Archive for the ‘Esoterismo’ Category

Pulso a la Iglesia: Judea presiona al Vaticano

22 de noviembre de 2009

En el blog hurania hemos leído un interesante artículo del que reproducimos una parte en la que su autor, Antonio Caponnetto, interpreta el sigificado teológico de un  supuesto “holocausto” del que todo el mundo habla sin saber ni siquiera el origen de esta palabra griega:

V. La mayor mentira de la mentira del Holocausto

A pesar de que lleva largo tiempo el alboroto inicuo armado ex profeso por el aparato judeo-modernista internacional contra las razonables declaraciones de Monseñor Richard Williamson, todavía no terminan de inteligir los católicos la verdadera gravedad de sostener la versión oficial del Holocausto. Incluso —y con pesar lo decimos— no terminan de entenderlo ciertos intelectuales católicos de orientación tradicionalista. A muchos de ellos el fastidio que les suscita la sola mención del Nacionalsocialismo, y la posibilidad siquiera indirecta de que puedan quedar defendiéndolo, les impide ver la profundidad del mal que se está consumando ante nuestra vista.
Porque esta versión oficial del Holocausto, que desde antes del pontificado de Benedicto XVI ya Roma se había decidido a sostener y a preservar, y que ahora ha cuasi dogmatizado, no contiene sólo una inadmisible fábula histórica sino una horrenda falsificación teológica. El mito de la Shoah no es principalmente inaudito porque se adulteren las cifras de los homicidios, las causas de las muertes o las condiciones edilicias de los campos de concentración. No radica su nocividad en hacer pasar por gases humanamente letales los desinfectantes del tifus, o en montar hornos crematorios después del triunfo aliado, o en trucar fotos, cifras, testimonios, juicios y acontecimientos. Ni siquiera es su peor culpa haber hecho un negocio multimillonario de esta mentira, como lo probó el judío Norman Finkelstein en su libro La industria del Holocausto. Todo esto y tantísimo más, describen la faz histórica, política y económica de este embuste basal del siglo XX, asegurado por los verdugos inmisericordes de Nüremberg y sellado en las tenidas torvas de Yalta y de Potsdam. Y todo esto, claro, estará bien que se dirima en el ámbito de los estudios historiográficos, distante si se quiere de las cuestiones de Fe.
Pero todavía hay algo mucho más tenebroso, y es la teología judaica sobre el Holocausto. Una teología dogmática que enseñan y hacen suya las más renombradas agrupaciones hebreas que suelen tener ahora libre acceso al Vaticano, o viceversa, que suelen dar hospedaje al Santo Padre. Según esta teología, Israel, no Cristo, es el Cordero Inmolado. Perseguido durante siglos y ofreciéndose en sacrificio permanentemente, alcanza el punto culminante de su ofrenda cuando muere masivamente bajo las tropelías del Tercer Reich. Tropelías antisemitas que, en esta cosmovisión mesiánica del Israel carnal, no tendrían sino como fundamento último las mismas enseñanzas católicas que durante siglos y siglos habrían predicado la culpabilidad hebrea en la muerte de Cristo. Al nazismo se llega por culpa del cristianismo; y bajo el nazismo la oblación mesiánica de Israel alcanza su punto culminante. Cristo es el gran destronado de su trono de Víctima, y acusados sus seguidores de instigación secular al antisemitismo, colócase en ese trono sangrante el mismo Israel. Del Gólgota ya no pende Aquel cuya sangre pidieron un día que cayera sobre sus testas impías y las de sus propios hijos. Pende sacrílegamente la mano y la mente, el puño y la inteligencia de aquellos que fraguaron la crucifixión del Redentor.

Parodia endemoniada de la economía de la salvación, caricatura infernal del genuino mesianismo, subversión radical del sentido de la Historia de clara inspiración cabalística, esta versión teológica del Holocausto es la que debe saber todo católico honrado que está adquiriendo cada vez que le hacen creer que “quien niega la Shoah no conoce el misterio de Dios ni de la Cruz de Cristo”. Palabras insensatas pronunciadas el 30 de enero por el Padre Federico Lombardi, Director de la Oficina de Información de la Santa Sede y que, lamentablemente, no fueron desmentidas ni enmendadas.

Es por este carácter paródico y endemoniado del mesianismo de Israel, que sus principales ideólogos monopolizan la denominación de holocausto para lo sucedido durante la Segunda Guerra Mundial, no permitiendo que el término se use para los cien millones de cristianos masacrados por el Comunismo a lo largo de la casi totalidad del siglo XX, porque es bien sabido que la dirigencia comunista responsable de este martirio colectivo ha sido y fue en su casi totalidad de origen hebreo.

Y es porque este carácter paródico del mesianismo debe quedar asegurado universalmente, que la teología dogmática judía elabora o promueve en abundancia obras como las de Yad Vashem (Jerusalém), M. Polakoff (Iom HaShoá VeHagvurá. Un manual para el recuerdo), Isajar Moshé Teijtel (Alegre madre de hijos), Pasión intacta, de George Steiner, Breviario del Odio, de León Poliakov —con su prólogo meaculpista del cristiano Francois Mauriac—, The destruction of the European Jews, de Raul Hilberg o la de Gustavo D. Perednik, Teología del holocausto, que con interés y provecho puede consultarse digitalmente. (…/…).

Precisamente en este ensayo dice Perednik, glosando a otros exégetas hebreos, que el capítulo 53 de Isaías, llamado Del Siervo del Eterno, no sería una prefiguración de la Crucifixión de Jesucristo, sino “que puede ser entendido perfectamente como una referencia al Holocausto”, pues en él “los sufrimientos son purificadores en dos sentidos: en lo personal y en un plano social” […] Aquí cabe evocar al filósofo que se basó precisamente en Isaías 53 para fundamentar su teología del Holocausto. Para Ignaz Maybaum, el judío sufre a fin de despertar la conciencia del mundo gentil que es su victimario. A partir del martirio judío, la humanidad entera, por reflejo, ahonda su búsqueda en la senda del bien […] “Mira:yo pongo hoy delante de ti la vida y la bendición, la muerte y la maldición”, concluye por decirnos la Torá. Berkovits, sostenedor de esta idea, agregará que en el tema del Holocausto, el contraste histórico es claro: “desde los humos de Treblinka, irrumpe el Estado de Israel. Lo que Berkovitz denominaría, después del horror, «la sonrisa suficiente». El retorno a Sión da el significado a la historia judía”.

Pero ni este texto representativo ni este artículo agotan lo que cabría saber al respecto. La nómina de expositores de este paródico mesianismo, se engrosaría si incluyéramos en ella a ciertos autores protestantes, como Robert McAfee Brown, o sedicentemente católicos como Harry James Cargas, mucho más entitativo, audaz y heterodoxo que el vocero vaticano Lombardi.

VI. La Iglesia debe pensar católicamente
Si se nos ha seguido benévolamente hasta aquí, con especial énfasis en la lectura del parágrafo anterior, un par de necesarias conclusiones podríamos ir elaborando.
La primera es que la Iglesia no puede asumir como propia la versión oficial sobre el Holocausto, ni mucho menos dotarla de la intangibilidad que se pretende.

Tiene esta versión un cúmulo inagotable de mentiras a designio, fruto principalmente de las llamadas “campañas de desnazificación”, con sus tribunales fiscalizadores, sus lavados de cerebro colectivos y sus programas de reeducación, cuya parcialidad antialemana y aliadófila jamás disimularon. Terminada la guerra, en el Bundesland de Baden-Württemberg se publicó sin rubores: “No debe ser dicho nada favorable sobre el Tercer Reich, y no debe ser dicho nada desfavorable sobre los aliados”. Y en 1960, el Presidente de Alemania Federal, Heinrich Lübke, hablando de “los textos escolares” referidos “al lapso histórico alemán de 1933 a 1945”, solicitó expresamente que trasmitieran “aborrecimiento por el Tercer Reich”.

Con sublevante patetismo se advierte que nadie pide estudiar la verdad histórica, investigar serenamente, escudriñar las fuentes, cotejar testimonios, fatigar archivos. Ningún rebelde librepensador se atreve al llegar aquí a pensar libremente. Lo que se pide es instalar de modo unánime y sacramental el pensamiento único elaborado por Israel. Ardid inmoral y escandaloso que viene siendo elaborado perseverantemente desde el infame juicio de Nüremberg, cuyas aberraciones de toda índole jamás se quieren mencionar. Empezando por la que señala Carlos Whitlock Porter en su Not guilty at Nuremberg: se desecharon sin escrúpulos las 312.022 declaraciones notariales presentadas por la defensa, se aceptaron como moneda de buena ley, en cambio, las 8 ó 9 declaraciones presentadas por la fiscalía. Mención aparte significaría recordar la nómina de atentados judíos —algunos de ellos mortales— contra autores e instituciones dedicadas a la revisión histórica. Por probar este aserto, el 3 de enero de 1996, el embajador de Israel en la Argentina, Israel Avirán, ordenó la captura y el secuestro de la revista “Memoria” que entonces editábamos con un puñado de amigos.

El Santo Padre, precisamente por su doble condición de patriota alemán y de intelectual destacadísimo, debe ser la persona indicada para advertir que esta versión ruinosa y ficta no puede ser asumida por la Iglesia. Entiéndase bien: no se trata de exigirle a Roma que avale una determinada escuela historiográfica en contra de otra, ni de que tome partido por el revisionismo u otorgue rango de definición ex cathedra a los asuntos meramente terrenos. Pero se trata sí, de rogarle con insistencia que busque celosamente la verdad del pasado, que promueva esa búsqueda con empeño y sabiduría, que apoye a los estudiosos serios y veraces, desdeñando interpretaciones facciosas, preñadas de adulteraciones y de embustes de grueso calibre. Se trata, en suma, de tener bien presente, que el último dogma fue el de la Asunción de María Santísima.

No podemos conformarnos cada vez con menos, que es una de las definiciones de la tibieza; ni podemos tampoco aceptar la necesidad del doble discurso como constitutivo ineludible de las relaciones diplomáticas. Cierto es que el grueso de las sociedades vive bajo las falacias de la virtualidad y bajo el sometimiento de esos ídolos que supo describir Bacon. Cierto que al amparo de esos ídolos, que entenebrecen la realidad, pocos y cada vez menos son los que distinguen lo que las cosas son, como gustaba decir Gilson. Y cierto al fin, si se quiere, que no le corresponde al Pontífice hacer de historiador, ni andar dirimiendo sobre el Zyklon B o los alambrados de púas en Auschwitz. Pero si ya no hemos de pedirle al Vicario de Cristo que combata a los hijos de las tinieblas, y bregue por la Verdad en la totalidad de sus manifestaciones, ¿a quién entonces deberíamos acudir los católicos?

En su confortadora encíclica Spe Salvi, Su Santidad Benedicto XVI memora un texto del Sermón 340 de San Agustín, que parece contener toda una respuesta al dilema que estamos planteando. Explica allí el de Hipona que una misión se ha impuesto: “corregir a los indisciplinados, confortar a los pusilánimes, sostener a los débiles, refutar a los adversarios, guardarse de los insidiosos, instruir a los ignorantes, estimular a los indolentes, aplacar a los soberbios, apaciguar a los pendencieros, ayudar a los pobres, liberar a los oprimidos, mostrar aprobación a los buenos”. Todo un programa para estas cruciales circunstancias.

Pero además, y como quedó dicho, existe otra razón superior para que la Iglesia rechace enfáticamente la versión oficial del Holocausto, y es que tras la misma asoma una teología dogmática judía groseramente anticristiana, burdamente paródica del genuino mesianismo, deliberada mueca hostil de inspiración talmúdica contra la misión salvífica de Nuestro Señor Jesucristo, y su Divina Majestad.

Llama poderosamente la atención que en estos agitados días alrededor del caso Williamson, haya pasado inadvertida toda voz eclesial, empezando por la de Benedicto XVI, que nos haya remitido a la Mit brennender sorge de Pío XI. Allí está todo lo que un católico debe saber para tomar distancias del Nacionalsocialismo, y de cuanto aquella ideología y su concreción política pudieron haber tenido de injusto y aún de ominoso. Pero está todo lúcida y corajudamente explicado en perspectiva católica, para que ningún bautizado confunda el rumbo y la finalidad. “La Cruz de Cristo” —dice Pío XI— “aunque su solo nombre haya llegado a ser para muchos locura y escándalo, sigue siendo para el cristiano la señal sacrosanta de la redención, la bandera de la grandeza y de la fuerza moral. A su sombra vivimos, besándola morimos; sobre nuestro sepulcro estará como pregonera de nuestra fe, testigo de nuestra esperanza, aspiración hacia la vida eterna” [nº 31].

http://www.revistacabildo.blogspot.com/
Nota de URANIA: Independientemente de que históricamente  las cosas ocurrieran según la versión oficial o bien de otro modo, tal como sólo es posible conocer por medio de ciertos investigadores,  lo cierto es que para el Cristianismo el único y supremo holocausto es el sacrificio en Cruz de Jesucristo.

Por otra parte, algunos  historiadores hablado del genocidio del pueblo alemán —víctimas de bombardeos, bajas en el frente de guerra y éxodo de los territorios de Prusia– y un artista ha representado lo que llamó el holocausto de Europa en un lienzo sólo dado a conocer a unas pocas personas de Barcelona en los años 80.

En todo caso, incluso si se acepta la versión hoy dominante de la historia reciente, la interpretación religiosa que hace Caponnetto es digna de consideración incluso para los “no creyentyes”.


EL MITO Y EL SÍMBOLO

5 de diciembre de 2008

De un blog chileno copiamos el siguiente artículo:

EL MITO Y EL SIMBOLO

Dentro de la amplia variedad de símbolos que caracterizan la ideología nacionalsocialista ha sido siempre la esvástica o cruz gamada la que ha acaparado los estudios de especialistas en simbología y emblemática habiéndose realizado numerosos trabajos sobre su oculto sentido y significado, estudios que van desde el plano de su significación mítico-simbólica hasta los as­pectos de carácter científico y matemático que originan su formación y determinan su simbolismo mágico para los pueblos arios. De estos trabajos sobre la cruz gamada nos haremos eco en posteriores números. Pero otro de los emblemas, símbolos o motivos fundamentales que acompaña de forma habitual a la cruz gamada durante el período del III Reich es el Águila, ornamento mucho más conocido y representado en multitud de soportes desde la antigüedad más remota. La decisión de utilizar el águila junto con la esvástica como emblema oficial del Reich corresponde a Adolf Hitler en persona y el modelo utilizado se corresponderá con un diseño personal bosquejado por su pluma del que se han conservado bocetos en acuarela fechados en 1.920. A partir de este modelo original utilizado por el NSDAP y posteriormente por el Reich nacionalsocialista se realizarían múltiples versiones e interpretaciones iconográficas que serán usadas profusamente por todas las ramas de la administración del Reich y del partido. De este modo el águila y la esvástica constituyeron el emblema nacional del nuevo estado alemán y su uso se difundió por todo el Reich teniendo especial aplicación en la regalía y uniformoelogía nacional. A partir de 1.938 el genial arquitecto Albert Speer diseñaría las águilas colosales que se han hecho famosas en los documentales y que presidirían las tribunas de fondo de los grandes estadios construidos durante esta gloriosa etapa de exaltación popular. Algunas de ellas, de grandes dimensiones fueron dinamitadas por los vencedores del conflicto mundial, y otras, capturadas por el ejército Rojo continúan expuestas en el Museo del Ejército en Moscú. Se encuentran cautivas a la espera de que un día las liberemos y sean restituidas al lugar que merecen y del que nunca debieron salir.

DENOMINACION CONVENCIONAL La denominación normalizada del emblema oficial del Reich es.. “motivo de águila con las alas extendidas llevando entre sus garras una corona de hojas de roble dentro de la cual figura en forma oblicua una cruz gamada”. No vamos a hacer en este trabajo un recorrido pormenorizado de cual fue la utilización de este emblema por parte de las organizaciones del NSDAP ya que sobre este tema se han publicado extraordinarios trabajos de especialistas a los cuales se puede remitir el lector interesado. De exhaustivos y casi definitivos se pueden calificar los realizados por Jorge González Crespo publicados en la prestigiosa Editorial San Martín. (Regalia del III Reich. Organización e insignias del partido. Organización e insignias de las Fuerzas Armadas.)

SENTIDO MÁGICO DEL SÍMBOLO Lo que queremos resaltar en este sencillo estudio son los aspectos simbólicos e históricos que caracterizan la figura del águila y cómo esos aspectos determinaron su elección por parte del Führer para acompañar, en condiciones de equidad, al sagrado símbolo de la esvástica. Un símbolo es una imagen, un signo; en definitiva, cualquier expresión sintética de una idea fundamental. Es la idea pura en su precisa expresión. Es una condensación expresiva y precisa, el cual corresponde por su esencia al mundo interior (intensivo y cualitativo) en contraposición al mundo exterior (extensivo y cuantitativo). Esta es una característica a destacar: la capacidad del símbolo de resumir una idea tan fundamenta e importante en el tiempo y el espacio para mostrarla ante nuestros ojos. No debemos pues por ello pensar en los símbolos como si fueran una mera figura plástica fruto de la imaginación. Son signos concretos y visibles que encierran una idea o principio fun­damental comprensible sólo para aquellos cuya conciencia es afín. Así pues, es necesario que el conocedor acceda con ella hasta el plano sutil donde vive la idea que el símbolo representa. De este modo ellos, los símbolos, ocultan un significado porque ésta es una de sus funciones; preservar una Enseñanza Sagrada para el futuro de la humanidad, y evitar que caiga en manos de quienes podrían hacer un mal uso de tal conocimiento. En este sentido el símbolo se convierte en un ser vivo que mantiene su contacto, a manera de cordón umbilical, con el plano sutil de la Ideas Superiores. Cuando esta relación se corta. el símbolo pierde su significado trascendente limitándose a lo concreto. El símbolo deja de ser tal para quedar convertido en la apariencia; ahora es solamente un signo, una figura literaria, un juguete de la mente, una alegoría hueca y carente de sentido. Por este motivo los símbolos auténticamente manifestados cons­tituyen una forma de expresión perfecta para plasmar los conceptos espirituales, gracias a su sintetismo.

EL AGUILA SOLAR Identificada desde siempre por todas las civilizaciones como la Reina de la aves, la Reina de los aires, el ave de Júpiter, el ave real, el ave de Ganímedes, el ave del trueno o de las tormentas, el ministro alado del Rey de los Dioses, el águila desempeña un papel preponderante en todas las leyendas, mitologías y religiones de los pueblos de raíz indoeuropea. Pues una de las características que destacan sobre otras y que se repiten con la cruz gamada es la práctica ausencia de representación iconográfica del águila en los pueblos de raíz semítica, de inspiración cosmológica esencialmente lunar. Símbolo universal de la Creación, las aves junto con el huevo cósmico simbolizan como desde el origen del Mundo el Espíritu de Dios planeaba sobre las aguas primordiales en forma de ave. El ave simboliza el alma capaz de abandonar el cuerpo, representación de la inmortalidad que después de la corrupción del cuerpo se remonta a las regiones celestiales. Así la letra A del sistema jeroglífico egipcio se representa por la figura del águila, significando el calor vital, el origen, la vida, la libertad, la luz; esta palabra, que expresa conocimiento, símbolo de la altura, del espíritu identificado con el Sol, se considera esencialmente luminosa y participa de los elementos aire y fuego. Como se identifica con el Sol y la idea de la actividad masculina fecundante de la naturaleza, el águila simboliza también al padre. Como es el ave que vuela más alto es por tanto la que mejor expresa la idea de la Majestad divina. Ave de Zeus-Júpiter, símbolo de la luz celeste y solar, a la que se supone capaz de mirar fijamente al Sol sin perder por ello la vida, pasa a ser por esto la mensajera del Dios Helios. Son las que aportan a los hombres las bebidas de la inmortalidad reservadas a los Dioses; un águila o un halcón, mencionado en la literatura védica, roba el soma que lleva Indra. El águila fue siempre un símbolo del “Corazón” o del “Centro” del mundo espiritual y por ello se asocia a los cultos tributados al Sol. Con su vista poderosa representa el omnipenetrante ojo del vidente, símbolo de elevada intuición espiritual.

PERSPECTIVA HISTÓRlCA
Brevemente haremos un repaso de las diferentes civilizaciones que la utilizaron como elemento característico de su poder e influencia en infinidad de soportes y representaciones. Desde occidente hasta la zona oriental de Eurasia su presencia ha sido abundantísima. Tradicionalmente sólo los valientes que demostraban ser buenos guerreros mediante actos de bravura tenían derecho a adornarse con plumas de águila. Aparece en Macedonia y en las monedas y estandartes de la Roma imperial; el poder de volar, de elevarse para dominar y destruir lo inferior es con seguridad la idea esencial del simbolismo del ave de Júpiter, también llamada ave de la tempestad o de las tormentas. Se venera en la civilización sumeria como encarnación del Dios del Viento y es objeto de culto entre las tribus guerreras de Norteamérica. En Escandinavia simboliza el tronar del viento y está cerca del gallo Fjalar cuyo canto anunciará el fin del mundo y el crepúsculo de los dioses. La poderosa águila Garuda de la mitología India es el corcel del dios Vishnu, la montura del Sol, vencedor de todos los monstruos por su brillo y resplandor.Es distintivo de reyes entre los persas y figura entre los estandartes de Ciro. Bajo Ptolomeo I fue incluso emblema de Egipto. Alejandro la introdujo oficialmente en Europa como figura numismática y heráldica imitándolo sus sucesores Diádocos. En las monedas romanas es de uso común simbolizando el poder de las legiones y del imperio. El mismo emplazamiento de la ciudad de Roma se lo inspiró a Rómulo y Remo el vuelo de las águilas. Bajo el solio romano estas águilas conquistaron imperios y reinos y bajo su sombra se gestaron los cimientos de la futura Europa. Entre los griegos y los persas estaba consagrada al Sol (águila heliaca); para los druidas era el supremo Dios; con el nombre de Ah, la casta sacerdotal egipcia la con­sagró a Horus y los coptos le rendían culto bajo el nombre de Ahom. Aparece vinculada a la fundación de Moscú en su variedad bicéfala y fue objeto de veneración y sacrificios en el México precolombino. El emblema nacional mexicano del águila llevando entre sus garras una serpiente remonta su origen a la fundación mítica la antigua Tenochtitlán.En Europa aparece en multitud de em­blemas, estandartes, banderas, blasones, escudos y monedas y su representación iconográfica es variadísima. En Grecia, con los medas y en la dinastía Aqueménida su uso es muy frecuente. Según Jenofonte, cuando Ciro iba a atacar a los asirios, un águila sobrevoló sus ejércitos que resultaron vencedores en la batalla. Durante la Edad Media se le atribuyeron prerrogativas mágicas y fue colocada por príncipes y soberanos en sus escudos de armas. En su presentación bifronte fue usada profusamente en centroeuropa y se adoptó como distintivo por los duques de Baviera, Bohemia, Silesia. Austria, Polonia y Brandenburgo. Los Reyes Católicos la introdujeron en el escudo de España y la casa de Austria la implantó en las armas reales españolas. Tras la guerra civil el estado nacional la incorporó al escudo de España bajo la advocación de San Juan. El águila aún sigue siendo hoy el distintivo de las banderas y escudos de nume­rosos países y naciones que lo lucen con orgullo en sus escudos y banderas. Es ade­más el emblema de numerosas órdenes militares. Después del Concilio de Nicea, llamado de los teólogos el águila figuró incluso como atributo de la Teología; un águila calva, de cabeza blanca, es el emblema nacional de los Estados Unidos de América… la lista sería interminable. Pero sobre todo el águila es la heroína de numerosas leyendas; ella vuela también hasta la India en busca de la actita, “la piedra de las águilas”, que activa la eclosión de los huevos y precipita los alumbramientos…Por todo lo expuesto a nadie sorprendió que el Führer eligiera como símbolo que acompañara inexcusablemente a la venerable esvástica en su representación iconográfica y emblemática a un águila de alas extendidas cuyos orígenes se remontan a las más antiguas tradiciones de los pueblos arioindoeuropeos. Vinculada desde siempre al culto solar, su simbolismo racial fue adicionado magníficamente en su plasmación material a la potencialidad energética y al mágico simbolismo que ya de por sí emanaba del telúrico mandala de los arios. Aguila solar y esvástica unidas como símbolo unigénito de una raza y de una sangre.

 

EL SUEÑO DE JULIANO EL APÓSTATA
No queremos terminar este breve trabajo sin dejar de recordar por la carga simbólica y mágica que encierra, el sueño del emperador-filósofo romano Juliano (emperador 361-363) conocido como el Apóstata porque intentó recuperar para el imperio las sagradas tradiciones ancestrales que fueron traicionadas por su antecesor Constantino tras su conversión al cristianismo (a nuestro juicio él fue el auténtico apóstata y no Juliano), mandando cerrar los viejos Templos iniciáticos, las Universidades griegas y helenísticas, los centros de oratoria y los talleres artísticos. Juliano, guerrero, filósofo, estratega. pensador y hábil estadista brilló con luz propia en las decadentes postrimerías del debilitado Imperio Romano. Como tantos otros después también él ordenó a sus tropas incendiar las naves y combatió hasta la muerte para defender occidente de las invasiones extranjeras. Murió muy joven asesinado probablemente por aquellos en los que había depositado su confianza. Se dice que la noche antes de morir, tuvo una visión…”…vio el Aguila imperial de Roma que volaba hacia Oriente y se refugiaba por casi dos milenios en las montañas más altas del mundo. Luego volvía a Occidente con un símbolo sagrado entre sus garras y el imperio la aclamaba”.

Bicéfalo_ns0 comentarios

 

EL ALARMISMO DEL CALENTAMIENTO CLIMÁTICO

2 de junio de 2008

Es un viejo truco para dominar e imponerse el debilitar la fortaleza moral de la gente. Sin negar que

ocurran desastres naturales, como en toda época, lo cierto es que hay poderosísimos intereses que

están exagerando las noticias respecto al llamado calentamiento global. Respecto a este tema hemos

encontrado un vídeo y la siguiente información  en www.conviccionradio.cl/:

:

Se trata de una gran farsa que sirve para impulsar el proceso revolucionario neomarxista, vía ecologismo radical, y el establecimiento del principio antihumano gnóstico (materia=maldad) y existencialista (el humano está demás), expresado por ejemplo en el aborto. Es curioso que las transnacionales o los conglomerados supercapitalistas del mundo no financien una contrapropaganda, ya que, son ellos los blancos del ataque ecopesismista. No sería la primera vez que los aparentes enemigos, en realidad son aliados estratégicos y, en realidad, lo que están haciendo es proseguir lo que empezaron formalmente en Rusia en 1917, después del traspié del modelo soviético. La New Age articula cultural y espiritualmente el fenómeno. Ahora bien, la New Age es fruto del ocultismo, fundada por discípulos de Madame Blavatsky (Bailey y Bessant) y sostenida por prominentes magnates de la finanza mundial, todo con un claro origen y talante masónico.

————

Por otra parte, en otra web se publica un documentado artículo titulado “el mito macabro del calentamiento global” seguido de varios vídeos.

 

 
 

 

 

DIOSAS Y MUJERES RUBIAS

12 de mayo de 2008

Gracias a un blog de una dama llamada Irlanda y de otro blog llamado ocioblog he descubierto la belleza y significado de la diosa Dana.  Incluso el nombre es bello y evocador, como ocurre con todo lo que es clásico, por ejemplo en Grecia, donde la eufonia de las palabras sugiere su armonía con los conceptos.

La mitología nórdica, que tanto tiene que ver con la grecolatina e indoaria, es un tema tan profundo y desconocido que da vértigo investigar. Por eso me limito a imaginar y soñar que ese paraíso existe y quizás algunos elegidos lleguemos a conquistarlo. Sólo por la belleza que sugiere Dana, por sus delicadas trenzas y su aspecto angelical merece la pena huir del prosaico y siniestro materialismo y del mundo soez que nos ofrece el sistema hoy aparentemente dominador.  …Y como decía un genio agudo y lúcido: “reirá mejor el que ria el último”.

Por mi parte invito a los lectores que descubran los libros sagrados de Homero, los Vedas y la nueva biblia redactada por Tolkien, “El señor de los Anillos”, obra que según los entendidos refleja la actualidad del mundo, desde 1945… Como así ocurre con “1984”, de Orwell, que no es un esbozo del futuro, sino riguroso presente.   Y ahora recuerdo un consejo que se atribuye a un sacerdote argentino, cuyo nombre no recuerdo, pero que pudo ser Castellani: “cuando deseo estar informado sobre la actualidad…leo el Apocalipsis”.  Otro sacerdote, éste español, pero también católico de verdad, tampoco tenía la prensa diaria como oráculo. Es más, según me dijo –confidencialmente–, dejó de leer cualquier prensa a partir del día 1 de mayo de 1945…  Murió recientemente en Astorga, León, España, habiendo cumplido su propósito.

Con esto quiero decir que sólo el arte, la música, la religión, la belleza, en suma,  dioses y diosas como Dana, nos dan alguna noticia de la Verdad, de esa verdad que, “nos hace libres”.

Nota de IRANIA: Dioses masculinos… y rubios  no osamos imaginarlos…   pero haberlos haylos…  Y en relación con este post, convendría echar un vistazo al blog  HURANIA… y también al blog URANIA.

12 mayo 2008

DIAS PREDESTINADOS

8 de mayo de 2008

ES INTERESANTE SABER QUE LAS FECHAS DE ACONTECIMIENTOS HISTÓRICOS, A VECES, TIENEN SU MAGIA…. Veamos:19 de Julio (mes 7) 1939 : inicio guerra01 de abril (mes 4) 1939: final guerra

—————————————————

20 de Nov (mes 11 ) 1975: muere Franco

—————————————————–

hemos hecho una suma algebráica y vemos que 19+1=20; 7+4=11 y 1936+1939= 1975

—————————–

Y también hemos visto que transcurrió el mismo número de días desde el 14 de abril de 1931 (inicio república) hasta 18 julio 1936,(Alzamiento), (total de 1922 días) que desde el 20 de nov. de 1975 hasta 23 feb. de 1981. (golpe de Tejero)…(total 1922 días), lo cual significa que quienes proyectaron el 23F calcularon que el régimen iniciado el 20N de 1975 debía durar el mismo tiempo que la república de 1931 a 1936.

———————————-

Por último… que hay palabras que se pueden leer lo mismo de izquierda a derecha que a la inversa… como por ejemplo el nombre de ANA, …pero también hay frases…como ésta (escrita en letras mayúsculas), que puede leerse de derecha a izquierda o de izquierda a derecha:

DABALEARROZALAZORRAELABAD

y que significa:

dábale arroz a la zorra el abad

y esa frase (en mayúsculas) puede leerse igualmente de derecha a izquierda.

—-

Por último, dicen que desde que ocurrió el 11 de septiembre de 2001, el ataque de Bin Laden a las Torres Gemelas (curiosamente las dos torres recuerdan al número 11) hasta

que el 11 de marzo de 2004 (¡Otra vez el 11…) se produjo el

ataque a Madrid… para provocar el cambio de gobierno

transcurrieron 911 días… Y es que en América, es decir, en USA, la fecha del 11 de septiembre la representan así:

9 11… Sin embargo, algo falló en este cálculo porque creo que en realidad transcurrieron 912 días… ¿Hacemos cuentas?

================================================

Nota de Hurania’s Weblog: ESte post se publicó en 12 septiembre pasado en IRANIA


A %d blogueros les gusta esto: