La masonería en la aniquilación del imperio español y cristiano

by

Hay acontecimientos históricos que pesan sobre nuestras vidas aunque los ignoremos. Nos ha llegado un ilustrativo artículo, firmado por CLAVILEÑO, que trata de poner de manifiesto hechos  muy clarificadores sobre  la  “independencia” o  separación de las Españas de Ultramar de la España metropolitana.

 

A continuación copiamos el citado artículo:

 

 

Las hordas revolucionarias francesas, a traición, ocupan España y  aprisionan a los monarcas Carlos IV y Fernando VII. Las provincias americanas comienzan a sublevarse contra los franceses de la revolución y a favor de Fernando VII. Pero pronto los  “criollos”, descendientes de españoles infectados de las ideas revolucionarias de las logias, deciden separarse de la Madre Patria.

 

Debe quedar bien establecido que los independentistas son los criollos, descendientes de los conquistadores y nunca los indios nativos de aquellas tierras, que se sentían protegidos por las leyes de Indias promulgadas por la Reina Isabel.

 

Todos los llamados libertadores pertenecían a las logias masónicas inglesas, francesas, o yankis.

 

Los principales caudillos de la rebelión fueron:

 

 

Miranda (1752-1816) nació en Caracas, masón, llegó a capitán del ejército español. Participó en la ayuda española a los yankis en su lucha contra los ingleses (1799-1801). A la vez que Lafayette marchó a Francia a favor de los revolucionarios donde fue nombrado mariscal de campo. En 1804 pasó a Inglaterra, donde fundó la logia “Gran reunión americana”, de la que fue gran maestre.

A esta logia pertenecieron San Martín, Bolívar y O’Higgins. En 1810 inició la sublevación de Venezuela contra España aprovechando que la Península estaba ocupada por la horda revolucionaria y Carlos IV y Fernando VII presos, en Francia, del sátrapa francés. En 1808 cayó, finalmente, prisionero del ejército español y fue llevado preso a Cádiz, donde murió en 1816.

 

 

Bolivar (1783-1830) nació en Caracas, masón, educado en España. En 1808, alistado en el ejército español, luchó contra el invasor francés. Perteneció a la logia “Lautaro”, de Cádiz. En 1810 pasó a Venezuela a las órdenes de Miranda, quien lo nombró coronel en 1812 y comenzó su traición luchando contra la Madre Patria. Fundó la “gran república” de Colombia integrada por Venezuela, Ecuador y Colombia. Intentó crear la gran república de Estados Unidos del Sur, pero fracasó traicionado por otros masones pertenecientes a la logia de Charleston. Decepcionado, se vio obligado a refugiarse en la hacienda del español Joaquín de Mier en Cartagena de Indias, donde falleció en 1830.

 

 

San Martín (1778-1850) nació en Yapeyu (Rio de Plata). Formado en la escuela militar de Madrid, luchó en la llamada “guerra de la Independencia” contra el invasor francés. Participó en la batalla de Bailén en 1808. Perteneció a la logia “Lautaro” de Cádiz. Pasó a América en 1812 con la ayuda francesa del falso rey José, que le proveyó de abundante dinero para organizar la sublevación contra España de las provincias americanas. Es evidente que Napoleón tenía planes para formar el imperio francés de América tras el fracaso de Luisiana. El propio San Martín fundó secciones de la logia “Lautaro” en Argentina, Perú y Chile. En 1821 proclamó la independencia de Perú, intentando formar una gran república fusionando Argentina, Uruguay y Chile, pero se vio traicionado por los suyos, dirigidos desde Charleston. Decepcionado por las traiciones decidió retirarse marchando a Francia, donde fallecería en 1850.

 

O’Higgins (1776-1842) nació en Chile, masón. En 1799 conoce a Miranda y entra en su logia “Gran reunión americana”. En 1807, en Cádiz, funda la logia “Lautaro”. Combatió en el ejército español contra los invasores. En 1810 regresa a Chile y participa en la sublevación (1813), es nombrado general del ejército y logra varias victorias, pero es vencido por los españoles en 1814, debe huir y, pasando la gran cordillera, se incorpora al ejército de los Andes de San Martín que le nombra director de Chile y en 1818 proclama la independencia de Chile, que dirige con una gran crudeza y con la desautorización de sus compañeros, lo que provoca su dimisión y se autoexilia en 1823 en Lima, donde morirá en 1842.

 

Iturbide (1783-1824) nació en Méjico, masón, pertenecía a la nobleza criolla. Se distinguió en la lucha contra los primeros revoltosos de Hidalgo ganando el grado de general (1810). En 1818 llega a España y se convierte en el hombre de confianza de Fernando VII. En 1820, tras la traición de Riego, el rey debe aceptar la constitución de 1812 y queda prácticamente prisionero de los liberales. Confiando Fernando VII en la nobleza de Iturbide, le encarga que mantenga en el virreinato de Nueva España el régimen absolutista, quizás con la idea de pasar el propio rey a aquellas tierras. El rey le entrega una gran cantidad de dinero para llevar a Filipinas, en aquellos días incomunicada con España. Al llegar a Méjico declara por el “Plan de Iguala” la independencia, pero bajo un Borbón (1821). Los acontecimientos se aceleran fuera de control y entonces sus partidarios le proclaman emperador. Al cabo de diez meses de imperio estallan sublevaciones que dan lugar a su abdicación voluntaria y a su autodestierro. Al poco tiempo decide regresar a Méjico como emperador. Pero nada más entrar en Méjico es hecho prisionero por un grupo rebelde y, juzgado por un tribunal local, es condenado a muerte y fusilado (1824).

 

Es ley histórica inapelable que los grandes imperios, cuando alcanzan su máximo esplendor, inician su decadencia y disolución. En virtud de

tal fatalidad , el imperio español y cristiano de tres siglos de grandeza había llegado al crítico tiempo de dar lugar a la independencia de las provincias americanas.

Lo lamentable es que esa independencia, que se adelantó unos pocos años, se hizo aprovechando la traidora invasión de España por las tropas de la revolución francesa, es decir, por enemigos no sólo de España, sino de la cristiandad. El objetivo de la secta masónica venía expresado por la lucha contra el trono y el altar.

Los llamados libertadores fueron incapaces de crear una gran nación integrando los cuatro virreinatos y las provincias insulares. Cuando San Martín o Bolivar pretendieron formar una Gran República de habla hispana, fueron traicionados por sus “hermanos” siguiendo órdenes del “Supremo Consejo de Charleston”. La influencia masónica puede observarse en las banderas y escudos de las repúblicas nacidas en América: la gran abundancia de colores y símbolos claramente masónicos como el sol, el color azul, el gorro frigio, la estrella de cinco puntas, el ave fénix, etc.

Tristemente, en doscientos años de independencia, las repúblicas surgidas del antiguo imperio hiospánico han sido incapaces de unirse o federarse para conseguir ser verdaderamente independientes del gran vecino del norte, y no han logrado producir un verdadero caudillo americano. Esta es la verdadera deuda histórica  de aquellas naciones.

 

 

 

 CLAVILEÑO

 

 

 

Etiquetas: , ,

4 comentarios to “La masonería en la aniquilación del imperio español y cristiano”

  1. Urania Sáenz Says:

    Por qué el blog se llama URANIA?

  2. La masonería, contra el imperio español y cristiano « PATSCHI Says:

    […] español y cristiano By tresmontes Copiamos, casi en su totalidad, un artículo publicado enURANIA con la firma de […]

  3. La masonería, contra el imperio español y cristiano | AHR33 Says:

    […] casi en su totalidad, un artículo publicado enURANIA con la firma de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: