Archive for the ‘Demografía’ Category

la esperanza de una Europa futura…

3 de mayo de 2013

la esperanza de una Europa futura…

By

mujer-embarazada

 

=====

 

PLATON : la ortodoxia sexual es natural

17 de julio de 2012

“Cuando el varón se une con la mujer para procrear, el placer experimentado se supone debido a la Naturaleza, pero es contrario a la Naturaleza cuando un varón se aparea con un varón, o una mujer con una mujer, y aquellos culpables de tales enormidades están impulsados por su esclavitud al placer. Todos censuramos a los cretenses por haber inventado el mito de Ganímedes.”

Fuente: AntologíaRevolucionaria

 

 

JUANA DE ARCO…¿Cabalgará… de nuevo?

8 de junio de 2012


En sus actos públicos de campaña, utiliza una gran estatua de la heroína nacional francesa, Santa Juana de Arco, quien murió martirizada el 30 de Mayo de 1431, a los 19 años de edad, canonizada en 1920 por el Papa Benedicto XV.
(…/…)
En las recientes elecciones presidenciales francesas del 21 de abril, Marine Le Pen obtuvo  el tercer lugar con 6 millones 421 mil votos, equivalentes al 17,90% de los votos.
Para la segunda vuelta electoral, del 6 de mayo, anunció que no apoyará a ninguno de los 2 candidatos finalistas: el falsamente derechista Sarkozy, hijo de judíos húngaros, y el socialista Hollande, descendiente de judíos holandeses.
(…/…)
Fuente:

expansión islámica

30 de abril de 2011

Las ideas no sólo se propagan por medio de la predicación, la escritura, etc…, pero sobre todo, en el pasado,  por la conquista militar y las invasiones de masas humanas.

Ese es el caso de la expansión  de la llamada religión mahometana. Sobre este tema me ha parecido sumamente clarificador un artículo publicado por Arjún en

http://layijadeneurabia.com/2011/04/29/la-expansion-islamica/ con el título de

LA EXPANSIóN ISLáMICA

El islam es el enemigo eterno de los occidentales” (San Luis, Rey de Francia, 1226-1270)

El islam es una religión (si tanto es que se trata de una religión) de conquista. El Corán la define así y la historia lo confirma. La expansión islámica, desde los lejanos días de la Hégira, se ha llevado a cabo casi exclusivamente a punta de cimitarra (1). La invasión pacífica (diríamos mejor: civil) de Europa en los tiempos presentes se debe únicamente a nuestra total ausencia, hasta hoy, de resistencia organizada y efectiva al invasor islámico.

La colonización musulmana de Europa tiene lugar sin necesidad de una conquista militar previa, debido a que la oposición a esta avalancha demográfica que anega el continente y puede asfixiarlo en breve, es nula, o casi. Fingimos ignorar la amenaza para no tener que tomar medidas para neutralizarla, ignoramos la agresión para evitar el esfuerzo de enfrentrarnos a ella. En la pusilanimidad y la pereza europeas actuales están dibujadas la decadencia y la miseria moral de un mundo que ha renunciado a su propia existencia y que sólo parece aspirar a apagarse sin dolor ni sobresaltos (que es precisamente lo que nos sobrará de aquí a poco). Trabajar, luchar, hacer un esfuerzo…, todo eso es ya un lenguaje extraño e incomprensible para la gran mayoría de los europeos, que no piensan más allá del próximo “puente” de Semana Santa, del resultado de la liga de fútbol de primera división o del último “gadget” de la tecnología de masas, Ipod, Mp3, moviles de 5ª generación y demás juguetes para una humanidad puerilizada sin ideales ni destino. ¿Pero cómo se puede exigir un esfuerzo a un cuerpo enfermo y a una mente vencida?

Hacemos, pues, como si no pasara nada, para no vernos confrontados a la imperativa necesidad de hacer algo, y seguimos ocupándonos de naderias y atiborrándonos de aire y paja mientras crujen los primeros truenos de la formidable tormenta que se avecina.

El islam es nuestro enemigo y debemos combatirlo. Pero hemos de entender que la verdadera esencia del problema reside fundamentalmente en nosostros mismos. “La culpa no la tiene el marrano, sino quien le da de comer“, dice un refrán popular en el llano lenguaje del común. Los musulmanes no son culpables de codiciar aquello que está al alcance de sus manos. Ellos juegan su juego. Rellenan el vacio que estamos dejando, ocupan el espacio que se les ofrece, aprovechan las ventajas que se les presentan. Los atropellos y los abusos que cometen son consecuencia de nuestra desidia e inactividad. ¿Es razonable reprochar a unos extraños el que se metan en una casa abierta a los cuatro vientos, una casa rica, limpia, ordenada, llena de bienes y comodidades, apetecible desde todo punto de vista, cuyos irresponsables dueños no le impiden el paso a nadie y reciben a todos con una bandeja de bienvenida sin poner límites, ni restricciones, ni imponer reglas ni condiciones a estos visitantes? Eso también nos lo explica nuestro refranero: “La ocasión la pintan calva“.

El islam siempre se ha instalado en casa ajena (2). La diferencia con épocas pasadas es que a los seguidores del Profeta la usurpación les costaba el esfuerzo de la conquista militar, el precio de la sangre derramada. Nadie entregaba su casa en esos tiempos por las buenas. Hoy recibimos a los invasores ya sea con una boba sonrisa en los labios, ya sea mirando hacia otra parte. Se han instalado con todo el equipaje en nuestro hogar y ya lo considerán suyo, mientras los legítimos propietarios apenas abren la boca ni mueven un dedo para poner en su sitio a esos intrusos que hacen sus necesidades en nuestro jardín.

La expansión islámica es un movimiento que viene desde el fondo de los tiempos. Frenada desde hace siglos debido a su propio agotamiento y al dominio occcidental ejercido sobre el orbe entero durante la época de su máxima potencia, esta se reinicia a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial favorecida por el retroceso europeo de los escenarios del mundo y de su abdicación como civilización rectora de la humanidad. Lo que vivimos hoy es la continuación (el reinicio) de un movimiento que nació en el siglo VII en las arenas de Arabia, el útimo capítulo de una historia que se inició con la andadura de un mercader árabe poco escrupuloso obligado a salir por piernas de su ciudad natal y buscar refugio en Medina.

Un breve repaso a la historia de la expansión islámica sobre tierras cristianas.

653-636 – Conquista de Siria e Iraq (países cristianos entonces).

638 – Toma de Jerusalén, ciudad santa de los cristianos.

639-644 – Conquista del Egipto cristiano y destrucción de la prestigiosa biblioteca de Alejandría.

646-666 – Conquista de la Armenia cristiana.

647-709 – Conquista del África del norte cristiana (Túnez, Argelia, Marruecos).

649 – Toma de la isla griega de Chipre.

654 – Toma de la isla griega de Rodas.

674-678 – Sitio de Constantinopla, capital cristiana del Imperio Bizantino.

711-714 – Conquista de la península ibérica (España y Portugal).

719-731 – Invasión de la Francia cristiana. Toma de Narbona, Nîmes, Carcassonne, Autun y Marsella.

732 – Charles Martel vence a los ejércitos árabes en Poitiers y pone fin a la progresión del islam en Europa occidental.

800 – Los musulmanes de Túnez comienzan la invasión de Sicilia.

809 – Saqueo de las islas de Córcega y de Cerdeña.

813 – Saqueo de Niza.

828 – Saqueo de Marsella. Incursiones en Provenza durante todo el siglo IX.

846 – Razzias contra Roma, centro de la cristiandad: las basílicas de San Pedro y de San Pablo del Vaticano son completamente saqueadas por las tropas musulmanas a quienes el Papa Sergio II (842-847) debe prometer el pago de un tributo anual de 25 000 monedas de plata. Para impedir estos ataques, su sucesor León IV (847-855) hace levantar la ciudad leonina, es decir las murallas que rodean el Vaticano.

881- Los musulmanes llevan a cabo en Italia el pillaje del gran monasterio benedictino de Monte Cassino, fundado por San Benito al principio del siglo VI. El Papa Juan VIII (872-882) se ve obligado a pagar el impuesto a los musulmanes.

997 – Almanzor (939-1002), general musulmán al servicio del califa omeya de Córdoba, destruye la ciudad de Santiago de Compostela, uno de los lugares de peregrinación más importantes de la cristiandad.

1009 – El califa fatimida Al- Hakim manda destruir el Santo Sepulcro en Jerusalén y 30 000 iglesias cristianas en Egipto y en Palestina.

siglo XI – Los turcos selyúcidas, pueblo de Asia Central convertido al islam, invaden Oriente Próximo y oprimen a los peregrinos cristianos de Tierra Santa.

1065 – Gunther, obispo de Bamberg (Alemania) y 12 000 peregrinos, llegados a Tierra Santa son atacados por los musulmanes. Miles de peregrinos son masacrados durante tres días desde el Viernes Santo a Pascua) y el resto es reducido a la esclavitud.

1071 – Batalla de Mantzikert: los griegos cristianos son expulsados de Anatolia por los turcos musulmanes. El emperador bizantino Alexis 1º Comneno lanza una llamada a los cristianos de Occidente.

Después de las Cruzadas , del siglo XIII al siglo XVII los musulmanes turcos otomanos invaden y dominan a los pueblos cristianos de la Europa balcánica y central.

1383 – Los otomanos toman la ciudad de Tesalónica.

1389 – Batalla dde Kosovo: conquista de Serbia y toma de Atenas.

1396 – Batalla de Nicópolis: conquista de Bulgaria.

1453 – Toma de Constantinopla por el sultán Mehmet II.

1475 – Conquista de Crimea por Mehmet II.

1499 – Conquista y comienzo de la islamización de Albania por Mehmet II.

1480 – Toma de la ciudad italiana de Otranto por los otomanos que masacran al arzobispo de la ciudad y a una gran parte del clero y capturan a los habitantes para venderlos como esclavos.

1521 – Toma de Belgrado por Solimán el Magnífico.

1526 – Batalla de Mohacs: conquista de Croacia y Hungria.

1529 – Sitio de Viena por Solimán el Magnífico.

1565 – Sitio de la isla de Malta.

1571 – Batalla de Lepanto: los otomanos son vencidos por una alianza de países cristianos organizados por el Papa San Pío V (1566-1572), pero los turcos se apoderan de la isla de Creta.

1683 – Por segunda vez, los otomanos sitian Viena, pero fracasan de nuevo ante la resistencia del rey de Polonia Jean III Sobieski. Por primera vez los otomanos deben retroceder.

A partir de entonces la suerte del islam en Europa empieza a cambiar, se inicia el reflujo islámico hasta la debacle final del Imperio otomano en la Primera Guerra Mundial y los años posteriores.

Esta es una página de la historia, pero no es una página cerrada ni es el fin de la historia. El islam pretende incluir en esta lista de países y territorios conquistados (a veces conservados, a veces perdidos), primero a Europa, porque la ven como una presa ya madura para la conquista, y después al resto del mundo. Ese es su programa y lo viene aplicando desde el primer día. El pasado y el presente no ofrecen ninguna duda sobre el futuro.

(1) Actualmente el islam es la única civilizacion, (el único bloque cultural-religioso) en conflicto abierto y sangriento con todas las demás civilizaciones o bloques culturales y religiosos del orbe: contra el Occidente católico y protestante en nuestra Europa inmediata, contra la cristiandad ortodoxa (Serbia, Macedonia en los Balcanes, Rusia, Georgia y Armenia en el Caúcaso, Chipre en el Mediterráneo), contra el judaísmo en Israel/Palestina, contra el hinduísmo en el conflicto de Cachemira y las persecuciones en Bangla Desh, contra el budismo mayoritario en Tailandia y otros países del sudeste asiático, contra la China oficialmente marxista pero culturalmente confucianista o budista (en el Sinkiang-Uighur), contra la católica Filipinas (la rebelión de los “moros” del archipiélago), contra los cristianos en Nigeria o en Sudán, contra los animistas en varias regiones de África…). Sin contar los conflictos entre musulmanes: turcos contra kurdos, afganos de todas las etnias en perpetuo enfrentamiento, las degollinas de Argelia, la opresión de los saharauis a manos de Marruecos, sunitas contra chiítas en Iraq y en Paquistán… Es la guerra mundial del islam, las “fronteras sangrientas del islam” descritas por Samuel Huntington en su “Choque de civilizaciones“.

(2) Esto es incluso en sentido literal. En ocho siglos de dominación musulmana en España, los moros (árabes, beréberes y conversos) no fundaron ni una sola ciudad, ni un solo pueblo (eso si, quemaron y arrasaron muchas localidades): se instalaron en lo que ya existía. Las ciudades y pueblos de España tienen todos un origen ya sea íbero, celta, celtíbero, romano, algunas veces griego (pocos) o fenicio, incluso alguno cartaginés, visigodo otros, más los que datan de épocas más recientes. Pero ningún pueblo o ciudad de España puede reclamar un origen musulmán, ya sea moro o árabe. Los musulmanes no levantan ciudades, las ocupan. No conquistan y colonizan territorios vírgenes, se meten en la propiedad trabajada del vecino. No crean riquezas, se apoderan de las ajenas, conforme a la tradición bandidesca de las tribus de asaltantes de caravanas de donde salieron los primeros sectarios de Mahoma y el propio Mahoma. Si llevaran en ellos las virtudes creativas y organizativas necesarias a la generación de las condiciones propicias para el desarrollo de sociedades prósperas y estables, entonces el mundo musulmán sería un conjunto de países modélicos, ordenados y progresistas. La realidad es todo lo contrario: los países mayoritariamente musulmanes son a cada cual más atrasados e incivilizado: pobreza, miseria, despotismo, violaciones sistemáticas de los derechos más elementales de los seres humanos, oscurantismo, barbarie en definitiva. El islam no es un ejemplo a seguir, es un modelo a descartar.

Una lectora, que firma como JOANA, comentó:

En este mapa faltan los cuatro kanatos de la Horda de Oro: Astracán,Kazán, Siberia y Crimea.

Porque si bien es cierto que esos eran mongoles, abrazaron el islam como religión oficial. Y rápidamente dejaron de ser sólo mongoles, también había cumanos y otros pueblos de origen turco.

Estuvieron ahí, esos mongoles, viviendo más o menos hasta que los rusos les quitaron las tierras, mataron a la mayoría, quemaron sus mezquitas y levantaron iglesias.

Se ve que los musulmanes no se atreven a recordarlo siquiera, jejeje…..

Tampoco está en el listado ninguna de las batallas en que los rusos derrotaron a los musulmanes de los kanatos. Que si bien es cierto que no eran parte del imperio otomano, sí que eran protectorados de ese imperio… y el islam era su religión oficial.

Sería bueno que los occidentales aprendieran esa historia, para que vean cuál es el método que funciona con esos perros.

Porque no sólo derrotaron al islam sino que hasta hoy que yo sepa, ningún mahometano se atreve a reclamar una migaja de territorio ruso.

conocer Nuestra Historia para orientarnos

24 de septiembre de 2010

 

Creo que fue un poeta quien escribió que tenía que viajar a China…para orientarse…

Yo opino que tenemos que conocer nuestra Historia…, de España y de Europa… para saber quienes somos,… a donde vamos y de dónde venimos…

Para empezar, supongo que seria buena idea comprar y leer un gran volumen de Historia de España recientemente escrito por Pio Moa y que, como era de esperar… está siendo boycoiteado… por los medios “progres” y por otros medios…

Copio del blog de Pio Moa lo siguiente:

 

En la historiografía española encontramos corrientes diversas que formulan visiones también muy distintas de nuestro pasado Una polémica famosa fue la que enfrentó a Américo Castro y a Claudio Sánchez Albornoz. Para el primero, España se había formado después de la invasión musulmana, y no como una pugna o reconquista,” sino como una básica convivencia entre las “tres culturas” (cristiana, islámica y judía). En esa combinación, los elementos realmente progresistas y propiamente cultos serían el musulmán y el hebreo, y el cristiano el más próximo a la barbarie (“La insidiosa reconquista”, la llama J. L. Cebrián). Castro llevaba su lucubración hasta explicar por la expulsión de judíos y moriscos una supuesta propensión de los españoles a la guerra civil. A la luz de los hechos históricos, estas versiones apenas merecen el calificativo de disparates. La lucha entre España y Al Ándalus fue excluyente por ambas partes. De haber ganado Al Ándalus, la península se parecería hoy al Magreb, donde la cultura cristiana y latina es arqueología; como lo es la islámica en España, aunque ahora se intenta reimplantarla desde el gobierno. Y comparado con los demás países europeos, no digamos con el norte de África, la propensión española a la guerra civil fue muy moderada, ya antes de ser expulsados judíos y moriscos. Solo en el siglo XIX hubo en España guerracivilismo.

Albornoz rebatió a Castro con mil datos y argumentos, no obstante lo cual ha sido el segundo el más influyente, debido a que era presentado con marchamo progresista. Con la misma técnica se ha presentado en tiempos recientes a stalinistas, marxistas, anarquistas, golpistas y racistas, y al mismo Stalin como defensores de la democracia en España. Estupideces evidentísimas, pero repetidas masivamente. En muchos aspectos vivimos en el reino de la estupidez programada.

Con todo, Nueva historia de España no constituye una reivindicación de Sánchez Albornoz. Este lleva su refutación a Castro demasiado lejos cuando intenta explicar gran parte de nuestra historia por una “herencia temperamental” desde siglos o milenios antes de Roma. De ahí surge, creo, una historia mítica que, además, lleva a hablar de una “España musulmana”, verdadera contradicción en los términos. Nueva historia se apoya, por el contrario, en la herencia cultural, ofreciendo una visión histórica distinta, que rebate de modo más completo teorías como las de Castro.

Por otra parte, el marxismo –a menudo en versiones groseras– ha contaminado extraordinariamente los estudios históricos en España. Y no solo los de izquierda, que siguen impertérritos con su “método”, sino también los de gran parte de la derecha, como se aprecia, por poner un caso, en la Breve historia de España, de García de Cortázar, o en sus interpretaciones de la república, la guerra civil o la era de Franco. La derecha hispana nunca hizo una crítica fundada al marxismo, y con frecuencia ha intentado integrarlo eclécticamente al lado de otros enfoques, produciendo notables batiburrillos.

También ha solido narrarse nuestra historia demasiado aparte del entorno cultural europeo, de donde han surgido, tanto en la derecha como en la izquierda, versiones extravagantes, que contrastaban una imaginaria “Europa” homogénea con una España considerada excepción negativa. Estas distorsiones se manifiestan de mil maneras en la historiografía hispana más habitual.

Otro desenfoque que afecta sobre todo a los estudios con óptica de derecha es una especie de fijación con la etapa del Siglo de Oro, interpretada de manera sumaria y a menudo retórica, de lo que deriva un victimismo proclive a explicar la decadencia como causada, ante todo, por la enemistad de potencias exteriores, cuando no de sociedades secretas. Un poco en contra todo ello está escrita Nueva historia de España, expuesta a su vez, como es natural, a la crítica.

Obama… a favor del “orgullo marica”

5 de junio de 2010

No es un insulto… sino una descripción… Me niego a aceptar que la palabra GAY, que dió lugar  a que una obra de F. Nietzsche se llamara “El gay saber” o la “gaya ciencia”… se confunda con lo que hoy se nos quiere hacer creer… Siempre,  históricamente y etimológicamente… la palabra “gay” significó “alegre”…  En cuanto a la palabra “marica”… supongo que derviva de la palabra “marika”, es decir, nombre alemnán de “María”, del mismo modo que “Erika” es el femenino de Erik.

Sabemos que una forma de insinuar que un hombre es afeminado es llamarle “maria”…

Pero volviendo al tema de este post… Se trata de comprobar, como era de esperar, que el universalmente aclamado presidente Obama ha hecho una declaración oficial que delata cuales son sus prioridades políticas. Tomamos la información de radiocristiandad:

Miércoles 2 Junio 2010

por Radio Cristiandad

El Presidente de Estados Unidos ha declarado el mes de junio del 2010 como el mes del Orgullo LGBT. En comunicado de prensa oficial expresa “Yo, Barack Obama, presidente de los Estados Unidos de América, por la virtud que me otorga la Constitución y las leyes, proclamo el mes de Junio del 2010 como el mes del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero. Hago un llamado a todos los americanos para que durante este mes ayuden a erradicar el prejuicio y el discrimen de sus vidas, y de donde exista”, cita el parte oficial.

Evocando la Constitución, que dice que todas las personas merecen los mismos derechos, privilegios y oportunidades, Obama asume su deber ministerial de defender a todos los ciudadanos sin importar su orientación sexual.

“La Comunidad LGBT ha trabajado como todos los ciudadanos para fortalecer nuestra nación. Desde prominentes empresarios, profesores, atletas y funcionarios, los homosexuales han sido exitosos en todo lo que se proponen. Son nuestros padres y madres; hijas e hijos; amigos y vecinos. En mi administración personas abiertamente homosexual ocupan puestos en todos los niveles. Gracias a todos los que estaban antes, los hombres y mujeres valientes que marcharon, que se hicieron frente a la injusticia, que lograron el cambio a través de actos de compasión y desafío. Hemos recorrido un largo camino de progreso para lograr una nación mejor.”, declaró Obama.

El primer ejecutivo americano añadió que Estados Unidos le debe su grandeza a la diversidad, la libertad y la justicia para todos.

el INCESTO es legalizado en varios países de la UNION EUROPEA

19 de septiembre de 2009

Rumania se sumaría pronto a otros miembros de la Unión Europea (UE), como Francia, España y Portugal, que no sancionan a los adultos que mantienen relaciones incestuosas; y es que para el Ministro de Justicia local, Valerian Cioclei, “no todo lo que es inmoral tiene que ser ilegal”.  (radiocristiandad)

Nota de URANIA: Poquísimos medios de comunicación denuncian la solapada política de corrupción de costumbres que indirectamente permite (si no incentiva) los máximos poderes mundiales.

Por el contrario, los medios de desinformación emiten  el mensaje de que el incesto es algo corriente y casi aceptable. Por ejemplo, en yahoo.com se da la siguiente noticia:

23 de septiembre de 2009, 11h13 —
Los Ángeles (EE.UU.), 23 sep (EFE).- Mackenzie Phillips, hija del líder del grupo “The Mamas & The Papas”, John Phillips, confesó haber mantenido en su juventud relaciones sexuales con su padre, quien la introdujo en las drogas, según informó la revista People.
Mackenzie Phillips, de 49 años, antigua estrella adolescente de la serie de televisión “One Day at a Time” (1975-1984) y ex drogadicta arrestada en 2008 por posesión de heroína y cocaína, decidió desvelar su oscuro pasado en el libro “High on Arrival”, que llega hoy a las librerías de EE.UU.
En tono autobiográfico Phillips relató cómo su padre, apodado Papa John y responsable de éxitos musicales de los 60 como “California Dreamin'” o “Monday Monday”, abusaba de ella sexualmente mientras ambos estaban bajo los efectos de narcóticos.
“Mi padre era un hombre que no tenía límites. Estaba lleno de amor y enfermo de drogas. Me desperté esa noche de mi estado de inconsciencia y me encontré teniendo sexo con mi propio padre”, explicó Mackenzie, quien no podía precisar cuántas veces habrían tenido lugar esos abusos.
La joven perdió el control de su vida en 1980, cuando llegó a ser despedida del programa de televisión por su adicción y entró en un centro de rehabilitación junto con su padre.
Durante aquel período el incesto había llegado a ser algo consensuado.
“Era un fragmento de persona y mi secreto me aislaba”, escribió en el libro en el que contó cómo su padre le propuso una vez huir a un país en el que se aceptaran esas prácticas.
“Puede que en Fiji”, citó la hija en referencia a las palabras textuales de su progenitor, a quien, por otra parte asegura no odiar.
Mackenzie declaró incluso que tuvo una relación sexual con su padre la noche víspera de su boda, cuando tenía 19 años y estaba prometida con Jeff Sessler, quien estaba de gira con los Rolling Stones en 1979.
La autora explicó además que fue su padre quien la introdujo en el mundo de las drogas y quien le inyectó su primera dosis de cocaína, según comentó en una entrevista para el programa Oprah Winfrey Show que se emitirá hoy y que fue recogido por la web de USWeekly.
Mackenzie indicó también que en su juventud Mick Jagger intentó seducirla.
John Phillips falleció en 2001 a los 65 años víctima de un infarto en Los Ángeles.

papas incesto legal 23 yahoo

esto es una verdad irrebatible

4 de abril de 2009

 

_44574361_indians2261

Es tan evidente como el principio de Arquímedes: “Todo cuerpo sumergido en un fluído experimenta un empuje vertical hacia arriba igual al peso del fluído desalojado”.

Dada la extendida fobia “progresista” contra los USA, es decir, contra los americanos blancos de USA y el complejo etnomasoquista que sufren los europeos, casi nadie podrá objetar lo que se afirma en el cartel propagandístico de la Liga Norte (de Italia):

La verdad histórica es que los “pieles rojas” en siglos pasados sufrieron una inmigración masiva de europeos… y ahora ellos son una minoría étnica que vive en “reservas”…

La Liga Norte ha utilizado este ejemplo para avisar a los europeos nativos lo que nos podría ocurrir si permitimos que sigan llegando pateras a nuestras costas…

Fuente: la yijad en eurabia

La verdad irrebatible es que los cuerpos sólidos ocupan un espacio y cuando se trata del habitat o espacio vital de un pueblo, ese espacio es el territorio, el cual tiene una superficie y recursos limitados. Por desgracia los “progresistas” parecen querer ignorar la evidencia matemática de que Europa es el continente más densamente poblado y que sin embargo es el que menor tasa de natalidad tiene. En resumen: somos una pequeña minoria, menos del diez por ciento, de la población mundial (500 millones entre más de 6700 millones de habitantes) y además soportamos una invasión migratoria de gentes dificilmente asimilables, las cuales forman ghetos… en muchos casos conflictivos y hostiles.

buena noticia demográfica… ó señuelo?

14 de marzo de 2009

Sorprende que Francia haya elevado su tasa de natalidad… cuando a lo largo del siglo XX era un pais típicamente decadente en demografía… ¿será esa mayor natalidad debida sobre todo a las parejas de inmigrantes?

 El Pais (Madrid, 14 de marzo de 2009) elogia la política del gobierno francés en favor de la familia…:

 

Francia es el país de Europa con la natalidad más alta. Tanto los periódicos como los telediarios abrieron hace unas semanas sus espacios informativos con una noticia que les hacía sentirse (aún más) orgullosos de ser franceses: cada mujer en edad fértil en Francia tiene dos hijos de media. Exactamente, 2,1. No es algo casual, ni anecdótico, ni puntual. Tampoco responde a ninguna aportación extraordinaria de la población inmigrante, que contribuye sólo con el 0,1 de esta cifra.

Al contrario: la estadística que hizo sonreír a los presentadores de informativos responde a una tendencia constante y continuada. Y obedece, según todos los expertos consultados, a un sistema estatal de ayudas que funciona.

El mismo estudio en España arrojaría un resultado completamente diferente. La tasa de fecundidad está en 1,37 hijos por mujer en edad fértil, y, si se excluye a las extranjeras, la tasa es aún menor, explica la demógrafa del CSIC Margarita Delgado. Con una población femenina inmigrante que representa el 9,3% del total de mujeres, las extranjeras fueron en 2007 madres de casi 93.000 niños, un 19% de los 491.000 nacimientos ese año.

Más ejemplos de la ventaja francesa: muy cerca de Céline y Dulce, a doscientos metros de la torre Eiffel, otras dos madres pasean sendos carritos de bebés. Una es escocesa. La otra estadounidense. No llevan mucho tiempo viviendo en Francia. Pero las dos coinciden en que el sistema de política familiar francés les parece mejor que el de sus respectivos países. Además, la mujer escocesa añade otra característica que puede resultar determinante. “Aquí no está mal visto que una mujer deje a su hijo en la guardería a los tres o cuatro meses. En mi país sí”, explica.

Los expertos consultados coinciden en algo que caracteriza Francia: los hijos están bien vistos y la necesidad de conciliar, también. La socióloga y experta en políticas de familia Dominique Meda añade que sin una buena opinión sobre la familia, Francia no alcanzaría la tasa de natalidad que ostenta. “No sólo se trata de una política que permita la conciliación, que existe en Francia aunque no es perfecta y es mejorable. Los ciudadanos franceses, y la sociedad en general, valoran mucho los niños, y eso se ha reflejado año tras año en los sondeos”.

Francia ocupa el primer lugar entre los países de la OCDE en cuanto a presupuesto destinado a políticas familiares. Exactamente el 3,8% del PIB, incluidas las exenciones fiscales, los servicios y las ayudas económicas a familias. España, en el lugar 28 de esta lista, no llega al 1,5%. Así se recoge en un informe (La política sobre la infancia en Francia: comparación con las otras políticas de los países de la OCDE), elaborado por tres expertos de esta organización y presentado estos días en la Asamblea Nacional francesa. En él se precisa: “Francia se sitúa en cabeza en gasto público a favor de la familia. Estas ayudas son muy diversas”.

Efectivamente. Se cuentan hasta 30 tipos de ayudas a las familias con hijos. Algunas muy concretas y otras rebuscadas. Hay hasta una aportación estatal en caso de mudanza por el nacimiento de un tercer hijo, de aproximadamente 900 euros. Se ofrecen descuentos y exenciones fiscales si se emplea a un cuidador o cuidadora que se encargue de los niños, aunque acuda sólamente los miércoles (día no lectivo en Francia para los escolares de primaria y fuente de tormento para los padres que desconocen la inmensa cantidad de servicios municipales de actividades extraescolares).

De cualquier forma, la principal -y ahora cuestionada- ayuda financiera se llama “remuneración a la paternidad”. Permite al padre o la madre (a pesar del nombre, en un 98% la disfruta ella) dejar de trabajar si se tienen dos hijos o más a cambio de un sueldo mensual de unos 600 euros. Este permiso dura tres años.

Esta ayuda esconde una trampa. Casi 800.000 madres se acogen a ella por año. Siempre, o casi siempre, según la socióloga, escritora y experta en los temas de familia y conciliación laboral Dominique Meda, mujeres con escasos recursos, trabajos poco estimulantes y/o mal pagados. El problema es que el regreso de estas mujeres al trabajo, tras tres años de inactividad y con poco nivel académico, es difícil, y, más aún, en un periodo de crisis galopante y paro rampante como el actual.

Una característica del sistema de la política familiar en Francia, además de su antigüedad -se remonta a principios del siglo XX- es que salva las barreras ideológicas. “Hay matices, claro, pero se puede decir que la política familiar, su concepción general y sus objetivos, están por encima de la derecha y de la izquierda”, argumenta Olivier Thévenon, uno de los autores del informe de la OCDE anteriormente citado.

De hecho, en febrero, con motivo de la entrega de las medallas de la familia, el presidente de la República, Nicolas Sarkozy, líder de la UMP, de centro-derecha, aseguró que “dejar el trabajo no puede ser la manera de cuidar a los niños pequeños”. Una diputada de su partido propuso acercarse al modelo sueco con una “remuneración a la paternidad” más corta, de un año, mejor pagada (hasta 1.800 euros) y compartida obligatoriamente con el padre. Si se cumple lo esperado, a eso tenderá el futuro del sistema francés.

Otra de las claves, según los expertos consultados, de la explosión de la natalidad en Francia es su red de guarderías y escuelas infantiles. “El sentido último de la política familiar en Francia es que la madre o el padre puedan elegir si quieren cuidar a su hijo en casa o dejarlo en la guardería. Para eso se arbitran medidas distintas”, explica Thévenon.

El sistema en Francia es el siguiente: para los niños de hasta dos o tres años hay guarderías públicas. Desde esa edad, el niño va a la escuela infantil. Todo es gratuito (incluidos los libros) o muy barato.

El escalón superior, las escuelas infantiles, están muy consideradas, son gratuitas y hasta hace unos años acogían a niños incluso de dos años, ya que contaban con plazas. Ahora se limitan, sobre todo en París, a aceptar sólo a pequeños con los tres años cumplidos.

Con todo, el sistema permite acogerse a otras modalidades: cuidadoras colectivas controladas por el Ayuntamiento, guarderías semiprivadas que gozan de subvención estatal… Sarkozy ha prometido, además, crear, antes de 2012, cerca de 200.000 plazas de guardería.

Hay una cifra que revela que, a pesar de la falta actual de plazas de guarderías, el modelo francés funciona: más del 50% de las mujeres francesas con un hijo trabaja a tiempo completo. Este porcentaje baja a partir del segundo hijo y, sobre todo, del tercero (caso no muy raro en Francia). Los padres quedan fuera de esta estadística y por lo general siguen conservando su trabajo independientemente del número de hijos.

Éste es el talón de Aquiles del modelo francés: la desigualdad entre sexos. El informe de los expertos de la OCDE presentado a la Asamblea francesa incide en esto último: “La posibilidad de elegir se ejerce de cualquier modo de una forma desigual, y estas desigualdades están ligadas al sexo y al nivel de vida”. Con todo, en la opinión del sociólogo español Gerardo Meil, conocedor de las dos realidades, el sistema francés funciona debido sobre todo a la decidida implicación pública.

Con información de Emilio de Benito.

palestina – israel: cohabitación imposible

20 de enero de 2009
Creo que es casi imposible una convivencia pacífica entre dos pueblos , tan distintos, como son israelies y palestinos, que pretenden ubicarse en el mismo territorio. No obstante merece conocerse la opinión de José Javier Esparza, que en el manifiesto, publica un artículo titulado “Lo de Gaza”:
A todos nos conmueve ver fotos de niños muertos. Pero todos sabemos, o deberíamos saber, que las fotos sólo muestran una parte de la realidad –la realidad retratada. Bajo las fotos, la realidad es ésta: Hamas rompió una tregua, lanzó misiles sobre Israel y éste ha respondido a lo bestia. Podemos condenar la desproporción de la respuesta israelí, pero no sin condenar la ruptura de la tregua por Hamas, que ha expuesto a su población –a sabiendas– a una violencia decisiva. Al final, los juicios sobre este conflicto responden a prejuicios morales que, vistos en perspectiva, no dejan de ser gratuitos.
La “moralización” de las guerras es una característica mayor del siglo XX. Los Estados Unidos entraron en la primera guerra mundial “para defender la libertad de los mares” y desde entonces hemos asistido a tremendas hecatombes en nombre de la democracia, los derechos humanos, la emancipación del proletariado, la libertad y, por supuesto, la paz. El conflicto de Palestina es un perfecto ejemplo de esa artificiosa “moralización”, donde unos y otros se presentan ante la opinión pública mundial como víctimas de una secular injusticia.

En ese plano, digamos “moral”, “humanitario” o como se le quiera llamar, hay tantas razones para entender el derecho de Israel a defenderse contra los terroristas de Hizbola y Hamas, como para entender el derecho de los palestinos a poseer su propio Estado frente a Israel. Esto no es equidistancia; es, simplemente, la constatación de un callejón sin salida. En ese callejón sin salida lleva metido el mundo más de medio siglo. Ni lo hemos inventado nosotros ahora ni, probablemente, podamos tampoco resolverlo esta vez.

Naturalmente, no faltará quien diga que el derecho de los palestinos, reconocido por la ONU, ha sido vulnerado repetidas veces por Israel. Pero a eso podrá oponerse, con la misma soltura, que los palestinos han demostrado no estar a la altura del derecho reconocido, y que ese derecho, en todo caso, no incluye el uso de coches suicidas, ayer, y de cohetes hoy. Toda toma de partido nos devuelve al callejón sin salida inicial. Pero es que en esas posturas se olvida siempre lo esencial, a saber, lo que cada contendiente, y el conflicto en sí mismo, significan en el contexto de la política mundial.

Para el mundo occidental, es decir, para el bloque vencedor de la segunda guerra mundial y de la Guerra Fría, liderado por los Estados Unidos, Israel es imprescindible. En la práctica, Israel está siendo el muro que impide la formación de un poder alternativo al de Occidente en el mundo islámico. Esto no ha sido así siempre, pero sí desde los años setenta y, con más razón, desde la década siguiente. Una victoria palestina –una victoria real, es decir, con derrota política y militar de Israel y con la consiguiente ocupación de territorios- significaría que hay alguien más poderoso que el bloque occidental.

¿Quién sería ese alguien? Este es otro problema, pero aquí reside también buena parte de la cuestión. Por el cariz que han tomado las cosas en los últimos veinte años, y sobre todo después de las sucesivas guerras de Irak, la derrota israelí significaría la victoria de las facciones más radicales del islamismo político. Eso no interesa a Occidente, pero es que tampoco interesa a la mayoría de los gobiernos musulmanes, que inevitablemente se verían abocados a una serie de fuertes conmociones en su interior. De ahí el doble juego de los países árabes pro americanos: por un lado apoyan públicamente la causa palestina, porque les interesa políticamente y porque nunca es malo desestabilizar al enemigo, pero, por otro lado y al mismo tiempo, jamás apoyarán de manera oficial y regular a Hamas y Hizbola en su guerra contra Israel.

En una tesitura así, lo más razonable es apelar a los sentimientos pacíficos y tratar de que se plasmen en una voluntad política por ambas partes. Como esto no es así ni, según parece, puede serlo, la única opción posible es examinar de qué lado quedan los propios intereses de uno, o sea, de nuestro país. ¿Suena cruel? Sin embargo, la política nunca ha sido otra cosa que eso. Ahora bien, para definir tal cosa hay que saber cuáles son los propios intereses, y estos se definen siempre en términos de poder. Pero si no hay poder, ¿cómo definir interés alguno?

Hay muchos amigos que sueñan con un bloque euroasiático de poder (Europa más Rusia) que permita a nuestro continente, a nuestros países, recuperar el trono que perdieron en 1945. Para quienes piensan así, apoyar a los palestinos es una forma de disminuir la hegemonía americana. Ese “sueño eurasiático” podrá parecer sugestivo, pero no deja de ser una elucubración teórica. La realidad es que Europa carece de la voluntad de afirmarse como potencia singular. En esas condiciones, dejar que se caiga ese “muro oriental” que es Israel tendría algo de suicida, porque dejaría crecer en Oriente Próximo y Medio un poder alternativo con una clara voluntad política –este sí- de expansión a nuestra costa.

Otros muchos amigos sueñan con un “mundo libre” edificado sobre la hegemonía americana con el inequívoco respaldo de una Europa fiel aliada de Washington, única oportunidad de futuro –dicen- para nuestro continente. Para ellos, la victoria del “mundo libre” exige la derrota de los palestinos, que no podrán tener estado propio hasta que sean capaces de organizar una democracia homologada y, en todo caso, sin merma alguna de la potencia de Israel, que en este dibujo es nuestro aliado. Ahora bien, eso es inviable porque no hay estado palestino posible sin mengua del poder israelí, ni parece probable que esos palestinos adopten un sistema democrático que no funciona en ningún otro país musulmán. Esa solución no haría sino perpetuar un foco de insurrección permanente a pocos kilómetros de las costas europeas. De hecho, es lo que ha venido ocurriendo hasta hoy.

En la vida real sucede con frecuencia que un problema político se manifiesta como irresoluble. En estos casos, que en la Historia universal son abundantísimos, la única solución suele ser la guerra. El conflicto entre Israel y los palestinos tiene todos los visos de ser uno de esos problemas. La Historia enseña que, cuando dos pueblos quieren matarse, la única salida es la guerra. Ante semejante situación, los “terceros”, los que miramos lo que pasa, hemos de definir prioridades.

La prioridad para Europa es que haya paz en Oriente Próximo. No (sólo) por razones de tipo ético, sino también por interés político inmediato. Ahora bien, puesto que los agentes no quieren la paz, la única forma de conseguirla es imponérsela. Como imponérsela por la fuerza armada sería contraproducente (es tapar una guerra con otra), lo sensato es extremar la acción diplomática sobre las dos partes no para que se avengan a ser buenos chicos, sino para que, por temor a las sanciones, dejen de sacudirse. Tanto Israel como los palestinos viven, en buena medida, de la ayuda internacional (ciertamente, más los segundos que el primero). Suspender esas ayudas sería una buena forma de obligar a los contendientes a recapacitar. Esto exige, por supuesto, un acuerdo previo de esos “terceros”. ¿Está Europa en condiciones de lograr tal acuerdo?

En todo caso, como no se llegará a ningún sitio es contemplando un conflicto bélico como si fuera un relato moral. La política siempre se ha gobernado por criterios distintos. La vida es así. No dejará de serlo, por más que a los occidentales nos guste soñar con paraísos sobre la tierra

 

 

 


A %d blogueros les gusta esto: