La poligamia…como solución?

by

Ante la dramática caída de la natalidad en las naciones de etnia europea, cabría como hipotesis considerar la poligamia como forma de familia complementaria a la ya milenaria familia monogámica de origen romano.  Es en este marco como me parece interesante reproducir íntegramente lo que se dice sobre la poligamía en un blog de ideología y religión musulmanas: www.islamyciencia.com

 

14. La Poligamia

Abordemos ahora la importante cuestión de la poligamia. La poligamia es una  práctica  ancestral que encontramos en muchas sociedades humanas. La  Biblia no condenó la  poligamia. Por el contrario, el Antiguo Testamento y los Textos Rabínicos  certifican frecuentemente la legalidad de la  poligamia. Se dice que el rey  Salomon tenía 700 esposas y 300  concubinas (1 Reyes 11:3) También, se dice que el rey  David tuvo muchas esposas y concubinas (2  Samuel 5:13). El Antiguo Testamento incluye algunas indicaciones sobre  cómo distribuir  la propiedad de un hombre entre los hijos de esposas diferentes  (Deut. 22:7).La única restricción  de la poligamia consiste en la prohibición de  casarse con la hermana de la  esposa, para evitar la rivalidad (Lev.  18:18).El Talmud aconseja un máximo de cuatro esposas.51 Los judíos  europeos  continuaron practicando la poligamia hasta el siglo XVI. Los judíos   Orientales practicaron regularmente la poligamia hasta que regresaron a  Israel,  donde se encuentra prohibida por el derecho civil. Sin embargo, según la ley  religiosa que se sobrepone en algunos casos al derecho  civil, es permisible.  52

¿Qué dice  el Nuevo Testamento? Según el Padre Eugenio  Hillman en su profundo libro, La Poligamia a examen: “En ninguna parte del Nuevo  Testamento aparece una orden explícita de que  el matrimonio deba ser monógamo ni  ningún mandato que prohíba la  poligamia.” 53

Es más, Jesús no habló en  contra de la poligamia a pesar de que era  práctica común en la sociedad judía de  su tiempo. El Padre Hillman  resalta el hecho de que la Iglesia de Roma prohibió  la poligamia para  conformarse a la cultura Grecorromana –que prescribía una sola  esposa  legal mientras toleraba el concubinato y la prostitución–. Cita a San   Agustín: “Ahora realmente en nuestro tiempo,  y siguiendo la costumbre romana, no se permite ya tomar a otra esposa.” 54. Las iglesias africanas y los cristianos africanos recuerdan a menudo  a sus hermanos europeos que la prohibición de la Iglesia sobre la  poligamia es  una tradición cultural y no un mandato cristiano  auténtico. También el Corán  permite la poligamia, pero no sin algunas  restricciones:

4:(3) “..Si teméis ser injustos para con los  huérfanos, no os caséis más que con  dos, tres o cuatro, de las mujeres que os  gusten. Más si aún teméis no  poder ser equitativos con ellas, casaos con una  sola. (Corán,  4:3).

El Corán,  contrariamente a la Biblia, limita el número máximo de esposas a cuatro, bajo la  estricta condición de tratarlas equitativa y  justamente. No debe interpretarse  que el Corán exhorta a los creyentes a practicar la poligamia, o que la  poligamia se considere la situación  ideal. En otras palabras, el Corán “toleró”  o “permitió” la poligamia, y nada más, pero, ¿por qué? ¿Por qué permite la  poligamia? La respuesta es simple: hay tiempos y lugares en los que existen   profundas razones sociales y morales para la poligamia. Como se indica  en el  anterior versículo coránico, el problema de la poligamia en el  Islam no puede  entenderse al margen de las obligaciones que tiene la  comunidad hacia los  huérfanos y las viudas. El Islam, como religión  universal válida para todo  tiempo y lugar, no puede eludir estas  profundas  responsabilidades.

En la  mayoría de las sociedades humanas, hay un número mayor de mujeres que de  varones. En Estados Unidos hay, por lo menos, ocho millones más de mujeres que  de hombres. En un país como Guinea hay 122 hembras por cada 100  varones.

En  Tanzanía, hay 95.1 varones por 100 hembras. 55 ¿Qué debe hacer una sociedad ante  una proporción tan desequilibrada entre los sexos? Hay varias  soluciones:  algunos sugieren el celibato, otros preferirían el  infanticidio de las hembras  —¡lo cual todavía sucede en algunas  sociedades de nuestro tiempo!—. Otros pueden  pensar que la única salida es que la sociedad tolere todas las modalidades de  permisividad  sexual: la prostitución, el sexo fuera del matrimonio, la   homosexualidad, etc. Para otras sociedades, como la mayoría de las  sociedades  africanas de hoy, la solución más honorable es permitir el  matrimonio polígamo  como institución cultural y socialmente aceptada.

El punto  que a menudo suele malinterpretarse en Occidente es el hecho de  que las mujeres  de otras culturas no necesariamente ven la poligamia  como un signo de  degradación. Por ejemplo, muchas novias africanas  jóvenes, cristianas,  musulmanas o de otra creencia, preferirían casarse con un hombre casado que haya  demostrado ser un marido responsable.  Muchas esposas africanas instan a sus  maridos a que consigan a una  segunda esposa para no sentirse solas. 56 Un  estudio de más de seis mil mujeres, de edades comprendidas entre los 15 a los 59  años, realizado  en la segunda ciudad más grande de Nigeria, mostró que el 60 por  ciento de estas mujeres estarían contentas si sus maridos tomaran a otra  esposa.  Sólo el 23 por ciento expresó enojo ante la idea de compartir a su marido con  otra esposa. El setenta y seis por ciento de las mujeres–en un estudio  realizado en Kenya– considera positivamente la  poligamia. En un estudio  emprendido en la Kenyarural, 25 de cada 27 mujeres consideraron que la  poligamia es mejor  que la monogamia. Estas mujeres sienten que la poligamia  puede ser una  experiencia feliz y beneficiosa si las esposas cooperan entre sí.  57

La poligamia, en la mayoría de las sociedades africanas, es una  institución tan  respetable que algunas iglesias protestantes están  mostrándose más tolerantes  hacia ese hecho. El obispo de la Iglesia  Anglicana en Kenya declaró que, “Aunque  la monogamia puede ser ideal  para la expresión del amor entre marido y mujer, la  iglesia debe  considerar que en determinadas culturas, la poligamia es  socialmente  aceptable y que la creencia de que la poligamia es contraria a   Cristiandad no puede mantenerse por más tiempo.” 58 Tras un cuidadoso  estudio de  la poligamia africana, el Reverendo David Gitari,de la Iglesia Anglicana, ha  concluido que la poligamia, como  idealmente suele practicarse es más cristiana  que el divorcio y las  segundas nupcias, hasta donde alcanzan los intereses de  las esposas y  los hijos abandonados. 59 Yo conozco personalmente a algunas  esposas  africanas muy cultas que, a pesar de haber vivido en Occidente durante   muchos años, no tienen ninguna objeción contra la poligamia. Una de  ellas, que  vive en los Estados Unidos, anima solemnemente a su marido  para que consiga una  segunda esposa que le ayude a criar a los niños.

El problema del desequilibrio en la proporción de los sexos se torna  verdaderamente  problemático en tiempos de guerra. Las tribus de los  indios nativos americanos  sufrían graves desproporciones entre los  sexos a causa de las bajas que se  producían tras las batallas. Las  mujeres de estas tribus, que de hecho  disfrutaban de un estatus  bastante alto, aceptaron la poligamia como la mejor  protección frente a la alternativa de ser excesivamente tolerantes en materia  sexual. Los  colonos europeos, sin ofrecer a cambio ninguna alternativa,  condenaron  esta poligamia del indio como ‘salvaje’.  60

Después de  la segunda guerra mundial había en Alemania 7,300,000 más de mujeres que de  hombres(3.3 millones de ellas eran viudas). Había 100 hombres de entre 20 a 30 años por cada 167 mujeres de esa misma edad. 61. Muchas de estas  mujeres  necesitaban un hombre no sólo como compañero sino como  proveedor de bienes para  la casa en un tiempo de miserias y penalidades inconcebibles. Los soldados de  los Ejércitos Aliados victoriosos se  aprovecharon de la vulnerabilidad de estas  mujeres. Muchas muchachas  jóvenes y viudas mantuvieron relaciones con miembros  de las fuerzas de  ocupación. Muchos soldados americanos y británicos pagaban sus  placeres mediante cigarrillos, chocolate, y pan. Los niños se alegraban con los  regalos que aquellos extranjeros les dejaban. Un muchacho de diez años  que oía  hablar a otros niños de tales regalos, deseaba de todo corazón  un ‘inglés’ para  su madre, porque ella no podía aguantar más el hambre. 62

En este  punto hemos de interrogar a nuestra conciencia: ¿Qué resulta más  digno para una  mujer? ¿Aceptar y respetar a una segunda esposa como  hicieron las indias nativas  o convertirse en una prostituta de hecho  como en la ‘civilizada’ intervención de  los Aliados? En otras palabras, ¿qué dignifica más a una mujer, la norma  coránica o la teología basada en la cultura del Imperio  Romano?

Es interesante notar que en una conferencia internacional de la juventud  celebrada  en Munich en 1948 se debatió sobre el problema del gran  desequilibrio en la  proporción de los sexos en Alemania. Cuando se  concluyó que ninguna solución  podía ser satisfactoria, algunos  participantes sugirieron la poligamia. La  reacción inicial de la  audiencia fue una mezcla de miedo y rechazo. Sin embargo,  después de un estudio cuidadoso de la propuesta, los participantes estuvieron de   acuerdo en que era la única solución viable. Por consiguiente, la  poligamia fue  incluida entre las recomendaciones finales de la  conferencia.  63

El mundo  de hoy posee más armas de destrucción masiva que nunca y las  iglesias europeas  podrían, más tarde o más temprano, verse obligadas a  aceptar la poligamia como  la única solución. El Padre Hillman ha reconocido reflexivamente este hecho: “es bastante probable que estas técnicas genocidas –nuclear, biológica,  química..–  puedan producir tan drásticos desequilibrios entre los  sexos, que el matrimonio  polígamo se convertiría en una forma necesaria de supervivencia…. Entonces,  contrariamente a la costumbre anterior y a la ley, surgiría una inclinación  natural y moral en favor de la  poligamia. En semejante situación, los teólogos y  líderes de la iglesia argumentarían rápidamente razones de peso y textos  bíblicos para  justificar una nueva concepción del matrimonio.”  64

En nuestros días, la poligamia sigue siendo una solución viable para  alguno de los  males sociales de las sociedades modernas. Las  obligaciones comunitarias que el  Corán menciona en relación con la  licitud de la poligamia son en la actualidad  más viables en algunas  sociedades Occidentales que en Africa. Por ejemplo, en  los Estados  Unidos de hoy, hay una severa crisis de este tipo en la comunidad   negra. Uno de cada veinte varones negros jóvenes puede morir antes de  alcanzar  los 21 años. Para los que están entre los 20 y los 35 años de  edad, el homicidio  es la principal causa de muerte. 65

Además de  que muchos varones negros están en paro, en la cárcel, o sumidos en la  drogadicción. 66 Como resultado, una de cada cuatro mujeres negras  de 40 años  nunca se ha casado, en comparación a una de cada diez entre  las mujeres blancas.  67 Es más, muchas negras jóvenes son madres antes  de los 20 años y se encuentran  necesitadas de provisión. La  consecuencia final de estas trágicas circunstancias  es que un número  creciente de mujeres negras están comprometidas con lo que se  denomina  un ‘hombre compartido’. 68 Es decir, muchas de estas solitarias y   desgraciadas mujeres negras mantienen relaciones con hombres casados.  Las  esposas ignoran frecuentemente el hecho de que están ‘compartiendo a sus  maridos’ con otras mujeres. Algunos analistas de lo que se  denomina ‘la crisis  del hombre-compartido’ recomiendan enérgicamente a  la comunidad afroamericana  una poligamia de consenso como solución  temporal a la escasez de varones negros  hasta que se emprendan las  necesarias reformas en la sociedad americana a más  largo plazo. 69 Por  poligamia de consenso ellos entienden una poligamia que sea  asumida por la comunidad y en la que todas las partes involucradas estén de   acuerdo, en lugar del secreto que normalmente envuelve al sistema de   hombre-compartido que resulta perjudicial tanto para la esposa como para la  comunidad en general. El problema del hombre-compartido en la  comunidad  afroamericana fue el tema de una mesda redonda que tuvo lugar en la Temple  University de Filadelfia el 27 de enero de 1993. 70  Algunos de los participantes  recomendaron la poligamia como remedio  potencial para la  crisis.

También sugirieron que la poligamia no debería estar prohibida por ley,  particularmente  en una sociedad que tolera la prostitución y las  amantes. El comentario de una  mujer del público de que los  afroamericanos necesitaban aprender de Africa,  donde la poligamia es  práctica común, arrancó un entusiástico  aplauso.

Philip  Kilbride, antropólogo americano de formación católica romana, en su provocativo   libro, El matrimonio polígamo en nuestro tiempo, propone la poligamia  como gran  solución a algunos de los males de la sociedad americana.  Defiende que el  matrimonio polígamo puede ser en muchos casos una  alternativa potencial al  divorcio, evitándose así el impacto  perjudicial que ejerce el divorcio sobre  muchos niños. Mantiene que, en la sociedad americana, muchos de los divorcios  son consecuencia del  desenfreno en las relaciones extraconyugales. Según  Kilbride, resolver  un asunto extraconyugal mediante un matrimonio polígamo en  lugar de con un divorcio, es mejor para los hijos, “Los hijos recibirían mejor un aumento de la  familia que la opción que sólo les ofrece separación y disolución.” Es  más, sugiere que otros grupos también se beneficiarían de  matrimonio polígamo:  las mujeres maduras que sufren una escasez crónica de hombres y las  afroamericanas que están viviendo la fómula del   ‘hombre-compartido’.71

En 1987, una encuesta dirigida por el periódico estudiantil de la Universidad de  Berkeley, en California, preguntaba a los estudiantes si ellos estaban de   acuerdo con que la ley debía permitir a los hombres tener más de una  esposa como  solución a la evidente escasez de varones solteros en  California. Casi todos los  estudiantes estuvieron de acuerdo con la  propuesta. Una estudiante incluso  declaró que un matrimonio polígamo  podría satisfacer sus necesidades emocionales  y físicas, al mismo  tiempo que le daría más libertad que una unión monógama. 72  De hecho,  este mismo argumento también es usado por las escasas mujeres mormonas   fundamentalistas residuales que todavía practican la poligamia en los  Estados  Unidos. Ellas creen que la poligamia es la forma ideal para que una mujer tenga  una profesión e hijos, ya que las esposas se ayudan  entre sí para cuidar de los  hijos. 73

Hemos de  añadir que la poligamia en el Islam es un hecho de mutuo  consentimiento. Nadie  puede obligar a una mujer a que se case con un  hombre ya casado. Además, la  esposa tiene el derecho de estipular que  su marido no se case con otra mujer  como segunda esposa.74 La Biblia, por su  parte, recurre a veces a forzar la poligamia. Una  viuda sin hijos debe casarse  con el hermano de su marido, aún cuando él ya esté casado (véase el epígrafe “la  Condición de las Viudas”),  prescindiendo de su consentimiento (Génesis  38:8-10).

Debemos resaltar que en muchas sociedades musulmanas contemporáneas la  práctica de la  poligamia es rara, allí donde la diferencia entre los  miembros de ambos sexos no  es grande. Podemos afirmar con seguridad que la proporción de matrimonios  polígamos en el mundo musulmán es mucho  menor que la proporción de relaciones  extraconyugales en Occidente. En  otras palabras, los hombres en el mundo  musulmán contemporáneo son, en  sentido estricto, más monógamos que los hombres  occidentales.

Billy Graham, eminente cristiano evangelista, ha reconocido este  hecho: “la Cristiandad no puede responder a  la cuestión de la poligamia. Si la  Cristiandad actual no puede hacerlo, es en su  propio detrimento. El  Islam ha permitido la poligamia como una solución a los  males sociales y ha permitido un cierto grado de libertad a la naturaleza  humana, pero  sólo dentro del marco estrictamente definido de la ley. Los países   cristianos hacen un gran alarde de monogamia, pero en realidad practican la  poligamia. Nadie ignora el papel que juegan las amantes en la  sociedad  occidental. En este sentido, el Islam es una religión  fundamentalmente honesta,  y permite a un musulmán casarse con una  segunda esposa si puede, pero prohibe  estrictamente todas las  relaciones amorosas clandestinas como medio de  salvaguardar la probidad moral de la comunidad.” 75

Es interesante destacar que muchos países —tanto no-musulmanes como  musulmanes—han  proscrito la poligamia en el mundo de hoy. Tomar a una  segunda esposa, incluso  con el consentimiento libre de la primera, es  una violación de la ley. Por otro  lado, estafar a la esposa sin su  conocimiento y consentimiento, ¡es  absolutamente legítimo hasta donde  la ley lo permite! ¿Cuál es la sabiduría  legal que existe tras  semejante contradicción? ¿Se diseña la ley para premiar la  decepción y  castigar la honestidad? Es uno de las paradojas más incomprensibles  de  nuestro moderno y ‘civilizado’ mundo.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

3 comentarios to “La poligamia…como solución?”

  1. tresmontes Says:

    Reblogged this on # montAlbo #.

  2. ana Says:

    yo soy mormona casada y se nos ha explicado que la poligamia fue una ley mayor y en aquellos tiempo un mandato de Dios para proteger a las madres viudas cuyos esposos fueron muertos por la chusma o enemigos de la iglesia de esa época
    pero fue quitado ese mandato debido a que el hombre no lo pudo cumplir correctamente, hoy en dia no se si podria aceptar una segunda esposa.

  3. ana Says:

    yo soy mormona casada y se nos ha explicado que la poligamia fue una ley mayor y en aquellos tiempo un mandato de Dios para proteger a las madres viudas cuyos esposos fueron muertos por la chusma o enemigos de la iglesia de esa época
    pero fue quitado ese mandato debido a que el hombre no lo pudo cumplir correctamente, hoy en dia no se si podria aceptar una segunda esposa. parece que a raiz de haber quitado ese mandato una parte de la iglesia no acepto ese cambio y se separo de ella y se hace llamar la IJSUD reformada Y PARECE QUE SIGUEN ESA LEY NO ESTOY SEGURA
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: