Archive for the ‘España’ Category

Fiesta de la HISPANIDAD:12 octubre 2017: Desfila en Madrid LA LEGIóN ESPAÑOLA

16 de octubre de 2017

Así ha desfilado LA LEGIÓN ESPAÑOLA el 12 de octubre, Dia de la Fiesta Nacional

 

https://youtu.be/5tjsC5ySB_w

https://www.youtube.com/watch?v=5tjsC5ySB_w

muere el filósofo GUSTAVO BUENO

8 de agosto de 2016

El filósofo Gustavo Bueno falleció ayer a los 91 años en Niembro (Asturias), dos días después de la muerte de su esposa. Su voluntad de armar un sistema de pensamiento marcó su obra
MANUEL CRUZ
7 AGO 2016 – 21:34 CEST

1470597848_433177_1470598028_noticia_normal_recorte1
Gustavo Bueno, en una imagen de 2003. MIGUEL GENER
MÁS INFORMACIÓN
• Muere el filósofo Gustavo Bueno
• “Cada pueblo tiene la TV que merece”, dice Gustavo Bueno
• “En esta guerra, la extrema izquierda es el Papa”
Hace algunas semanas, en el transcurso de una entrevista para un diario, me preguntaba la periodista por el libro de filosofía que más me había influido. Era una pregunta, claro está, de imposible respuesta. En vez de hurgar, inútilmente, entre mis textos favoritos, opté por tirar de memoria. Y di en recordar un panfleto de Manuel Sacristán que marcó a la gente de mi generación, aquel Sobre el lugar de la filosofía en los estudios superiores, que tanta cola trajo, en la medida en que impugnaba, de manera radical, la existencia de Facultades de Filosofía, las mismas en las que, por esas fechas, estábamos pensando en ingresar.
Fue precisamente como cola de aquel panfleto como muchos de nosotros, estudiantes de finales de los sesenta y principios de los setenta del siglo pasado, conocimos a Gustavo Bueno, quien, dos años después de la aparición del opúsculo sacristaniano, en 1970, publicó su libro El papel de la filosofía en el conjunto del saber. Era una respuesta desmesurada —el papel de Sacristán ocupaba 36 páginas y el texto de Bueno, 319—, alborotada y retadora, muy en su estilo. No se privaba, por ejemplo, de referir en el prólogo que solo había utilizado los libros que tenía a su alrededor, sin consultar los que tenía en las estanterías más altas porque no disponía de una escalera para acceder a ellos.
Vista la cosa con perspectiva, se puede afirmar que no era aquella intervención una mala carta de presentación del filósofo riojano. Por lo pronto, mostraba uno de sus principales rasgos, a saber, un temperamento polémico que no dejó de acompañarle nunca. De hecho, tan pespunteada de polémicas está su trayectoria que puede dibujarse la evolución de su pensamiento siguiendo el rastro de aquellos pensadores y aquellas posiciones teóricas con las que se fue peleando.
Personalmente, alcanzo a recordar el rifirrafe que mantuvo con Fernando Savater en las páginas de la añorada revista Triunfo a principios de los setenta, rifirrafe del que Bueno no salió, como era de prever, muy bien parado. También nos llegó noticia, más o menos por los mismos años, del incidente con Alberto Cardín en el que se vio involucrado, cuando el prematuramente desaparecido antropólogo estudiaba en Oviedo y le reprochaba al filósofo su ortodoxia prosoviética. Pero luego, como decíamos, el signo de las polémicas (y, obviamente, sus interlocutores) fue variando.
Discutió en especial sobre religión y sobre política, aunque también buscó el cuerpo el cuerpo en otros asuntos, como el de una reivindicación de la pena de muerte que no alcanzó el eco que parecía estar buscando. En todo caso, fue su evolución en el campo de la política la que le reportó mayor número de reproches, especialmente por su defensa de una idea de España que para muchos no dejaba de constituir una variante del más rancio nacionalismo español.
Aunque tal vez el rasgo teórico por el que mejor quede definido Gustavo Bueno sea por su voluntad de sistema. Durante algunos años, constituía casi un lugar común en la comunidad filosófica de nuestro país señalar que Bueno era, junto con Eugenio Trías, el último filósofo que todavía estaba empeñado, contra viento y marea, en elaborar su propio sistema, el denominado materialismo filosófico.
BIBLIOGRAFÍA BÁSICA
Ensayos materialistas (1972). Intenta explicar la historia humana en función de una “conciencia autónoma” de la idea de Dios.
El animal divino (1985). Uno de sus ensayos más polémicos. Bueno divide las religiones en tres categorías y defiende que surgen como un proceso histórico que se inicia con el culto a los animales.
El mito de la cultura (1997). Uno de sus libros más populares, donde critica las nacionalidades porque pretenden arrogarse la cultura, imponiéndose al pensamiento científico.
España frente a Europa (2000). Desde la perspectiva de una filosofía materialista de la historia, discute la naturaleza de la identidad de España y la estructura de su unidad.
El mito de la izquierda (2003). Acusa a los independentistas de indefinición por su idea de Estado y su proyecto político.
La fe del ateo. (2007) Su gran negación de la existencia de Dios, por la que algunos le calificaron de islamófobo.
Se reparará en que el elogio tenía un carácter puramente formal, esto es, no entraba a enjuiciar el valor del concreto sistema elaborado por el autor de laTeoría del cierre categorial. No es, ciertamente, este momento, el de la despedida, el adecuado para entrar en la valoración técnica del mismo. Cumple ahora a quienes tanto se han reclamado de él, por ejemplo desde las páginas de la revista El Basilisco,acreditar la potencia teórica, la capacidad interpretativa y la fecundidad heurística de lo pensado, aunque la vigorosa personalidad de su creador les pone la tarea francamente cuesta arriba.
Sea como sea, no habría que descartar que una de las claves para aquilatar de manera adecuada la aportación de Gustavo Bueno se encuentre precisamente en esa distinción de la que luego tantos se han reclamado y que él ya dibujaba en su polémica con Sacristán. Me refiero a la distinción entre filosofía académica y filosofía mundana.
Acaso el privilegio del tiempo transcurrido, y la deriva que ha ido sufriendo el pensamiento filosófico tanto en el medio propiamente académico como en el espacio público, nos permitan considerar esas dos dimensiones del trabajo de Bueno bajo una nueva luz. Quizá, a medida que ambos escenarios iban evolucionando con el tiempo, empezó a desenvolverse en ambos con creciente dificultad, y no terminó de atinar con el lenguaje ni con las categorías adecuadas para cada uno de ellos (deviniendo abstrusamente hiperacadémico en un lugar y sencillamente extravagante en el otro, como cuando le dio por oficiar de comentarista del programa de televisiónGran Hermano). En cualquier caso, nada de eso rebaja el mérito de su intuición ni nos autoriza a minusvalorar el arrojo de haberse atrevido a transitar por ella.
Ha sido, en fin, para bien y para mal, un digno hijo de su tiempo, y lo supo resumir él mismo en una frase que pronunció cuando le preguntaron por aquellos de sus textos que todavía consideraba válidos: “Con fecha, todos; sin fecha, ninguno”. Apliquémonos esa lucidez.
Manuel Cruz es catedrático de Filosofía Contemporánea de la Universidad de Barcelona.

FUENTE:
http://cultura.elpais.com/cultura/2016/08/07/actualidad/1470597848_433177.html

…se premia a un alumno que blasfema y presume de ser “maricón”…

9 de enero de 2016

Palma: Una profesora ‘premia’ con un sobresaliente a un alumno “maricón” que dice en un trabajo escolar que desea “follarse” a Jesucristo y que la Virgen practicaba sexo anal

La Plataforma Hazteoír.org ha recogido hasta ahora más de 27.000 firmas para pedir al consejero de Educación del Gobierno balear, el socialista Martí March, que actúe de forma disciplinaria contra una profesora de Secundaria de la Comunidad «responsable de premiar la blasfemia». Dicha plataforma considera «intolerable» que una docente de Arte del IES Josep Maria Llompart, ubicado en Palma, haya calificado con sobresaliente el trabajo de un alumno «donde se profieren todo tipo de insultos y blasfemias contra las creencias religiosas, los símbolos cristianos y los representantes de la Iglesia católica».

En el clip, el alumno llama “puto” al obispo, dice que la Virgen practicaba sexo anal y manifiesta su deseo de “follarse a Jesucristo”, entre otras lindezas, mientras baila al ritmo de un estribillo -repitiendo “soy maricón”- y simula una felación.

El maricón en cuestión

El maricón en cuestión

Por su parte, el Instituto de Política Familiar de Baleares (IPFB) anunció el pasado domingo su intención de denunciar ante la Oficina de Derechos del Menor (ODDM) el citado vídeo, para que la ODDM inste a la Consejería de Educación a abrir un expediente disciplinario. Desde la oposición, el PP también ha anunciado ya que pedirá explicaciones al consejero March.

En la presente legislatura, el Ejecutivo autonómico está presidido por la socialista Francina Armengol, gracias al acuerdo tripartito suscrito hace medio año entre el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos, si bien este último partido no forma parte del equipo de gobierno, que sólo cuenta con consejeros del PSOE y de MÉS. En la oposición se encuentran el PP, la formación nacionalista PI -sucesora de la extinta UM- y Ciudadanos.

El Obispado calla

Hay silencios que dicen más que las palabras. Y en el caso del Obispado de Mallorca, que sigue sin pronunciarse sobre el vídeo blasfemo mientras la comunidad católica se ha volcado en la defensa de la Iglesia, pone de relieve una incomprensible tibieza que está dando que hablar dentro y fuera de la institución.

Desde diferentes colectivos se han movilizado para defender la libertad religiosa y denunciar lo fácil que es criticar a la religión católica, al tiempo que han cuestionado los criterios pedagógicos que se imparten en dicho centro. El Instituto de Política Familiar de Baleares (IPFB) interpuso una denuncia ante la Oficina del Defensor del Menor, el PP y Ciudadanos han exigido a la Conselleria de Educación que dé explicaciones sobre lo ocurrido y abra una investigación en el instituto público.

Ajeno a todo y paralelamente, el Obispado ha callado. Ayer, tras contactar con el gabinete de prensa, éste dio largas y, finalmente, declinó hacer declaraciones al respecto. Aunque en un primer momento garantizaron que darían una contestación, horas más tarde, y pese a la insistencia de este rotativo, prefirió seguir callado.

El gabinete de prensa informó de que «de momento» no emitirán ningún comunicado ni tampoco aseguran que lo hagan en los próximos días. La negativa se produjo al mismo tiempo que el Obispado emitía un comunicado por un tema muy diferente, criticando la supresión de la misa de Sant Sebastià del programa de fiestas patronales de Palma.

El Obispado tiene conocimiento de los hechos desde un par de semanas pero no ha defendido ni al religioso que denunció el caso (el profesor de Religión del IES Josep Maria Llompart), ni tampoco ha atendido la petición del padre Francesc Novella del Oratorio de Porreres, quien solicitó a las máximas autoridades que se pronunciaran ante la gravedad de los hechos.

Otros silencios se han hecho notar estos días son los de los partidos políticos de la izquierda. Ni PSIB, ni Més ni Podemos han dicho nada. Un silencio que en algunos sectores ha sido calificado de “cómplice”. El Instituto de Política Familiar de Baleares (IPFB) pone el acento en la actitud “pasiva” de estos partidos, a quienes reclamó ayer que actúen de inmediato para salvaguardar los derechos de los menores e insten a la apertura de expediente disciplinario contra el profesorado del centro educativo.

IPFB recuerda que el artículo 525 el Código Penal estipula multas de ocho a doce meses para quienes “ofendan los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen públicamente a quienes los practican”. Incide, además, en la gravedad de que se aliente el odio hacia la religión católica desde el sistema educativo.

FUENTE:

http://www.alertadigital.com/2016/01/08/una-profesora-de-palma-premia-con-un-sobresaliente-a-un-alumno-maricon-que-dice-en-un-trabajo-escolar-que-desea-follarse-a-jesucristo-y-que-la-virgen-practicaba-sexo-anal/

“Podemos” dice que ESPAÑA pida “perdón” por haber reconquistado Granada…

5 de enero de 2016

18.0k shares

Podemos exige a España que ‘pida perdón’ a los musulmanes por la ‘Toma de Granada’

ESPAÑA enero 2, 2016 LAGACETA.EU 41

La celebración de la ‘Toma de Granada’ vuelve a encender a la ciudad. Como cada 2 de Enero, el Ayuntamiento andaluz conmemora con gran solemnidad la victoria de los Reyes Católicos y la expulsión, tras siglos de Reconquista, de los Ejércitos musulmanes de la Península.

Tras casi diez años de guerra, en 1491, los Reyes Católicos pusieron sitio a la capital del reino nazarí de Granada. Su caída era ya cuestión de tiempo.

Según cuenta la historia, Isabel I de Castilla no sólo pretendía conquistar la ciudad, sino ir todavía más allá y acabar, de una vez por todas, con el poder islámico en la Península, que se extendió durante más de 800 años.

Al entrar en Málaga (1487) cerró su puerto y la posible ayuda militar que podía llegar de los reinos musulmanes del Magreb. La toma de Baza, en el otro extremo del reino, marcó otro punto de inflexión en la ofensiva.

Granada se les resistía y fue en la zona donde concentraron Fernando e Isabel todos sus esfuerzos. La presión de las fuerzas combinadas de Castilla y Aragón se dirigió frontalmente sobre la capital, a fin de acabar con la resistencia mediante un solo golpe. Plantaron su campamento en lo que hoy conocemos como Santa Fe.

Tras 18 meses de terrible asedio, el final llegó por el hambre, por la presión militar y, según apuntan fuentes históricas, por el soborno a varios notables cortesanos nazaríes, a los que se prometió conservar sus propiedades y su posición social y concederles determinadas mercedes. El 2 de Enero de 1491, los Ejércitos del sultán Boabdil se rindieron y fueron expulsados del país.

Desaparecía así el último reducto de poder musulmán en España desde el año 711. La Reconquista había terminado. La unificación de los reinos españoles era ya un hecho. Se acababa de escribir una de las páginas más gloriosas de nuestra historia.

Sin embargo, como sucede con el ‘Descubrimiento de América’, la polémica sigue acompañando a la que debería ser una fecha de celebración y confraternización entre españoles. Nos seguimos avergonzando de nuestro propio pasado.

La Plataforma Granada Abierta pide que se prohíba la ‘Toma de Granada’

Paralelamente a los actos oficiales, la ‘Plataforma Granada Abierta’ celebrará este año una nueva edición del alternativo ‘Toma no, Mariana sí’ con la Fundación Euroárabe, en esta ocasión en torno a la figura del poeta Federico García Lorca, que reivindicarán para mostrar su rechazo a una celebración que consideran “xenófoba” y “anacrónica”.

Los actos, que arrancarán a las 11,00 horas, contarán con la presencia del hispanista y experto en Lorca Ian Gibson, además de una lectura poética a cargo de Ángeles Mora, un concierto de música andalusí y un recital flamenco del cantaor Juan Pinilla.

El portavoz de la plataforma, Francisco Vigueras, ha recordado que ya García Lorca se mostró contrario a la celebración de la Toma y habló “del gitano, del negro, del judío y del morisco que todos llevamos dentro”. Lo contrario, ha dicho, que propugna la celebración de la Toma, que supone “la ruptura de la convivencia democrática”, en tanto que se ha convertido en una celebración que usa la “ultraderecha granadina” para cantar consignas “xenófobas”, “islamófobas” y “racistas”.

Por ello, la plataforma ha vuelto a reclamar al Ayuntamiento de Granada que elimine la celebración de la Toma tal y como está concebida actualmente y la convierta en una “fiesta de las culturas”. Además, apuesta por que el 2 de enero deje de ser fiesta local, en pro del 26 de mayo, día de Mariana Pineda. De hecho, según ha incidido Vigueras, el 26 de mayo era la fiesta local en Granada antes del franquismo, y fue el dictador el que decidió cambiarla al 2 de enero para celebrar la Toma de la ciudad por parte de los Reyes Católicos, una fiesta que “ya no es sostenible en democracia”.

Las bases de Podemos en Granada califican de ‘genocidio’ la ‘Toma de Granada’

Otro de los colectivos que ya mostraron abiertamente su rechazo a la celebración de la ‘Toma de Granada’ fueron los círculos de Podemos, con amplia presencia y representación municipal.

Las bases de la formación neocomunista en la ciudad calificaron la victoria, a través de su cuenta oficial de Twitter, de ‘celebración fascista’ y ‘genocidio’ contra el pueblo andaluz, y exigieron que España pidiera perdón al Islam.

‘#NoALaToma La Toma de Granada fue un genocidio contra los andaluces. Debería ilegalizarse esas celebraciones fascistas y ofrecer disculpas’ – @Podemos_Bases.

Sin embargo, el grupo municipal Vamos Granada, marca blanca de Podemos en el Ayuntamiento de la capital, se abstuvo en la votación de las festividades de 2016, que incluía el 2 de Enero, argumentando que no era un tema político sino “una decisión del conjunto de la gente”. Para los podemitas, “en este caso no se trata de mayorías y bandos. Se trata de una cuestión cultural, de soluciones inclusivas fundamentadas en la cultura, que contribuye a mejorar la convivencia”

Este 2 de Enero, en la fiesta que se celebrará en la localidad granadina de Torres de Hurtado, los concejales de Podemos, el PSOE e Izquierda Unida ya han anunciado que acudirán vestidos de musulmanes.

===

FUENTE:

http://lagaceta.eu/podemos-exige-a-espana-que-pida-perdon-a-los-musulmanes-por-la-toma-de-granada

2 de ENERO: de 1492: RECONQUISTA DE GRANADA

3 de enero de 2016

Granada celebra este sábado 2 de enero la Toma de la ciudad en 1492 por parte de los Reyes Católicos, un año más entre las críticas de distintas asociaciones pro-derecho humanos y otros sectores sociales que consideran esta celebración una fiesta “xenófoba” y “anacrónica” que “rompe la convivencia democrática entre pueblos”.

El 2 de enero fue elegido en el año 2000 como símbolo para el siglo XXI y declarado ‘Día de la Ciudad de Granada’, día de festejos en el que el Ayuntamiento rinde homenaje a su historia y su patrimonio. La corporación municipal bajo mazas, autoridades y representantes de los distintos colectivos de la ciudad visitarán así la Capilla Real, hasta concluir el recorrido en el Balcón de la Casa Consistorial.

La comitiva oficial sale hacia el Ayuntamiento, desde cuyo balcón Olivares tremolará de nuevo el pendón para saludar a los congregados con el ritual de ‘Granada qué’. Concretamente, el concejal grita tres veces el nombre de la ciudad, respondiendo los presentes un “¡Qué!” al unísono. Se termina el acto con la frase “Por los ínclitos Reyes Católicos, don Fernando V de Aragón y doña Isabel I de Castilla. ¡Viva España!, ¡viva el Rey!, ¡viva Andalucía! y ¡viva Granada!”, seguido del himno de España.

—————

Miles de personas se congregan en Granada pese a la lluvia para celebrar el 524 aniversario de la Toma

 

 

 

Granada ha conmemorado hoy el 524 aniversario de la conquista de Granada por los Reyes Católicos, una efeméride que a pesar del mal tiempo ha congregado a miles de personas en la plaza del Ayuntamiento en la que se tremola el pendón ante partidarios y detractores de una fiesta sin incidentes.

 

La céntrica plaza del Carmen en la que se ubica el ayuntamiento de Granada ha repetido la estampa de escenario dividido entre defensores y detractores de la conmemoración de la Toma de Granada y, a pesar del mal tiempo, ha congregado a varios miles de personas desde que ha partido la comitiva municipal pasadas las 11.15 horas.

 

El ceremonial cívico religioso que conmemora el 524 aniversario de la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos ha vuelto a enfrentar a grupos de extrema derecha e izquierda custodiados por la Policía, que han iniciado un intercambio de insultos que se ha mantenido hasta el final de la celebración, poco antes de las dos de la tarde.

 

En la plaza del Carmen han aparecido banderas andaluzas y de España junto a otras anarquistas, republicanas y por la independencia de Andalucía.

 

La salida de la comitiva, protagonizada por los concejales del equipo de Gobierno (PP), junto a representantes de Ciudadanos y con la ausencia de los ediles de PSOE e IU, ha elevado los primeros enfrentamientos verbales, los mismos que se repiten cada año, sin que se hayan producido incidentes.

 

Acompañados de los figurines ataviados con trajes de época de los últimos seis siglos, entre ellos un musulmán, la comitiva se ha dirigido hasta la Capilla Real, donde se ha celebrado una eucaristía por la conmemoración presidida por el arzobispo de Granada, Javier Martínez.

 

La comitiva ha hecho una ofrenda floral en la Capilla Real donde yacen los Reyes Católicos antes de tremolar por primera vez el pendón, una réplica del confeccionado por Felipe IV entre 1621 y 1623 sobre el modelo original con el que los reyes Isabel y Fernando entraron en la ciudad.

 

Durante la celebración religiosa, el centenar de congregados en la plaza y convocados por grupos como Alianza Nacional o Democracia Nacional, y de extrema izquierda convocados por Nación Andaluza y otros, han coreado lemas de ida y vuelta, como “España cristiana, nunca musulmana” a lo que el bando contrario ha contestado con un “Nada que celebrar”.

 

En la plaza han sonado los himnos de Granada, Andalucía y España antes de que el encargado de tremolar el estandarte, el concejal Manuel Olivares (Ciudadanos), haya subido al balcón del Ayuntamiento, momento en el que se ha incrementado el volumen de las protestas.

 

También ha resonado en la plaza el “sí a la Toma” de miles de granadinos congregados en los alrededores, una cifra que se ha incrementado poco antes de tremolar el estandarte, y se han vuelto a ver pancartas contra la celebración de la Toma de Granada por grupos que la consideran racista.

 

Olivares se ha encargado de tremolar el pendón desde el balcón del ayuntamiento, momento en el que ha repetido tres veces el rito de “Granada” a lo que los asistentes han respondido el tradicional “¿qué?” para cerrar el ceremonial repitiendo la leyenda: “Granada, Granada, Granada, por los ínclitos Reyes de España don Fernando V de Aragón y doña Isabel I de Castilla. Viva España. Viva el Rey. Viva Andalucía. Viva Granada”.

 

Al terminar la ceremonia, los congregados en la plaza del Carmen se han disuelto entre algunos gritos enfrentados pero sin que se haya registrado ningún incidente.

 

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, ha defendido la celebración de la Toma como un hecho histórico y ha recalcado que concita el cariño y el apoyo de los granadinos, que han acompañado al cortejo durante todo el trayecto a pesar de la amenaza de lluvia, y ha subrayado que es una tradición familiar.

 

Mientras tanto, la Plataforma Granada Abierta ha reunido a cerca de un centenar de personas en el acto alternativo a la Toma de Granada y ha reivindicado la figura de Federico García Lorca como ejemplo de tolerancia frente a la llamada que agita “a la peor burguesía”.

 

FUENTE:

http://www.alertadigital.com/2016/01/03/miles-de-personas-se-congregan-en-granada-pese-a-la-lluvia-para-celebrar-el-524-aniversario-de-la-toma/

Francisco FRANCO

2 de enero de 2016

—¿Por qué ha escrito ud. un libro franquista y cuál es su tesis principal?

—- Los mitos del franquismo no es un libro  franquista sino que trata de exponer la verdad sobre el franquismo prescindiendo de retóricas propagandísticas y atendiendo esencialmente a los hechos. Y creo que mejora a la inmensa mayoría de las obras publicadas hasta ahora. La mayor parte de los libros que han tratado de defender la memoria de aquella época resultan a menudo romos o provincianos, o anecdóticos. Y los contrarios, como los de Preston, Moradiellos,  Cortázar, Viñas y tantos otros, caen simplemente en lo grotesco. En resumen diríamos que, contra lo que se viene diciendo, fue una gran época para España y si sigue habiendo hoy algo de democracia después de la transición lo debemos a su legado.

Pero aunque  el libro trata más del régimen que de Franco, quiero hablar ahora del personaje. Atendiendo a los datos, lo considero el estadista de mayor talla, con gran diferencia, que haya producido este país en dos siglos por lo menos. Por lo menos. Para comprobarlo basta atender a los grandes desafíos históricos a que se enfrentó y superó brillantemente, en un país acostumbrado desde mucho tiempo atrás al derrotismo, la mediocridad y la autodenigración.

*Venció a una revolución comunista, no a una democracia destruida previamente por el Frente Popular. Contra lo que se dice, no fue el primero en hacerlo (antes la habían vencido Mannerheim en Finlandia y Pilsudski en Polonia). Pero la victoria en España tuvo especial transcendencia, pues un triunfo del Frente Popular habría repercutido con gran fuerza en Hispanoamérica y disparado las tensiones en una Europa emparedada por así decir entre la URSS y España. Franco libró a Europa de tal perspectiva. E, importa señalarlo, empezó la guerra en unas condiciones materialmente tan desfavorables que casi cualquier otro militar o político habría tirado la toalla; sin embargo,  partiendo de una situación  prácticamente desesperada, terminó ganando.

*A continuación, Franco topó con una guerra mundial que no deseaba en modo alguno, viéndose obligado a reconstruir el país en circunstancias extremadamente duras. Evitar verse arrastrado al remolino bélico por las presiones de Hitler y de muchos del bando nacional, exigía una capacidad política y habilidad de maniobra muy fuera de lo común. Fue una auténtica proeza y no imagino a ningún político español capaz de realizarla, aparte de él.

* Acabada la guerra mundial, España chocó con la hostilidad de los vencedores, la URSS y las potencias anglosajonas. Casi todo el mundo creyó que estos podrían barrer al franquismo con un soplo, pero el Caudillo se mantuvo firme. Previó antes que Churchill y desde luego que Roosevelt o Truman, que la alianza entre el stalinismo y los anglosajones quebraría, y desafió todos los chantajes y amenazas. Los anglosajones se lo pensaron dos veces antes de intentar una invasión pues, como recordó Churchill, daría lugar a una nueva guerra civil en España, propagable a una Europa hambrienta y en ruinas, como también observó De Gaulle. Stalin lo intentó indirectamente con el maquis, una peligrosa guerra de guerrillas… a la que derrotó asimismo.

* A falta de una invasión directa, y pese a que la anterior neutralidad de España había beneficiado sobre todo a los vencedores de Hitler, estos promovieron el aislamiento internacional de España. Se trataba de una medida criminal sin atenuantes, pues buscaba  crear en España una hambruna masiva como medio para derrocar al franquismo y volver a traer a los políticos del Frente Popular. Franco se adelantó negociando con Argentina créditos para la importación de carne y cereales que permitieron paliar los  peores efectos. Posteriormente, con una política tenaz  y hábil, terminó por derrotar el aislamiento y ser reconocido por todos los países, excepto los que él no quiso reconocer.

* España debió reconstruirse sin Plan Marshall y en medio de un hostigamiento exterior, y lo consiguió. Contra lo que suele decirse, la autarquía de los años 40 y 50 fue un éxito considerable, como demuestran los numerosos datos económicos citados en mi libro. No obstante, a finales de los 50, la autarquía se había agotado y Franco tuvo suficiente flexibilidad para cambiar de política, atendiendo a los economistas formados en la primera Facultad de Económicas del país, fundada durante su mandato. Con ello hizo de  España una de las economías de más rápido crecimiento del mundo.

* Después de la guerra mundial, los países occidentales de Europa se habían convertido prácticamente en protectorados de Usa. Es llamativo que los más hostiles a España fueran aquellos como Suecia, Holanda o Francia, donde mayor colaboración habían obtenido los nazis. No tuvieron más remedio que reconocer a Franco, pero siempre con un punto de rechazo, manifiesto en su apoyo al terrorismo de la ETA y otros actos  inamistosos. En la cuestión de Gibraltar, el franquismo venció diplomáticamente a Inglaterra en la ONU y ante el incumplimiento de Londres, cerró la verja, convirtiendo el peñón en una ruina para una Inglaterra no especialmente boyante.

* Franco entendió que, en las circunstancias de la guerra fría, España debía acercarse a Usa, y los gobiernos useños, al contrario que otros europeos, debieron ceder en su hostilidad inicial y comprender el crucial valor geoestratégico de España. Durante la guerra fría, España  obró como una firme retaguardia  frente a la amenaza soviética, y desde luego, en aquellas circunstancias,  los europeos y Usa deben más a España que España a ellos.

* Contra lo sostenido por una propaganda  esperpéntica, de origen comunista pero aceptada por el resto y finalmente por gran parte de la derecha, el franquismo no fue un régimen totalitario, sino autoritario, con amplia libertad personal y libertades políticas restringidas, pero no inexistentes, como puede comprobarse por las hemerotecas. Culturalmente fue una buena época para España, no especialmente brillante, pero muy digna. Tampoco ha sido brillante ni mucho menos en el resto de Europa después de la II Guerra Mundial.

* Todos estos logros históricos fueron encabezados por una persona de ánimo firme pero no jactanciosa ni efectista. Probablemente ha sido el socialista Indalecio Prieto quien mejor ha captado este rasgo: “Franco alcanza la fórmula suprema del valor: es sereno en la lucha”.

* En suma,  Franco recogió un país devastado no solo por la guerra sino por la desarticulación económica y social causada por el Frente Popular; debió afrontar  retos y dificultades muy superiores a las de cualquier régimen español anterior o posterior y a los de los demás países de Europa occidental después de 1945;  y dejó un país próspero y liberado de los odios que habían envenenado y destruido la república. Es decir, dejó un país apto para una democracia que no repitiera las convulsiones del pasado. Casi todos los demás países de Europa occidental deben su actual democracia a la intervención militar useña, mientras que España la debe a su propia evolución social y política, sin invasiones tan enormemente traumáticas.

Y si algo ha degenerado la actual democracia es precisamente un antifranquismo hispanófobo, creador de odios, proetarra y pro separatista en los hechos,  autor de una ley de memoria histórica totalitaria y prochekista. En su intento de denigrar al mayor estadista español de nuestro tiempo solo demuestran su extrema mezquindad. Ni Franco ni el franquismo pueden volver, pero nuestra  democracia está visiblemente enferma y uno de sus peores síntomas es ese antifranquismo ruin.

Decía el historiador inglés Paul Johnson en una entrevista con Arcadi Espada: “Franco fue un hombre extraordinario. Uno de los más inteligentes del siglo XX. Algún día el pueblo español lo colocará en el lugar que merece”.  Que sea este año, 80 aniversario del comienzo de la guerra civil, el de la reivindicación de un estadista muy fuera de lo común, frente al griterío de unos “demócratas” que nunca lo fueron. Una tarea  imprescindible  en una democracia que está haciendo agua por todas las junturas.

===

FUENTE:

http://gaceta.es/pio-moa/ano-debe-reivindicacion-franco-01012016-1056

Rafael García Serrano y su gran esperanza

31 de diciembre de 2015

Rafael García Serrano y su gran esperanza

José María García de Tuñón Aza

Acerca de Rafael García Serrano

La vida de Rafael no fue del todo cómoda durante el régimen franquista porque algunos de sus libros no resultaron muy recomendables en ciertos sectores. Pero él escribía «textos gloriosos y artículos colosales», nos dice Emilio Romero. Rafael García Serrano sólo era fiel a su Infantería y a su Falange, a la Falange que él conoció antes de la guerra, cuando por primera vez había escuchado a José Antonio Primero de Rivera en el Teatro de la Comedia. Más tarde aquella Falange, la Falange de José Antonio, se dividió, después de la guerra, en varias familias. Demasiadas familias. Se podían citar algunas a riesgo de que algunos no estén conformes: la de Raimundo Fernández-Cuesta, la de José Antonio Girón, la de José Luis Arrese y la de Manuel Hedilla, incluso me atrevería a citar la de Serrano Súñer y la de Francisco Franco. Demasiadas Falanges.

«Pero Rafael seguía en sus trece con todo aquello de la guerra civil. Parecía como si el tiempo no hubiera pasado por su cabeza y vivía solamente de las emociones y de las creencias de 1936. Repudiaba aquella mezcla que Franco tenía la obligación de congregar, o de unificar, y seguía siendo fiel al espíritu y a las ideales de la guerra, para hacer un país diferente. No estaba en la oposición, pero se manifestaba contra la desfiguración».{1}.

Rafael García Serrano, nació en Pamplona el 11 de febrero de 1917. Fueron sus padres Eladio García Martínez, maestro inspector de escuela, y Simona Serrano Gil. Sus primeros años los pasó en su Pamplona natal, donde realizó los estudios primarios y de bachillerato. Nos cuenta que desde muy pequeño reescribía a su modo en los Maristas, en el Centro Mariano, las obras que veía representar, y a veces hacía que las representaran sus amigos sin reescribirlas siquiera, simplemente contándoles la historia y repitiendo los diálogos hasta que los aprendieran. Algún tiempo después le dio por meterse en la aventura de la edición de un periódico con todas las de la ley y a todos los efectos lo dirigió. Fueron muy pocos números los que García Serrano y su equipo consiguieron sacar, él mismo no recuerda si fueron tres o cuatro. Lo vendían por la calle y le habían puesto el título de Juventud y Cultura. Con este fracaso a cuestas y con el bachiller terminado, se traslada a Madrid donde su familia ya residía. Era el año 1933 cuando se matricula para entrar en la Facultad de Filosofía y Letras, y el 24 de octubre, cinco días antes de nacer Falange Española, se afilió a la Federación Universitaria Escolar (FUE), organización estudiantil fundada en la Universidad Central de Madrid a finales de 1926 contra la política universitaria de la Dictadura de Primo de Rivera, pero fue dado de baja el 26 de marzo de 1934 por «fascista». El curso preparatorio para ingresar en la Universidad lo suspendió. Fue un fracaso, aunque estaba convencido de que con él se había cometido una injusticia, pero sí reconocía que el Latín no era lo suyo. Un antiguo profesor, catedrático de Lengua y Literatura, Fernando Romero, le consoló diciéndole: «No te preocupes, Rafael. A Unamuno le catearon tres veces en griego, y ahí lo tienes»{2} .

A continuación tomó la iniciativa de matricularse en la Escuela de Periodismo de El Debate, sin embargo su padre le propuso que volviera a intentar su ingreso en la Universidad, alejándose de la Escuela de Periodismo. No obstante, participó en las primeras tertulias literarias y publicó algunos artículos en el periódico Haz del SEU, y en otros diarios y revistas, incluso, algún verano que pasó en Pamplona, colaboró con un grupo de teatro, recorriendo varios pueblos representando la obra .Blanca y Leonor de Navarra… Apenas comenzado el curso de 1934, cuando en octubre José Antonio había sido nombrado jefe nacional de Falange, llegó la revolución que venía anunciándose. En enero de ese año habían matado en Madrid al falangista Francisco de Paula Sampol Cortés, «que iba leyendo F.E., hubo tiros, el asalto a los locales de la FUE de Medicina, disturbios y disparos, y alguna que otra puñalada, en Zaragoza, en Sevilla, en Murcia. Mataron a Matías Montero{3}, a Cuellar{4}. Comenzaron las represalias. Tuvimos una primavera y un verano repletos de algaradas, huelgas, incidentes, intentonas anarcosindicalistas, rebeliones de parlamentarios catalanes y vascos y Prieto se iba de curas con Aguirre. La revolución se anunciaba a fecha fija, poco menos que con permiso de la autoridad competente. Bastaba con leer los periódicos para saber que hacia octubre había hule, como se decía con lenguaje taurino para anunciar sangre»{5}. Y, efectivamente, la sangre corrió a borbotones, sobre todo en Asturias donde llegaron a asesinar, entre otros, a 34 religiosos y sacerdotes que nada tenían que ver con lo que reivindicaban los revolucionarios. Es decir, era el odio a la Iglesia lo que les llevó a cometer semejantes crímenes. La mayoría de los asesinados procedían de familias más humildes que las de sus propios asesinos.

Su vocación por el periodismo seguía latente a pesar de no haber salido con la suya de ingresar en la Escuela de El Debate. Un día, con un amigo, José María Pérez Salazar, deciden editar un libro de poemas que ambos habían escrito. El mayor problema que encontraron fue la financiación de la edición, pero que consiguen finalmente con la ayuda familiar. El libro titulado Cock-tail, que terminó de imprimirse en septiembre de 1934, fue un auténtico fracaso, no vendieron ni un solo ejemplar. Su amigo Eladio Esparza le recomendó la prosa. Aún tardó tiempo en hacerle caso, pero García Serrano dice que «dos años después ya estaba yo en el buen camino y a punto de comenzar la gran aventura»{6}. Efectivamente, al poco tiempo coló un artículo muy falangista que los estudiantes católicos publicaron en El Diario, periódico de Pamplona, aunque alguien le quitó el mordiente a dos o tres expresiones porque posiblemente se les notaba el seuismo. Después se repartiría el primer premio con el comunista Jesús Monzón, por un trabajo literario que presentó al concurso convocado por la Hermandad del Árbol y del Paisaje. Cuando ambos, falangista y comunista, fueron a recoger el premio durante la ceremonia de entrega que se celebró en la Diputación, lo festejaron con un generoso aperitivo. Nunca más volvieron a verse. Luego vino la guerra civil y Monzón, que no gozaba de las simpatías de Carrillo que lo tachó de «aventurero», se exilió, pero fue detenido posteriormente cuando al terminar la guerra mundial un grupo de comunitas fracasó en un intentó de invadir el Valle de Arán. La detención se produjo en Barcelona en 1945, juzgado después y condenado a 30 años de cárcel de los que sólo cumplió 13, marchando a continuación a Méjico, para retornar años más tarde a España donde fallecería en su Pamplona natal el 24 de octubre de 1973. La pena que le causó a García Serrano esta muerte fue grande porque aparte del lógico interés humano de un nuevo encuentro, le hubiera gustado preguntarle todo cuanto supiera del procesamiento y fusilamiento de José Antonio.

De su paso por la Facultad recuerda a Federico García Lorca cuando fue a presentarles a un poeta, desconocido para ellos, el chileno Pablo Neruda que un día llevó a Miguel Hernández, con gran alegría de Rafael Alberti, a afiliarse al Partido Comunista. García Serrano recuerda unas palabras de García Lorca: «Tenemos que estar más cerca de la sangre que de la tinta. Más cerca de la muerte que de la filosofía»{7} . Pablo Neruda no le cayó bien, la afición por su poesía fue muy escasa por su baba antiespañola. Efectivamente, muchos poemas de Neruda son un insulto a España como queda reflejado, por ejemplo, en los dedicados a los Conquistadores. El poeta falangista Leopoldo Panero también mostró su enérgico rechazo en su Canto personal. Carta perdida a Pablo Neruda, por alguna poesía ideológica que incorporaba el chileno.

García Serrano no colaboró en el periódico falangista Arriba, primera época, pero llegó a venderlo. Nos recuerda que en el año 1939 se hizo una edición facsimilar, pero en ella fueron sustituidos algunos textos por otros más acordes con los nuevos tiempos, «e incluso alguna caricatura, como por ejemplo una de Ponce de León en la que un falangista enviaba a los curas a la Iglesia, a los militares al cuartel, a los obreros a la fábrica y a un capitalista, me parece recordar, le pegaba una patada en el culo. Naturalmente –sigue diciendo García Serrano– esto no era de recibo en un régimen que no tenía nada de nacionalsindicalista, salvo la ilusionante etiqueta, pero tampoco de comunista, por mucho que en este caso se aplicasen en el semanario Arriba las tácticas embellecedoras de la enciclopedia soviética. Acaso hubiera sido mejor no publicar el facsímil».{8} .

Cuando comienza la guerra en julio de 1936, Rafael García Serrano se encontraba en Pamplona y después de despedirse de sus familiares, se alistó en la columna de Navarra con la que partió hacia la capital de España, como voluntario en una escuadra falangista. Entró en combate a los pocos días en Somosierra, pero una herida bastante profunda que le produjo una alambrada, se vio obligado a regresar a Pamplona para ser curado en el hospital. Una vez dado de alta, toma contacto con el periódico Arriba España, editado en la capital navarra y fundado por el sacerdote Fermín Yzurriaga, que le publica, en el primer número, su primera colaboración mientras ya se había incorporado al frente, aunque no por mucho tiempo porque recibe la orden de que pase a prestar sus servicios en la escuadra de Prensa y Propaganda y en la subdirección de Arriba España, donde se hace cargo, como corresponsal, de las crónicas del frente Norte de Madrid, pero cansado de que pasaban los meses y la guerra no se terminaba se alistó a una nueva bandera que se estaba formando, pidiendo más tarde permiso para cursar los estudios de alféreces provisionales. Era la primera promoción, año 1937, que salió de la academia, ubicada en Ávila, y fue destinado al frente de Teruel. De nuevo nuestro personaje fue evacuado de las trincheras por estar enfermo de tuberculosis. Fue trasladado a Pamplona donde quedó ingresado en el hospital. De esa enfermedad que tantas vidas se llevó en aquellos años, García Serrano así recordaba aquel trance por el que tuvo que pasar:

Recuerdo un momento de suma gravedad, el más extremo de los muchos que he tenido. Era el viernes Santo del 38; en la habitación no se oía ni una mosca, aunque aquello era generalmente bullicioso, porque estaba lleno de heridos y de convalecientes. Viendo que me moría, me despedí de mi familia y de los amigos que estaban por allí, y les dije: «Yo me muero». Y noté verdaderamente cómo le muerte me iba poseyendo; la noté llegar, literalmente llegar; el frío que subía hasta más arriba del vientre. Y pensé: «Esto en cuanto llegué al corazón es el final». Me dieron la extremaunción y todo.{9}

Estando hospitalizado recibió las galeradas de su primera novela Eugenio o Proclamación de la primavera, una novela corta, pero novela, como dice su propio autor, escrita en 1936 con el deseo malogrado de ofrecérsela a José Antonio ya en la cárcel de Alicante. El mismo García Serrano en su prólogo lo cuenta:

Yo soñaba con terminar mi Eugenio y llevárselo a José Antonio. Nada de esto se cumplió. El mínimo destino de cada individuo fue absorbido por el trágico destino de la Patria. En medio de la dramática peripecia española se terminó el libro. Fue una tarde dulce y baztanesa. Yo leí el libro a mis camaradas de Bandera. Había un cazador de palomas. A todos les gustó y fue mi primer triunfo.{10}

Debido a su larga enfermedad, el final de la guerra lo cogió en el Hospital de Pamplona y aquel año ya hubo encierros y corridas en la capital Navarra. Pero él no pudo ver nada porque ese verano estaba en la fresca paz de las montañas del Roncal «en situación de cura ambulatoria, y a primeros de octubre bajé a Madrid porque intentaba acabar mi carrera antes de morirme»{11}. Todavía tendría que ingresar varias veces y también operado, para convalecer en sanatorios donde pudiera respirar aires de montaña. Fueron casi cinco años de lucha contra la enfermedad que padecía. Así y todo en ningún momento dejó de escribir. A principios de 1941 finalizó su segunda novela, La fiel infantería, que tantos disgustos le iban a traer. La comenzó cuando estaba hospitalizado en Pamplona y la terminó en El Escorial.

El cardenal Pla y Deniel que en marzo de 1942 había declarado prohibida, incluso incluirla en el Índice, una de las obras más célebres de Miguel de Unamuno, Del sentimiento trágico de la vida, firmó el 15 de enero de 1944, y publicó dos días después en El Boletín Eclesiástico del Arzobispado de Toledo, el siguiente Decreto :

Es deber gravísimo de los Obispos el vigilar los libros que se publican, condenando aquellos que, por sus doctrinas o la licencia de su lenguaje y narraciones inmorales, pongan en peligro la fe o las buenas costumbres de los lectores; y el convenio de 7 de junio de 1941 entre la Santa Sede y el Gobierno español establece que, entre tanto se llega a la conclusión de un nuevo Concordato, El Gobierno español se compromete a observar las disposiciones vigentes en los cuatro primeros artículos del Concordato de 1851, el tercero de los cuales establece que el Gobierno dispensará apoyo a los Obispos cuando hubiere de impedirse la publicación, introducción o circulación de libros malos y nocivos.

Examinada serena y objetivamente la novela La fiel Infantería, de don Rafael García Serrano resulta:

1º Que se proponen como necesarios e inevitables los pecados de lujuria en la juventud (págs. 195 y 302).

2º Que en la novela se describen varias veces cruda e indecorosamente escenas de cabaret y de prostíbulo en la juventud (págs. 195 y 302).

3º Está salpicada toda la novela de expresiones indecorosas u obscenas (págs. 76, 86, 96, 155, 263, 276 etc.).

4º Aun cuando varios de los personajes de la novela manifiestan sentimientos religiosos, aparecen éstos como algo rutinario; y al lado de ellos se destacan muchas expresiones de sabor escéptico y volteriano y de regusto anticlerical, aun en labios de soldados nacionales (págs. 97, 113, 118, 207, 218, 275, 295, etc.).

Por todo ello, la lectura de esta novela resulta muy nociva para la juventud, debilitando su fe, su piedad y la moralidad de costumbres; por lo cual, así lo declaramos y denunciamos oficialmente, cumpliendo nuestros deberes pastorales.

Se nos ha comunicado antes de la publicación de este Decreto, y lo recogemos con satisfacción, que la Vicesecretaría de Ecuación Popular había ordenado la recogida de los ejemplares que aún quedasen de la edición y prohibido publicar nuevas ediciones en tanto no sea la novela satisfactoriamente corregida.

Como es lógico, a Rafael García Serrano, que el año anterior había conseguido con esa novela el Premio Nacional de Literatura «José Antonio Primo de Rivera», nada le gustó este Decreto firmado por el cardenal Primado, por eso escribió: «Que Dios me perdone cuanto haya que perdonar, pero inmediatamente me di cuenta de que este decreto arzobispal era sectario, injusto y sacristanesco»{12}; sobre todo que tuviera esa reacción por una novela que aún no había leído, según declaró Pla y Deniel a José Luis de Arrese{13}, a la sazón ministro Secretario General de F.E.T.

Pero no fue el decreto del cardenal lo único que, muy posiblemente, haya hecho llorar de rabia a García Serrano, también la revista Destino a través de la pluma del periodista Néstor Luján le «arreaba de lo lindo». En Razón y Fe se mostraron más moderados y, evidentemente, «más cristianos». Todos los boletines eclesiásticos, revistillas piadosas y las hojas parroquiales se encañaron con él. Después del decreto del Primado, la Policía, por orden gubernamental, fue la encargada de retirar el libro de las librerías. Sin embargo, David Jato, todavía Delegado Nacional de Propaganda, pensó por su cuenta sacar a flote de nuevo la novela. Llamó a García Serrano para exponerle su plan. Lo primero de todo era dirigirse al Primado solicitando la reedición de la novela: Pero aquél le puntualizó:

Ahora bien, le dije a David, si él entendía que por razones políticas era necesario comenzar el peloteo censorial con el Primado, yo tampoco me oponía, porque nunca me opondría a lo que determinase la Falange –entonces hablábamos de la Falange– para su conveniencia, pero no daría mi autorización rogándole que en el caso de que sus gestiones se viesen coronadas por el éxito –muy dudoso, a mi manera de ver–, se publicase una página que antecediese al título interior, una nota que expresara, más o menos, lo que sigue: «El autor de esta novela ninguna de las correcciones o supresiones que en ella han sido hechas por plumas ajenas a la suya, y por lo tanto no se considera ni siquiera mínimamente autor de la obra. Lo que si hace es rogar que el tanto por ciento que hubiera podido corresponderle a cuenta de sus derechos de autor, y puesto que no hay autor visible en el contrato salvo el que figura como tal, sean ingresados totalmente en beneficio del Colegio de Huérfanos de Infantería, Arma a la que perteneció en la guerra y a la que considera vinculado de por vida»{14}

Pasados unos días, Jato le llamó para mostrarle la carta que había recibido del Primado, Enrique Plá y Deniel, aunque García Serrano no ha dejado constancia del texto enviado por David Jato. La misiva que le muestra este último, está fechada en Toledo el 11 de septiembre de 1944 y dirigida al Delegado Nacional de Propaganda. La misma dice así:

Ilmo. Señor: Al regresar a Toledo, después de unas semanas de ausencia, me encuentro su atenta carta del 16 de agosto, en la cual me comunica que desea la Editora Nacional publicar una edición corregida de la novela LA FIEL INFANTERÍA, que en su primera edición tenía relatos y expresiones que hacían nociva su lectura para la juventud, lo cual motivó mi decreto de 15 de enero del corriente año; y me pregunta si es preciso enviar la obra a mi censura o si es suficiente con la designada por el Excmo. Sr. Obispo de Madrid. En rigor, es suficiente esta última, bajo el punto de vista canónico; pero como el Decreto declarando nociva la lectura fue mío y no del Sr. Obispo de Madrid, si se desea que yo haga una declaración de que la nueva edición está corregida y no es nociva, conviene la envíen para este fin a la censura de este Arzobispado.{15}

Cumpliendo los deseos del Primado, la novela le fue enviada a Toledo. Ahora solamente quedaba que esperar cuál iba a ser su reacción. Pasó el otoño y parte del invierno y seguían sin noticias. «En Toledo debía de hacer mucho frío para leer incluso en la cama», pensaba García Serrano. Pero en febrero de 1945 recibe una llamada de Jato para que vaya a verle porque ya tenía la contestación que esperaban. Una vez reunidos ambos, le enseña la carta que recibió del Primado, estaba fechada en Toledo el 29 de enero de 1945 y dirigida a David Jato, Delegado Nacional de Propaganda:

Ilmo. Sr. Por correo certificado remito a V. el ejemplar de LA FIEL INFANTERÍA, habiendo suprimido en él, además de las frases ya por Vds. Suprimidas por haberse condenado taxativamente en mi Decreto de 15 de enero del año último, aquellas oras que venían comprendidas en los dos etcéteras de dicho Decreto. También parece que en el prólogo de la Editora Nacional debería suprimirse la defensa que se hacía de lo que ahora viene suprimido. Por mi parte, he limitado la supresiones a lo mal sonante por obsceno o moralmente indecoroso, o por religiosamente irrespetuoso, sin pretender que llegue a ser una novela recomendable para toda suerte de personas; pero las supresiones hechas sí las reputo necesarias en una novela premiada por el estado y editada por editora Nacional.

Si se admiten las supresiones hechas y se advierte en la nueva edición que es una edición corregida, yo publicaré con mucho gusto en el Boletín Eclesiástico de Toledo que la novela LA FIEL INFANTERÍA ha sido debida y laudablemente corregida.{16}.

Nada le gustó a García Serrano lo que lo que decía aquella carta y cuando Jato le hizo entrega del ejemplar lleno de tachaduras en rojo el enfado fue aún mayor. Salió de aquel despacho como alma que la lleva el diablo, hasta el punto que rechazaría la indemnización que le ofrecía, por la retirada del libro, el Vicesecretario del Ministerio de Información y Turismo Gabriel Arias-Salgado. «Para mí no hay más una indemnización posible: la rehabilitación de mi novela. Que salga a la calle como la parí»{17}. Bastantes años después, el catedrático de la Universidad de Oviedo, José María Martínez Cachero, se dirigió a García Serrano para que le informase acerca de vicisitudes corridas tiempo atrás con su novela La fiel infantería. El 2 de marzo de 1972 le contesta en una carta fechada en Madrid y que el catedrático reproduce parte en un periódico ovetense.

Ocurrió que el arzobispo de Toledo, Enrique Plá y Deniel, dando por bueno el informe de «un majadero que ahora figura en las filas de los curas progresistas», firmaría un decreto eclesiástico (aparecido en el Boletín de la archidiócesis y leído en todos los púlpitos –«mi madre estaba en misa cuando oyó que el párroco me llamaba asesino de almas»–) dirigido contra esta novela, «cuya lectura resulta muy nociva para la juventud, debilitando su fe, su `piedad y la moralidad de costumbres», pues en sus páginas alternaban «escenas de cabaret y de prostíbulo», «expresiones indecorosas y obscenas» junto a otras que son muestra de «sabor escéptico volteriano y regusto anticlerical», puestas para más inri «en labios de soldados nacionales». Catorce años tardaría en ser autorizada la reedición y venta de La fiel infantería, pero el daño estaba hecho y «puedo decirle que aquello perjudicó mi carrera. Estaba embalado y me caí de la bicicleta. Tardé en reponerme y creo que aún no me he repuesto del todo»{18}.

Después de algunos años cuando le preguntaron qué concepto tenía de la censura, contestó: «La censura es eterna, aunque no inmutable, Existe siempre. Cambian las formas, Hasta donde alcanza mi memoria de lector –y más tarde la de profesional– la he conocido, más o menos directamente, bajo la Dictadura, la Dictablanda, la República, la Guerra.  Siempre»{19}. Y como volvieron a insistir preguntándole sobre la Ley de Prensa en España del año 1966, dijo: «Es tan buena o tan mala como todas las antecedentes y, por supuesto, que las que le sigan. En general, todas las leyes son buenas hasta que se aplican. El truco, como decía Romanones, está en los reglamentos. Y en el que los maneja».{20}

Posiblemente el desgraciado episodio que acabamos de relatar sobre La fiel infantería, que duró catorce años, fue el más notorio de su carrera literaria y periodística, pero no el último pues el 28 de septiembre de 1957 la Delegación Nacional de Prensa lo destituyó como director del diario Arriba donde venía trabajando desde 1945. Fue en febrero de 1974. El mismo diario anunciaba al día siguiente el cese del periodista. Él dice que fue por negarse a hacer propaganda del futuro rey Juan Carlos, incluso también se habló de que intentó publicar un artículo contra la monarquía borbónica. Dirigiría después la revista Primer Plano y el semanario Siete Fechas, además de otras colaboraciones que tuvo en distintos medios.

Pero tampoco terminó ahí la persecución a la que se vio sometido por los nuevos amos del Poder. El uno de octubre de 1980 el ministro de Cultura Íñigo Cavero entregaba el siguiente comunicado a la Agencia Efe para su distribución en los medios:

Queda resuelto el contrato suscrito con fecha uno de febrero de 1971 que unía a don Rafael García Serrano con el organismo MCSE sin haber lugar a indemnización alguna.

La decisión ha sido tomada ante las constantes y reiteradas vulneraciones por parte del señor García Serrano de los términos del contrato.

De acuerdo con los términos del referido contrato, y en sus estipulaciones cuarta y quinta, la primera de estas facultaba al interesado exclusivamente para trabajos de mera colaboración, no fija, como periodista.

La segunda le imponía la obligación de dar cuenta en todo momento de las actividades de todo carácter que realizara fuera del organismo, previsiones ambas que han sido sistemáticamente incumplidas por el señor García Serrano.

De acuerdo con ello, y de conformidad con lo establecido en el estatuto de la profesión periodística, se ha adoptado la citada resolución dando por resuelto el contrato

El señor García Serrano tenía asignada una retribución económica de 187.000 pesetas mensuales.

El periodista respondió, con un largo escrito, a Íñigo Cavero el 4 de octubre que publicó en las páginas del diario El Alcázar, bajo el título: «Comunicado oficial (mío) para el ministro de Cultura»

Me urge, antes de nada, dar las gracias públicamente al señor ministro de cultura, señor Cavero, por la gentil nota que ha facilitado a los periodistas dando cuenta de la resolución de mi contrato como director, de mi mal comportamiento con la empresa, de mi escaso sentido de la profesionalidad y de mi dotación económica, que me ha sorprendido agradablemente, porque como yo cuento como sueldo lo que cobro en mano, o sea, la última vez 146.963 pesetas, he llegado a suponer, con mi obnubilación para la matemática administrativa, que ahora, en el finiquito, al cabo de cuarenta y cuatro años de servicio y veinticuatro de director, me saldarían la diferencia hasta 187.000, piquillo que tanto los lectores como el propio don Íñigo Cavero comprenderán que me vendrían muy bien, ya que he ido por mis pecados a incrementar el paro y me veo con mi familia, desamparado de Seguridad Social, al menos por el momento.

Confieso que la nota facilitada por el Ministerio me ha hecho un hombre y ha planificado mi onomástico y apellido en todos los medios de comunicación social (la verdad, la televisión, me ha fallado, es una pena) como simple colaborador de prensa o como autor de un libro o un guion cinematográfico, sino como protagonista de la actualidad. Equiparado en resonancia a un héroe de nuestro tiempo, como el ingeniero manual Múgica Herzog, por ejemplo. Confieso que he echado en falta en la nota citada un poco de picardía literaria, algo gracioso que magnificase no solamente a su autor, que a todas luces, al menos como responsable directo, es don Íñigo Cavero, sino incluso a mí mismo. Los escritores somos así, y nos maleducó don Miguel Primo de Rivera cuando calificó a don Ramón María del Valle-Inclán de “eximio escritor y extravagante ciudadano”. Comprendo perfectamente que ni el señor Cavero tiene nada de político arrebatador, con don Miguel, ni yo estoy a la altura del marqués de Bradomín, pero un detallito sí me merecía, una frase, una pequeña atención aunque la vanidad incorregible del escritor me dicte que a última hora siempre quedo yo, salvadas las distancias, más cerca de don Ramón, que don Íñigo de don Miguel.

A la publicación inesperada del despido de un empleado –figúrense si esto lo hiciera la Seat cada vez que liquida a un operario– se ha añadido el toque pintoresco de entregarme la correspondiente notificación por mano notarial en la mañana del 30 de septiembre, la misma fecha en que va firmado el oficio de mi lanzamiento al paro, puesto que ese sueldo –al que yo he querido denunciar desde mi cese en Pyresa y reiteradamente desde el trueque de régimen, a cambio, naturalmente, de la pactada indemnización– era mi único ingreso fijo y por nómina. Esto del notario, señor ministro, se avisa. No es correcto que el señor notario –cortés, amable, comprensivo, encantador, incluso– me pescase sin afeitar, en pijama y trabajando en mi novela. «Perdone, señor notario –le dije– me pilla en uniforme de faena». A ningún cristiano se le debe colocar en semejante trance, por mucho que se haya hecho acreedor el castigo ucedarra, al odio africano del pequeño Marcelino, a la sanción empresarial y a la incomprensión de tantos antiguos amigos y camaradas encaramados en el Poder, que debieran haber contemplado conmiserativamente al no ser capaz de evolucionar con el viento de la historia y también la pobreza de mi guardarropa, con una sola chaqueta y una sola camisa y unos pantalones, eso sí, bien puestos.

Lo que mal empieza, mal acaba, señor Cavero. Y yo ingresé de subdirector de Arriba España de Pamplona en la Prensa de Falange, el día 1 de octubre de 1936, a consecuencia de una herida ulcerada en el pie izquierdo. Pisar de entrada en un sitio con el pie izquierdo trae mala suerte, como se demuestra ahora en que cuarenta y cuatro años de servicio (menos los de la guerra, hospitales, quirófanos y sanatorios) en la que posteriormente fue Prensa del Movimiento y al final ha dado en llamarse Medios de Comunicación del Estado, con la antigüedad reconocida de esa fecha, motivan un despido que yo juzgo improcedente y sobre el que los Tribunales decidirán en su momento. Fío en la Justicia española. (No puedo decir lo mismo del ministro de Justicia{21}, pero quizás es porque no lo conozco, aunque puede que lo vaya a conocer. Digo que no me fío simplemente porque es colega del señor Cavero, el enciclopédico, el “mono” de la baraja ministerial).

Para la tranquilidad de mis lectores y del público en general, al que he sido presentado como tenaz incumplidor de todas las cláusulas del contrato, y además reiteradamente, diré que jamás he sido apercibido por el menor incumplimiento, y todo eso que cuenta la nota de que es responsable el ministro de Cultura, es una solemne mentira como la que el profesor Tierno reconoce que va soltando en sus campañas electorales. Y, por supuesto, mis colaboraciones están autorizadas en el contrato y también reiteradamente, en otras pruebas documentales. Creo, que mis informes son solventes, pero no me lo han facilitado por escrito. Que de un paquete (como se dice hogaño) en el que se solicitaba la resolución de los contratos de seis o siete directores de mi mismo caso, todos procedentes como yo de la Prensa del Movimiento y entre los que figuraba el mío, solamente el mío ha sido bellacamente menos preciado, de modo que mis compañeros recibirán su libertad y su indemnización, y yo, ya ustedes lo saben porque el señor Cavero ha dado orden de proclamarlo poco menos que rubenianamente, me quedo en la calle.

Reconozco, sin embargo, que en algo falté, puesto que no he dado cuenta “de las actividades de todo carácter que realizare fuera del organismo”, ya que nunca llamé al Ministerio para consultar:

Con tu permiso, don Pío ¿puedo ir a comer a Mayte–

Oye, León, ¿me das la venia para ligarme una carioca?

Andrés, por favor, que quiero aplaudir al Madrid.

Don Manuel, ¿me autoriza usted a que mi mujer me compre un príncipe de Gales, que el actual traje ya da muestras de ancianidad?

Oye, Ricardo, que voy a hacer pipí.

Don Íñigo ¿no le parecerá mal que me tome unos vinos?

Porque en cinco minutos he tenido seis jefes, que no es mala marca.

Constitucionalmente –aunque a mí la Constitución mi importa un carajo– estoy en el derecho de comer libremente en Mayte, de ligar o no, más bien no, de aplaudir al Madrid, de comprarme o que me compren un traje, de hacer pipí en los lugares previstos para el caso y hasta de tomarme unos vinos, aunque eso necesita, no ya autorización constitucional o de ministro, sino algo más grave, la autorización de mi médico.

Bien, don Iñigo, le quedo agradecido. Nunca olvidaré a todos los que han contribuido a provocar en mí tan noble sentimiento, ni a uno solo, esté seguro, y aunque usted y yo no nos veamos jamás, siempre tendré presente su delicadeza, sus buenos modos y su risueña carita animada por Walt Disney. Carita de cerdo, pero de cine.

El día 12 de octubre de 1988, fallecía en Madrid Rafael García Serrano, un hombre que luchó en contra de hunos y hotros, que diría Unamuno, y que nunca vio hecha realidad la gran esperanza con que había soñado desde su juventud. Este autor, dejó una extensa obra literaria. Además de las ya citadas, como novelista publicó en 1945 Los toros de Iberia; En 1947, Cuando los dioses nacían en Extremadura; Plaza del Castillo en 1951, la novela, decía, que «más me divirtió escribir la que fue naciendo como quien lava, sin esfuerzo apenas, con la memoria fresca, joven, reciente, quince años nada más desde los sucesos a su relato y treinta y cuatro el autor, plenamente en forma que es que lo recuerdo y me parece mentira»{22}Los ojos perdidos en 1958; La paz duró quince días; en 1959; El domingo por la tarde; en 1963; La ventana daba al río en 1965, etc.. Fue autor también de relatos cortos y libros de viajes como Bailando hasta la Cruz del Sur, en 1953.Atrás, año 1950, había quedado el Premio Francisco Franco de periodismo. Después sería galardonado, año 1973, con una Hucha de Plata por uno de sus cuentos La serranilla del Fresno. En 1983 recibe el Premio Espejo de España por su apasionante libro La gran esperanza y que le fue concedido por un jurado que estaba formado por Manuel Fraga Iribarne, teniente general Díez Alegría, Ramón Garriga Alemany, José Manuel Lara Hernández y Rafael Borrás Betriu..

Notas:

{1} Romero, Emilio, en la revista Época, 31-X-1988, pág.87.

{2} García Serrano, Rafael. La gran esperanza. Planeta, Barcelona, 1983, pág. 121.

{3} A Matías Montero y Rodríguez de Trujillo, estudiante de medicina y antiguo miembro de la FUE, lo mataron en Madrid el 9 de febrerote 1934 y según versión del comunista Manuel Tagüeña Lacorte en su libro Testimonio de dos guerras, dice que ese día estaban un grupo de amigos cuando vieron pasar a un grupo de falangitas que bajaban hacia la Plaza de España y «vimos que los seguía un sujeto vestido de obrero, bajo y con ojos saltones, que nos hizo unas para que nos uniéramos a él. Le contestamos medio en broma», que no podíamos porque íbamos a comer y lo vimos marchar solo. No nos imaginábamos que era el prólogo e una tragedia. El obrero, de un sindicato de la UGT, esperó a que el grupo se dividiera y luego fue detrás de Matías Montero y lo mató a tiros por la espalda».

{4} A Juan Cuellar Campos, lo asesinaron en Madrid el 10 de junio de 1934.

{5} García Serrano, Rafael: Op. cit., pág. 126.

{6} Ibíd., pág. 135.

{7} Ibíd., pág. 142.

{8} Ibíd., pág. 143.

{9} Martín Nogales, José Luis: Cincuenta años de novela española (1936-1986). Escritores navarros. PPU. Barcelona, 1989, pág. 34.

{10} García Serrano, Rafael: Eugenio o Proclamación de la primavera.Fundación San Fernando. Madrid, 1995, pág. 7.

{11} García Serrano, Rafael: Las vacas de Olite. Planeta. Barcelona, 1980, pág. 64.

{12} García Serrano, Rafael: La fiel Infantería. Organización Sala Editorial. 4ª Edición. Madrid, 1973, pág. LXXII

{13} -¿Y cómo es posible que haya firmado algo tan duro como esto y que, en definitiva, tanto daño puede hacer a unos y a otros sin haberse tomado la molestia de leer el libro, de informarse directamente? Le preguntó Arrese.

-Es que yo -contestó el Primado- gozo de buenos asesoramientos, y además, como todo el mundo, estoy sometido a presiones que no puedo ni debo evitar, dentro de una lógica medida. Por ejemplo, la opinión de los Padres de Familia.

-Me parece -rebatió Arrese- que en materia tan delicada como la que en este momento discutimos no son los Padres de Familia, institución respetabilísima, quien debe juzgar y decidir, sino quien es su mentor entre la fe y la piedad, como, en este caso, el Arzobispo Primado.

Pla y Deniel prometió leer la novela, pero García Serrano nunca supo si lo hizo o no. «Supongo que sí, pero también tengo el beneficio de la duda». (RAFAEL GARCÍA SERRANO: Op. cit., pág. LXXXVIII)

{14} Ibíd., pág. C.

{15} Ibíd., pág. CI

{16} Ibíd., pág. CIV

{17} Ibíd., pág. CVI.

{18} Diario La Nueva España, Oviedo, 18-XII-1993, Cultura, pág. X.

{19} Beneyto, Antonio: Censura y política en los escritores españoles. Euros. Barcelona, 1975, pág. 74.

{20} Ibíd., Ibíd.

{21} Era en esos momentos ministro de Justicia Francisco Fernández Ordoñez, de UCD.

{22} García Serrano, Rafael: Plaza del Castillo. Planeta. Barcelona, 1981, pág. 13.

===

FUENTE:

http://www.nodulo.org/ec/2015/n166p01.htm

A 100-Year-Old Church Transformed Into A Skate Park Painted With Colorful Graffiti

16 de diciembre de 2015

A 100-Year-Old Church Transformed Into A Skate Park Painted With Colorful Graffiti

A historic church in the Spanish city of Llanera was transformed into a skate-park earlier this year by La Iglesia Skate; titled Kaos Temple, it has now undergone a second, more colorful transformation at the hands of street-artist Okuda San Miguel.

In collaboration with Red Bull, Okuda filled the church with bright, isometric, paintings. Verkami describes some of the work: “His iconic artistic piece Kaos Star represents a colorful and isometric rose of the winds that tries to tell us that it does not matter were you are, or what you are doing, what matters are your own goals.”

http://www.boredpanda.com/church-skate-park-kaos-temple-okuda-san-miguel/

…a los patriotas les duele …España !

21 de marzo de 2014

970060_1483464658541415_1545562864_n1383289_1483464705208077_1003505997_n

Jorge de Aragón escribe lo siguiente en su muro de facebook:
España gran nación que dominó en el mundo, quien te vió y quien te ve ahora. No sabemos defender ni nuestras fronteras, sufrimos una invasión de subsaharianos ( en otros tiempos los llamaríamos negros, que no es ninguna ofensa) y se nos cuelan en un día 500. ¿Para que tenemos al ejército español?, nos invaden y aún les damos techo comida y vestido. Y nuestros compatriotas más desfavorecidos duermen en la calle o en los cajeros automáticos y el gobierno de la nación no los ayuda, sólo santas instituciones como Cáritas hace un loable trabajo (y luego los izquierdistas de m….critican a la Iglesia Católica). Como dijo la Santa “la caridad bien entendida empieza por uno mismo”.
No nos merecemos el gobierno nacional que tenemos, no resuelve los problemas de la pobreza, del independentismo, ni del control de las fronteras y a freirnos de impuestos.
Espero que vuelvan tiempos anteriores en que había orden y a España se la respetaba.

&&&
En que país vivimos, los nacido en España y que han colaborado en el progreso de España acaban durmiendo en la calle y viviendo en la pobreza (no tienen techo, comen de la caridad de algunas instituciones, normalmente de la Iglesia Católica, y si necesitan asistencia sanitaria, Dios los proteja ya que nuestras autoridades lo dejarán tirado).
Qué diferencia con los subsaharianos que se les ve felices una vez han penetrado ilegalmente en España (luego nos los mandan a la Península) y comen, son atendidos sanitariamente (sin listas de espera), tienen techo donde dormir y asearse (y los ves con el teléfono móvil). Es una situación injusta para los Españoles.

FUENTE:
https://www.facebook.com/jorge.delaragon?hc_location=timeline

ALARDE EN FUENTERRABIA / HONDARRIBIA

26 de octubre de 2012


A %d blogueros les gusta esto: