SIMBOLOS Y PODEROSAS RAZONES

by

La fuerza de atracción de un símbolo se
basa en su belleza y simplicidad. Nadie permanece indiferente ante su fascinación.
Wilhem Reich, el hoy olvidado sexólogo judío alemán, que murió en la carcel, en 1957, en USA,

mientras

cumplía condena de dos años, a causa
de sus subversivas ideas, pretendía dar una
interpretación erótica a la llamada cuz
gammada –que él identificaba con el hitlerismo, pese a que su simbolismo es
de significado solar, sagrado

y milenario.
Otros símbolos (iconos, o fetiches, según criterios) son los
senos femeninos, a los que dedicó un libro el
escritor Ramón Gómez de la Serna. También les dedicó un estudio

el médico español A. Martin de Lucenay, exiliado en Mejico.

Siendo su función nutricia evidente, los senos tienen asimismo un

importante pepel erótico a la vez que son una característica

definitiva de la femineidad.
Cuando un hombre ve a una mujer, aparte de su belleza general y dotes
morales, intuitivamente sabe si una mujer es potencialmente
una buena amante y una generosa y prolífica madre.
Por eso los hombres, inevitablemente, miran:
a) los ojos; b) la boca; c) los pechos; d) las piernas; e) el cabello; f) las caderas; g) el cabello;
h) el culo. El orden depende del grado de nobleza o plebeyez del mirón.
G. Tresmontes, 26 de oct. 2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: