WILHELM GUSTLOFF, EL TITANIC DESCONOCIDO

by

 

Desde 1945 ha sido silenciado un episodio siniestro: el hundimiento del barco Wilhelm Gustloff por un submarino soviético en 1945. Más de 9.000 refugiados, entre mujeres, niños y ancianos, murieron en el Báltico. El ecritor y premio Nobel Günter Grass ha tenido el gesto de recordar la mayor tragedia naval del siglo XX en una reciente novela.

 Sobre este tema, un blog dice lo siguiente: Por muchos años tuve la tendencia de asociar los grandes desastres navales del siglo XX solamente con buques famosos tales como el “Titanic” y el “Lusitania”.
Eso cambió el día que leí un libro sobre la participación de la Legión Cóndor en la Guerra Civil de España, y supe que al final de ese conflicto el cuerpo de tropa alemán regresó victorioso a Hamburgo a bordo del “Wilhem Gustloff” ¿Pero quién fué Wilhem Gustloff?, me pregunté al ver la foto del espléndido buque.
La respuesta la encontré en otro libro sobre unidades de la Kriegsmarine y de la marina mercante alemana. Alemania después de 1933 comenzó una serie de proyectos populares, tales como el desarrollo del automóvil Volkswagen, y la construcción de buques de pasaje funcionales y sin lujos para cruceros de precios módicos orientados a los trabajadores. Uno de esos buques fué bautizado con el nombre Wilhem Gustloff para honrar la memoria del jefe del Partido NS de Suiza, asesinado por un estudiante judío.
Durante la guerra, el “Wilhem Gustloff” se habilitó como buque hospital . También fue usado para alojar tropas. A principios de 1945, mientras el ejército soviético avanzaba hacia el corazón de Alemania, el “Wilhem Gustloff’ fué uno de los buques enviados a evacuar principalmente miles de civiles alemanes concentrados en Gotenhafen. (luego llamado Gdynia)..
En Enero 30 de 1945 el “Wilhem Gustloff” (Pese a llevar la insignia de la Cruz de Malta) fue torpedeado por un submarino soviético en el Mar Báltico y se hundió en cuestión de una hora.

También en el mundo puede leerse lo que escribe Cesar Vidal:  “

Carretas, bicicletas, camiones y automóviles se convirtieron en vehículos movilizados rápidamente en un intento de escapar de una marea de muerte y aniquilación que recordaba a las hordas de Gengis Kan y Tamerlán. Hasta el mar fue considerado un camino de huida para los que deseaban escapar de los soviéticos.Durante la gélida noche del 30 de enero de 1945, más de 60.000 refugiados alemanes de ambos sexos se apretujaban, luchando contra el pavor y el frío, en el muelle del puerto báltico de Gotenhafen.En medio de una selva de empujones, golpes y gritos, se afanaban desesperadamente por subir al crucero Wilhem Gustloff, a bordo del cual podrían llegar a Dinamarca.
El barco tenía una capacidad máxima para 1.865 pasajeros, pero acabó ocupado por 10.582 personas entre las que había soldados, pero también mujeres, niños y ancianos. En sus bodegas daba albergue, asimismo, a algunos de los frutos más selectos del terrible saqueo al que las fuerzas alemanas habían sometido a la Unión Soviética, como una parte del Salón de ámbar de Tsarskoye Seló, el palacio zarista cercano a la actual San Petersburgo.

El Wilhem Gustloff había sido utilizado antes del estallido de la guerra para recreo de los beneficiarios de Fuerza por la Alegría, una organización dedicada a que los obreros disfrutaran de buenas vacaciones. De hecho, su nombre era el de un dirigente del partido nazi en Suiza asesinado en 1936.

En mayo de 1939, el Wilhem Gustloff fue uno de los cuatro barcos utilizados para repatriar a Alemania a los voluntarios de la Legión Cóndor que habían combatido en la Guerra Civil española al lado de Franco. Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, el crucero pasó a ser empleado como lugar de alojamiento para los tripulantes de submarinos que estaban recibiendo entrenamiento y, con posterioridad, fue clasificado como barco hospital.

A esta tarea llevaba dedicado más de cuatro años cuando el almirante Doenitz, comandante en jefe de la flota de submarinos, ordenó que se utilizara para la evacuación de sus marinos.

El Wilhem Gustloff tenía una estructura de mando doble. Como barco civil se hallaba a las órdenes del capitán Friedrich Petersen de la marina mercante y como navío de alojamiento para tripulantes de submarinos estaba al mando del comandante Wilhelm Zahn.

Durante la tarde del 22 de enero de 1945, con una temperatura de 14 grados bajo cero, se procedió a preparar el crucero para que sirviera de barco de evacuación. De las 60.000 personas que habían pugnado por subir al barco, sólo lo consiguió una sexta parte.

Por añadidura, cuando el crucero estaba ya literalmente abarrotado, llegaron unas cuatrocientas auxiliares navales de edades comprendidas entre los 17 y los 25 años. Dado el peligro real que existía de que fueran violadas por los soviéticos, se procedió a cargarlas en la zona que había ocupado la piscina en la cubierta E.

Finalmente, durante la mañana del 29 llegó un tren de heridos a Gotenhafen y se procedió en las peores condiciones a trasladar su pasaje al crucero. Para aquel entonces, pasillos, habitaciones y dependencias presentaban un cuadro general de hacinamiento en el que sólo el 60% de los pasajeros contaba con chalecos salvavidas.A las 12.30 del martes 30 de enero de 1945 cuatro lanchas remolcaron el crucero fuera del muelle para que pudiera alejarse del puerto.

El tiempo era infernal. El viento presentaba una velocidad de siete nudos por hora, la temperatura era inferior a los 10 grados bajo cero, nevaba y los témpanos de hielo pespunteaban peligrosamente la superficie del mar.

Cuando cayó la noche, los refugiados que habían vomitado o que comenzaban a desmoralizarse eran millares. A pesar de todo, la mayoría abrigaba la esperanza de que en unos días podrían llegar a la costa de Dinamarca.

Sobre las 9.10 de la noche, los pasajeros sintieron un impacto contra el casco del Wilhem Gustloff. No podían saberlo pero habían sido alcanzados, por tres torpedos disparados desde el submarino soviético S-13.

AGUAS HELADAS
El primer proyectil había alcanzado al barco bajo la línea de flotación pero las pérdidas ocasionadas por los dos siguientes resultarían mucho peores. El segundo había alcanzado la piscina de la cubierta E matando a casi todas las enfermeras mientras que el tercero dio en la sala de máquinas destruyéndola casi por completo.

Mientras los pasajeros eran presas del pánico, luchaban desesperadamente por llegar a las cubiertas superiores y no pocos se precipitaban a las aguas heladas del Báltico, la tripulación comenzó a lanzar llamamientos de SOS a la costa de Stolpmunde, en Pomerania. Aunque los mandos insistieron en que las mujeres y los niños debían ser los primeros en subir a los botes salvavidas la orden fue desobedecida y las mujeres embarazadas y los heridos se convertían en las primeras víctimas.

Al cabo de 50 minutos, el crucero se había sumergido bajo las aguas llevando consigo a la mayoría de los pasajeros. Los que habían conseguido alcanzar un bote o nadaban desesperadamente fueron recogidos por el torpedero alemán T-36 y otro barco de características similares que, como aquel, pertenecía a una pequeña flotilla de escolta que acompañaba al crucero pesado Admiral Hipper.

Aunque muchos de los pasajeros recogidos murieron a causa del frío, entre los supervivientes hubo algunas mujeres embarazadas.Incluso en el curso de la noche nacieron tres niños que fueron atendidos por soldados convertidos en improvisadas comadronas, episodio que ha servido al nobel Günter Grass para ambientar Im Krebsgang, su último libro. Paul, el protagonista de la novela, nació al poco de que su madre fuera rescatada del Báltico y, alcanzada ya su jubilación, se enfrenta a la difícil tarea de escribir sus memorias en un país que ha decidido hacer tabla rasa de la tragedia.

El torpedero T-36, entretanto, fue objeto de nuevos ataques submarinos y en una de las ocasiones en las que tuvo que maniobrar para esquivar un torpedo algunos de sus pasajeros cayeron al agua y murieron. Sin embargo, sobre las 14.00 horas del 31 de enero de 1945, ambos barcos llegaron con su carga a Sassnitz. De los más de 10.000 embarcados habían logrado salvar entre ambos a 996 personas. Finalmente, los casi 1.000 supervivientes fueron acogidos a bordo del barco hospital danés Rey Olaf.

La tragedia del Wilhem Gustloff constituyó el mayor desastre naval del siglo XX sextuplicando las 1.495 víctimas del Titanic.Y tan grave como el aspecto cuantitativo es el cualitativo, ya que el naufragio no se debió a un accidente por causas naturales.

Las motivaciones del comandante soviético Alexandr Marinesko para hundir el barco de refugiados fueron, según todos los indicios, más personales que militares. Marinesko había tenido en los últimos tiempos roces con sus superiores y se rumoreaba que podía ser detenido y deportado en cualquier momento. El marino soviético llegó a la conclusión de que un éxito militar como el hundimiento del Wilhem Gustloff podía sacarlo de tan comprometida situación y actuó en consecuencia.

No se equivocó en sus cálculos. La muerte de más de 9.000 militares y civiles fue considerada por las autoridades soviéticas un hecho lo suficientemente meritorio como para condecorar a Marinesko con la medalla de Héroe de la URSS.

Desde ese momento, el episodio se convirtió en un tema tabú. Los aliados occidentales no deseaban arrojar sombra de duda sobre la honorabilidad de los soviéticos y éstos no tenían interés en destacar la brutalidad con que habían actuado. Tampoco la dictadura comunista de la RDA pretendía recordar cómo habían entrado en Alemania sus mentores políticos.

Hubo que esperar al año 1955 para que una película titulada Nacht fiel über Gotenhafen tratara el tema, y hasta fechas más recientes para que un libro, SOS Wilhem Gustloff, de Heinz Schon, abordara el estudio histórico del trágico episodio. Al fin y a la postre, la existencia de testigos supervivientes había convertido en imposible la tarea de echar tierra sobre un episodio en el que habían quedado de manifiesto las peores pulsiones de la naturaleza humana.”
——————————-

Por último, del pánico entre los refugiedos civiles que huían ante el avance del ejército soviético, da idea la siguiente arenga del escritor Ilya Eherenburg: 

Alemania es una puta. Estamos en Alemania. Las ciudades arden y me siento feliz Los alemanes no tienen alma. Levantaremos cadalsos en Berlín El terror empuja a los alemanes y a sus hembras hacia el oeste Alemania puedes dar cuantas vueltas quieras y arder y aullar en tu mortal agonía. ¡La hora de la venganza ha sonado!”. Esas viles palabras son del escritor judio conocido por su obra “Fábrica de sueños”, crítica del cine de Hollywood y su libro de propaganda “España, república de trabajadores”.

Otro blog resume lo ocurrido:  Con la llegada del Ejército Rojo a Prusia Oriental, a finales de la 2ª Guerra mundial, se produjo una oleada de refugiados alemanes hacia el oeste.  Más de un millón de refugiados se dirigieron a Danzig y otros puertos en el Báltico con la esperanza de ser evacuados.

 

Etiquetas:

10 comentarios to “WILHELM GUSTLOFF, EL TITANIC DESCONOCIDO”

  1. Fouad Says:

    murieron en el Báltico

  2. MEGAV Says:

    ¿De qué está hecho el hombre? ¿En manos de quién estamos?

  3. Gustavo Padilla -Mexico- Says:

    Aunque el Gustloff huviera sido tripulado por una sola persona a la hora del ataque, igual debe considerarse un crímen, horrendo como holocausto, puesto que la tripulación en franca huida y con señal de cruz roja, no podía oponer resistencia ni lucha alguna. Mujeres, niños y ancianos apenas podrían defenderse del frío. No fue un torpedo lo que hundió al buque, sino la sed de venganza de muchos (los otroras vencidos) y hambre de fama de uno solo, Marinesko, quien dio la órden de ataque…
    En nombre de la humanidad, que Dios lo tenga en el más obscuro rincón del infierno. Ahí donde no hay paises, ni banderas, ni partido alguno.
    Por mi parte será la única vez que escriba ese nombre. Mi boca lo escupe para siempre y mis ojos lo aborrecen.

  4. laura rodriguez Says:

    por su puesto a rusia debieron juzgarle asi fuera en los juicios de nuremberg por crimenes a la humanidad y no solo a la union sovietica a muchos otros paises que esconden el hecho de que cometieron crimenes. aveces nos cuentan solo lo que quieren que sepamos y no lo que por derecho a ser humanos deberiamos saber

  5. Víctor Schoung Says:

    Pocos saben que Stalin el dictador soviético, quería que Alemania formara parte de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, causa por la que era una necesidad neutralizar a los soviéticos.
    Conforme pasan los años, y se amplian las comunicaciones, nos damos cuenta que la historia la escribieron judíos y aliados muy a su manera, para justificar una guerra en Europa, y otra en oriente. Ya es histórico que las guerras son crueles, pero muchos como los aliados: soviéticos, ingleses, norteamericanos y franceses, se encargaron de hacer la guerra peor de lo que es.
    Alemania para su desgracia, simplemente porque así son en todo, procrearon el mejor ejército del mundo para su defensa.

  6. Carlos Navarrete Says:

    Los rusos siempre han sido lo que son: descendientes de tribus bárbaras que asesinaron sin necesidad a su propio pueblo (p.ej. a la familia completa del Zar Nicolás). Decían los alemanes que los rusos se extrañaban de los retretes de aquella época porque simplemente no conocían uno. Cometieron crímenes peores que los mismos alemanes, pero la historia fue contada por ellos y la versión alemana nunca fue conocida. Ocuparon y masacraron una gran parte de Europa aun en los años 60 y 70, pero igualmente la verdad fue también masacrada. Hasta ahora se ha sabido un poco de las masacres perpetradas por los comunistas rusos, tal como lo hizo Pol Pot, Fidel Castro y Daniel Ortega.

  7. Edgardo Berraz Says:

    Why worldwide it’s totally unknown and ignorate this terrible and ignominious fact?I think than only the absolte power of judisches interests can reach that objective.

    • jrania Says:

      ES REALMENTE ESCANDALOSO QUE MIENTRAS TODO EL MUNDO CONOCE EL hundimiento del buque “TITANIC” en el año 1912, un naufragio accidental (del que se han hecho varias narraciones en libros y películas de cine), casi nadie ha oido hablar de un naufragio provocado que causó la muerte de más de 9000 personas civiles que huian ante el avance del ejército “rojo”…es decir, soviético.

  8. Ricardo Rojas Says:

    Hubo 3 Barcos que se dedicaron a transferir refugiados alemanes, todos ellos heridos,ancianos, mujeres y niños, El “W. Gustolff” hundido con 10,500 pasajeros, el “STEUBEN” hundido con 3,680 pasajeros y el “Goya” con 6,667…..La razón de éstos crímenes se encuentra en el adoctrinamiento que por mas de 5,000 años ha tenido el pueblo judío…Los judíos vencieron al Rey Sehón y según mandato de Yahavé “tomaron todas sus ciudades y consagraron al exterminio toda la cuidad, hombres, mujeres y niños, sin dejar uno solo que escape” (Deut. 2, vers, 31 a 34)..así empujaron a varios países a cometer éstos crímenes tanto con hundimientos de barcos de civiles como el bombardeo de ciudades sin ningún objetivo militar como lo fué en Dresden, Berlin, Lübeck, etc., donde adicional a los bombardeos arrojaron fósforo líquido para avivar el fuego, últimamete repitieron lo mismo con los palestinos…según Exodo 29, los judíos dicen que Yahavé les pedía quemar carne de animales porque le era muy grato el olor a carne quemada… y pare ellos todos los que no son judios son “goim”….

  9. green smoke e cig Says:

    Whoops …The truth is I think it did come up in the
    conversation. Never made the cut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: