AMAR AL PROXIMO, NO AL LEJANO

by

Navegando por internet, en fuegofrio he encontrado un comentario que denuncia una presunta manipulación del lenguaje. Hoy se distingue entre “próximo”, que equivale a cercano, vecino, afín, familiar, compatriota, etc. y “prójimo”, término con el que se califica a cualquier individuo, tanto si es nuestro hijo como si es un sujeto desconocido que habita en la profundidad de la selva. En la Antigüedad, el primero era el significado válido. Veamos lo que se dice en el artículo que aquí se reproduce:

“Próximo”, es algo o álguien muy cercano, vecino. Así el más próximo a nosotros, son nuestros parientes, nuestra familia, nuestra estirpe, nuestra raza en suma.
Considerar “prójimo” a cualquier persona, incluso las más lejanas en el tiempo, o en la geografía, en la antropología, no tiene sentido. Es evidente que amar a todo el mundo por igual equivale a no amar a nadie en particular, pues amar es, por definiciaón, dar prioridad o preferencia a álguien. El amor materno por su prole, sus criaturas, hijos, cachorros, es una ley natural que demuestra que el amor es selectivo. Lo mismo ocurre en el amor erótico: Un hombre no se enamora de cualquier mujer o de todas por igual. (…).
Dicho todo lo anterior, llegamos a la conclusión fundamental de que los glosistas de los textos del Antiguo Testamento, han traducido erróneamente la palabra hebrea “rea”, que propiamente significa “hermano de sangre” y que Lutero, bajo asesoría rabínica, interpretó como “prójimo”.
En un libro, de entre los miles de libros que desde 1945 son prácticamente inencontrables, el titulado ” DE MOISÉS A LENIN (…)” , su autor, Dietrich Eckart , escribe:
“Uno se piensa que la palabra “rea” significaría “hermano de sangre”. Pero entonces viene el rabino y dice que significa “prójimo”. Y así se traduce “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, en lugar de como sería de forma correcta: “Ama a tu hermano racial como a ti mismo” ( 104. Él conoce mi “Auf gut deutsch”, año 1919. ).”
———————
Queda claro que la moral hebraíca entiende, de acuerdo con su idiosincrasia, que prójimo o próximo equivale a judío. Por consiguiente, la interpretación evangélica de prójimo ó próximo sería equivalente a cristiano. Y, en efecto, en el habla popular, durante muchos siglos, persona o individuo son términos sinónimos a “cristiano”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: