día de hoy muchos judíos consideran a Adolfo Hitler como «cristiano» porque el Papa «le dio su total apoyo».

RESPUESTA.- Las personas que piensan que Hitler era católico solamente por una foto, entonces estarían diciendo que Juan Pablo II se volvió musulmán porque hay fotos que demuestran que entró a una mezquita; o que Benedicto XVI se volvió de religión judía porque las fotografías prueban que entró a una sinagoga. Aunque Hitler haya sido bautizado, y aunque en su cartilla del servicio militar diga que fue católico, dicha condición religiosa no es perenne ni se da por sólo decirlo; cualquier bautizado puede abandonar el cristianismo. Para ser católico se necesita aceptar todos y cada uno de los dogmas de la fe cristiana. Hi-tler, a través de su discursos, programas y obras, fue dejando claro que rechazaba a Jesucristo y sus preceptos. Habrá seguido asistiendo a veces a Misa —como sucede con miles de paganos y de «católicos de nombre» que entran al templo en bodas, quince años, bautizos, funerales, etc., aunque rechazan las enseñanzas de la Iglesia—, pero estaba muy, muy lejos de ser católico. En cuanto al uso que haya hecho de la Biblia para asesinar, Hitler simplemente habrá emulado a Satanás, que quiso tentar a Cristo usando citas de las Sagradas Escrituras. En cuanto a judíos que puedan estar creyendo que Hitler era cristiano, debe tratarse de casos de personas sumamente incultas, que no tienen idea alguna de lo que significa el cristianismo.

ACUSACIÓN: El Vaticano estaba tan ansioso de obtener el favor del Tercer Reich que constantemente le daba su bendición públicamente. El Vaticano y Hitler firmaron el 20 de julio de 1933 un acuerdo de apoyo. Cuando Hitler invadió Austria, el cardenal Innitzer le recibió y saludó personalmente con la señal de la cruz, y le aseguró el apoyo total de Roma diciéndole que «todos los católicos debían ser considerados los hijos verdaderos del Tercer Reich».

RESPUESTA: No sólo el Vaticano —durante el pontificado de Pío XI— sino media Europa firmó tratados con Alemania en 1933. ¿Por qué? Porque en 1933 ni el Vaticano ni ninguna nación sabía lo que Hitler tenía en mente. El acuerdo firmado por la Santa Sede y el gobierno alemán aseguraba para los años siguientes el derecho de la Iglesia a realizar sus funciones evangelizadoras en Alemania. El Concordato garantizaba también que si Alemania rehiciera su ejército, los soldados tendrían acceso a capellanes; pero esto no significa que la Iglesia aprobara o promoviera el rearme, sino que lo firmó buscando acercar la conversión y los sacramentos a todos en todas las circunstancias posibles.

Con el paso de los años se fueron descubriendo las verdaderas intenciones de Hitler, y la Iglesia se fue pronunciando en contra de ellas. Pío XI publicó el 14 de marzo de 1937 la encíclica Mit brennender Sorge («Con ardiente preocupación»), cuando Eugenio Pacelli —futuro Pío XII— era su secretario de Estado. El documento condenaba no sólo la persecución de la Iglesia en Alemania sino también el neopaganismo de las teorías raciales nazis.

Mit brennender Sorge disgustó tanto a los nazis que un memorándum interno del gobierno, fechado el 23 de marzo de 1937, calificó a la encíclica de «casi una declaración de guerra contra el gobierno del Reich».

Por otra parte, los clérigos católicos fueron de los primeros en Alemania en reconocer la amenaza que suponían los nazis. En 1930, los obispos de Berlín y Westfalia condenaron a los nazis en cartas pastorales. En la primavera de 1931, los obispos bávaros condenaron igualmente al nacionalsocialismo y lo describieron como incompatible con el cristianismo. Declaraciones semejantes fueron hechas por los obispos de Colonia, Paderborn y el alto Rin. A raíz de esto, el 28 de octubre de 1935 el Ministerio de Propaganda nazi impuso la censura previa a todas las publicaciones periódicas de la Iglesia, y el 30 de noviembre de 1935 la medida se extendió a todo el material gráfico o escrito que fuera a ser distribuido. Por eso, después de 1937 los obispos alemanes abandonaron sus infructuosos intentos de imprimir sus pastorales y se limitaron a leerlas desde los púlpitos, pero a veces eran confiscadas antes de llegar al templo.

Como Hitler era austríaco de nacimiento, llegó a Viena y se entrevistó con el cardenal Innitzer, del que logró con engaño una desafortunada declaración del episcopado austríaco en que se ensalzaba el nacionalsocialismo alemán. En seguida vio lnnitzer que había cometido un grave error, y añadió una nota aclaratoria. Como era de suponer, la propaganda nazi aireó la declaración, pero omitiendo toda referencia a esa nota aclaratoria. Innitzer fue llamado a Roma y a los pocos días publicó una rectificación mucho más contundente. Sólo después fue recibido por Pío XI, pues hasta entonces no había querido hacerlo. La respuesta nazi fue ignorar la rectificación, suprimir las organizaciones juveniles católicas, la enseñanza de la religión y hasta la Facultad de Teología de lnnsbruck. El palacio arzobispal de lnnitzer fue asaltado y arrasado por las juventudes hitlerianas.

Hay muchas fotos en que aparece Hitler con obispos, presbíteros y monjas católicos, y que se usan para «demostrar» el contubernio entre la Iglesia y el nazismo. Intencionalmente se omiten las fechas, pues fueron tomadas años antes de que el dictador hiciera públicas sus más bajas intenciones. Aun así, seguramente hubo miembros de la Iglesia —clero y feligreses— que finalmente renunciaron a Jesucristo y se pronunciaron a favor del Fürher, pero justamente en ese momento dejaron de ser Iglesia.

——————————————————————————–

Para Hitler, propagador del paganismo, la Iglesia era su enemiga, y por eso tenía planes de asesinar a Pío XII

En la década de 1920 Hitler dijo a Ludendorff, alto oficial del ejército alemán, que tenía que disimular su odio al catolicismo porque necesitaba el voto de los católicos bávaros tanto como el de los protestantes prusianos: «El resto puede llegar más tarde».

Y tenía razón, pues, cuando la hora llegó, «los ataques públicos de los nazis contra el cristianismo producían mucha insatisfacción en el pueblo alemán, y especialmente en las zonas católicas. Los intentos locales de los funcionarios nazis de restringir las prácticas religiosas y eliminar los crucifijos de las escuelas ocasionaron tal indignación, tales tumultos y unas protestas tan furiosas que los funcionarios, en general, revocaron sus órdenes» (Los Verdugos Voluntarios de Hitler. Los alemanes corrientes y el Holocausto, Daniel Jonah Goldhagen [historiador judío-esatadounidense], Taurus, Madrid 1998).

El testimonio de un ex—nazi

Hermann Rauschning (1887-1982) fue un terrateniente alemán nacido en Thorn /(hoy Polonia) que ingresó al partido nazi en 1931y fue designado presidente del Senado de Danzig. Durante este período estableció directas relaciones con buena parte de la dirigencia nazi, reuniéndose en varias ocasiones con el propio Hitler. Habiéndose arrepentido del nazismo tras conocerlo por dentro, renunció al partido en noviembre de 1934 y se exilió en Estados Unidos. En 1939 escribió un libro titulado Hitler me dijo, que, según su autor, recoge el contenido de diversas reuniones y conversaciones que el líder nazi mantuvo con su círculo más cercano y de las que él mismo fue testigo y partícipe. Ahí, asegura, Hitler «expuso sin tapujos sus ideas verdaderas, ideas que siempre ocultó».

Escribe Rauschning: «A pesar de las muchas mentiras vertidas sobre la relación entre Hitler y la Iglesia católica, ésta constituyó siempre un dolor de cabeza para el Führer. Como todos los totalitarismos, Hitler intentó destruir a la Iglesia católica empezando por la alemana». El autor recuerda cuando el dictador alemán comenzó a perseguir «a los sacerdotes católicos por tráfico de divisas o por atentado a las costumbres, a fin de presentarlos a los ojos de la masa cual criminales, quitándoles de antemano la palma del martirio y la gloria de la persecución».

Ademas, los historiadores han demostrado que Hitler trabajó por reinstaurar el paganismo primitivo. En Hitler me dijo, Rauschning pone estas palabras en boca de Hitler: «Nuestros campesinos no han olvidado sus creencias de otros tiempos; la vieja religión vive siempre… Durante la Semana Santa y en las exposiciones agrícolas ambulantes difundiré nuestro credo religioso por la imagen, y de un modo tan expresivo, que el campesino más obtuso comprenderá… El campesino debe saber lo que la Iglesia le ha hurtado: la intuición misteriosa y directa de la naturaleza, el contacto instintivo, la comunión con el espíritu de la tierra. Así es como debe aprender a odiar a la Iglesia. Debe aprender progresivamente de qué trucos se han valido los sacerdotes para robarles el alma a los alemanes. Rascaremos el barniz cristiano y volveremos a hallar la religión de nuestra raza». Hay que comenzar por la campiña, y no por las grandes ciudades… En las grandes ciudades no queda absolutamente nada. Allí donde todo ha muerto es imposible reanimar nada. Mas nuestros campesinos viven aún sobre un fondo de creencias paganas, y partiendo de ahí podremos evangelizar algún día a las multitudes de nuestras ciudades».

Hitler realizó muchas acciones contra la Iglesia, la mayoría de ellas de manera velada. Entre sus planes incluía la destrucción del Vaticano y, más aún, el asesinato de Pío XII. Datos sobre este objetivo fueron confesados por Karl Wolff, antiguo general de las SS.

El plan para eliminar al vicario de Cristo fue organizado después del 25 de julio de 1943 por el Reichssicherheitsamt (cuartel general para la seguridad del Reich) de Berlín.

De ello también da testimonio Niki Freytag von Loringhoven, residente en Munich, hijo de Wessel Freytag von Loringhoven, quien fuera coronel del Alto Comando Alemán de las Fuerzas Armadas. Revela que el 29 y 30 de julio de 1943 tuvo lugar en Venecia un encuentro secreto para informar al jefe de contraespionaje italiano, el general Cesare Amè, de la intención del Führer de castigar a los italianos con el secuestro o el asesinato de Pío XII y del rey de Italia; esto como represalia por haber por haber arrestado a Mussolini. Pero uno de los particpantes de la reunión, el jefe de contraespionaje italiano, general Cesare Amè, al regresar a Roma divulgó la noticia de los planes contra el Papa para bloquearlos.

El historiador Andrea Tornielli, en su libro Pío XII, el Papa de los judíos, revela otro plan hitleriano de arrasar «a sangre y fuego» el Vaticano y secuestrar y confinar al obispo de Roma y jefe de la Iglesia católica en algún lugar del Principado de Liechtenstein, donde permanecería retenido como rehén del ejército alemán. Esto ocurrió también en 1943, tras que el Führer se enfureciera por la firma del armisticio entre el gobierno italiano del mariscal Badoglio y los aliados el 8 de septiembre. Pero el plan no llegó a cumplirse gracias a que el general Karl Wolff, entonces comandante de las SS en Italia, logró disuadir a su superior.
Autor:

Diana García Bayardo
Fuente:

http://www.elobservadorenlinea.com
Tu calificación:
1 estrella
2 estrellas
3 estrellas
4 estrellas
5 estrellas
Tu calificación: None – Calificación Promedio: 4.8 (13 votos)

* ImprimirImprimir
* EnviarEnviar
* PDFPDF

Agrega Church Forum a tus a favoritos

Relacionados

* ¿Efecto de la sobrepoblación?
* ¿Y Dios?
* ¿Por qué la Iglesia no da la comunión a cualquier persona?
* Haití: Primeras cinco reflexiones en torno al terremoto
* Haití: Solidaridad a fondo
* Haití, ¿qué hago yo?
* ¿Es el homosexualismo una enfermedad?
* Si quieres promover la paz, protege la creación. Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2010
* Homosexualidad y Adopción
* La actuación pública de los católicos

Selecciona un texto y
clica aquí para oírlo

Hitler en Misa y otras supuestas pruebas de complicidad de la Iglesia con el nazismo

ACUSACIÓN: Los líderes católicos sembraron el odio contra los judíos.- El holocausto judío no comenzó cuando Adolfo Hitler envió a las cámaras de gases a millones de judíos, sino cuando los líderes cristianos sembraron las semillas de odio en contra del pueblo judío: durante siglos la Iglesia los llamaba «pérfidos». Un general alemán, interrogado durante el Juicio de Nuremberg acerca de cómo un país tan adelantado como Alemania fue capaz de exterminar a seis millones de judíos, contestó: «Hace muchos años y siglos se ha predicado que los judíos no eran humanos, mentira que nosotros creímos y aceptamos en nuestro corazón. El resultado de una mentira propagada por tantos siglos se acabó aceptando como una verdad. El resultado fue inevitable» (Las raíces del cristianismo antisemita, Freedom Library Press, New York, pág. 3).

RESPUESTA: Hasta 1959, en la Misa tridentina se rezaba el Viernes Santo «por los pérfidos judíos», pidiendo su conversión. Con el tiempo la gente comenzó a interpretar la palabra «pérfido» sólo en el sentido peyorativo que asumió en las lenguas vernáculas, es decir, como «traidor», «malvado», «desleal». Sin embargo, en latín —idioma en que se escribió la oración— la palabra «pérfido» procede de per y fides, es decir, significa el que persiste o permanece en su fe. Así, resultaba perfectamente bien aplicada a la situación de los judíos, que rechazaron las enseñanzas de Cristo decidiendo conservar la religión de sus antepasados a pesar de ser solo «sombras» de la Revelación total y definitiva.

Por cierto, el 6 de septiembre de 1938, año anterior al estallamiento de la segunda guerra mundial, Pío XI pronunció este discurso que dio rápidamente la vuelta al mundo: «Resaltemos que en la Santa Misa Abraham es nuestro Padre y nuestro Patriarca. El antisemitismo es incompatible con el elevado pensamiento que ese hecho expresa. Es un movimiento con el que los cristianos no pueden tener nada que ver. No, no, os digo que es imposible para un cristiano tomar parte en el antisemitismo. Es inadmisible. A través de Cristo y en Cristo somos la progenie espiritual de Abraham. Espiritualmente, todos somos semitas».

ACUSACIÓN: Hitler era católico, y tuvo todo el apoyo de la Iglesia.- Adolfo Hitler era católico; hasta hay una foto en el que se le ve saliendo de Misa. Además le dijo a un amigo cuando eran jóvenes que su deseo más ardiente era haber podido ser un sacerdote católico. Después que escribió su libro Mi lucha, dio este testimonio público: «Yo soy ahora tan católico como lo he sido siempre». Cuando firmó el convenio entre el Tercer Reich y la Iglesia católica, afirmó: «Yo sólo estoy continuando la obra de la Iglesia católica romana». Además, citaba frecuentemente la Biblia para basar sus ataques contra los judíos. Hasta el día de hoy muchos judíos consideran a Adolfo Hitler como «cristiano» porque el Papa «le dio su total apoyo».

RESPUESTA.- Las personas que piensan que Hitler era católico solamente por una foto, entonces estarían diciendo que Juan Pablo II se volvió musulmán porque hay fotos que demuestran que entró a una mezquita; o que Benedicto XVI se volvió de religión judía porque las fotografías prueban que entró a una sinagoga. Aunque Hitler haya sido bautizado, y aunque en su cartilla del servicio militar diga que fue católico, dicha condición religiosa no es perenne ni se da por sólo decirlo; cualquier bautizado puede abandonar el cristianismo. Para ser católico se necesita aceptar todos y cada uno de los dogmas de la fe cristiana. Hi-tler, a través de su discursos, programas y obras, fue dejando claro que rechazaba a Jesucristo y sus preceptos. Habrá seguido asistiendo a veces a Misa —como sucede con miles de paganos y de «católicos de nombre» que entran al templo en bodas, quince años, bautizos, funerales, etc., aunque rechazan las enseñanzas de la Iglesia—, pero estaba muy, muy lejos de ser católico. En cuanto al uso que haya hecho de la Biblia para asesinar, Hitler simplemente habrá emulado a Satanás, que quiso tentar a Cristo usando citas de las Sagradas Escrituras. En cuanto a judíos que puedan estar creyendo que Hitler era cristiano, debe tratarse de casos de personas sumamente incultas, que no tienen idea alguna de lo que significa el cristianismo.

ACUSACIÓN: El Vaticano estaba tan ansioso de obtener el favor del Tercer Reich que constantemente le daba su bendición públicamente. El Vaticano y Hitler firmaron el 20 de julio de 1933 un acuerdo de apoyo. Cuando Hitler invadió Austria, el cardenal Innitzer le recibió y saludó personalmente con la señal de la cruz, y le aseguró el apoyo total de Roma diciéndole que «todos los católicos debían ser considerados los hijos verdaderos del Tercer Reich».

RESPUESTA: No sólo el Vaticano —durante el pontificado de Pío XI— sino media Europa firmó tratados con Alemania en 1933. ¿Por qué? Porque en 1933 ni el Vaticano ni ninguna nación sabía lo que Hitler tenía en mente. El acuerdo firmado por la Santa Sede y el gobierno alemán aseguraba para los años siguientes el derecho de la Iglesia a realizar sus funciones evangelizadoras en Alemania. El Concordato garantizaba también que si Alemania rehiciera su ejército, los soldados tendrían acceso a capellanes; pero esto no significa que la Iglesia aprobara o promoviera el rearme, sino que lo firmó buscando acercar la conversión y los sacramentos a todos en todas las circunstancias posibles.

Con el paso de los años se fueron descubriendo las verdaderas intenciones de Hitler, y la Iglesia se fue pronunciando en contra de ellas. Pío XI publicó el 14 de marzo de 1937 la encíclica Mit brennender Sorge («Con ardiente preocupación»), cuando Eugenio Pacelli —futuro Pío XII— era su secretario de Estado. El documento condenaba no sólo la persecución de la Iglesia en Alemania sino también el neopaganismo de las teorías raciales nazis.

Mit brennender Sorge disgustó tanto a los nazis que un memorándum interno del gobierno, fechado el 23 de marzo de 1937, calificó a la encíclica de «casi una declaración de guerra contra el gobierno del Reich».

Por otra parte, los clérigos católicos fueron de los primeros en Alemania en reconocer la amenaza que suponían los nazis. En 1930, los obispos de Berlín y Westfalia condenaron a los nazis en cartas pastorales. En la primavera de 1931, los obispos bávaros condenaron igualmente al nacionalsocialismo y lo describieron como incompatible con el cristianismo. Declaraciones semejantes fueron hechas por los obispos de Colonia, Paderborn y el alto Rin. A raíz de esto, el 28 de octubre de 1935 el Ministerio de Propaganda nazi impuso la censura previa a todas las publicaciones periódicas de la Iglesia, y el 30 de noviembre de 1935 la medida se extendió a todo el material gráfico o escrito que fuera a ser distribuido. Por eso, después de 1937 los obispos alemanes abandonaron sus infructuosos intentos de imprimir sus pastorales y se limitaron a leerlas desde los púlpitos, pero a veces eran confiscadas antes de llegar al templo.

Como Hitler era austríaco de nacimiento, llegó a Viena y se entrevistó con el cardenal Innitzer, del que logró con engaño una desafortunada declaración del episcopado austríaco en que se ensalzaba el nacionalsocialismo alemán. En seguida vio lnnitzer que había cometido un grave error, y añadió una nota aclaratoria. Como era de suponer, la propaganda nazi aireó la declaración, pero omitiendo toda referencia a esa nota aclaratoria. Innitzer fue llamado a Roma y a los pocos días publicó una rectificación mucho más contundente. Sólo después fue recibido por Pío XI, pues hasta entonces no había querido hacerlo. La respuesta nazi fue ignorar la rectificación, suprimir las organizaciones juveniles católicas, la enseñanza de la religión y hasta la Facultad de Teología de lnnsbruck. El palacio arzobispal de lnnitzer fue asaltado y arrasado por las juventudes hitlerianas.

Hay muchas fotos en que aparece Hitler con obispos, presbíteros y monjas católicos, y que se usan para «demostrar» el contubernio entre la Iglesia y el nazismo. Intencionalmente se omiten las fechas, pues fueron tomadas años antes de que el dictador hiciera públicas sus más bajas intenciones. Aun así, seguramente hubo miembros de la Iglesia —clero y feligreses— que finalmente renunciaron a Jesucristo y se pronunciaron a favor del Fürher, pero justamente en ese momento dejaron de ser Iglesia.

——————————————————————————–

Para Hitler, propagador del paganismo, la Iglesia era su enemiga, y por eso tenía planes de asesinar a Pío XII

En la década de 1920 Hitler dijo a Ludendorff, alto oficial del ejército alemán, que tenía que disimular su odio al catolicismo porque necesitaba el voto de los católicos bávaros tanto como el de los protestantes prusianos: «El resto puede llegar más tarde».

Y tenía razón, pues, cuando la hora llegó, «los ataques públicos de los nazis contra el cristianismo producían mucha insatisfacción en el pueblo alemán, y especialmente en las zonas católicas. Los intentos locales de los funcionarios nazis de restringir las prácticas religiosas y eliminar los crucifijos de las escuelas ocasionaron tal indignación, tales tumultos y unas protestas tan furiosas que los funcionarios, en general, revocaron sus órdenes» (Los Verdugos Voluntarios de Hitler. Los alemanes corrientes y el Holocausto, Daniel Jonah Goldhagen [historiador judío-esatadounidense], Taurus, Madrid 1998).

El testimonio de un ex—nazi

Hermann Rauschning (1887-1982) fue un terrateniente alemán nacido en Thorn /(hoy Polonia) que ingresó al partido nazi en 1931y fue designado presidente del Senado de Danzig. Durante este período estableció directas relaciones con buena parte de la dirigencia nazi, reuniéndose en varias ocasiones con el propio Hitler. Habiéndose arrepentido del nazismo tras conocerlo por dentro, renunció al partido en noviembre de 1934 y se exilió en Estados Unidos. En 1939 escribió un libro titulado Hitler me dijo, que, según su autor, recoge el contenido de diversas reuniones y conversaciones que el líder nazi mantuvo con su círculo más cercano y de las que él mismo fue testigo y partícipe. Ahí, asegura, Hitler «expuso sin tapujos sus ideas verdaderas, ideas que siempre ocultó».

Escribe Rauschning: «A pesar de las muchas mentiras vertidas sobre la relación entre Hitler y la Iglesia católica, ésta constituyó siempre un dolor de cabeza para el Führer. Como todos los totalitarismos, Hitler intentó destruir a la Iglesia católica empezando por la alemana». El autor recuerda cuando el dictador alemán comenzó a perseguir «a los sacerdotes católicos por tráfico de divisas o por atentado a las costumbres, a fin de presentarlos a los ojos de la masa cual criminales, quitándoles de antemano la palma del martirio y la gloria de la persecución».

Ademas, los historiadores han demostrado que Hitler trabajó por reinstaurar el paganismo primitivo. En Hitler me dijo, Rauschning pone estas palabras en boca de Hitler: «Nuestros campesinos no han olvidado sus creencias de otros tiempos; la vieja religión vive siempre… Durante la Semana Santa y en las exposiciones agrícolas ambulantes difundiré nuestro credo religioso por la imagen, y de un modo tan expresivo, que el campesino más obtuso comprenderá… El campesino debe saber lo que la Iglesia le ha hurtado: la intuición misteriosa y directa de la naturaleza, el contacto instintivo, la comunión con el espíritu de la tierra. Así es como debe aprender a odiar a la Iglesia. Debe aprender progresivamente de qué trucos se han valido los sacerdotes para robarles el alma a los alemanes. Rascaremos el barniz cristiano y volveremos a hallar la religión de nuestra raza». Hay que comenzar por la campiña, y no por las grandes ciudades… En las grandes ciudades no queda absolutamente nada. Allí donde todo ha muerto es imposible reanimar nada. Mas nuestros campesinos viven aún sobre un fondo de creencias paganas, y partiendo de ahí podremos evangelizar algún día a las multitudes de nuestras ciudades».

Hitler realizó muchas acciones contra la Iglesia, la mayoría de ellas de manera velada. Entre sus planes incluía la destrucción del Vaticano y, más aún, el asesinato de Pío XII. Datos sobre este objetivo fueron confesados por Karl Wolff, antiguo general de las SS.

El plan para eliminar al vicario de Cristo fue organizado después del 25 de julio de 1943 por el Reichssicherheitsamt (cuartel general para la seguridad del Reich) de Berlín.

De ello también da testimonio Niki Freytag von Loringhoven, residente en Munich, hijo de Wessel Freytag von Loringhoven, quien fuera coronel del Alto Comando Alemán de las Fuerzas Armadas. Revela que el 29 y 30 de julio de 1943 tuvo lugar en Venecia un encuentro secreto para informar al jefe de contraespionaje italiano, el general Cesare Amè, de la intención del Führer de castigar a los italianos con el secuestro o el asesinato de Pío XII y del rey de Italia; esto como represalia por haber por haber arrestado a Mussolini. Pero uno de los particpantes de la reunión, el jefe de contraespionaje italiano, general Cesare Amè, al regresar a Roma divulgó la noticia de los planes contra el Papa para bloquearlos.

El historiador Andrea Tornielli, en su libro Pío XII, el Papa de los judíos, revela otro plan hitleriano de arrasar «a sangre y fuego» el Vaticano y secuestrar y confinar al obispo de Roma y jefe de la Iglesia católica en algún lugar del Principado de Liechtenstein, donde permanecería retenido como rehén del ejército alemán. Esto ocurrió también en 1943, tras que el Führer se enfureciera por la firma del armisticio entre el gobierno italiano del mariscal Badoglio y los aliados el 8 de septiembre. Pero el plan no llegó a cumplirse gracias a que el general Karl Wolff, entonces comandante de las SS en Italia, logró disuadir a su superior.
Autor:

Diana García Bayardo
Fuente:

http://www.elobservadorenlinea.com
Tu calificación:
1 estrella
2 estrellas
3 estrellas
4 estrellas
5 estrellas
Tu calificación: None – Calificación Promedio: 4.8 (13 votos)

* ImprimirImprimir
* EnviarEnviar
* PDFPDF

Agrega Church Forum a tus a favoritos

el monasterio de Emaús de Praha/Praga

23 de diciembre de 2009

Tomamos de radio.cz la siguiente información que resumimos:

[EL MONASTERIO,en la actualidad y antes de ser bombardeado por la aviación USA ]

El Monasterio de Emaús, uno de los dos conventos benedictinos de Praga, es un monumento gótico fundado en 1374 por el rey checo y emperador romano-germánico, Carlos IV, con el fin de renovar la liturgia eslava. Tras el inicio exitoso de sus actividades culturales y espirituales, se convirtió después de 1418 en objeto de los ataques del fanatismo religioso de los husitas checos. El convento fue saqueado y los frailes expulsados. El monasterio registró un nuevo auge en el siglo XVII, cuando fue renovado por los benedictinos españoles, quienes reanimaron las actividades religiosas en este memorable recinto del casco histórico de Praga. Después de 1780, cuando el emperador romano-germánico, José II, inició en los países del Imperio Austríaco una reforma administrativa y religiosa, los benedictinos de Emaús fueron encargados de enseñar en el liceo de Klatovy, en Bohemia Occidental. Sus actividades pedagógicas se desarrollaban en detrimento de su vida monástica. Por ello, en el siglo XIX, el monasterio atravesó nuevamente un período de decadencia, hasta 1880. En 1880 se trasladaron al monasterio los benedictinos del convento austríaco de Beuron. Desde aquél entonces, el Monasterio de Emaús se convirtió en residencia de frailes de Alemania, Polonia, Austria y posteriormente también de Yugoslavia. Una de las más destacadas personalidades de esta comunidad fue el sacerdote alemán, Alban Schachleiter. En las postrimerías del siglo XIX se propagó en las regiones fronterizas alemanas el movimiento anticatólico llamado “¡Fuera de Roma!”, patrocinado por los políticos nacionalistas de Alemania. Alban Schachleiter se afamó en aquel entonces como enérgico defensor de la fe católica. Reconociendo sus méritos al respecto, el Papa Pio X le entregó una medalla de plata. En 1908 el padre Schachleiter fue elegido abad del Monasterio de Emaús. El abad Schachleiter -amigo íntimo del sucesor del trono, Fernando del Este y confesor de su esposa checa, la condesa de Chotek- estuvo muy apegado a la causa del nacionalismo alemán y de la dinastía habsburgo. Por ello, durante la Gran Guerra de 1914-1918 el Monasterio de Emaús sirvió como hospital para los soldados austríacos, oficiando asimismo misas por la victoria de las armas imperiales. Después del desmembramiento del Imperio Austro-Húngaro y del surgimiento de Checoslovaquia en 1918, el religioso alemán fue sometido a investigaciones policiales e internado por varios días. Alban Schachleiter renunció a su cargo de abad y en 1920 abandonó Praga, seguido por la mayoría de los frailes de nacionalidad alemana. Después de la salida de Alban Schachleiter fue ordenado como nuevo abad del Monasterio de Emaús el teólogo, Arnost Vykoukal, quien había estudiado tanto en la archiabadía de Beuron, como en la ciudad belga de Lovaina y en Inglaterra. Bajo la dirección del abad Vykoukal, en el Monasterio de Emaús comenzó a desarrollarse nuevamente la liturgia eslava, según lo había postulado en el siglo XIV su fundador Carlos IV. Por su parte, el ex abad Schachleiter se acercaba desde el comienzo de los años veinte al movimiento nazi. Tras la elección de Hitler como canciller en 1933, Schachleiter publicó un artículo en el que sostuvo que para un católico no existía ningún obstáculo moral ni dogmático para su militancia en el partido nazi. Al mismo tiempo, comenzó a polemizar con la mayoría de los obispos alemanes quienes se oponían a la ideología nazi. Schachleiter fue suspendido de sus cargos pastorales y sacerdoteles, convirtiéndose asimismo en uno de los héroes del oficialismo nazi y víctima de persecución por parte de la jerarquía católica. Alban Schachleiter murió en 1937 y el ex abad fue enterado en Munich con honores estatales y con la asistencia del entonces brazo derecho de Hitler, Rudolf Hess. El ataúd de Schachleiter estuvo cubierto con la bandera del III Reich. (la una bandera roja y blanca con la cruz esvástica). El abad Arnost Vykoukal murio en el campo de concentración de Dachau, en 1942. En 1945 el histórico recinto gótico del Monasterio de Emaús, resultó destruído por la aviación americana. De la iglesia gótica quedaron solamente ruinas, y en el claustro semidestruido fueron reanudadas las actividades monásticas tan sólo después de la caída del régimen comunista en 1989.

Nota de URANIA: En relación con este post y especialmente  respecto a la personalidad del abad Alban Schachleiter merece ver un artículo del blog HURANIA titulado Adolf Hitler fue católico “no practicante”?

estas fotografías son reales y bellas

12 de diciembre de 2009

hubo muchos “genocidios”: Dresden, por ejemplo

27 de mayo de 2009

Comentando un artículo publicado por Anberto Buela en radiocristiandad,

un lector, que firma Azul, escribe lo siguiente:

 
http://radiocristiandad.wordpress.com/2009/05/26/%c2%bfimprudencia-o-providencia-el-sentido-teologico-del-holocausto/#comments

—–

 

La nota de Buela llega a una conclusión totalmente errónea y disparatada: “la matanza de judíos por los nazis debe de entenderse como genocidio y no como Holocausto”.

No es, Buela, una nueva apreciación semántica lo que define la mentira mas grande de todos lo tiempos sino que todo es falso: no existió un plan sistemático de eliminación física de judíos, no existieron las cámaras de gas, no se utilizó el ziklon B como elemento para consumar el delito, los hornos crematorios cumplían la misma función que hoy tienen en los cementerios argentinos, no existieron las industrias conexas: extracción de piezas dentales de oro, corte de cabello, inspección de anos y vaginas para detectar objetos valiosos, fabricación de jabón con los restos, etc., etc.

No existió genocidio como falsa y absurdamente sostiene Buela: hubo judíos muertos de muerte natural, otros por los bombardeos aliados, otros por las epidemias de tifus que azotaron Europa por esa época y otros de hambre y desnutrición (lo mismo que la población alemana) por el estado caótico en que había quedado Alemania, destruida por el bombardeo implacable sobre la población civil, las vías de transporte y la red fabril.

También hubo otros judíos, un pequeño número, que fueron ejecutados por haber infringido las normas de un tiempo de guerra y haber cometido delitos (En mucha menor parte que los prisioneros alemanes en campos aliados).

El número de muertos que da monseñor Williamson, es el real y obedece a dichas causas.
Jamás habló monseñor Williamson de que hubiera un genocidio como alucina Buela. Buela no entiende la propaganda de guerra judía, no entiende el holocuento, como tampoco entiende a monseñor Williamson.

En el fondo Buela es muy parecido a Simón Wisenthal o León Poliakov, su diferencia son las palabras no los hechos.


A %d blogueros les gusta esto: