humor negro y tabaquismo…

by

Aunque las palabras HUMO y HUMOR se parecen… nada tienen que ver.

Fumar cigarrillos, pipa, cigarros puro, etc… ha sido y es un vicio bastante irracional y que produce millones de muertes… Durante la Segunda Guerra Mundial el tabaquismo fue la segunda causa de mortandad después de las muertes causadas por acciones bélicas. En Alemania, debido al ejemplo del Führer millones de personas dejaron de fumar. Como el III Reich fue derrotado… entre otras consecuencias… el cine de Hollywood inició una campaña de propaganda a favor del vicio de fumar… Actores y actrices fumaban continuamente…. Hitler no fumaba…, Winston Churchill fumaba puros, Stalin fumaba en pipa, Franco no fumaba…

En una  “cruzada contra el tabaco”… Axel Black argumentaba que Cristo … y Hitler NO FUMABAN….  Imagino que un cristiano consecuente debería dejar de fumar “ipso facto”… pero ya se sabe que los fumadores no siempre son consecuentes… Decir que los pulmones de un fumador acaban negros como el carbón… no es humor negro, es una realidad. Es sintomático que nunca vemos en prensa, cine o televisión fotografías de los pulmones atrofiados por el tabaco.  Es como si no se quisiera que la gente conozca los peligros del tabaquismo… Sin embargo, en los últimos años, de repente, en USA y Europa se ha desatado una campaña de restricción del hábito de fumar… Lo auténticamente ético seria prohibir la venta de tabaco… pero hay importantísimos intereses económicos de por medio… En todo caso, como en esto también “España es diferente”, no han faltados gestos de protesta contra la Ley “anti-tabaco”, y así. en un bar de Santander se ha colocado una fotografía de Franco con una leyenda algo tosca: “Joderos… Conmigo se podía fumar”… La realidad era que si bien es verdad que  el fumar no estaba prohibido…, en presencia del Caudillo, por respeto ningún ministro osaba sacar un cigarrillo…  Incluso un “fumador tan empedernido” como el general Muñoz Grandes…, durante los Consejos de Ministros, salía al pasillo, con cualquier escusa, para echar una calada…

—-

Nota de URANIA:  Ya que algunos medios han recordado que en el III Reich se dió la primera legislación anti-tabaco del mundo, creo interesante copiar de un foro la siguiente información:

(….) Sin embargo la Alemania nazi también estuvo muy por delante, respecto al resto de países, en lo que a reformas sanitarias se refiere. Sus científicos fueron los primeros en descubrir la conexión entre el cáncer de pulmón y el tabaquismo, e incluso a día de hoy sus campañas para promover la salud nos parecerían progresistas… e incluso nos recordarán a las medidas tomadas ahora en España.

Junto con el alcohol, los cigarrillos eran considerados un “veneno genético” que podría propiciar la degeneración de la ‘raza alemana’. Esta sustancia era vista como un elemento a combatir dentro de la llamada “limpieza racial”.

En 1939 se llevó a cabo el primer estudio controlado sobre tabaquismo y cáncer de pulmón. Los resultados obtenidos pusieron en evidencia la relación entre el consumo elevado de cigarrillos y el desarrollo de este tipo de tumores.

Ley antitabaco

Los militares tenían prohibido fumar en las calles, durante las marchas y los periodos de permiso y, en la escuela, los niños y los profesores tampoco podían fumar. Lo mismo les ocurría a los menores de 18 años.

===
El tabaco también estaba vetado en los trenes y autobuses urbanos, lugares de trabajo, edificios públicos, hospitales y residencias. Y casi en los coches ya que, según indica el documento, los conductores que tuvieran un accidente mientras fumaban eran acusados de negligencia criminal.

La publicidad de esta sustancia estaba muy controlada y parece que incluso se llegó a debatir si los fumadores merecían los mismos cuidados sanitarios que el resto de las personas.

El tabaco no era el único objetivo de la política sanitaria, el gobierno también trató de impulsar el consumo de verduras y frutas, del pan integral y desaconsejó la nata montada.

“Madres, debéis evitar absolutamente el alcohol y la nicotina durante el embarazo y cuando cuidéis a los niños. Dificultan, dañan, trastornan el curso normal del embarazo. Bebed zumo de frutas”, reza uno de los manuales de salud de la época.

Etiquetas: , , ,

2 comentarios to “humor negro y tabaquismo…”

  1. hernesto Says:

    He leído en libertaddigital.com, en el blog de Luis del Pino, el siguiente artículo:

    http://blogs.libertaddigital.com/enigmas-del-11-m/las-leyes-fascistas-contra-los-fumadores-9083/

    Las políticas de represión del hábito de fumar no son nuevas. De hecho, el primer gobierno en impulsar un programa activo de cara a la erradicación del consumo de tabaco fue el del régimen nazi, hace ahora ya 80 años.

    La pionera campaña contra el tabaco emprendida por los nazis perseguía dos objetivos: mejorar la salud pública – luchando contra las enfermedades derivadas del consumo de tabaco – y contribuir a la tarea de mejora de la raza. El movimiento de higiene racial en Alemania consideraba el tabaco como un auténtico veneno genético que amenazaba el futuro de la raza aria.

    La guerra contra el tabaco en la Alemania nazi se desarrolló en tres frentes. El primero fue el de la propaganda. Por toda Alemania se emprendieron campañas publicitarias para concienciar a la población de lo malo que era fumar. Editoriales en periódicos y programas de radio, anuncios en revistas y vallas, conferencias y coloquios multitudinarios, películas documentales… cualquier soporte era bueno para convencer a los alemanes de la necesidad de dejar el horrible vicio del tabaco. Un cartel de una de aquellas campañas, por ejemplo, mostraba una imagen del dictador alemán con el siguiente pie: “Nuestro Fuhrer Adolf Hitler no fuma, ni bebe. Por eso posee esa increíble capacidad de trabajo”.

    También se utilizó profusamente en la campaña de propaganda a los chicos y chicas de las Juventudes Hitlerianas, a quienes se adoctrinaba en los males del tabaco para que a su vez influyeran en su entorno familiar y escolar.

    Algunos de los argumentos de las campañas anti-tabaco eran ciertamente peregrinos, aunque nada inocentes en su carga ideológica. Se resaltaba, por ejemplo, el detalle de que Churchill, Roosevelt y Stalin – los tres mayores enemigos de Alemania – eran fumadores empedernidos, mientras que Hitler, Mussolini y Franco – los tres principales líderes de la Europa fascista – no fumaban. El propio Hitler llegó a decir que el tabaco era “la venganza del hombre indio contra el hombre blanco, por haberlo iniciado en el vicio del alcohol”.

    El segundo frente de ataque fue el de las prohibiciones.

    En 1938, se prohibió fumar en los aviones y en las oficinas de correos, así como en muchos lugares de trabajo, en oficinas públicas, en hospitales y en asilos.

    En 1939, el tabaco fue prohibido – tanto para alumnos como para profesores – en la mayoría de los colegios. Se prohibió también fumar a los militares en la calle, en los desfiles y durante los descansos de las guardias; se prohibió fumar a los policías y miembros de las SS mientras estuvieran de servicio y todas las oficinas del partido nazi fueron declaradas espacios libres de humo.

    En 1941, sesenta ciudades alemanas prohibieron fumar en trenes y autobuses, prohibición que tres años después se extendería a toda Alemania a petición del propio Adolf Hitler, que estaba muy preocupado por los riesgos para la salud que la exposición al tabaco podía implicar para las mujeres conductoras de transportes públicos.

    A partir de ese mismo año 1941, se establecieron asimismo normas que restringían las campañas publicitarias de marcas de tabaco. Se prohibió, por ejemplo, que se asociara la publicidad del tabaco con el deporte o con los hábitos de vida saludable; que se hicieran anuncios donde un fumador apareciera conduciendo o que transmitieran una idea de virilidad. Se prohibieron igualmente los anuncios específicamente dirigidos a mujeres y cualquier tipo de anuncio en vías férreas y en zonas rurales.

    En 1942, se prohibió a todos los bares y cafés vender tabaco a las mujeres. Un año después, en 1943, se promulgó una norma que prohibía a todos los menores de 18 años fumar en público.

    El tercer frente de ataque fue el fiscal. Los impuestos del tabaco subieron espectacularmente durante el régimen nazi. En 1941, las tasas llegaron a representar entre el 80 y el 95% del precio de venta de cada cajetilla o paquete de tabaco.

    Por supuesto, existía en esto una cierta esquizofrenia, puesto que más que para convencer a los fumadores de dejar su hábito, el aumento de impuestos sirvió para doblar la recaudación del estado por este concepto. En 1941, los impuestos especiales del tabaco representaban nada menos que el 12,5% de los ingresos del estado alemán. Uno de cada ocho marcos recaudados por el estado procedía de los fumadores.

  2. hurania Says:

    Reblogueó esto en MONTALBO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: