Archive for the ‘Heroísmo’ Category

la sexualidad en la Hélade (II)

13 de enero de 2012

pág. 28:

¿Dónde está, pues, el problema griego? El problema está en que:

• Los griegos, particularmente los de herencia jonia (como los atenienses), quienes estaban más influidos por las costumbres orientales, tendían a “recluir” mucho a sus mujeres y apartarlas de la vida pública, suprimiendo la imagen femenina, cosa que fue bastante bien satirizada por el historiador Indro Montanelli. Esta situación, como digo, no era panhelénica, ya que en Esparta las mujeres tenían una libertad realmente notable, pero, en todo caso, los vínculos personales más fuertes solían darse entre hombres, como veremos ahora.

• Los griegos ―y en esto coincidían todos― admiraban la belleza sin importar dónde se manifestase ésta, fuese en hombres ó en mujeres, pero de ahí a que tradujesen siempre tal atracción en actos sexuales hay un buen trecho, como veremos después.

  En un pueblo que daba tanta importancia al entrenamiento deportivo, al combate y a la camaradería, era normal que, en el seno de aventuras y grandes batallas lejos del hogar, se forjasen vínculos extremadamente profundos entre hombres, vínculos raramente comprendidos por una sociedad pacifista, afeminada y sedentaria como la nuestra, pero que en todo caso no iban más allá de una sólida hermandad, la propia de toda männerbund. A pesar de la enorme importancia que tenía la relación maestro-discípulo en Grecia, y de que, a no dudarlo, con el advenimiento de la decadencia algunas de estas relaciones quizás degeneraron en hoxualidad, enseguida veremos que no pocos Estados tomaron medidas para salvaguardar la sacralidad de esta institución educativa y espiritual.

• Hoy en día el ideal de belleza del imaginario colectivo es la mujer de treinta y tantos años (lo cual no convierte en “lesbianas“[tribades] a todas las mujeres), en Grecia el ideal de belleza era el muchacho que se hallaba entre la adolescencia y la madurez, porque se consideraba que era el único tipo humano que combinaba una vida de violento ejercicio al aire libre, con la salud de la juventud y la fuerza de la masculinidad.

• Los vocablos griegos para designar al maestro iniciador y al joven iniciado que aspiraba a convertirse en hombre, eran respectivamente erastes y eromenos, lo cual, traducido literalmente, sería algo así como “amante” y “amado“. Sin embargo, como veremos enseguida, la mentalidad de la Antigüedad distinguía claramente entre el amor carnal y el amor platónico, y estas relaciones estaban fundamentadas en el segundo, considerado más elevado, más desinteresado, disociado de lo carnal, y más capaz de inculcar virtud y sabiduría. Y es que en Grecia se pensaba que un hombre joven necesitaba la tutela y el consejo de uno mayor para llegar a ser sabio en la vida o excelso en el deporte, en la caza y en el combate.

(CONTINUARÁ)

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Si existia un lugar donde la conducta disonante del sodomita” estaba mal vista, era sin duda en las asociaciones de cazadores y soldados del pasado remoto (llamadas männerbunden en alemán), donde el trabajo en equipo, la hermandad, el deber y la camaradería del honor predominaban sobre los instintos individuales, los cuales se descargaban en combate o con mujeres, a menudo capturadas y tomadas por la fuerza. El mejor documento para familiarizarse con la mentalidad, la psicología y el modo de vida de una männerbund del pasado, es sin duda la “Ilíada” de Homero, gran epopeya por excelencia del mundo griego, y donde se relatan tradiciones que se remontan al mismísimo Paleolítico. (pág. 31).

la sexualidad en la Helade y las mentiras “modernas” sobre la Antigüedad

3 de enero de 2012

En un blog titulado EUROPA SOBERANA se publicó íntegramente un libro de los que no se distribuyen en librerías. Su título es “El míto de la homosexualidad en la Antigua Grecia” y su autor firma como Eduardo Velasco.  Se puede leer en esta dirección de internet:

http://europa-soberana.blogia.com/2011/062406–homosexualidad-en-la-antigua-grecia-el-mito-se-esta-derrumbando.php

Nota de TRESMONTES7:

No es casual que este blog tenga como título tresmontes7 / URANIA.

Urania es la diosa celeste que simboliza el amor en su significado más noble y espiritual. Su imágen está entre las siguientes arriba  expuestas y que paso a describir: 1) Soldados griegos.- 2) Afrodita,- 3) Apolo y Dafne, del escultor alemán Arno Brecker.- 4) Demóstenes,- 5) Gea,. 6) PLatón,- 7) Proserpina,- 8) Sapho,- 9) URANIA,- 10) soldados griegos,- 11) Soldados alemanes izan la bandera de la Swastika  por considerarse depositarios del legado griego,- 12) la Familia europea, obra artística de Wolfgang Willrich.

marcha RADETZKY

5 de enero de 2011

Freikorps ó CUERPOS FRANCOS hacia el III Reich

6 de agosto de 2010

Un historiador jóven y valiente, del cual no suelen hablar los grandes medios de “in-comunicación”…, debido precisamente a que lo que escribe es muy diferente a lo que publica su pariente,  escritor y exmiembro del PCE (evidentemente nos referimos a Jorge Semprún, que utilizó el pseudónimo de Feredico Sánchez).

El autor que nos interesa  es José Semprún. Hemos conocido su  última obra “Los Cuerpos Francos, el camino al III Reich” [Freikorps] a través de dos fuentes:una es minuto digital, y la otra, es el blog de juan fernández krohn, cuyo post reproducimos seguidamente:

Habían pasado grosso modo veinticinco años sin volver a verle, pero no fallé en reconocerle desde del primer golpe de vista, al cruzarmelo ayer en plena calle, en mi primer día de estancia en Madrid de la visita de breves días que ahora inicio, y me refiero a mi viejo amigo de los tiempos de la Universidad -por más que militásemos en grupos diferentes-, José Semprún del que ignoraba (palabra) su importante obra editorial de corte histórico que descubro ahora por vez primera de ojos absortos.

José Semprún, de un increíble parecido físico -mucho mayor ahora que en los años aquellos cuando le traté- con su tío, el antiguo ministro de cultura (PSOE) Jorge Semprún del que se vio siempre situado por razones familiares además de ideológicas en el otro bando de la linea divisoria (invisible) de trincheras heredada de la guerra civil española -“la otra rama de la familia” como lo describía él ayer en nuestro breve encuentro- se ve convertido hoy, me doy cuenta ahora, en un nombre importante e insoslayable de la historiografía española políticamente incorrecta en temas siempre en ascuas como el genio militar de Franco, la historia de la guerra civil desde una óptica militar, la guerra de independencia americana desde el punto de vista -silenciado implacablemente durante dos siglos- del bando favorable a la causa de España en América y el capitulo crucial de la historia del siglo XX en el periodo de la entreguerras reservado a los cuerpos francos (frei korps), que jugarían un papel crucial en el advenimiento del III Reich y vendrían a ser fatalmente chivo expiatorio -me refiero al grueso de sus miembros y dirigentes- de la tensiones y contradicciones internas del régimen nacional socialista con ocasión de la noche de los cuchillos largos (en el 34)

Los cuerpos francos (frei korps) que dieron su nombre a las unidades de reservistas y voluntarios que hicieron frente al desmembramiento del estado prusiano/alemán tras la derrota en la Gran Guerra (del 14-18) y al estallido de la revolución bolchevique en la Unión Soviética, en fase (amenazante) de expansión puertas afuera desde el día siguiente del final de la primera guerra mundial, son punto fuerte de la literatura de corte histórico -de un innegable sello neoromántico sobre el tema- que habrá florecido durante décadas, y en las que sus protagonistas se verían invariablemente presentados bajo los trazos de héroes idealistas desarraigados y de hombres de acción sin escrúpulos y sin convicciones (fijas) a la vez, condenados a a arrastrar fatalmente el sambenito de “reprobados” y de “malditos” en la memoria colectiva y en particular en los países de lengua y cultura alemana antes y despues del 45.

Semprún que es español -como yo- y del que desconozco en principio el menor lazo de filiación o ascendencia alemana, es sin duda un claro exponente de ese interés legítimo en muchos españoles por la historia de la segunda guerra mundial y en particular del III Reich y del nacionalsocialismo, hilo conductor como lo seria, de una tareas de búsqueda e indagación sobre el tema que se vería plasmado en las útimas décadas en trabajos de innegable valor y calidad literaria innegable a la vez como la obra que aquí abordamos, y rica además en enseñanzas de la gran lección de historia universal que supondría la derrota alemana.

Los pueblos que no aprenden de la historia esta condenados a repetirla. Y es evidente que la derrota alemana encierra hoy como ayer todo tipo de moralejas y ofrece pasto inagotable a la formulación de conclusiones, tanto de orden prático como teóricas. Para no repetir los mismos errores setenta años después aunque solo sea (…)
Hace ya un rato que la historiografía de la segunda guerra mundial dejó de ser un tabú espesos en Alemania y paso a ser al contrario campo libre de de investigación por lo menos en muchos de su capítulos.

Y fue concretamente la llamada querella de los historiadores alemanes -“historikerstreit”- en los años que precedieron inmediatamente a la caída del muro, el detonante en el giro drástico y decisivo en materia historiográfica que sentaría un precedente marcando a la vez rumbos a las nuevas tendencias historiográficas en la materia, gracias al protagonismo y a la pluma de algunos hombres ilustres de la historiografía contemporánea y entre los que destacaría en particular el escritor y catedrático “emérito” (jubilado) Ernst Nolte de cuya amistad me precio desde hace ya bastantes años.

La gran polémica sobre la historia de la segunda guerra mundial a nivel académico como en el terreno de la opinión pública en la Alemania de finales de los década de los ochenta fue una batalla campal que tuvo tanto de historiográfico como de político e ideológico en el fondo, y en la que llevo a partir una lanza nada menos que el presidente de la república federal alemana entonces Von Weizsacker con una declaración retumbante -por sus partidismo, en favor de los “correctos”- justo antes de la caída del muro, tras lo que las tornas cambiaron radicalmente y lo que perecía ya una derrota cantada de los revisionistas se convertiría como por arte de magia en una resonante victoria en toda regla en contra de los primeros.

Y está claro que aquel lance crucial en la historia de la posguerra europea seria un factor decisivo en la aparición de nuevos nombres como el del amigo que aquí evoco. Semprún escribe con éxito y gran divulgación -y en buena hora- libros que no hubieran podido tener la más mínima posibilidad de ver la luz hace quince o veinte años a penas -y le hubieran valido incluso serias sinsabores- en países como Alemania, y sin duda en la mayor parte de los países europeos.

Historia y memoria son -yo diría- dos terrenos o dos “fenómenos” si se prefiere, íntimamente ligados, hermanos siameses incluso por lo inseparables (e inextricables). Y yo me voy a a permitir en este comentario a la obra sobre los cuerpos francos de mi amigo José Semprún, no digo una corrección sino un puntualización -necesaria e indispensable- al tratamiento historiográfico (tan valioso) sobre el tema que aquí estaños abordando.

Los cuerpos francos (frerikrops) fueron una creación del rey Federico II de Prusia -Federico el Buen Ladrón le llamaba Nietzsche- en la Guerra de los Siete Años, y lo constituían unidades irregulares o auxiliares (o provisionales); una especie de somatén (alemán) de los tiempos aquellos. La Guerra de los Siete Años a su vez fue el gran conflicto internacional del siglo XVIII, en suelo europeo como del otro lado del charco, y enfrentó “grosso modo” a las potencias católicas que habían sustituido (y desplazado) a España -y a nuestro Imperio- de su vieja posición hegemónica, contra las potencias protestantes aliadas “in fine” de Catalina II, emperatriz de todas las Rusias (de confesión ortodoxa)

Madre del cordero, la guerra de lo siete Años en la génesis de los grandes conflictos que se seguirían a escala internacional en los dos siglos venideros; como lo fue la guerra civil castellana (1366-1369) en la génesis de todas la guerras civiles de nuestra historia (venidera) Y en una de sus obras que contiene sustancialmente la polémica amistosa que mantuvo con el historiador francés, Francois Furet, el profesor Nolte recordaba su apego sentimental -y en el terreno de e los principios- a la causa de María Teresa de Austria y calificaba de “agresión injusta” la ruptura de hostilidades entonces por parte de Federico.

Y me ha venido todo ello a la mente -como a borbotones- a la vista de la referencia (“rarissima avis”) mencionada en libro de José Semprún sobre la batalla del monte Ana (Annaberg) -en la Alta Silesia- que libraron los cuerpos francos en contra de los polacos, y que se convertiría en hito insoslayable del martirologio nacionalista polaco del periodo de entre dos guerras por las acusaciones de practicas a las que se vería inevitablemente asociadas, de genocidio (anti-eslavo) por parte de los cuerpos francos.

Lo que traería fatalmente consigo un despertar molesto e incordiante para la otra parte es cierto- de la Memoria colectiva y no me refiero sobre todo entre polacos: Y era en la medida que para los polacos no podía menos de ver un precedente de aquello en otras viejas acusaciones polacas y en general de origen católico- remontándose a la Guerra de los Siete Años cuando las tropas de Federico II se habrían ya librado a prácticas de exterminio contra los polacos (católicos) de la Alta Silesia que formaba parte entonces del imperio (católico) de María Teresa (de Habsburgo)

Eslabón esencial de una interpretación histórica de signo polaco/nacionalista que tendría su desenlace histórico mas reciente en la insurrección anti-alemana de Varsovia de agosto del 44 que las tropas soviéticas de Stalin apostadas ya a las puertas de la villa vieron aplastar impasibles (sin mover un dedo siquiera) Y pieza indispensables desde luego, todo lo que precede, del rompecabezas que sigue representando la hostilidad secular germano/polaca para españoles.

“España libra en Europa la batalla de la unidad; la libra y a la vez la pierde” escribió proféticamente José Antonio en su ensayo “España, germanos contra bereberes”, pocas semanas antes de su muerte. Porque lo mismo que la guerra de los siete Años es insoslayable a la hora de dar una explicación convicente de la génesis histórica -en sus causas remotas, y antecedentes más o menos próximos- de la Revolución Francesa, cabe decir también que la Guerra de los Siete Años donde nacieron los cuerpos francos como acabamos de verlo mas arriba es inexplicable sin el marco geopolítico de la Europa de entonces resultante directa del desenlace de la Guerra de los Treinta Años y de la Paz de Westfalia donde España perdería hasta hoy -en la palestra de la política internacional-su hegemonía.

La derrota alemana -lo dije en mi poema “Franco y José Antonio, dióscuros del tiempo nuevo” y lo mantengo- fue una gran tragedia pero fue la suya propia antes que nada. Y en la que los españoles si se exceptua la gesta de la División Azul tuvimos poca parte de resultas de una actitud de neutralidad en concreto que se acabaría imponiendo en la España de Franco, explicable mucho más que por factores de orden coyuntural condicionantes de la política internacional del régimen de Franco en aquel momento, por otros de orden histórico remontándose a nuestra derrota mundial en la guerra de los Treinta Años. Y en esa perspectiva cabe decir la gesta de los cuerpos francos que mi amigo Semprún evoca hora se ve cuajada de lecciones en la recordación histórica (y de moralejas)

Y más aún, por obra y gacia de la distancia emocional imprencisdible que nos impone a los españoles el conflicto secular entre “las dos memorias” -Ricoeur- que desgarra la conciencia europea desde los tiempos de la guerras de religión (entre católicos y protestantes).

Nota de URANIA: ACTAS EDITORIAL, la casa que acaba de publicar el último libro de José semprún, da la siguiente reseña del autor: José Semprún, historiador, es autor de El ejército realista en la independencia america­na (Madrid, 1992); Capitanes y virreyes (Premio Ejército de Investigación 1997) (Madrid, 1999); El genio militar de Franco. Precisiones a la obra del coronel Blanco Escolá «La in­competencia militar de Franco» (Ed. Actas, Madrid, 2000); La división infernal (Madrid, 2000); Del hacho al Pirineo. El Ejército Nacional en la Guerra de España (Ed. Actas, Madrid, 2003) y Bajo la cruz del Sur. Campañas del virrey Abascal.

el 3 de septiembre de 1939 empezó el final…?

14 de marzo de 2010

No suele decirse públicamente que con la guerra de 1939-1945  se agudizó la decadencia de Occidente, de la que ya  dió noticia el famoso y por desgracia poco leido libro de Oswald Spengler… Sin embargo, hemos encontrado un  artículo ( que aclara ciertos hechos que merecen ser conocidos),  que copiamos de http://www.id-press.eu :
1 de septiembre, ¿aniversario de qué?, Gabriele Adinolfi
01 de septiembre de 2009 – Categoría EFEMéRIDES

Mentiras de hace setenta años y mistificaciones de hoy.

Danzing era una ciudad alemana con estatuto espacial puesta bajo control polaco. Alentados por los anglo-franceses, los polacos empezaron a masacrar a la población civil alemana con una intensidad cada vez mayor.

Provocando y exasperando a los alemanes, intentaban hacerles caer en una trampa, pues estaban seguros de poder derrotarlos fácilmente y así para poder anexionarse Prusia oriental.
Después de miles y miles de advertencias, el 1 de septiembre, Alemania acudió en socorro de Danzing y sus ciudadanos alemanes. Cuarenta y ocho horas después Francia y el Reino Unido declararon la Guerra a Alemania para salvaguardar la integridad territorial de Polonia (aunque Danzing no era polaca). No hicieron lo mismo contra la URSS que había atacado a Polonia por el Este. Luego la salvaguardia de la integridad territorial polaca no tenía nada que ver con la guerra.

Alemania intentó por todos los medios de evitar que el conflicto degenerase y de llegar a un acuerdo de paz con Londres, que siempre le fue rechazado.

Aunque los alemanes que caían prisioneros de los polacos eran masacrados de modo horrible, Hitler rechazó la idea de bombardear Varsovia llena de civiles y retrasó las operaciones militares tres semanas. Su magnanimidad no tuvo efecto.

De: « Quel domani che ci appartenne », ediciones Barbarossa, Milán settembre 2005

Naturalmente hoy nos dicen que el 1 de septiembre empezó la Segunda Guerra Mundial (pero no es cierto, fue el día 3), que ésta fue declarada por Alemania (pero no es cierto fue declarada por Francia y Reino Unido a Alemania) y que sucedió porque Alemania invadió Polonia (pero tampoco es cierto, Alemania acudió en defensa de una población masacrada cotidianamente en una ciudad alemana que sólo el infame Tratado de Versalles había dejado fuera de su control).

Luego están los tópicos sobre la voluntad hitleriana de conquistar el mundo. Propaganda de cuatro pesetas “made in Chaplin” y obviamente sostenida por los instigadores reales de la guerra y por los usureros que llevan la muerte y la devastación para imponer el sistema internacional vigente fundado en el Crimen Organizado con la servil complicidad de las oligarquías de todo género y naturaleza

http://www.id-press.eu

VIVA LA MUERTE !

14 de enero de 2010


En una sociedad materialista, escépticamente cobarde, que se niega a mirar de frente a la muerte, como lo que es (el final de todo, para los ateos; el principio de una vida nueva, para los creyentes), existe todavía  una  brigada, un grupo de hombres valientes que se declaran ser “novios de la muerte” y que osan gritar, como desafío ante un a sociedad mezquina que se aferra a la vida terrena a costa de cualquier valor superior, “¡VIVA LA MUERTE!.

La famósa anécdota en la que el fundador de la Legión Española –y además estudioso del código de honor japonés, el bushido– gritó:  “¡Mueran los intelectuales traidores!” ¡Viva la muerte!”  hay  que interpretarla en el contexto febril de un alzamiento nacional, civil, militar y patriótico, contra un régimen que suponía ser la ruina de la Hispania forjada por la civilización cristiana y romana.  Ese grito escandaloso y subversivo para los pazcuatos y pacifistas ha sido después tergiversado y malinterpretado como  un  “¡Muera la Inteligencia!” y un “¡Viva la muerte!” absurdos o irracionales.

Para comprender el espíritu de este cuerpo militar que subsiste –diriamos que de milagro, dado  el servilismo ideológico anticristiano del Régimen político encarnado hoy en un melifluo individuo con cejas puntiagudas —

me parecen muy elocuentes las siguientes fotografías, tomadas de un blog católico, crux et gladius:

Del citado blog Crux et Gladius reproducimos algunos párrafos que explican cómo nació en el año 1928 la vinculación entre la Legión y el Cristo de la Buena Muerte:

Nadie entiende el Cristo de la Buena Muerte sin La Legión, y los legionarios sin la presencia de su sagrado protector en la noche del Jueves Santo mientras entonan con devoción ‘El Novio de la Muerte’.

Desde 1928, La Legión es una pieza clave más de la Congregación. Con motivo de una visita de los mandos del recién creado Tercio de Extranjeros procedentes de la guerra de África, existe un acercamiento de aquellos militares con los directivos de Mena, provocando una petición para que el Cristo de la Buena Muerte fuese protector de La Legión. Esta solicitud fue muy bien recibida en el seno de la cofradía y su junta de gobierno, y las tropas militares comienzan su participación en la procesión.

Cada Semana Santa varias escuadras se turnan continuamente para velar por la buena muerte de Jesucristo montando guardia de Domingo de Ramos a Miércoles Santo, a la que asisten miles de malagueños y visitantes que no quieren perderse esta guardia legionaria.

En el año 2000 el entonces arzobispo castrense de España, monseñor José Manuel Estepa Llaurens, aprobó el decreto de nombramiento de protector oficial de La Legión española al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, siendo general jefe de Brigada de La Legión ‘Rey Alfonso XIII’, Enrique Gomáriz de Roble. De esta manera, se unían los lazos de la vinculación de manera oficial definitivamente.

Nota de URANIA:  Es notoria la vinculación entre la cruz cristiana  y la espada, es decir, el espíritu representado — para defender la Cristiandad–  por los cruzados, las órdenes militares, los caballeros templarios, los caballeros teutónicos, etc… incluso, hasta el siglo XX, cuando en la segunda guerra mundial, los voluntarios europeos –entre ellos la División Azul– combatieron y murieron en el llamado Frente del Este.

Los enemigos de la Cruz siguen intentando erradicarla y borrarla de la faz de Europa. Para ello no dudan en importar e imponer la Media Luna y los minaretes musulmanes… No es una casualidad que en el bando perdedor en 1945 una de las medallas más prestigiosas era la Cruz de Hierro. Por fortuna la Cristiandad, aunque muy debilitada y casi eclipsada, sobrevive en la actualidad, incluso en Rusia, donde desde 1917 a 1989  existió un régimen político oficialmente ateísta.

Addenda para entendidos en  medallas y armas de guerra:  La primera Cruz de Hierro es del año 1914 y la segunda es del año 1939.  El fusil de asalto alemán es el sturmgewehr 44 y el rifle soviético es el  ak47.

¿por qué mataron al niño San Pelayo?

5 de julio de 2009
 

 SAN_PELAYO-b_198x333   hhhhhhhh

 

 

 

 

 

San Pelayo, mártir, Córdoba, España. 911-925. Pelayo (o Paio), nació en Galicia en la actual diócesis de Tui-Vigo en el año 911, probablemente en la parroquia de Albeos. El cual confesando la fe católica, por órden de Abderramen, rey de los sarracenos, fue despedazado miembro por miembro con unas tenazas de hierro, consumando así gloriosamente su martirio. Eran los duros tiempos en los que España sentía sobre si el duro peso de la dominación musulmana, que tan poco aprecio siente por la virtud de la castidad. Y, de en medio de este mundo, Dios iba a elegir para si la flor pura del alma de Pelayo, cuando apenas si se había abierto a la vida. Junto con su tío, el obispo de Tui Hermigio fue apresado y llevado a Córdoba a raíz de la batalla de Valdejunquera, del año 920, permanece como rehén a fin de facilitar la liberación de su ilustre tío que a su retorno a Galicia debía conseguir una fuerte suma convenida.
Allí, el califa se sintió torpemente atraído por la esbelta figura del muchacho de catorce años, horrorizado éste más por la monstruosidad de la proposición que por los posibles castigos que supondría su negativa, «antepuso el amor de Dios a las seducciones del mundo y guardó el corazón limpio. Recibió el martirio el día 26 de junio del año 925. La sangre de los mártires ha hecho germinar siempre aquella tierra que ha recibido su riego, de ahí que el cuerpo sin vida del joven Pelayo haya recibido el culto desde muy pronto con gran respuesta de gracias por su parte. En un principio fue trasladado de Córdoba a León, pasando más tarde a Oviedo, donde recibe veneración en el monasterio de San Benito que lleva su nombre. Es Patrono de nuestro Seminario Menor de Tui.
 =====

 

 
 
 

 

 http://yrania.wordpress.com/2009/07/05/26-junio-san-pelayo-martir-911-925-d-jc/http://www.pelayo.com.mx/a_don_pelayo.htm
  

http://tresmontes.wordpress.com/2009/07/05/27-de-junio-no-es-casualmente-el-dia-de-san-pelagio/

FOROS LIBRES, UNIOS!

6 de enero de 2009

Estamos, aunque no seamos conscientes el todo, de nuevo en época de clandestinidad y catacumbas…toleradas. Mientras los poderes fácticos y reales que controlan y administran “su Victoria” y “su Sistema Democrático” están intentando dar la última VUELTA DE TUERCA para que no se permita ninguna disidencia a sus postulados y dogmas oficiales e inatacables.

Por estas razones es grato encontrar, inependientemente de si estamos o no totalmente de acuedo con ellos, foros y blogs que realmente defienen la libertad de expresión, precisamente frente a aquellos que llevan setenta años imponiendo su dictadura democrática en nombre de la “libertad”, es decir, de “su libertad”…y no de la nuestra.

Uno de esos foros se llama: http://www.debatimos.com/

Muy interesante es el artículo titulado “La colonización de Europa”, que

empieza con este párrafo:

LA COLONISATION DE L’EUROPE

Por Guillaume Faye

La guerra étnica ha comenzado. Por lo bajo. Y, año tras año, se amplia. Por el instante, ha tomado la forma de una guerrilla urbana larvada: incendios de automóviles o de comercios, agresiones repetidas de europeos, ataques al transporte público, emboscadas a la policía o a los bomberos, razzias desde los suburbios hacia los centros urbanos, etc… Como demuestra un estudio sociológico encargado para analizar el fenómeno, la delincuencia de los jóvenes afro-magrebíes es también un medio de conquista de territorios y de expulsión de los europeos en el interior del territorio estatal francés. No está motivada únicamente por razones de simple criminalidad económica.


A %d blogueros les gusta esto: