Archive for the ‘ESPAÑA’ Category

Los logros del franquismo… y …”no había libertad”…

21 de noviembre de 2017

Pío Moa:
El franquismo y la libertad
Opinión / 21 noviembre, 2017
Pío Moa
Dice Muñoz Molina que tiene que explicar a los extranjeros la historia de España. ¡Sin tener idea de ella él mismo!pic.twitter.com/rUPtw9Fdlf

**********************************

Los logros del franquismo, expuestos muy en síntesis en la entrada anterior, son indiscutibles, pero según sus críticos no valen nada, porque, en definitiva, en el franquismo “no había libertad”, “era una dictadura”.

El tema requiere una aclaración. Pocos problemas más profundos que el de la libertad. “Aduéñate de la palabra libertad y podrás esclavizar a todo el mundo”. Quizá por eso las ideologías compiten entre sí por adueñarse de la palabra, la invocan sin cesar, generalmente unida a la de democracia. Así, la ETA, el PP, los separatistas, el PSOE, Podemos, C´s, los nazis, los comunistas… todos son partidarios de la libertad y la democracia, aunque es obvio que cada cual entiende a su manera tan nobles palabras. Así que habrá que plantear el asunto en términos más racionales. En Europa, una introducción a su historia he expuesto cómo las ideologías, invocando la libertad y la razón, tienden inevitablemente a anular ambas.

Vamos a la cuestión del franquismo. Quienes con más furia han atacado a aquel régimen por no permitir “la libertad” han sido, lógicamente los comunistas, y no vamos a discutir aquí lo que ellos entienden por tal cosa. El argumento lo han adoptado también muchos liberales, los separatistas, los centristas, muchos católicos políticos; y todos ellos, con más o menos ímpetu se declaran antifranquistas por esa razón. Es casi lo único que los une, junto con una hispanofobia difusa o abierta, como casi lo único que unía al Frente Popular era el odio a la Iglesia y el desprecio a España.

Pero interesa aquí especialmente el argumento en boca de muchos liberales. Que estos coincidan con los comunistas tiene una base histórica: la Alemania nazi fue vencida por los demócratas anglosajones y los totalitarios soviéticos en alianza, recayendo lo esencial del esfuerzo y el mérito en los soviéticos, y eso ha establecido una especie de afinidad ideológica, más por parte de los liberales que de los comunistas, pue el número de liberales que han mostrado simpatías o “comprensión”, por el comunismo es bastante mayor que el inverso. Los comunistas han sido mucho más radicales en su ataque al liberalismo.

Por lo dicho, cuando se afirma que en el franquismo no había libertad tendríamos que empezar por plantearnos desde qué punto de vista. Por simplificar: ¿desde el punto de vista liberal (y en tal caso debemos preguntarnos por qué no hubo oposición liberal al franquismo, salvo desde el exterior, y con rasgos criminales)? ¿O desde el comunista ( y en tal caso deberíamos aclarar el tipo de libertad que había en regímenes comunistas)?

Lo primero será distinguir entre libertad personal y libertad política. Cuando Solzhenitsin vino a España constató la gran libertad personal de la gente: podían viajar dentro y fuera del país, leer los periódicos extranjeros y libros de todo tipo traducidos, podían hacer huelga sin graves consecuencias, etc. Cabría añadir otras cosas: menos delincuencia y menos gente en la cárcel que en los demás países eurooccidentales, más seguridad en las calles, en particular para las mujeres, facilidad para cambiar de trabajo con una economía de práctico pleno empleo, o de buscarlo fuera, o para comprar o vender propiedades, o para crear empresas… Y así con otros muchos índices de libertad. Esto es lo que suele llamarse libertad personal, y en ella la España franquista no tenía nada que envidiar a la Europa más rica, más bien al contrario en varios aspectos. Y era así desde el mismo final de la guerra. Julián Marías, nada profranquista, lo ha explicado bien. Y el ex stalinista polaco Kolakowski constataba que un régimen totalitario no podía vivir con las fronteras abiertas, y el franquismo siempre las había mantenido así. La única excepción fue cuando Francia, que no España, cerró la de los Pirineos por un tiempo.

Claro que estos críticos, comunistas, liberales o seudoliberales y otros, no se refieren a esa libertad personal, sino a las libertades políticas, concretadas en los partidos. Y es verdad que no estaban permitidos los partidos al estilo de las democracias “burguesas” o “socialistas”, cosa explicable por la experiencia de la república y la guerra. Pero quienes habían vencido al Frente Popular no eran un pequeño grupo de oligarcas, sino un conjunto de fuerzas políticas que durante la república habían llegado a representar a la mayoría (no contamos las elecciones del Frente Popular, por su carácter fraudulento). Es decir, el franquismo sí permitía libertad política… para los suyos, en rigor cuatro partidos principales y bastante distintos entre sí. El principal, el de los católicos políticos ligados al Episcopado; después, con más o menos fuerza según las circunstancias, los carlistas, la Falange y los monárquicos. Cada uno de estos partidos, que se llamaron “familias”, tenía sus órganos de prensa, sus organizaciones particulares con asociaciones juveniles, femeninas o sindicales. Y en cada una de esas familias existió siempre un sector antifranquista.

Por tanto, podríamos decir que el franquismo era un régimen de libertad política para sus partidos componentes, los cuales, desde luego representaban a la mayor parte de la población. Y de falta de libertad política para los partidos vencidos en la guerra, y que casualmente habían llevado al país a la máxima confrontación, impidiendo la convivencia en paz y en libertad.

Ahora bien, ¿hasta qué punto carecían de libertad los partidos derrotados? En los años 40 fueron sin duda drásticamente reprimidos. Era una época de enormes riesgos para España (guerra mundial, aislamiento, maquis, hambre provocada…) y no podía ser de otra forma. Pero obsérvese que al terminar la guerra mundial existieron las mejores condiciones para que los vencedores de Alemania nos impusiesen la “libertad” a base de bombardeos y tanques, lo que debiera haber motivado una rebelión de los “oprimidos” españoles contra el régimen. Pero nada de esto ocurrió, y el maquis quedó aislado y fue vencido.

Y pasados aquellos peligrosos años, los vencidos volvieron a disfrutar de cierta libertad de expresión, creciente, y de influencia más o menos consentida en medios universitarios, obreros y otros. En los años 60 y 70 aumentaron mucho la expresión y organización de esas fuerzas, generalmente girando en torno a organizaciones abiertas o semiclandestinas comunistas y eclesiásticas, aunque nunca llegaron a poner al régimen en aprietos. Así, el editor del Grupo 16, Juan Tomás de Salas, podía jactarse de su liberalismo y al mismo tiempo decir que la prensa de ese género “que era la de más credibilidad y lectores”, tenía a la ETA “por uno de los nuestros” (y lo era).O tener la revista comunistoide Triunfo una fuerte difusión en ámbitos universitarios. O prensa eclesial-progresista como Cuadernos para el Diálogo podía criticar a la URSS por haber dejado salir del GULAG a Solzhenitsin, en medio de una amplia campaña de denigración en la prensa contra dicho premio Nobel. Por poner algunos ejemplos bastante significativos.

La base de la crítica al régimen por su falta de libertad era que entonces “no se podía votar”. Es cierto –salvo en referendos por lo demás muy indicativos–, y diversos observadores extranjeros se asombraban de que el pueblo, en general, se tomase con tanta calma o indiferencia esa “grave mutilación” de sus libertades. Pero la cosa tiene su explicación. Por una parte, la gente recordaba todavía la república, con posibilidad de votar a partidos que eran poco mejores que mafias, al paso que veía cómo la oposición al régimen era básicamente comunista o comunistoide, mientras su libertad personal permanecía y sus condiciones materiales de vida mejoraban cada año. Votar a este o el otro partido, de los que desconfiaban por la experiencia republicana, no parecía demasiado importante a casi nadie.

Y algo más: los logros mencionados en la entrada anterior, en particular la resistencia del régimen a las presiones, amenazas y chantajes de fuerzas exteriores tan tremendas, solo pudieron ser posibles por el apoyo, abierto o implícito, de una gran mayoría del pueblo, como pudo comprobar el maquis. Un apoyo que, por lo arriba señalado, no fue forzado por el terror, sino por la experiencia histórica que volvía indeseable para la gran mayoría la vuelta a algo parecido a la república. Sobre todo esto hay todavía más que decir.
FUENTE:
https://gaceta.es/opinion/franquismo-la-libertad-20171121-2137/

El “independentismo” catalán visto desde Bélgica

30 de octubre de 2017

{NOTA DE TRESMONTES7: La crisis política en España con motivo
del los recientes acontecimientos en en España es analizada por
el periodista Juan Fernández Krohn
} con el siguiente artículo:


CATALUÑA, THEO FRANCKEN Y EL COMPLEJO ANTI-ESPAÑOL DE LOS FLAMENCOS

Caricaturas con intención denigratoria aparecidas recientemente en la prensa belga. A la
izquierda, Bart De Wever, diputado, alcalde de Amberes, líder del principal partido
nacionalista flamenco, la N-VA (en el gobierno belga actual) y conspicuo partidario y
amigo (de antiguo) de separatistas vascos y catalanes. A la derecha, el (super) ministro
de Inmigración, Theo Francken del mismo partido ( alter ego del actual ministro del
Interior, Jambon) que quiere dar a Puigdemont asilo político en Bélgica (… )
Nacionalismo flamenco o el separatismo antiespañol de coartada de sus propios fracasos
y derrotas: no perdonan a España el (según ellos) haberlos dejado –siempre- en la
estacada: hace cuatro siglos como al final de la Segunda Guerra Mundial en el 45, Y la
actual crisis en Cataluña les ofrece un inesperada ocasión de revancha (antiespañola) Lo
reconozcan o no sus aliados y compañeros de viaje españoles (los llamados patriotas)
————————————————————————————
He estado largo tiempo callado o impuntual o ausente en mi cita diario en este blog
en su versión española- por razones ajenas a mi voluntad-, pero el acelerón que ha
sufrido últimamente la crisis en Cataluña hace que mi silencio resulta atronador
a algunos y literalmente insoportable e inadmisible . Y me habrá tirado al final de
la lengua –o de la tecla- el brusco empeoramiento de la crisis en las relaciones entre España y Bélgica con motivo del tema catalán como lo fue hace exactamente diez años
en el tema vasco, que algunos tenemos (también) memoria, y consignada por
escrito además n los antecesores de este blog y en alguno de mi libros. Y la crisis
entre los dos países habrá alcanzado hoy un punto álgido con las declaraciones
del consejero de Estado (especie de superministro aquí) a la Inmigración, Theo
Francken, nacionalista flamenco (N-VA) y gran estrella de la política belga, y la tormenta y la protesta enérgica y conjunta del ejecutivo que habrá de modo fulminantemente provocado.

Bélgica es país hispano por antonomasia –por no decir el único- por cima de los
Pirineos este dato rodeado sistemáticamente de espesos tabúes entre españoles y
belgas da la clave de esa anomalía/belga tan estridente y ruidosa en la política
internacional española y en los contenciosos catalán y vasco de nuestra política exterior
y nuestra diplomacia, como en la dificultad de la que dan variablemente muestras
al abordar el fenómeno los articulistas y comentaristas españoles.
Un problema estrictamente de memoria histórica. Y por eso no es de extrañar que la
actualidad catalana más candente de o último días encuentre grande eco sobre todo entr flamencos, un pueblo que
arrastra un pasado y un problema de memoria que no se lo salta un cualquiera. (Y me
conozco el percal, que conste) Y es un problema que se
da `por partida doble entre flamencos nacionalistas (de la corriente que sean) de la
memoria de la guerra de Flandes –y por extensión la de lo Treinta Años que fue su
prolongación y desenlace, y memoria casi igual de fresca y palpitante
-pese a lo antiguo de la anterior- de la Segunda Guerra Mundial en la que el
nacionalismo flamenco -no así el franquismo (oficialmente al menos)- figuró en el
bando de los vencidos o perdedores.

Y ese resentimiento antiespañol de vencidos -en el juicio de Nuremberg, como en la
paz de Westfalia- es lo que resalta a primera vista de un
ojo avizor- en ese enzarzamiento anti-español del que se ve periódicamente presa
fatalmente la diplomacia belga en relación con España, Con España y con motivo de
algunos de sus mas sensibles
–y en carne viva- asunto internos, como el País Vasco o Cataluña. Aunque tanto la clase
política a como los medios le
quiten hierro y se empeñen sistemáticamente en negarlo ante su propia opinión pública
belga ¿Por pro/hispana o proclive a abrazar la posición española? (…) Un resentimiento
histórico tenaz ý arraigado en parte de la p oblación- de innegable signo antiespañol,
como sea, que no perdona a los españoles ni la derrota relativa
frente los protestantes holandeses ni la derrota total en el 45. Una España
mal/afamada –y calumniada- y convertida en chivo
expiatorio de predilección de todos los males de los belgas y a la que (en resumidas
cuentas) no perdonan ni entonces ni ahora el haberles dejado la estacada. Por nuestra
beligerancia anti-protestante entonces, y por le neutralidad oficial (u oficiosa) más tarde,
en la última gran guerra europea y en la confrontación histórica entre nazi fascismos y
democracias.

Con eso se explica todo lo que está sucediendo entre ´los dos países, y sin eso no se
explica nada de nada, y sé a fe mía de lo que hablo.
Don Mariano Rajoy y sus ministros –y ministras-
tomen nota, por favor. Antes de que sea demasiado tarde.

Publié par Juan Fernandez Krohn à l’adresse 10:16 p. m.
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
FUENTE:
http://juanfernandezkrohn.blogspot.com.es/2017/10/cataluna-theo-francken-y-el-complejo.html

ESPAÑA en HISPANOAMÉRICA…

18 de febrero de 2016

jueves, 18 de febrero de 2016

ESPAÑA en HISPANOAMÉRICA…

Patricio Lons : Carta abierta a ESPAÑA

¿Cómo se te ocurre traer veinticinco universidades y luego irte si en las colonias inglesas se fueron sin dejar nada? ¡Y te atreviste a hacerlas con cátedras en lenguas nativas amerindias!! Encima construiste catedrales, museos, hospitales, escuelas, puertos y ciudades. ¡Y se te ocurrió construir escuelas para los hijos de los caciques y les diste la misma educación que recibían los nobles españoles. A tal punto llegaste, que el primer informe que le presentaba a Carlos V una queja sobre las conductas de algunos encomenderos, lo escribió un indio alfabetizado y con estudios superiores en un perfecto castellano del siglo XVI. ¡¡¿¿Porque les diste títulos de nobleza a los caciques??!! ¿No ves que luego terminaron agradecidos y peleando por el rey Fernando VII con grados militares, incluso de generales en el ejército realista? A diferencia del ejército de Bolivar que contaba con 7.500 soldados ingleses y la flota inglesa llegando hasta El Callao. Y luego nos trajiste a nosotros, a nuestros ancestros europeos, muchos que gracias a Hispanoamérica tuvieron un lugar donde refugiarse y así huyeron de miserias y horrores de muchas guerras. Y a muchos españoles se les ocurrió casarse con nativas ¡¡¡NNOOOOOOO!!! ¡¡Así no se hace!! ¡¿¿Debiste aprender de Inglaterra y Holanda que no dejaban vivo a nativo alguno??! Te llevaste la plata que en América no tenía valor comercial y le dejaste el 90 % de la dieta cárnica y cerealera, redujiste la siembra de cuarenta a un solo día por hectárea, unificaste un continente, rescataste buena parte de las lenguas nativas que antes de ti, eran ágrafas y que luego con la independencia se volvieron a perder. LLevaste a los pueblos de América de la Edad de Bronce y del Neolítico a la Era Moderna. Y trajiste al Nuevo Mundo el pensamiento griego, el orden romano, un idioma que les permitió unirse a todos los pueblos de un continente en un solo y gran imperio y una religión que acabó con el canibalismo y los sacrificios humanos que tan felices hacían a los aborígenes; bueno, a algunos, porque a las víctimas no tanto. ¡Encima te pagaron con infamias!! Por eso, ¡me tenés podrido!! ¿O me pudrieron el cerebro que no puedo ver que la leyenda negra…es negra, es mentirosa? ¿A quien le conviene que yo viva engañado? Me parece que me debo hacer muchas preguntas. Sobre todo ¿porque vamos de mal en peor desde hace doscientos años?

Patricio Lons

FUENTE:
http://legioncatolica.blogspot.com.es/2014/07/espana-me-tenes-podrido-dedicado-los.html


A %d blogueros les gusta esto: