femineidad en vez de feminismo

by

Siempre he creído que el llamado feminismo es el “machismo” de la mujer; uno y otro se descalifican mutuamente y sólo conducen a la “lucha de sexos” tan destructiva como su homóloga “lucha de clases”.

En el primer caso se destruye la armonía familiar y social y da lugar a la llamada violencia doméstica, y en el segundo, junto a la lucha sectaria entre partidos, se fragmenta y rompe la paz civil dentro de un estado, nación, etc.

Tras este preámbulo, reproducimos una transcripción libre de un artículo firmado por “Inés” en una revista titulada “frente femenino”, de la Asociación Cultural Devenir Europeo y cuyo sitio es www.devenireuropeo.org.  Dicho texto es como sigue:

FEMINISMO Y FEMINIDAD

Según las propias feministas, el feminismo es la reacción contra el machismo, lo cual supone

atacar un mal con otro mal, pues el feminismo es la versión femenina del machismo.

Tanto el machismo como el hembrismo –que así habría que llamar al feminismo– tratan de poner a un sexo por encima del otro.

Las feministas, más que “la igualdad”, lo que buscan es demostrar que las mujeres son superiores a los hombres.

Antes que nada hay que remarcar que no existe, ni puede existir, igualdad entre hombres y mujeres. Lo que sí puede existir es equidad en derechos. Son sus diferencias lo que hacen complementarios a hombres y mujeres. Sus características diferenciadoras son lo que permiten la atracción recíproca entre hombre y mujer.

Las feministas creen negativo que las mujeres no hayan entrado en el mercado laboral hasta tiempos recientes. Incluso piensan que tener hijos, cuidar de una familia es un fracaso.

Son las feministas activas militantes del aborto. Creen, erróneamente, que el niño “nasciturus” es parte de su cuerpo, y que “el cuerpo es suyo”. Y realmente ocurre que desde el momento de la concepción es un ser humano que tiene sus propios derechos.

Muchas feministas llevan pelo corto y visten ropas con apariencia masculina y cuidan poco su aspecto estético. Tradicionalmente el cuerpo femenino ha representado la belleza y el cuerpo masculino, la fuerza. La armonía está asociada a los movimientos del cuerpo de la mujer. La sociedad actual envía el mensaje a las mujeres de que para triunfar deben actuar como hacen los hombres. Así,las feministas resulta que adoptan atuendos y comportanientos masculinos.

El NS está contra el machismo y contra el feminismo. El feminismo pretende desvincular a la mujer de su misión familiar y maternal. Es feminismo destruye el respeto de la mujer hacia el hombre, lo cual conlleva como consecuencia la falta de respeto del hombre hacia la mujer.

Las mujeres jóvenes se encuentran con que la sociedad le ofrece dos caminos igualmente destructivos. Uno es ser una “mujer objeto” para ser seductora de hombres: usar escotes provocativos y faldas cortísimas. La mujer se convierte en juguete sexual y acaba siendo vejada y humillada. La mujer pierde su rango espiritual y también su autoestima.

El otro camino alternativo casi es peor. Poseida por sentimientos de “odio al macho” supone que las mujeres son superiores a los hombres. No les interesa la familia y tan sólo aspiran a acupar puestos de poder y ganar dinero.

 

El NS encuentra la solución a tal falsa disyuntiva combinando las dos facetas de la personalidad femenina y trata de hacer compatible que la mujer pueda trabajar fuera de casa y poder formar una familia incluso numerosa. Da realce a la belleza natural de la mujer, modelando su cuerpo con un trabajo apropiado y con el deporte y con el contacto con la naturaleza. Para el NS la mujer es una diosa de la belleza racial y dignifica las tareas domésticas de la mujer. La mujer es la base de la familia y por tanto de la nación y de la raza. No hay lugar ni motivo para una lucha de sexos pues mujer y varón son fundamentos por igual de la comunidad popular.

Las feministas pretenden imponer una “discriminación positiva”, la cual determina que los hombres pasan a ocupar puestos secundarios. Con el sistema de “cuota femenina” para alcanzar cargos dirigentes se consigue que, a veces, personas incapaces ostenten funciones superiores a sus méritos.

La llamada “violencia de género”, que ahora también califican como “terrorismo de género” en suma se reduce, con pretexto de denunciar el maltrato a la mujer, al acoso del varón, tanto como “competidor” en el mercado laboral como marido o padre de familia. Degradando a su compañero natural, la mujer sale perdiendo.

Las feministas imitan a los hombres incluso en sus errores y vicios. Fuman, quieren ser empresarias agresivas, algunas adquieren una musculatura que deforma la gracil y esbelta forma del cuerpo femenino.

¿Dóndo ha ido a parar la verdadera identidad de la mujer? La mujer natural representa el espíritu sutil, delicado, hermoso y al mismo tiempo, puede ser guerrera y poderosa. Como madres la mujer era el pilar de la familia y de la sociedad. Como esposa, era la fuerza de los hombres, que se sentían respaldados para mejor emprender sus tareas.

En definitiva, la madre y el padre, ambos dan sentido a la familia y a las futuras generaciones. Ambos, en armonía crean el ambiente propicio y sano para una sociedad mejor.

…………………..inés

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: