Archive for the ‘Civilización’ Category

último libro de Andrea Marcolongo: “La lengua de los dioses”

13 de octubre de 2017

 

 

 

Antia García, en el diario “El País” (Madrid, 8 octubre 2017), en el suplemento “Ideas”, destaca que el libro “La lengua de los dioses”, de ANDREA MARCOLONGO, es  “una reivindicación del griego clásico”.

Antia García entrevista a Andrea Marcolongo, con motivo de la publicación de un libro que en Italia ha vendido más de 150000 ejemplares y que ahora edita Taurus en España con el titulo de “La Lengua de los dioses. Nueve razones para amar el griego”.

Andrea Marcolongo, que nació en Milán hace 29 años,  ya de muy jóven se entusiasmó con el estudio del idioma griego clásico. Andrea prefiere considerar al griego clásico, no como una “lengua muerta” en el sentido de que nadie la habla desde hace siglos, sino como una lengua fértil, muy fértil, pues sirve para crear nuevas palabras. Pone el ejemplo de la palabra “xenofobia” y explica que este término se acuñó en el siglo XX dando por entendido que “Xenos” es “extranjero” y “fobia” es  “miedo”. Y sin embargo, señala Andrea, los griegos nunca  habrían empleado así la palabra “xenofobia”, ya que “xenia”, de donde deriva “xenos”, significa “hospitalidad”, pues esta cualidad era uno de los valores más estimados en la antigua Grecia.

Antia García, la entrevistadora, hace la observación de que en España se ha relegado el estudio de asignaturas como filosofía y lengua griega, lo que rompe la relación de los alumnos con la cultura de la Grecia clásica. A lo cual, la helenista Andrea Marcolongo comenta que en Italia hay la misma discusión en el plano educativo, y añade que cuando los políticos toman esta clase de decisiones “es porque tienen miedo a que aprendamos a pensar”.

A la pregunta de “¿Qué nos han enseñado los clásicos?”, Andrea responde:  “Nos dejaron escrito todo lo que hay que saber sobre los seres humanos. Las tragedias griegas nos cuentan cosas de hoy día, porque nos explican que las personas no son pura y enteramente buenas, sino que dentro de nosotros también hay muchas cosas malas y tenemos que aprender a experimentar y gestionar nuestras emociones.”

Antia Garcia pregunta si “¿Estamos perdiendo  (…) la  esencia de nuestras lenguas al implantar tantos anglicismos?  Y Andrea Marcolongo señala el daño que se hace a un idioma cuando se introducen, innecesariamente, palabras de origen inglés, cuando podrían utilizarse términos del idioma que sufre la actual invasión de “anglicismos”.

 

FUENTE: “El País”, Madrid 8 octubre 2017, domingo.  Suplemento “Ideas”. “Conversaciones con futuro”. pág 7.

Schopenhauer, pesimismo… felicidad… las mujeres

17 de junio de 2016

Del pesimismo a la felicidad en Schopenhauer

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=3AdUf4LKOuU

https://youtu.be/3AdUf4LKOuU

 

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=X_vrPN4WGXY

 

https://youtu.be/X_vrPN4WGXY

 

Arthur Schopenhauer: El arte de tratar a las mujeres

 

 

…hacen bromas “navideñas”…

24 de diciembre de 2015

jueves, 24 de diciembre de 2015

24 de DIC: NAVIDAD/SATURNALES

…Con estas fotografías, en una página digital se explica por qué razón Erdogán odia al Presidente Assad, de Siria… cuya esposa aparece en la primera fotografía…

En un diario de Madrid  se pone de relieve que las fiestas de Navidad son de origen romano…e incluso más antiguas…Se refiere a las fiestas SATURNALES… en honor de Saturno….

Por otra parte, ayer dia 23 de diciembre, el “diario independiente” “EL PAIS”, de Madrid, en una crónica de su corresponsal en Pekin, se informaba —como si de un hecho positivo se tratara– de que el 70 por 100 de los llamados “juguetes sexuales” fueran fabricados en China.

Por último, en “El País” de hoy, dia 24, se informa que en Italia un actor de pornografía pretende dar lecciones de sexualidad en las escuelas infantiles… y añade que para ello sería muy conveniente que esa “educación sexual” empezara el Dia Internacional del Orgasmo…

… ignoramos donde y cuando se celebra ese día…

lo cual no nos sosprendería que fuera en el templo masónico de la santa UNO, en New York City.

…y es que después de leer las ocurrencias de la alcaldesa de Madrid, que recientemente ha “parido” la idea de que algunas mujeres se disfracen de REY MAGO en la cabalgata de Reyes… ya no nos extraña nada de lo que ocurre en este “mundo  feliz” progresista, democrático y de los derechos humanos en que vivimos…

Aunque esa idea de mujeres REINAS MAGAS… no es nada inocente… Sirve para profundizar en la confusión de las mentes infantiles… que ya no sabrán a que atenerse para diferenciar un varon de una mujer, o a papa de máma… Se trata, en suma, de abundar en la propaganda bisexual u homosexual…

fotos en noviembre de 2015

28 de noviembre de 2015

23 noviembre 2015: ROJO Y NEGRO

23 de noviembre de 2015

https://youtu.be/Pl5UdxT3gKA

DIVISIÓN AZUL – La Patrulla

LA BANDERA 1935 Legión Española

https://www.youtube.com/watch?v=8QI6jIAgKFw

https://youtu.be/ahAY7Go8ihg

Jesus Maestro: la religión en La Galatea y La Numancia

24 de marzo de 2015


23 marzo 2015, Fundación Gustavo Bueno, Oviedo

“NO PODEMOS PASARLE ARMAS AL ENEMIGO”

24 de mayo de 2013

Pensamientos aryas, pensamientos blancos (II).

Manu Rodríguez. Desde Europa (20/05/13).

*

*En este tiempo de derrota, en este interregno, en esta noche que padecemos no es prudente, ni sabio, desde nuestras filas, lanzar la más mínima crítica sobre el período nazi (no podemos pasarle armas al enemigo). Por lo demás, es el único hecho de relevancia de nuestros pueblos en los últimos miles de años, me atrevería a decir.
En este período el pueblo arya aparece identificado y reconocido por primera vez en la historia de los pueblos. Por primera vez nuestros pueblos adquieren conciencia de sí, acerca de su origen y de su naturaleza. Desde el surgimiento de nuestro pueblo (aquel núcleo primitivo), hace seis o siete mil años, no se había producido un evento semejante. Fue una aurora, una nueva aurora. Fueron momentos sublimes.
Este ‘nacimiento’ tiene que ver con el surgimiento de los estudios indoeuropeos, y los estudios sobre evolución y genética de la época. Se difundieron conocimientos nuevos acerca de nuestro ser biocultural; acerca de nuestra raza, y de nuestras lenguas y culturas. Fue un reconocimiento. Fue como mirarnos por primera vez en un espejo. Estábamos allí, en aquellos textos: en los himnos del Rig Veda, en la Ilíada, en la Eneida, en los Eddas, en el Mabinogion… Éramos nosotros, nuestra sangre, nuestro genio, nuestra raza, la que había generado aquellos textos, aquellas culturas, aquellos mundos.
*La esvástica, nuestro estandarte, no sólo se alzó contra el liberalismo y el comunismo… Apenas empezamos a comprender hoy la grandeza y el alcance de su misión –y de nuestra misión. Para situarnos podemos hacer nuestras estas certeras palabras de Saint-Loup (en los primeros aforismos de ‘Quotations’):
« [Hitler était] l’homme qui avait jeté au monde ce prodigieux défi : attaquer en même temps le capitalisme anglo-saxon, le bolchevisme rouge, le racisme juif, la franc-maçonnerie internationale, l’Eglise catholique, le paupérisme et les iniquités sociales, le traité de Versailles, le colonialisme, la pagaille française et la Home Fleet. »
“[Hitler was] the man who had thrown to the world this extraordinary challenge: to attack at the same time Anglo-Saxon capitalism, Red Bolshevism, Jewish racism, international freemasonry, the Catholic Church, pauperism and social iniquities, the treaty of Versailles, colonialism, the French mess, and the Home Fleet.”
Y la lista no está completa.
Hay que decir que no fue sólo Hitler, fue Alemania entera; el completo pueblo alemán. Fue una ‘empresa’ colectiva (a la que se fueron uniendo las poblaciones germano-parlantes repartidas por Europa una vez que Hitler logró reunirlas en una sola nación).
Nace armada, como Atenea, la comunidad alemana, la primera comunidad arya en despertar, o en renacer, y lo hace para combatir contra aquellos que han procurado su mal; contra todo un entorno cultural contrario, adverso, que niega su ser. Espiritualmente alienada tiene que luchar contra el engaño judeo-mesiánico, contra el ‘milenio cristiano’. Y no fue el único engendro judío con el que tuvo que enfrentarse esta recién nacida nación arya, también el mesianismo comunista medraba entre la población haciendo estragos; y otros. La hidra judía se había multiplicado, se había ramificado; tenía demasiados rostros, demasiadas cabezas.
No parece que hayamos tenido sino un solo enemigo a lo largo de la historia, los pueblos semitas y sus discursos (judíos, judeo-mesiánicos, y musulmanes). Nos dominan espiritualmente. Es múltiple la alienación que padecemos desde hace siglos a manos de semitas o de ideologías semitas (religiosas, políticas, económicas; antropológicas, sociológicas, psicológicas…).
Nuestro enemigo nos posee de una u otra forma. La espantosa hidra judía. Tifón. El mal, nuestro mal.
*¿Fue un despertar, o un nacimiento prematuro? Demasiado joven esta comunidad para enfrentarse a este monstruo milenario. Como un joven héroe ha fracasado en su primer intento por derrotarlo. Demasiado vieja y astuta esa monstruosidad, ese horror. Se zampó al muchacho, y a la joven comunidad arya, en unos pocos años.
Fue el primer intento, nada más; el primer combate verdadero. Hasta entonces habíamos estado padeciendo sus imposiciones y estrategias sin advertir siguiera que estábamos siendo atacados. Llevaban miles de años privándonos de nuestras cosas, negándonos nuestro ser ancestral, vituperando a nuestros antepasados, mancillando nuestros lugares sagrados; dividiéndonos, enfrentándonos –sembrando la discordia entre nosotros. Hay que advertir el universalismo y el dualismo (maniqueísmo) judeo-mesiánico en su libro sagrado (AT y NT), pero también en el marxismo, o en el psicoanálisis. La diseminación de estas ideologías forma parte de su estrategia de dominio.
Somos un pueblo joven, una raza aún joven. Nos falta experiencia. Este interregno ha de servir para fortalecernos espiritual y culturalmente; para madurar.
*Con César Tort, y otros, que piensan que el ‘revisionismo’ de Hitler y el periodo nazi son esenciales, estoy absolutamente de acuerdo. El período nazi en su conjunto (desde que nace hasta que cae derrotado) hay que reivindicarlo, y hay que reivindicarlo por varias razones. Es esencial en nuestra historia, en la historia de los pueblos aryas. Se trata de nuestro nuevo nacimiento, de nuestro primer enfrentamiento con un enemigo milenario, y de nuestra primera derrota. Ni más ni menos. Este episodio tiene que tener absoluta preeminencia entre nosotros. Ha de ocupar el lugar más alto en nuestra memoria, en nuestras reflexiones, en nuestros corazones.
Hay que rescatar la memoria de ese período y elevarla a lo más alto con orgullo. Debemos estar orgullosos de ese período. Fuimos derrotados, pero no vencidos. Seguimos vivos y activos. Si no vencemos a la próxima, venceremos a la siguiente. Venceremos al fin. Lo sé.
*El renacimiento de nuestro pueblo se gesta en los años previos a la llegada de Hitler al poder. La conciencia arya de todo un pueblo vio entonces la luz, o recibió su ‘bautismo’ público. Todo un pueblo se reconoció. Es 1933 el año de su renacimiento. La primera comunidad arya que se reconoce como tal. Su derrota se produce el año 1945. Estamos, pues, en el 80 aniversario de su nacimiento; del nacimiento de la primera nación arya, de la nación arya misma.
Ese período es un hito sin igual en nuestra corta historia. La primera aparición de nuestro pueblo en la historia. Ahora somos un pueblo –la nación arya.
Hitler simboliza nuestro primer período, nuestra primera batalla, y nuestra primera derrota. Su lucha (‘ihr Kampf’) era nuestra lucha (‘unser Kampf’). Su derrota, fue nuestra derrota. Pero no ha acabado con nosotros esta derrota sufrida en nuestro primer enfrentamiento abierto contra el mal; contra nuestro mal. Fuimos derrotados, si, ¿y qué? Era enorme aquello contra lo que se luchaba. Demasiados cabezas la hidra. No pudo ser. La próxima vez conseguiremos vencerla, o la siguiente. Esta guerra tan sólo ha comenzado.
*Estos aniversarios de Hitler y del nacimiento de nuestro pueblo han sido también para mí como un pequeño renacimiento. Digamos que veo más luz, que veo más claro. Presiento, barrunto la próxima batalla (que habrá próxima batalla). Y esta vez tendremos un espacio desde donde avanzar, un baluarte, un punto de apoyo (la propia nación arya). Reconquistaremos a nuestros pueblos. Tenemos muchos y muy buenos guerreros espirituales, y bien armados de conocimiento y de verdad. Al final, venceremos.
Éste es mi espíritu ahora.
*Hitler fue el héroe; el elegido, el preferido, el amado. Todo el pueblo alemán estuvo con él desde su ascenso a su caída. No hubo deserción, no hubo infidelidad.
Reivindicar pues su nombre, su figura, y su vida. E igualmente todo el período nazi. La infancia de la nación arya.
*Hitler, y la primera comunidad arya, se rebelaron contra un enemigo espiritual o, mejor, inmaterial. La guerra que comienza el pueblo germano, y que la actual nación arya prosigue, es una guerra fría, cultural, espiritual (de propaganda, si se prefiere). Es una guerra que más se celebra en el cielo que en la tierra. Es una guerra que hay que ganar primero en el cielo.
Nuestra guerra es mucho más ambiciosa, más inmensa, más grande. Más compleja, más sutil, más prodigiosa. No es tanto un asunto de independencia territorial como de independencia espiritual; es una guerra de liberación espiritual, y es una guerra existencial –nos jugamos nuestro ser ancestral, ser o no ser.
Nuestro pueblo, mayoritariamente alienado, está en manos de ideologías semitas (judías y judeo-mesiánicas); en manos de la bestia, en manos del enemigo. La labor a realizar es, pues, inmensa. Hay que alertar el oído y el discernimiento de nuestros hermanos, pero también apelar a su orgullo, a su dignidad, a su honor. Que el pueblo arya se sienta vulnerado, desconsiderado, burlado, engañado, instrumentalizado, ofendido, estigmatizado… Un pueblo privado de su cultura ancestral es un pueblo que carece de voz, de palabra, de ser, de verdad; de dignidad.
Reconquistar la mente y el corazón de nuestro pueblo será la primera empresa –de su éxito depende nuestra victoria. Ha de ser el clamor de la muchedumbre arya quien venza a la bestia. La muchedumbre arya será el héroe en la batalla final, en la batalla que viene.
*Doce años apenas cumplidos, lo que duró el primer Reich arya. Nuestra primera experiencia. A las puertas de la adolescencia quedó. Con las armas en las manos.
Wehrwolf, el último aliento del joven héroe. La fuerza, ya adolescente. Un rescoldo, un residuo de dignidad. Es ese espíritu, el espíritu del ‘lobo de defensa’ (Wehrwolf).
La primera república arya es también un modelo de organización, de articulación social –de sociedad. Una pedagogía. Una literatura. Un arte. Un pensamiento. Un mundo; el primer mundo arya. Tenemos mucho que aprender todavía de aquella experiencia.
Debemos movernos en este período con devoción y fervor. Como en espacio sagrado.
Acercarnos a su vida cotidiana. La vida cotidiana en el III Reich. Éste sería un buen título. Dividido en dos sexenios (del 33 al 39, y del 39 al 45). En la paz y en la guerra. Hay numerosos testimonios gráficos de este período (y no sólo en la prensa alemana).
En el sexenio de paz: Las calles, las casas, los comercios, las fiestas, el ocio… El campo. El mar. La montaña. El remozamiento de las ciudades, la pulcritud, la limpieza. La luz. El color. La belleza, la alegría. La pureza, el entusiasmo. Nuestra infancia, la infancia y la niñez de la nación arya.
En el sexenio de guerra: Tras el breve fulgor de las primeras victorias, vinieron la resaca y el furor del enemigo. Fueron bombardeadas nuestras ciudades, fueron desapareciendo poco a poco la luz y el color, y la belleza y la alegría… y la vida. Destruyeron cuanto pudieron. Se saciaron. Todo arruinado, todo deshecho; un cielo negro, un mundo que se apaga. Las imágenes finales. Súbitamente le vino la noche a la joven nación arya. Ahí quedó como dormida la doncella.
*Hay que conocer los trabajos relacionados con la dureza y la crueldad con la que se trató al pueblo alemán antes, durante, y después de la gran guerra. E igualmente todas las mentiras divulgadas por los ‘vencedores’; toda la propaganda anti-nazi (anti-arya) que circula desde entonces. Toda esa historia habrá que reescribirla en su momento, y mostrársela al mundo entero. Pero esto no será antes de nuestra victoria final. Hasta entonces es mucha la labor que queda –sobre todo la unidad espiritual de los pueblos aryas tanto en Europa como en la Magna Europa.
*Reivindicar, rehabilitar, y restituir el honor. El período nazi, y sus años previos, han de ser retomados con unción. Recuperar sus logros, sus figuras, sus héroes; su ciencia, su arte, su pensamiento… Recuperar insignias, banderas, estandartes… toda la iconografía del periodo. El primer Reich arya de la historia; la primera nación arya.
Reivindicar absolutamente la figura de Hitler, su primordial papel en nuestra temprana historia, en nuestra primera salida al mundo. Hitler fue el creador del primer Estado arya. A él le debemos su idea, y su realización.
La lucha que fue de uno solo, es ahora ‘nuestra lucha’ (‘unser Kampf’). Hitler abre un periodo que no ha hecho más que comenzar. Él fue el primero. Estamos en los comienzos de la nación arya, en su aurora.
Nuestra historia apenas ha comenzado.
*El orden arya no tenía, ni tiene, un alcance universal, sino puramente étnico. Aquella primera experiencia queda como modelo perfectible de comunidad racial y cultural. Y aún como modelo para otras etnias, para otros pueblos. Hacia una comunidad no de naciones, pues, sino de pueblos. Ese vuelco, esa subversión, ese giro, esa revolución. Retorno de lo particular y propio.
Esa ambición era excesiva, ese nuevo orden que Hitler anunciaba. Entró en colisión con todos los universalismos o internacionalismos religiosos o políticos. Contra el viejo orden religioso, económico, político… cultural en amplio sentido. Era una guerra declarada a la cultura dominante: el mundo religioso judeo-mesiánico y sus correlatos laicos políticos y económicos (la democracia universal y el internacionalismo comunista).
Estaban condenado, él y su proyecto, desde el momento que alcanzó el poder. Él era el destructor, la amenaza más viva que podían sentir los judíos y sus engendros religiosos, políticos, psicológicos, o económicos –sus mundos. Alguien les declaraba la guerra abiertamente.
No era tanto la guerra territorial como la guerra cultural lo que temían sus enemigos, el enfrentamiento ideológico. Que el mensaje arya que venía de Hitler se extendiera –su revolución étnica y cultural; su espíritu, su lucha (‘ihr Kampf’).
Hitler, y la nueva Alemania, encarnaban un nuevo orden moral, político, cultural, espiritual… El camino de los pueblos. Era la alternativa más poderosa a los todopoderosos universalismos (de origen semita) que imperaban. Aún sigue siéndolo.
El nacionalsocialismo era (y es) ciertamente una ‘tercera vía’, entre el liberalismo económico y el internacionalismo comunista. Demostró en los años de paz su éxito frente a unos y otros. La dignidad y prosperidad que proporcionó a su pueblo arruinaba el prestigio del espiritualmente despreciable capitalismo (y su sociedad de consumo), así como del internacionalismo proletario, cuya área de dominio estaba hundida en la miseria espiritual y material. Y era precisamente este éxito social, económico y cultural, el que podría haber conquistado los corazones y las mentes de las naciones blancas logrando extender esta ‘tercera vía’ por toda Europa, y por todo el mundo blanco. Y esto es lo que había que impedir a toda costa.
Había que acabar con él, y con su ejemplo (sus victorias, sus éxitos), a cualquier precio. Había que destruirlo y estigmatizarlo. Convertirlo en la encarnación del mal; en el mal absoluto. Y lo consiguieron. Derrotaron nuestro primer Reich, y mancillaron su memoria.
La horrible imagen pública de Hitler (y el periodo nazi) elaborada por el enemigo es también nuestra imagen, la imagen de la nación arya –de todos y cada uno de nosotros. El enemigo de Hitler es el enemigo de nuestro pueblo. El que lo combate nos combate; el que lo insulta, nos insulta.
La derrota militar sufrida no ha debilitado siquiera nuestra ‘fe’ y nuestra lealtad a nuestro pueblo. Tampoco la perversa contra-propaganda ha hecho mella en nosotros. Nuestro genio es indestructible. Tarde o temprano reescribiremos la historia. Al final, los blancos, los aryas, venceremos.
*
Hasta la próxima,
Manu
FUENTE: http://www.larespuestadeeuropa.blogspot.com.es/2013/05/90-pensamientos-aryas-pensamientos.html

La poligamia…como solución?

16 de agosto de 2012

Ante la dramática caída de la natalidad en las naciones de etnia europea, cabría como hipotesis considerar la poligamia como forma de familia complementaria a la ya milenaria familia monogámica de origen romano.  Es en este marco como me parece interesante reproducir íntegramente lo que se dice sobre la poligamía en un blog de ideología y religión musulmanas: www.islamyciencia.com

 

14. La Poligamia

Abordemos ahora la importante cuestión de la poligamia. La poligamia es una  práctica  ancestral que encontramos en muchas sociedades humanas. La  Biblia no condenó la  poligamia. Por el contrario, el Antiguo Testamento y los Textos Rabínicos  certifican frecuentemente la legalidad de la  poligamia. Se dice que el rey  Salomon tenía 700 esposas y 300  concubinas (1 Reyes 11:3) También, se dice que el rey  David tuvo muchas esposas y concubinas (2  Samuel 5:13). El Antiguo Testamento incluye algunas indicaciones sobre  cómo distribuir  la propiedad de un hombre entre los hijos de esposas diferentes  (Deut. 22:7).La única restricción  de la poligamia consiste en la prohibición de  casarse con la hermana de la  esposa, para evitar la rivalidad (Lev.  18:18).El Talmud aconseja un máximo de cuatro esposas.51 Los judíos  europeos  continuaron practicando la poligamia hasta el siglo XVI. Los judíos   Orientales practicaron regularmente la poligamia hasta que regresaron a  Israel,  donde se encuentra prohibida por el derecho civil. Sin embargo, según la ley  religiosa que se sobrepone en algunos casos al derecho  civil, es permisible.  52

¿Qué dice  el Nuevo Testamento? Según el Padre Eugenio  Hillman en su profundo libro, La Poligamia a examen: “En ninguna parte del Nuevo  Testamento aparece una orden explícita de que  el matrimonio deba ser monógamo ni  ningún mandato que prohíba la  poligamia.” 53

Es más, Jesús no habló en  contra de la poligamia a pesar de que era  práctica común en la sociedad judía de  su tiempo. El Padre Hillman  resalta el hecho de que la Iglesia de Roma prohibió  la poligamia para  conformarse a la cultura Grecorromana –que prescribía una sola  esposa  legal mientras toleraba el concubinato y la prostitución–. Cita a San   Agustín: “Ahora realmente en nuestro tiempo,  y siguiendo la costumbre romana, no se permite ya tomar a otra esposa.” 54. Las iglesias africanas y los cristianos africanos recuerdan a menudo  a sus hermanos europeos que la prohibición de la Iglesia sobre la  poligamia es  una tradición cultural y no un mandato cristiano  auténtico. También el Corán  permite la poligamia, pero no sin algunas  restricciones:

4:(3) “..Si teméis ser injustos para con los  huérfanos, no os caséis más que con  dos, tres o cuatro, de las mujeres que os  gusten. Más si aún teméis no  poder ser equitativos con ellas, casaos con una  sola. (Corán,  4:3).

El Corán,  contrariamente a la Biblia, limita el número máximo de esposas a cuatro, bajo la  estricta condición de tratarlas equitativa y  justamente. No debe interpretarse  que el Corán exhorta a los creyentes a practicar la poligamia, o que la  poligamia se considere la situación  ideal. En otras palabras, el Corán “toleró”  o “permitió” la poligamia, y nada más, pero, ¿por qué? ¿Por qué permite la  poligamia? La respuesta es simple: hay tiempos y lugares en los que existen   profundas razones sociales y morales para la poligamia. Como se indica  en el  anterior versículo coránico, el problema de la poligamia en el  Islam no puede  entenderse al margen de las obligaciones que tiene la  comunidad hacia los  huérfanos y las viudas. El Islam, como religión  universal válida para todo  tiempo y lugar, no puede eludir estas  profundas  responsabilidades.

En la  mayoría de las sociedades humanas, hay un número mayor de mujeres que de  varones. En Estados Unidos hay, por lo menos, ocho millones más de mujeres que  de hombres. En un país como Guinea hay 122 hembras por cada 100  varones.

En  Tanzanía, hay 95.1 varones por 100 hembras. 55 ¿Qué debe hacer una sociedad ante  una proporción tan desequilibrada entre los sexos? Hay varias  soluciones:  algunos sugieren el celibato, otros preferirían el  infanticidio de las hembras  —¡lo cual todavía sucede en algunas  sociedades de nuestro tiempo!—. Otros pueden  pensar que la única salida es que la sociedad tolere todas las modalidades de  permisividad  sexual: la prostitución, el sexo fuera del matrimonio, la   homosexualidad, etc. Para otras sociedades, como la mayoría de las  sociedades  africanas de hoy, la solución más honorable es permitir el  matrimonio polígamo  como institución cultural y socialmente aceptada.

El punto  que a menudo suele malinterpretarse en Occidente es el hecho de  que las mujeres  de otras culturas no necesariamente ven la poligamia  como un signo de  degradación. Por ejemplo, muchas novias africanas  jóvenes, cristianas,  musulmanas o de otra creencia, preferirían casarse con un hombre casado que haya  demostrado ser un marido responsable.  Muchas esposas africanas instan a sus  maridos a que consigan a una  segunda esposa para no sentirse solas. 56 Un  estudio de más de seis mil mujeres, de edades comprendidas entre los 15 a los 59  años, realizado  en la segunda ciudad más grande de Nigeria, mostró que el 60 por  ciento de estas mujeres estarían contentas si sus maridos tomaran a otra  esposa.  Sólo el 23 por ciento expresó enojo ante la idea de compartir a su marido con  otra esposa. El setenta y seis por ciento de las mujeres–en un estudio  realizado en Kenya– considera positivamente la  poligamia. En un estudio  emprendido en la Kenyarural, 25 de cada 27 mujeres consideraron que la  poligamia es mejor  que la monogamia. Estas mujeres sienten que la poligamia  puede ser una  experiencia feliz y beneficiosa si las esposas cooperan entre sí.  57

La poligamia, en la mayoría de las sociedades africanas, es una  institución tan  respetable que algunas iglesias protestantes están  mostrándose más tolerantes  hacia ese hecho. El obispo de la Iglesia  Anglicana en Kenya declaró que, “Aunque  la monogamia puede ser ideal  para la expresión del amor entre marido y mujer, la  iglesia debe  considerar que en determinadas culturas, la poligamia es  socialmente  aceptable y que la creencia de que la poligamia es contraria a   Cristiandad no puede mantenerse por más tiempo.” 58 Tras un cuidadoso  estudio de  la poligamia africana, el Reverendo David Gitari,de la Iglesia Anglicana, ha  concluido que la poligamia, como  idealmente suele practicarse es más cristiana  que el divorcio y las  segundas nupcias, hasta donde alcanzan los intereses de  las esposas y  los hijos abandonados. 59 Yo conozco personalmente a algunas  esposas  africanas muy cultas que, a pesar de haber vivido en Occidente durante   muchos años, no tienen ninguna objeción contra la poligamia. Una de  ellas, que  vive en los Estados Unidos, anima solemnemente a su marido  para que consiga una  segunda esposa que le ayude a criar a los niños.

El problema del desequilibrio en la proporción de los sexos se torna  verdaderamente  problemático en tiempos de guerra. Las tribus de los  indios nativos americanos  sufrían graves desproporciones entre los  sexos a causa de las bajas que se  producían tras las batallas. Las  mujeres de estas tribus, que de hecho  disfrutaban de un estatus  bastante alto, aceptaron la poligamia como la mejor  protección frente a la alternativa de ser excesivamente tolerantes en materia  sexual. Los  colonos europeos, sin ofrecer a cambio ninguna alternativa,  condenaron  esta poligamia del indio como ‘salvaje’.  60

Después de  la segunda guerra mundial había en Alemania 7,300,000 más de mujeres que de  hombres(3.3 millones de ellas eran viudas). Había 100 hombres de entre 20 a 30 años por cada 167 mujeres de esa misma edad. 61. Muchas de estas  mujeres  necesitaban un hombre no sólo como compañero sino como  proveedor de bienes para  la casa en un tiempo de miserias y penalidades inconcebibles. Los soldados de  los Ejércitos Aliados victoriosos se  aprovecharon de la vulnerabilidad de estas  mujeres. Muchas muchachas  jóvenes y viudas mantuvieron relaciones con miembros  de las fuerzas de  ocupación. Muchos soldados americanos y británicos pagaban sus  placeres mediante cigarrillos, chocolate, y pan. Los niños se alegraban con los  regalos que aquellos extranjeros les dejaban. Un muchacho de diez años  que oía  hablar a otros niños de tales regalos, deseaba de todo corazón  un ‘inglés’ para  su madre, porque ella no podía aguantar más el hambre. 62

En este  punto hemos de interrogar a nuestra conciencia: ¿Qué resulta más  digno para una  mujer? ¿Aceptar y respetar a una segunda esposa como  hicieron las indias nativas  o convertirse en una prostituta de hecho  como en la ‘civilizada’ intervención de  los Aliados? En otras palabras, ¿qué dignifica más a una mujer, la norma  coránica o la teología basada en la cultura del Imperio  Romano?

Es interesante notar que en una conferencia internacional de la juventud  celebrada  en Munich en 1948 se debatió sobre el problema del gran  desequilibrio en la  proporción de los sexos en Alemania. Cuando se  concluyó que ninguna solución  podía ser satisfactoria, algunos  participantes sugirieron la poligamia. La  reacción inicial de la  audiencia fue una mezcla de miedo y rechazo. Sin embargo,  después de un estudio cuidadoso de la propuesta, los participantes estuvieron de   acuerdo en que era la única solución viable. Por consiguiente, la  poligamia fue  incluida entre las recomendaciones finales de la  conferencia.  63

El mundo  de hoy posee más armas de destrucción masiva que nunca y las  iglesias europeas  podrían, más tarde o más temprano, verse obligadas a  aceptar la poligamia como  la única solución. El Padre Hillman ha reconocido reflexivamente este hecho: “es bastante probable que estas técnicas genocidas –nuclear, biológica,  química..–  puedan producir tan drásticos desequilibrios entre los  sexos, que el matrimonio  polígamo se convertiría en una forma necesaria de supervivencia…. Entonces,  contrariamente a la costumbre anterior y a la ley, surgiría una inclinación  natural y moral en favor de la  poligamia. En semejante situación, los teólogos y  líderes de la iglesia argumentarían rápidamente razones de peso y textos  bíblicos para  justificar una nueva concepción del matrimonio.”  64

En nuestros días, la poligamia sigue siendo una solución viable para  alguno de los  males sociales de las sociedades modernas. Las  obligaciones comunitarias que el  Corán menciona en relación con la  licitud de la poligamia son en la actualidad  más viables en algunas  sociedades Occidentales que en Africa. Por ejemplo, en  los Estados  Unidos de hoy, hay una severa crisis de este tipo en la comunidad   negra. Uno de cada veinte varones negros jóvenes puede morir antes de  alcanzar  los 21 años. Para los que están entre los 20 y los 35 años de  edad, el homicidio  es la principal causa de muerte. 65

Además de  que muchos varones negros están en paro, en la cárcel, o sumidos en la  drogadicción. 66 Como resultado, una de cada cuatro mujeres negras  de 40 años  nunca se ha casado, en comparación a una de cada diez entre  las mujeres blancas.  67 Es más, muchas negras jóvenes son madres antes  de los 20 años y se encuentran  necesitadas de provisión. La  consecuencia final de estas trágicas circunstancias  es que un número  creciente de mujeres negras están comprometidas con lo que se  denomina  un ‘hombre compartido’. 68 Es decir, muchas de estas solitarias y   desgraciadas mujeres negras mantienen relaciones con hombres casados.  Las  esposas ignoran frecuentemente el hecho de que están ‘compartiendo a sus  maridos’ con otras mujeres. Algunos analistas de lo que se  denomina ‘la crisis  del hombre-compartido’ recomiendan enérgicamente a  la comunidad afroamericana  una poligamia de consenso como solución  temporal a la escasez de varones negros  hasta que se emprendan las  necesarias reformas en la sociedad americana a más  largo plazo. 69 Por  poligamia de consenso ellos entienden una poligamia que sea  asumida por la comunidad y en la que todas las partes involucradas estén de   acuerdo, en lugar del secreto que normalmente envuelve al sistema de   hombre-compartido que resulta perjudicial tanto para la esposa como para la  comunidad en general. El problema del hombre-compartido en la  comunidad  afroamericana fue el tema de una mesda redonda que tuvo lugar en la Temple  University de Filadelfia el 27 de enero de 1993. 70  Algunos de los participantes  recomendaron la poligamia como remedio  potencial para la  crisis.

También sugirieron que la poligamia no debería estar prohibida por ley,  particularmente  en una sociedad que tolera la prostitución y las  amantes. El comentario de una  mujer del público de que los  afroamericanos necesitaban aprender de Africa,  donde la poligamia es  práctica común, arrancó un entusiástico  aplauso.

Philip  Kilbride, antropólogo americano de formación católica romana, en su provocativo   libro, El matrimonio polígamo en nuestro tiempo, propone la poligamia  como gran  solución a algunos de los males de la sociedad americana.  Defiende que el  matrimonio polígamo puede ser en muchos casos una  alternativa potencial al  divorcio, evitándose así el impacto  perjudicial que ejerce el divorcio sobre  muchos niños. Mantiene que, en la sociedad americana, muchos de los divorcios  son consecuencia del  desenfreno en las relaciones extraconyugales. Según  Kilbride, resolver  un asunto extraconyugal mediante un matrimonio polígamo en  lugar de con un divorcio, es mejor para los hijos, “Los hijos recibirían mejor un aumento de la  familia que la opción que sólo les ofrece separación y disolución.” Es  más, sugiere que otros grupos también se beneficiarían de  matrimonio polígamo:  las mujeres maduras que sufren una escasez crónica de hombres y las  afroamericanas que están viviendo la fómula del   ‘hombre-compartido’.71

En 1987, una encuesta dirigida por el periódico estudiantil de la Universidad de  Berkeley, en California, preguntaba a los estudiantes si ellos estaban de   acuerdo con que la ley debía permitir a los hombres tener más de una  esposa como  solución a la evidente escasez de varones solteros en  California. Casi todos los  estudiantes estuvieron de acuerdo con la  propuesta. Una estudiante incluso  declaró que un matrimonio polígamo  podría satisfacer sus necesidades emocionales  y físicas, al mismo  tiempo que le daría más libertad que una unión monógama. 72  De hecho,  este mismo argumento también es usado por las escasas mujeres mormonas   fundamentalistas residuales que todavía practican la poligamia en los  Estados  Unidos. Ellas creen que la poligamia es la forma ideal para que una mujer tenga  una profesión e hijos, ya que las esposas se ayudan  entre sí para cuidar de los  hijos. 73

Hemos de  añadir que la poligamia en el Islam es un hecho de mutuo  consentimiento. Nadie  puede obligar a una mujer a que se case con un  hombre ya casado. Además, la  esposa tiene el derecho de estipular que  su marido no se case con otra mujer  como segunda esposa.74 La Biblia, por su  parte, recurre a veces a forzar la poligamia. Una  viuda sin hijos debe casarse  con el hermano de su marido, aún cuando él ya esté casado (véase el epígrafe “la  Condición de las Viudas”),  prescindiendo de su consentimiento (Génesis  38:8-10).

Debemos resaltar que en muchas sociedades musulmanas contemporáneas la  práctica de la  poligamia es rara, allí donde la diferencia entre los  miembros de ambos sexos no  es grande. Podemos afirmar con seguridad que la proporción de matrimonios  polígamos en el mundo musulmán es mucho  menor que la proporción de relaciones  extraconyugales en Occidente. En  otras palabras, los hombres en el mundo  musulmán contemporáneo son, en  sentido estricto, más monógamos que los hombres  occidentales.

Billy Graham, eminente cristiano evangelista, ha reconocido este  hecho: “la Cristiandad no puede responder a  la cuestión de la poligamia. Si la  Cristiandad actual no puede hacerlo, es en su  propio detrimento. El  Islam ha permitido la poligamia como una solución a los  males sociales y ha permitido un cierto grado de libertad a la naturaleza  humana, pero  sólo dentro del marco estrictamente definido de la ley. Los países   cristianos hacen un gran alarde de monogamia, pero en realidad practican la  poligamia. Nadie ignora el papel que juegan las amantes en la  sociedad  occidental. En este sentido, el Islam es una religión  fundamentalmente honesta,  y permite a un musulmán casarse con una  segunda esposa si puede, pero prohibe  estrictamente todas las  relaciones amorosas clandestinas como medio de  salvaguardar la probidad moral de la comunidad.” 75

Es interesante destacar que muchos países —tanto no-musulmanes como  musulmanes—han  proscrito la poligamia en el mundo de hoy. Tomar a una  segunda esposa, incluso  con el consentimiento libre de la primera, es  una violación de la ley. Por otro  lado, estafar a la esposa sin su  conocimiento y consentimiento, ¡es  absolutamente legítimo hasta donde  la ley lo permite! ¿Cuál es la sabiduría  legal que existe tras  semejante contradicción? ¿Se diseña la ley para premiar la  decepción y  castigar la honestidad? Es uno de las paradojas más incomprensibles  de  nuestro moderno y ‘civilizado’ mundo.

La comunidad indoeuropea

4 de julio de 2012
La comunidad indoeuropea.
Manu Rodríguez. Desde Europa (24/06/12).
                                                                            *
*… La oculta luz los Padres desvelaron; // con sinceras palabras engendraron la aurora.
… gūḷháṃ jyótiḥ pitáro ánv avindan // satyámantrā ajanayann uṣā́sam (Rig Veda, VII, 76, 4). (Edic. Van Nooten).
*La comunidad indoeuropea. Una comunidad rota, fragmentada; dividida, y enfrentada. Que ignora su propio origen y está a punto, de nuevo, de combatir contra sus hermanos. Hablo de los pueblos indoeuropeos islamizados en Europa y Asia (el ámbito persa y parte de la India). Hemos de recuperar esos pueblos.
La comunidad (ecclesia, ‘koiné’) indoeuropea está casi totalmente cristianizada o islamizada. Éste es el problema. Muchos son los pueblos nuestros culturalmente engañados, confundidos, alienados; desposeidos de su patrimonio cultural y espiritualmente extrañados. Hechos enemigos de sí, contrarios. Con lenguaje prestado hablan, con lenguaje de otro. Carecen de lengua propia estos pueblos colonizados o conquistados desde hace siglos por otros pueblos, otras historias, otros discursos.
Nuestras tierras no son indoeuropeas sino cristianas o musulmanas. Esto es lo que hay que ver. Nuestras tierras culturalmente ocupadas. Nuestros cielos enladrillados. Nuestros mundos silenciados.
Nuestras claves culturales, simbólicas, no son indoeuropeas, no son nuestras.
Los Padres antiguos están desatendidos, des-cultivados. Ese bosque, ese jardín. Ese territorio, ese espacio.
En lo más oscuro de la noche estamos. Lejos, muy lejos de nuestra luz, de nuestros mundos.
Demasiado tiempo fuera de casa nuestra gente, nuestros pueblos. Alejados de las tierras propias, de los cielos propios. En otro lugar, en otro mundo.
¿Qué discurso, pues? ¿Qué lenguaje; qué palabras? Estos pueblos míos encantados, hechizados.
*En un grave peligro se encuentran los pueblos indoeuropeos (europeos propiamente dichos, y pueblos indo-iranios) en los tiempos que corren. Reparemos en Europa, que ocupa la mayor parte de nuestro territorio madre. No son momentos cualesquiera los que vivimos. Vivimos tiempos excepcionales. Asistimos a una ofensiva del islam en nuestras tierras, en nuestro hábitat milenario.
Es una ofensiva, en principio, blanda, sorda, fría… aunque muy eficaz, pues, casi sin apercibirnos siquiera, mediante flujos migratorios discretos y controlados, nos inunda de musulmanes asiáticos y africanos, y los signos culturales islámicos se multiplican en nuestras tierras. Es una estrategia de ocupación (demográfica e ideológica) del territorio.
Añadiré que los numerosos alóctonos recién llegados no han tardado mucho en mostrarnos abiertamente su hostilidad (en cuanto su número hubo crecido lo suficiente, como era de esperar). Nosotros, los autóctonos, somos el blanco de su hostilidad; nosotros, los pueblos que habitamos y damos color a este nuestro continente (y nuestro hogar) desde hace milenios. De momento, y allí donde su número se lo permite, se limitan a la amenaza, la intimidación, y la violencia de bajo nivel.
Estos extranjeros (la ‘umma’), que son ya millones, compiten ahora por la tierra, por el territorio; exigen territorios propios y autónomos –que en buena medida ya poseen (las ‘no-go areas’).
Una población y una territorialidad (y legalidad) otras, absolutamente extrañas, y antagónicas, se han alojado como un tumor maligno en nuestras tierras europeas.
Además, se está creando una vasta zona musulmana en las tierras de África y Asia. Una vasta plataforma ofensiva. El islam se está posicionando, reuniendo, fortaleciendo en este vasto territorio (la mitad norte de África, y toda el Asia musulmana). Es un amplio frente.
Para sus planes europeos cuentan ya, como decimos, con millones de infiltrados, de intrusos, de soldados (muyahidines) repartidos en buena parte de las grandes ciudades (muchos de ellos de procedencia indoeuropea); cuentan además con territorios exclusivos (una suerte de retaguardia) en tales ciudades, y con algunos enclaves (Bosnia, Albania, Kósovo… Chechenia). En su momento será una guerra caliente de conquista y ocupación. Hay millones y millones de muyahidines preparados (desde Marruecos a Indonesia) que tan sólo aguardan ese momento oportuno. Avanzarán desde el sur y el este. A través del Estrecho, del Mediterráneo, de Grecia y los Balcanes, de Bulgaria, del Mar Negro, del Cáucaso, del Mar Caspio…
(Éste es el escenario más probable que nos espera si todo, en nuestra actitud ante esta evidente amenaza, continúa como hasta ahora.)
Indiferencia, negligencia, dejación de soberanía de todo un pueblo. Mientras dormimos, mientras miramos hacia otro lado, se monta la pesadilla islámica. La bestia, nuestro mal, crece por momentos; cada día más grande, más fuerte, más segura de sí; más arrogante y agresiva. La tenemos dentro, y la tenemos fuera. Estamos minados; estamos rodeados. Apenas nadie advierte del peligro que corremos. Apenas unas pocas luces a lo largo de la atalaya.
Podemos perder nuestras tierras; podemos desaparecer como pueblo. En estos momentos nos lo jugamos todo –ser o no-ser.
Es una fuerza adversa, contraria, enemiga. Es una fuerza inmensa que opera desde dentro y desde fuera procurando nuestra destrucción. Será necesaria toda nuestra luz y todo nuestro coraje para desmontar y repeler tal estrategia, tal ofensiva, tal empuje. Hay que vencerlos no sólo en la tierra, también en los cielos. Expulsarlos de nuestras tierras y de nuestros cielos.
Vencerlos en los cielos quiere decir ganar la batalla ideológica. Es la defensa de la tierra de nuestros antepasados, pero también de su espíritu. Nuestro espíritu, y su obra, han de prevalecer sobre el espíritu ajeno que, de nuevo, se nos pretende imponer.
En lo que respecta a la parte oriental de nuestras tierras (el grupo indoiranio), todo el área lingüístico-cultural de origen persa ha sido islamizado (kurdos, afganos, iranios, pastunes, tayikos…); así como numerosos pueblos indios y pakistaníes. Ahora son pueblos que sirven a la causa del islam. El islam los cuenta como soldados, como muyahidines. Dirigidos, en esta ocasión, contra el territorio indoeuropeo cristianizado; contra los pueblos europeos, contra los pueblos hermanos.
*Nuestros pueblos tienen que ser espiritualmente rescatados; devueltos a su ser –a su casa, a su familia; a su historia, a su mundo. Es el primer paso: el retorno, el reencuentro, el reconocimiento (anagnórisis). Ha de ser nuestro primer empeño: recuperar a los nuestros, esto es, a los pueblos indoeuropeos cristianizados o islamizados. Que los hermanos se posicionen debidamente para la batalla que viene; en la guerra que ya es. Una comunidad indoeuropea unida; una alianza duradera, indestructible; un frente único (contra cualquiera que amenace nuestro ser). El logro de estos objetivos nos dará la primera victoria.
(La victoria nos ama, nos desea, nos prefiere, nos espera.)
La causa indoeuropea. Los indoeuropeos no tienen otra causa, en estos tiempos, que ellos mismos. Superar este diluvio. Vencer, destruir, aniquilar de una vez por todas a este viejo enemigo; a este viejo monstruo.
¿Desde dónde combatir esta nueva ofensiva islámica? Desde nuestras propias tierras y nuestros propios cielos; en defensa de nuestras tierras y cielos milenarios. En el nombre de nuestro genio, de nuestro ser. En el nombre de nuestros dioses. En el nombre de nuestros antepasados. Desde nosotros mismos. En el nombre de lo que somos, y lo que queremos seguir siendo. Sean éstas nuestras banderas, nuestras insignias, nuestros estandartes.
*La comunidad indoeuropea es la comunidad de la aurora. Nosotros cultivamos las auroras, los renacimientos. Amamos el alba, la mañana, las primeras luces del día.
Hay obstáculos que vencer, y amenazas. No regeneraremos la mañana sin esfuerzo: no bastará invocarla con palabras sinceras. La arrebatada luz habrá que reconquistarla –en la tierra y en los cielos.
Ya suenan los vientos favorables. Se aprestan los combatientes. Toda la atmósfera está revuelta. Viene la tormenta, la tempestad; viene la acción. Volveremos a conocer la alegría de la victoria.
Recuperada la voluntad de futuro; el espíritu auroral. Recuperada la juventud; las aguas de la eterna juventud.
Vendrá una nueva mañana para nuestro pueblo; tendremos nuevo día.
                                                                          *
Hasta la próxima,
Manu
===
Nota de TRESMONTES: Los indoeuropeos estamoos tan colonizados espiritual y culturalmente… que no lo sabemos: Pocas personas son conscientes de que nuestros pueblos sufren una alienación degradante y expoliadora…
Una vez más tenemos el honor de reproducir una excelente meditación sobre el origen y destino de Europa, gracias al blog LA RESPUESTA DE EUROPA

RUSIA, bastión de Europa…

23 de junio de 2012

El alcalde de Moscú:

“Rusia, el último bastión del tradicionalismo en Europa,

defiende su espacio étnico de la injerencia extranjera”

Vojislav Seselj

Vojislav Seselj

Vladimir Platonov, presidente del Consejo de la ciudad de Moscú, ha declarado “Ciudadano de honor” de la capital rusa al líder nacionalista serbio Vojislav Seselj. La solicitud fue presentada por la Alianza derechista-conservador y ya ha sido criticada por algunos sectores de la izquierda y el liberalismo europeos, tanto monta.

Platonov respondió a estas críticas recordando que el pasado 4 de mayo, en una ceremonia solemne, Angelina Jolie recibió el título de honor de Sarajevo para “mantener vivo el recuerdo de la guerra en Bosnia y Herzegovina”.

Angelina Jolie protagonizó la película “En la Tierra de Sangre y Miel”, un film que distorsiona la verdad histórica y proyecta una imagen negativa de los serbios, mientras que los musulmanes bosnios eran presentados como mártires inocentes.

“Los liberales de izquierda, que siempre defienden a los islamistas, están tratando de cultivar los sentimientos de culpa entre los serbios, para imponer en todo el mundo la impresión de que los serbios son una especie de nación genocida. Los miembros de la comunidad musulmana de Bosnia se han creado una imagen de víctimas. Sin embargo, no recuerdan nunca los crímenes de guerra cometidos por la división 28 del Ejército de Bosnia y Herzegovina bajo el mando de Naser Oric o brigada Mujahideen”, declaró el mandatario moscovita.

Considera por tanto lógico que Moscú, “siendo de hecho el último bastión del tradicionalismo en Europa”, nombre a Vojislav Seselj ciudadano de honor de la ciudad. “Acusarle de crímenes de guerra es un intento de imponer a Serbia el sentimiento de culpa y dictar la voluntad de la izquierda y el establishment liberal de la UE. Para ellos, los Balcanes han sido siempre un campo de tiro para el desarrollo de las tecnologías. Hoy se persigue a Seselj, mañana se acusará a los rusos por su actiación en el Cáucaso”

“Por la defensa de Seselj, Rusia defiende su espacio étnico y cultural de la injerencia extranjera”, apostilló Platonov.


A %d blogueros les gusta esto: