la obtusa irracionalidad de la sexualidad desviada

by

A quien pretendiera subir nadar rio-arriba, contra la corriente… se le podría decir que está empeñado en una tarea con poco o nulo sentido común…  Pues bien, se sabe desde hace millones de años que los seres animales sexuados, macho y hembra, tienen como misión la reproducción de su especie.  Es decir, que un animal  macho necesita una pareja hembra para poder procrear criaturas y perpetuar su especie…  Esa tarea no la podría realizar nunca una pareja de hembras ni  una de machos. Por consiguiente no debería homologarse lo que es diferente. En la pareja macho y hembra tenemos  una famili;  en la pareja formada por dos individuos del mismo sexo, sólo habría, como mucho, una asociación amistosa de convivencia.

La anterior consideración no pretende nada más que dar adada uno lo suyo: es de justicia llamar “al pan, pan y al  vino, vino”.

Dicho lo anterior, me parece muy afortunado haber llegado a conocer las reflexiones de Rahel en su blog coscorrones.

Reproduzco íntegramente su texto:

Reflexiones:

Tan sólo cinco años después de la aprobación de la Ley del Matrimonio homosexual en España, el reducido número de enlaces de esta naturaleza oficiados refrenda dos argumentos aducidos por quienes se manifestaron antaño en contra de la norma.
El primero, que no era una cuestión demandada por la sociedad; y el segundo, que era una forma de desnaturalizar la institución del matrimonio.
Aunque la Federación de Gays y Lesbianas sube la cifra a 18.000 enlaces, el Ministerio de Justicia ha contabilizado, entre el 3 de julio de 2005 y el pasado 6 de junio, un total de 8.624 enlaces de este tipo, muy lejos de los 100.000 que los defensores de la reforma predijeron.
Si se esperaba que entre un 5% y un 10% de la población española encontrara respuesta a sus necesidades en esta ley, finalmente sólo ha afectado a un 2% de los matrimonios celebrados desde entonces.

Quienes impulsaron en España la Ley del matrimonio homosexual la alentaron también en países de Latinoamérica y consecuencia de ello es que el próximo 14 de julio el Senado argentino votará para aprobar o no una ley similar a la española.
Los argumentos de los colectivos de gays y lesbianas argentinos son los mismos que en su día enarbolaron sus homólogos españoles, entre ellos el de la igualdad de derechos ante la ley, desestimado en países como Italia donde los tribunales argumentan que no discrimina a los homosexuales, porque uniones y matrimonios no son realidades homogéneas.
El Tribunal Europeo de Derechos humanos acaba de confirmar en una sentencia que los Estados miembros del Consejo de Europa no están obligados a reconocer el derecho a casarse de las parejas del mismo sexo.
En cualquier caso, parece haber poca comunicación internacional entre estos colectivos, porque si no, los argentinos todavía estarían a tiempo de darse cuenta de que aquello por lo que luchan no es ni siquiera una prioridad entre los homosexuales.
El matrimonio no responde ni a su ritmo ni a sus ideales de vida.

S&M

» Rāḫēl @ 19:09

Reflexiones

Casar homosexuales es un experimento social inédito.
Casar personas del mismo sexo es un experimento social que nunca antes se ha intentado.
Ninguna civilización ha implantado el matrimonio homosexual.
Incluso sociedades que permitían la homosexualidad y hasta la fomentaban en ciertas edades y clases sociales, como los griegos antiguos, entendían claramente el matrimonio como la unión estable entre un hombre y una mujer abiertos a tener hijos.
Una cosa eran las prácticas sexuales de los ciudadanos y otra muy distinta la familia y la generación y educación de hijos.
La homosexualidad ha adoptado muchas formas en distintas sociedades, pero nunca se le ha relacionado con el matrimonio.
Experimentar con el modelo social es irresponsable y peligroso, sin embargo muchos defienden esa experimentación por razones ideológicas de rechazo a la familia y no por razones científicas y ni siquiera de demanda social (la inmensa mayoría de la población mundial está en contra).

En realidad, pocos homosexuales se casan; el objetivo del movimiento gay es destruir el matrimonio heterosexual.
Lo han reconocido muchas veces los líderes homosexuales en España, y en el resto del mundo.
En realidad muy pocos de ellos quieren ‘casarse’.
Pero el movimiento del homosexualismo político se vuelca en la exigencia del matrimonio para cambiar la sociedad y eliminar una institución (el matrimonio monógamo y de por vida) en la que no creen.

Legalizar el matrimonio homosexual significa poner toda la maquinaria educativa y mediática del Estado al servicio del homosexualismo político.
Si el matrimonio gay es legal, se enseñará en las escuelas.
Los libros de texto de los niños explicarán la doctrina que las asociaciones homosexualistas hayan indicado: que la homosexualidad es normal, que es bueno tener dos papás o dos mamás, que los niños deben experimentar con su sexualidad para descubrir qué sexo les atrae más, y que las personas que se oponen a la homosexualidad son intolerantes.
Por supuesto, cada serie de televisión tendrá su pareja de homosexuales o lesbianas con niños, conviviendo felices para ejemplo y edificación de tantos matrimonios con problemas.

Legalizar el matrimonio homosexual establece un agravio comparativo con las personas que viven juntas sin relaciones sexuales.
Dos ancianas que viven juntas, tres hermanos en una casa, cuatro amigos que comparten piso desde hace seis años… tienen una relación con afectividad, compromiso y convivencia igual que puedan tener dos homosexuales.
Sin embargo, se ven privadas de las ventajas legales del matrimonio gay porque no practican sexo entre ellos.
El matrimonio gay en realidad premia a los practicantes de cierto tipo de sexo, privilegiándoles sobre otras convivencias afectivas y estables.

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta to “la obtusa irracionalidad de la sexualidad desviada”

  1. Eva Says:

    Hoy dia somos 7000 millones de personas en el planeta, y tenemos ya serios problemas a la hora de encontrar recursos naturales para tanta gente. Los precios suben y suben. ¿Por qué debemos seguir multiplicandonos si la tierra no crece? Es absurdo.

    La sexualidad tiene otra finalidad más importante que la de la multiplicación: El placer.

    La negación del placer humano nos ha llevado a una cultura que busca el placer en lo material. Como el placer que pueden proporcionarnos la comodidad y lo material es inherentemente incompleto, todo el mundo quiere más y más.

    Estamos saqueando el planeta y esclavizandonos los unos a los otros por el empecinamiento de nuestros ancestros en despreciar el placer humano en favor de un ansia de multiplicación, que si bien en otros tiempos fue necesaria para sobrevivir, hoy en dia es completamente nociva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: